Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Comandos incontrolados

Hace muchos, muchos años, en un país en el que empezaban a aparecer señales de libertad en el horizonte, Forges dibujaba esto:

Forges%20comando%20incontrolado.jpg

En aquel tiempo, no era la extrema izquierda sino la extrema derecha la que agredía impunemente a los que pensaban diferente. No era la juventud alegre y combativa la que quemaba librerías, sino los jóvenes de familias bien de toda la vida. Hubo incluso algún escándalo cuando pillaron en plena faena al hijo de un ministro, creo recordar.

El caso es que, en aquélla época, no solo Forges pensaba que esos comandos "incontrolados" estaban perfectamente controlados por un gobierno que se resistía al cambio de régimen. Y probablemente no les faltaba razón a los que pensaban así.

Ahora volvemos a tener "grupos incontrolados" que atacan a los que piensan diferente.

Y yo no puedo evitar pensar que en algún despacho de algún ministerio, un alto cargo tal vez esté diciendo algo así como "Que no; menos botellón y más peperos".

Vientos del pueblo

Tiene razón López Garrido: ayer los manifestantes nos apropiamos de un himno. Sólo que no era el himno nacional. Sobre las cuatro y media, cuando cruzaba el Retiro en dirección a la puerta de Alcalá, me sorprendió oír "Para la Libertad", de Joan Manuel Serrat. Después le siguió "Libertad sin ira", "Mi querida España" y "Vientos del Pueblo".

Oír "Vientos del Pueblo", en ese contexto, me emocionó (yo es que en el fondo soy un sentimental). No cantaba esa canción desde hace 20 años. Desde los tiempos en que alternábamos cantar "Vientos del Pueblo", o el "Himno a la Libertad" de Labordeta, o tantas canciones de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés ("Vivo en un país libre", ¡qué ironía!) con las manifestaciones contra las bases americanas, por el Sandinismo y contra Reagan. Desde los tiempos en los que, pobre de mí, creía que la libertad llegaba con las revoluciones.

Hace viente años que no oía esa canción, ni tantas otras canciones "urgentes y necesarias". El padre del progre se quejaba hace poco más de un año de eso mismo:

A Hernández parece que se le ha pasado aquel momento de gloria de los años setenta y ochenta, al que le encumbraron las canciones de Paco Ibáñez y de Joan Manuel Serrat y sobre todo los vientos del pueblo del final del franquismo y de los primeros años de la transición. Ahora creo que se le lee poco y se le edita menos, que nadie le pone música y que los vientos del pueblo están no diré en calma sino totalmente apagados.

¡Alégrate, Arsenio! Ayer resucitó Miguel Hernández. Ayer volvieron a soplar los vientos del pueblo. Y es que, al final, va a resultar que Miguel Hernández tenía razón:
No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

Desgraciadamente, hay demasiados bueyes en España. Pero ayer estuvimos los leones, las águilas y los toros para decir "si me muero, que me muera con la cabeza bien alta". Y que, si hace falta, esperaremos cantando a la muerte, pero no aceptaremos un yugo. Ortega Lara, ese toro con garras de león, decía el otro día en la entrevista que le hizo Sánchez Dragó: "le dije a Aznar que entendía que no hubiera cedido al chantaje". Contra hombres así, ¿qué pueden las serpientes etarras y los bueyes socialistas?

No, ayer no les arrebatamos el himno nacional, como afirmaba quejoso López Garrido. ¿Cómo vamos a quitarles el himno si nunca lo han querido? ¿Si hoy mismo mentía burdamente afirmando que la ley prohíbe interpretarlo salvo en situaciones perfectamente tasadas? Ellos son los que durante décadas han conseguido quitarnos el himno, y la bandera, a todos. Ellos los que todos estos años han llamado facha a cualquiera que llevara los colores rojo y amarillo. ¿Y ahora se quejan cuando los ciudadanos decentes empezamos a asociar el himno y la bandera con los valores constitucionales y con la defensa de la libertad?

Diego, traidor contumaz, buey subyugado, ayer no sólo perdisteis la bandera nacional, sino también la causa de la libertad y la dignidad. Ayer quedó claro que ya no podéis cantar "Vientos del Pueblo" como cuando erais jóvenes. Se os ahogaría la voz al tener que recordar que son españoles los catalanes de firmeza o los vascos de piedra blindada, al reconocer que ya sois incapaces de despreciar a la muerte cantando como ruiseñores.

Ayer los españoles que no admitimos un yugo supimos que ese himno nacional que durante tantos años habéis querido que fuera cosa de fachas es ya un himno de libertad. Y supimos que, por españoles, si morimos moriremos con la cabeza bien alta y dejaremos los yugos rotos sobre vuestras espaldas. Y que vuestro tiempo se acaba:

Crepúsculo de los bueyes,
está despuntando el alba.

Nota: Para los despistados, aquí tenéis la letra del poema de Miguel Hernández.

Entre democristianos y socialdemocratas

Ya han aparecido dirigentes del PP criticando a quienes les han abandonado para votar a Ciudadanos. Aparte de los argumentos de Rajoy, que son la guinda que me faltaba para confirmar mi post anterior, surge la pregunta de cómo votar a un partido de izquierdas, con un programa intervencionista en cuestiones como la educación.

Pues señores, porque no son mejores en el PP. El argumento de Arenas para justificar el CAC andaluz es defender a los niños y la libertad de expresión. Mire, señor Arenas, para defender a los niños andaluces ya están sus padres. Y la libertad de expresión se defiende quitando sus garras de encima, no con intervención política.

En el PP, junto a políticos liberales, hay multitud de conservadores y democristianos, con los que no comparto muchas ideas. Si he votado al PP no es porque me satisfaga todo su programa ni su praxis, sino por ser el mal menor.

Ahora parece que podré elegir entre socialdemócratas y democristianos. Ambos intervencionistas y amigos de aplicar sus criterios morales a toda la sociedad. Ninguno será mi opción favorita, pero podré votar a uno o a otro en función de sus candidatos y sus planteamientos concretos. Vamos, como si esto fuera una democracia anglosajona.

.

La felicidad

Happiness is a warm gun, cantaba John Lennon. Yeah, watever. Yo no soy quién para contradecir a Lennon. Y es que no es fácil saber en qué consiste eso de la felicidad, ni si es lo mismo para todos. Los sabios que escribieron la constitución de los Estados Unidos proclamaron el derecho a buscar la felicidad, no el derecho a la felicidad.

Por supuesto, esto no es obstáculo para que una ONG haya creado un índice de felicidad por países. Un índice en el que Estados Unidos sale muy mal parado (150 de 175) y en los primeros puestos están Vanuatu (1º), Colombia (2º) o Cuba (6º). Para calcularlo, no les basta con preguntar a la gente si es feliz, sino que utilizan, además de la expectativa de vida y un "índice de felicidad", algo que llaman "huella ecológica". Combinando las tres variables es como les sale su índice.

Cualquier persona sensata, ante estos resultados, diría: "nos hemos equivocado. Nuestro índice es una gran cagada. Vamos a rehacerlo." A ver si no cómo explicas que los cubanos huyan por millares del paraíso de felicidad en el que viven y se jueguen la vida entre tiburones para llegar al infierno estadounidense.

Aunque a lo mejor el índice no es una chapuza, sino el reflejo exacto de los prejuicios de los "economistas" que lo han elaborado. Veamos qué dice Nic Marks, uno de los autores:

El objetivo del índice era demostrar que el bienestar no tiene que estar ligado a niveles altos de consumo.

Me lo temía. Partiendo de la base de que "el dinero no da la felicidad", han hecho un índice según el cual los habitantes de países subdesarrollados son felices por definición.

Un día de estos voy a hacer un índice de desfachatez, en el que ser miembro de una ONG tendrá un plus de 50 puntos.

Viva San Fermín

El edil de Aralar que dará el chupinazo no gritará hoy «Viva San Fermín» porque es agnóstico.

No. Es gilipollas.

Soy un extremista

Está bien. Lo confieso: soy un extremista. No sólo escribo por aquí panfletos impropios de una derecha europea y civilizada, sino que además actúo. Ayer estuve en la calle, con unos cuantos fachas de camisa azul y bandera de España, gritando desaforadamente contra el gobierno legítimo de este país.

Hay quien ya se ha dado cuenta del peligro que supone deslizarse por la pendiente del extremismo. Yo, que soy seguramente más primitivo e incivilizado, no puedo evitar responder visceralmente cuando el presidente del gobierno pacta con los asesinos y humilla a las víctimas.

Sí, ya sé que debería seguir el consejo de Bosé, ese que sufrió atrozmente durante la dictadura de Aznar, quien llegó a obligarle a presentar un programa en Televisión Española y a cobrar por ello con la intención de convertirle en un sucio capitalista. Pero ya ven, yo me niego a ser civilizado y moderado.

Yo no me sitúo a medio camino entre las víctimas y sus verdugos: estoy lo más cerca que puedo de las víctimas. No quiero entender las razones de los etarras: quiero que estén en la cárcel, cuanto más tiempo mejor. No quiero llegar a un pacto con Hitler para que los judíos vivan en guetos: quiero que se acabe el nacismo. No creo que la mejor opción entre la libertad y el socialismo sea el "estado del bienestar".

A mí no me importa estar cerca de unos fachas en una manifestación. Mejor dicho, sí me importa, pero me importa más estar con las víctimas y mostrarles mi apoyo. No me importa si mi actitud conviene o no al PP para ganar más o menos votos. No me importa lo que opinen de mí "las gentes de la cultura" o los progres biempensantes.

Yo amo la libertad, odio a los asesinos, estoy con las víctimas. Sin condiciones. No puedo evitarlo: soy un extremista radical.

Por qué la izquierda odia a César Vidal

¿Por qué la izquierda odia a César Vidal? Sobre eso trata este artículo en Ace of Spades. Bueno, en realidad no habla de César Vidal, sino de Jeff Goldstein, pero es de aplicación a nuestro entorno.

Unos párrafos:


La izquierda se considera a sí misma educada e ilustrada. No importa cuánta educación real haya tenido un izquierdista en concreto, o cómo sea de estúpida esa persona. Todos se consideran a sí mismos intelectuales. Si abandonaron la universidad después de un semestre, se consideran autodidactas cuyo genio no podía ser estimulado por la enseñanza osificada y burguesa de la academia. [...]

Esta presunción, normalmente totalmente inmerecida, de casi todos los izquierdistas del mundo es lo que hace al izquierdismo tan intoxicador para los intelectualmente inseguros, y lo que hace a los izquierdistas tan fácilmente dirigibles y manipulables. Es un atajo atractivo al equivalente de una educación en el MIT. Simplemente, si crees estas cosas que te decimos que creas, eres uno de Nosotros, uno de la Élite Intelectual, uno de la Vanguardia Cultural. [...]

Así que, si uno quiere concebirse a sí mismo como un intelectual, puede o convertirse de verdad en un intelectual (lo que sinceramente lleva un montón de trabajo y lectura, que suele ser terriblemente aburrida) o uno puede simplemente creer lo que Noam Chomsky le dice.

Desde un punto de vista coste-beneficio, es inmediato. Como dije: una manera fácil de "ganar" el "equivalente" a un título avanzado de CalTech o la Universidad de Chicago. Cree estas cosas, acepta este dogma, adopta estos dioses como tuyos y mantenlos sagrados, y puedes renacer santo y limpio como uno de los inteligentes.

Creo que esto es por lo que los progres se indignan tanto cuando descubren que alquien de su grupo social (a quien han considerado previamente como un ciudadano bueno, normal, universitario y noble) pueda tener puntos de vista conservadores o votar alguna vez a los republicanos. [...]

Si uno es inteligente, uno cree en el progresismo.
Si uno cree en el progresismo, uno es inteligente.

Estos son los dos supuestos que apoyan su sentido de la autoestima, y que son refutados por los ejemplos de gente inteligente que no cree en el progresismo.

Y dado que hay un montón de inversión psicológica personal en el progresismo, reaccionan intempestivamente a su rechazo. No es simplemente una reducción de impuestos lo que se debate; es su mismo sentido de la importancia lo que está siendo atacado. No es simplemente el matrimonio gay contra lo que se argumenta; es su valor como seres humanos lo que está siendo salvajemente denigrado.


Leedlo entero, porque retrata muy bien a cierta izquierda, y explica el odio furibundo que despiertan tipos como César Vidal, y porqué insisten tanto en que "no hay intelectuales de derechas", y en que las Bardem, Almodóvar o Bosé son "la gente de la cultura".

Las contradicciones de la izquierda

Muy acertado Franco Alemán en su comentario sobre Montilla. Pero en realidad esto no es más que otra de las múltiples contradicciones con las que la izquierda vive alegremente. Por ejemplo:

- El partido racista en EE. UU., el único que ha tenido un diputado del Ku Klux Klan, ha sido siempre el partido Demócrata. Lo cual no les impide denunciar el racismo del partido Republicano.

- La religión es una cosa privada, y que nunca deben tenerse en cuenta las convicciones religiosas en la vida pública. Por supuesto, la libertad de expresión es más importante que el respeto a los retrógados y fanáticos religiosos. Excepto cuando se trata de fanáticos musulmanes, a los que sí hay que respetar.

- Todas las opciones políticas son respetables, y no debe demonizarse a una organización como Batasuna, que representa a decenas de miles de votantes. Pero es legítimo firmar pactos que excluyan cualquier posibilidad de acuerdo con el Partido Popular.

- Todas las culturas son igualmente respetables, excepto la estadounidense, que no es una cultura sino una muestra de los extremos de degeneración en los que pueden caer las sociedades capitalistas.

- La paz es el valor supremo a preservar en las relaciones internacionales, y no se debe atacar a dictadores como Saddam Hussein. Pero las guerrilas sudamericanas y los terroristas palestinos deben ser apoyados, porque suponen la lucha justa de un pueblo que busca su liberación, y cualquier acción armada por su parte responde a una feroz agresión previa de los sionistas o los imperialistas yanquis.

- La propiedad privada es un robo, y en todo caso debe regularse mediante impuestos que redistribuyan la riqueza y eviten las desigualdades. Pero los socialistas con pasta participan en sociedades de inversión que gestionan sus patrimonios y evitan que paguen un euro de más en impuestos.

- Todos los votos valen lo mismo y el pueblo no se equivoca, excepto cuando unos incultos fanáticos americanos votan a Bush y no a Kerry.

Eguibar no es un canalla

A muchos les han chocado las declaraciones de Eguibar en las que definía a ETA como una organización política. A mí no. Eguibar es consecuente: para él la patria vasca es más importante que una vida humana. Exactamente lo mismo que pasa con ETA. La única diferencia es que Eguibar no está dispuesto a matar o a morir, pero el ser un cobarde no le hace mejor ni peor que cualquier etarra.

En realidad, eso de matar por una ideología es relativamente nuevo. Hasta 1793 se mataba por poder, por dinero o por religión. Pero los revolucionarios franceses inventaron algo más que la guillotina: el Terror. Matar a inocentes, a miles de ellos, para conseguir que nadie se atreva ni siquiera a pensar diferente.

Desde entonces, a la izquierda le ha fascinado el poder del Terror, capaz de conseguir lo que no puede un argumento. Cuando lo colectivo prima sobre lo individual, la tribu sobre la persona, es fácil pensar que merece la pena que mueran miles de inocentes si al final se consigue el objetivo: la revolución, la dictadura del proletariado, la patria independiente...

Eguibar no es un canalla, como no lo es Otegui. Simplemente, hablan y actúan según una escala de valores diferente a la nuestra. Es frecuente oír a tertulianos, supuestos analistas políticos, frases como "ETA actúa sin razón", "ETA hace lo único que sabe, matar", "no se pueden entender los motivos de una banda de locos"... No es cierto. Cuando mata, ETA lo hace porque sabe que esa vida vale menos que la patria vasca, y que merece la pena que mueran mil y hasta diez mil personas si con eso se consigue el sueño de una Euskadi libre.

ETA mata cuando cree que obtendrá una ventaja política de ello, extorsiona cuando necesita dinero, hace una pintada cuando quiere limitar los movimientos de un concejal españolista. Ninguna acción en ellos es el resultado de la locura. Se pueden equivocar, como pasó con Hipercor o Miguel Ángel Blanco, y no prever la reacción popular. Pero rectifican la táctica y siguen con la estrategia. Del mismo modo que una empresa analiza la rentabilidad de sus líneas de producto, ETA analiza el resultado de sus atentados, potencia los que dan más beneficios y abandona los que generan saldo negativo.

Y lo que está claro es que si han invertido tanto, en muertes propias y ajenas, en años de cárcel, en redes de colaboración, en organizaciones de apoyo, no van amortizar esa inversión si ven que pueden obtener un beneficio.

No sé si todos los que defienden el diálogo con ETA han hablado no ya con un etarra, sino al menos con un batasuno. Yo sí. Yo tengo primos que han sido de Jarrai, familiares que iban a visitar a los presos en autobuses para animarles a seguir en la lucha.

Para los batasunos, igual que para Eguibar, una niña de doce años sin piernas es, en el mejor de los casos, un mal menor, irrelevante en el contexto de la lucha histórica del pueblo vasco. Para los batasunos, igual que para Eguibar, insultar, agredir, hacer la vida imposible a un concejal o a una profesora de universidad está plenamente justificado, porque su presencia activa y libre en el País Vasco es un obstáculo para el advenimiento de la patria vasca.

Para todos ellos, nacionalistas con y sin pistola, ETA no puede acabar pidiendo perdón y entregando las armas. No lo harían ni aunque les ofrecieran la salida de todos los presos mañana mismo. Simplemente, porque para ellos la Patria Vasca es más importante que la vida humana, y más que la libertad inmediata de unos cientos de gudaris. Ya saldrán, y a hombros, cuando Euskadi sea independiente.

ETA y Batasuna lo han dicho siempre alto y claro: su objetivo es una Euskadi independiente y socialista. Y para ellos decir que esa Euskadi incluye Navarra y las provincias del Norte es una obviedad, ni siquiera discutible. Así que si alguno de estos iluminados que anuncian el fin de ETA se tomara la molestia de escuchar lo que de verdad quieren los nacionalistas como Otegui y Eguibar sabría que no hay más alternativa que la derrota policial de ETA.

Cualquier tregua, proceso de diálogo, mesa de partidos o similar servirá para dar un poco de aire a ETA, evitar un tiempo las acciones más escandalosas, arrancar algunas competencias al gobierno central y poco más. Al final llegarán a un punto en el que ETA exigirá la anexión de Navarra, o la de las provincias vascas de Francia, o la independencia total.

Y sólo un bobo de solemnidad creería que a partir de ahora ETA va a luchar por todo esto pacífica y democráticamente. ¿Por qué, si con las armas ha conseguido doblegar al estado opresor español? Tiene todos los incentivos para volver a las pistolas, en cuanto agote las concesiones que este gobierno esté dispuesto a hacer a cambio de la tregua. Se disfrazarán de escisión, como han hecho otras veces, para poder justificar que Batasuna siga en el Parlamento Vasco y en todos los ayuntamientos, y para dar una salida a los mayores, pero volverán a matar.

Porque para Eguibar y para ETA, una Euskadi independiente es más importante que la vida de un ser humano.

ESR y los memes volk-Marxistas

No os perdais este post de ESR. Sólo un par de párrafos:

Saber que los memes suicidistas nos fueron lanzados como armas de guerra por el aparato de espionaje del más malvado despotismo de la historia humana es en sí mismo liberador. Liberador es, también, caer en la cuenta de que los Noam Chomsky y Michael Moore y Robert Fisk del mundo (y sus miles de imitadores menores en todas las facultades) no son pensadores valientes y transgresores sino patéticos memebots ejecutando el programa de un tirano muerto.

Brittingham y otros se han preocupado acerca de si el izquierdismo posmoderno puede ganar todavía. Si es así, la victoria será corta. Una de las lecciones más evidentes de los últimos tiempos [...] es que el izquierdismo posmoderno es más débil que el individualismo liberal en un aspecto importante; tiene las defensas más débiles contra el fervor absolutista. Brittingham observa que el filósofo posmoderno Richard Rorty cae en la cuenta de que cuando la cháchara de las narrativas tribales en conflicto se colapsa por agotamiento, la única cosa que queda es el deseo de poder.

[...] si el progresismo transnacional realmente tiene éxito y sofoca al individualismo liberal, su recompensa será caer ante la espada de alguna forma de jihadismo. Tanto si los eventuales ganadores son musulmanes o mormones, el futuro no va a parecerse a la difusa ecotopía multicultural de las fantasías de la izquierda moderna. La muerte de ese sueño se está escribiendo en los suburbios europeos por jóvenes musulmanes airados bajo la luz de coches incendiados.

En los suburbios y en todas partes, la presión islamista asegura que antes o después Occidente va a vomitar los memes estalinistas fuera de su cuerpo político. La peor manera será mediante un desarrollo reflejo de absolutismo occidental: chauvinismo cristiano, nativismo y militarismo mezclados en algo semejante al fascismo franquista. Los autoasustados izquierdistas que creen que ven eso en los Republicanos de hoy están cómicamente equivocados (como atestigua el hecho de que no sean sistemáticamente encarcelados y ejecutados), pero es un futuro bastante plausible para las naciones europeas envueltas en un colapso demográfico.

De verdad que es muy recomendable para ver las cosas con perspectiva. Y siempre es agradable para variar leer a alguien que dice "los Diez de Hollywood eran realmente herramientas estalinistas" y "McCarthy tenía razón".

Cristianos por el socialismo

No, no me refiero a un grupúsculo de irreductibles nostálgicos del socialismo real empeñados en encontrar la cuadratura del círculo.

Me refiero a los socialistas y afines (véase Gabilondo) que, previa declaración de fe cristiana, le dicen a la Iglesia Católica que está vendida al PP y que debe volver al camino recto del Evangelio, y que han surgido como setas a raíz de la manifestación contra la LOE y la campaña contra la COPE.

¿Qué pretenden con estas declaraciones? Evidentemente, ninguno de estos espera que Rouco y compañía se caigan del caballo y descubran que el matrimonio homosexual es una opción moral válida para un católico, que la religión debe salir de los colegios o que la COPE es un nido de franquistas que envenenan con insidias e injurias a sus oyentes.

En realidad, creo que dentro de la tendencia a la pérdida de votos, hay un colectivo que les preocupa, y es el de los católicos light que votan a un PSOE light. Suelen ser "buenistas", esto es, personas que tienen una extraordinaria opinión de sí mismos y de la humanidad en general, de los que piensan que hablando se entiende la gente y a los que les convenció eso del "talante", el pacifismo y el "buen rollito" en general que predicaba Zapatero en la campaña electoral.

Son de izquierdas porque son buenas personas, pero no están afiliados porque son buenas personas y eso de los partidos da mal rollo. Son católicos porque son buenas personas, pero no van a misa porque Dios es bueno y no te manda al infierno por eso. Huyen del compromiso, de las exigencias, de los malos modos, de las situaciones desagradables. Son de los que creen que Sadam no era bueno, pero que la guerra nunca es la solución. Son de los que creen que hay que hablar con ETA y llegar a acuerdos para evitar más muertes, porque sólo con la policía no se consigue convencer a los que piensan distinto.

El problema con esta gente es que la situación de enfrentamiento entre la Iglesia y el PSOE les genera tensión, porque les obliga a tomar partido, y es muy probable que reaccionen dando la espalda a las dos partes en liza. Y aquí es donde entra la estrategia del PSOE: convencer a estos votantes de que no hay dos partes enfrentadas, sino un sector de la jerarquía eclesiástica que se está enfrentando al Gobierno por principio y sin dejar opción al diálogo.

Por eso es que las denuncias siempre empiezan con la declaración de catolicismo del denunciante, siguen con un exabrupto contra un sector de los obispos (observad que Blanco dice "algunos obispos mienten") y después hacen una cita más o menos pertinente del Evangelio. De este modo, el votante católico-progre puede decir: "el problema no está en el Gobierno ni en la Iglesia, sino en unos obispos ultramontanos, en el PP que les utiliza y en la COPE que les incita al odio a todos. Así que puedo ser cristiano y votar al PSOE sin problemas".

Es posible que les salga bien con los más crédulos. Pero cada vez es más risible que sean individuos como Pepiño Blanco, que recorrió las calles de Madrid promoviendo la apostasía en la última manifestación del orgullo gay o Carod, el de las bromitas con la corona de espinas, los que se conviertan en los defensores de las esencias del Evangelio.

Haro Tecglen y el efecto Doppler

El efecto Doppler consiste en la variación de la longitud de onda de cualquier tipo de onda emitida o recibida por un objeto en movimiento. En el caso del espectro visible de la radiación electromagnética, si el objeto se aleja, se produce un fenómeno conocido como "corrimiento al rojo". Esto es, los objetos se perciben con un color más rojo de lo que los percibiríamos en reposo. Cuando se acercan, se corren al azul.

El efecto Doppler-Tecglen es una curiosa aplicación a la política del corrimiento al rojo, y se manifiesta en ciertos sujetos que se corren al rojo en función del alejamiento de una dictadura de derechas, y al azul cuando ésta está en su apogeo. Este fenómeno tiene características todavía no explicadas que cuestionan nuestra comprensión acerca del espacio-tiempo, ya que cuando sucede el corrimiento al rojo, este fenómeno se observa también en el pasado del individuo que experimenta el efecto.

ESR escribe sobre el suicidismo

Al menos, he traducido así lo que el llama suicidalism, es decir la tendencia occidental a derrotarnos a nososotros mismos antes de que lo haga elenemigo.
Hace una lista de memes con éxito en la noosfera, y que segun forman la base del suicidismo. Traduzco aquí la lista, porque tiene su interés:

  • No existe la verdad, sólo objetivos en competencia.

  • Todas las vindicaciones occidentales (y en especial las americanas) sobre su superioridad moral sobre el Comunismo/Fascismo/Islamismo están viciadas por la historia de racismo y colonialismo de Occidente.

  • No existen estándares objetivos por los cuales juzgar que una cultura sea mejor que otra. Cualquier que pretenda que estos estándares existen es un malvado opresor.

  • La prosperidad de Occidente está basada en la inmisericorde explotación del Tercer Mundo; por tanto los occidentales en realidad merecen ser empobrecidos y maltratados.

  • El crimen es culpa de la sociedad, no del criminal individual. Los pobres criminales tienen derecho a lo que cogen. Someterse a la predación de los criminales es más virtuoso que resistirse a ella.

  • Los pobres son víctimas. Los criminales son víctimas. Y sólo las víctimas son virtuosas. Por tanto sólo los pobres y los criminales son virtuosos. (Los ricos pueden tomar prestada algo de virtud identificándose con los pobres y criminales)

  • Para una persona virtuosa, la violencia y la guerra nunca están justificadas. Es siempre mejor se una víctima que luchar, o incluso que defenderse. Pero los "oprimidos" tienen permitido usar la violencia de todas formas; sólo están reflejando la maldad de sus opresores.

  • Al enfrentarse con el terror, la única conducta moral para un occidental es pedir perdón por los pecados anteriores, entender el punto de vista del terrorista y hacer concesiones.
  • ESR hace responsables de estos memes a los soviéticos, y dice que son tan poderosos que sobrevivieron a la caída del comunismo. Personalmente, creo que, como le dice alguien en uno de los comentarios, los soviéticos lo que hicieron fue utilizar ideas que ya estaban presentes para aplicarlas a la derrota de Occidente.

    En este blog hacen algunos comentarios interesantes a la lista de ESR.

    Aparte de la autoría soviética de los memes, creo que sí es cierto que existen, y que hacen un gran daño a nuestra sociedad. El problema es que para erradicar un meme no sirve la razón. Es necesario un meme más potente, que desbanque al anterior.

    Una de las razones para escribir este blog es precisamente contribuir (en mis modestas posibilidades) a la difusión de otros memes que en lugar de fomentar el derrotismo y favorecer a los terroristas contribuyan a crear una sociedad más libre. Pero como os digo, no basta con dar argumentos, se trata de crear ideas que sean:

    - fácilmente asimilables. Esto es: fáciles de entender y de aceptar.
    - fácilmente propagables. Es decir, que sea fácil trasmitir el meme a otra persona.
    - persistentes. Que una vez que entran en un cerebro, se queden allí mucho tiempo.

    En este sentido, "No a la guerra" es un meme fantástico: es fácil de decir, fácil de aceptar (¿a quién le gusta la guerra?), muy difícil de combatir sin entrar en prolijas discusiones...

    Para tener éxito extendiendo las ideas liberales, tendríamos que ser capaces de generar memes tan poderosos como los que relaciona ESR, o como el "No a la guerra". Mientras, podemos seguir citando estudios, razonando, aportando datos... con todo esto sólo convenceremos a la pequeña parte de la población que es capaz de aceptar una idea en base a razones y no a sentimientos.

    Aunque, de momento y mientras no tengamos otra cosa, habrá que seguir con ello...

    Aceptamos el órdago

    Pues sí. Creo que el PP debería aceptar el planteamiento de los catalanes y permitir que las comunidades más ricas pagaran menos a las más pobres.

    Primero, porque está demostrado que los subsidios sólo contribuyen a incentivar la situación subsidiada. Así que tal vez si los extremeños y andaluces dejan de recibir la contribución de otras comunidades más prósperas, se dan cuenta de que deben mejorar por sí mismos. Y si no, al menos el dinero quedará en manos de quien lo sabe usar para generar mejor nivel de vida.

    Pero, ya que el PP no es liberal y el argumento anterior suena a herejía, al menos por estrategia. Supongamos que el PP admite que cada comunidad puede gestionar el 50% de sus impuestos, y redistribuir el otro 50, como parece que proponen los catalanes ahora. Pueden pasar dos cosas:

  • Que el PSOE se vea obligado por sus barones subdesarrollados a enfrentarse al tripartito. Esto provocaría un adelanto de elecciones, en las que el PSOE partiría con un problema grave, y una crisis en Cataluña.

  • Que la medida sea aprobada, porque el PSOE no pueda enfrentarse al tripartito. El PP puede decidir entonces que sus comunidades autónomas ricas (Madrid, Valencia, Baleares, Navarra) contribuyan al desarrollo de las comunidades autónomas más pobres del PP. Sólo las del PP.

  • Si los nacionalistas quieren asimetría, pues asimetría para todos. Y si el PSOE no está dispuesto, que tenga el valor de decirlo de una vez.

    Libertad Sexual

    Estos días dos noticias referidas a la sexualidad de menores han tenido cierta relevancia: la decisión del Ayuntamiento de Madrid de repartir la "píldora del día después" a las niñas a partir de 10 años y la sentencia del Supremo estableciendo que no es delito que un profesor de 31 años tenga relaciones sexuales con una niña de 14.

    Se supone que esto es progresista. Por si no os habíais dado cuenta, el comentario de Manu en este post de El Rincón de la Libertad lo deja claro.

    Recuerdo que con 14 años pasé un mes en Inglaterra estudiando inglés. En mi clase había un iraní de 13 años ya casado. Esto les parecía a los adultos un horror, aunque a mí, que por aquel entonces estaba con las hormonas en plena ebullición y sin posibilidad real de practicar me produjera una secreta envidia.

    Ahora, con unos cuantos años más, creo que fui afortunado de vivir en una sociedad que todavía asociaba el sexo al amor, aunque ya no tanto al matrimonio, y que dificultaba las relaciones sexuales hasta alcanzar cierta madurez.

    En realidad, estamos ante uno más de los experimentos sociológicos de la izquierda. Desde los años 60, la progresía internacional decidió que el sexo era bueno. Así, sin más. Por tanto, el que se opone a las relaciones sexuales de cualquier tipo es un facha retrógrado.

    Por tanto, se pueden usar estudios antropológicos en los que se describe una tribu de Borneo en la que la actividad sexual de los niños se ve fomentada para demostrar que eso es lo bueno y natural, y no lo que hacen otros 4.000 millones de personas.

    Por tanto, se puede recomendar el aborto como método anticonceptivo, porque la actividad sexual de la madre es más importante que la vida del niño.

    Por tanto, se pueden facilitar las relaciones sexuales de adolescentes con la mente y el cuerpo a medio formar, proporcionándoles preservativos y explicándoles que el sexo es bueno para la salud. Y si deciden seguir practicando cuando han gastado el preservativo regalado, se les facilita una píldora con unas dosis de caballo de hormonas sexuales que dejan el útero limpio y reluciente.

    Por tanto, cuando la Iglesia denuncia la presentación del preservativo como bala de plata contra todas las enfermedades venéreas (incluido el SIDA) y recomienda la castidad, se acusa al Papa de genocida.

    Por tanto, se puede presentar en los medios de comunicación, y especialmente en la televisión, el sexo como algo trivial, como ir al gimnasio o salir de copas. Se puede presentar a una cantante de Operación Triunfo como un bicho raro porque en su ingenuidad declara que es virgen.

    Lo importante es asociar el sexo con la libertad, y no hablar nunca de la responsabilidad que lleva aparejada.

    Diréis que soy muy primitivo, pero no puedo evitar pensar que en toda esta campaña está la esperanza de conseguir más sexo. Sartre puede ser un ejemplo de esto.

    No es fácil educar en la responsabilidad cuando todo alrededor invita a la satisfacción inmediata sin pensar en las consecuencias. Pero no queda más remedio, al menos hasta que en la sociedad se empiece a entender que entre la moral de la Inglaterra victoriana y la de la California hippie puede haber un término medio.

    Eso sí, si algún hijo de puta de 31 tiene relaciones sexuales con mi hija cuando ésta tenga 14, o le da la píldora del día después con 10, que tenga claro que se está jugando su integridad física. Y me refiero exactamente a eso que estáis pensando.

    ¡Fascista!

    Dilbert publicaba ayer esta tira, en la que dice "A partir de ahora, todos mis argumentos se basarán en definiciones que no están en el diccionario. Por ejemplo, podría argumentar que eres un fascista porque llevas pijama."

    ¿Dónde habré leído yo argumentos similares en los últimos tiempos? (Vía 1812)

    Ética y misantropía

    Después de publicar esta obviedad llego, vía Little Green Footballs, a este post en el que se cuentan las hazañas de un doctorado en Ética Aplicada que ha escrito una tesis titulada "En defensa del Terrorismo: ¿Cuándo es permisible atacar niños?".

    No, no es ironía. Este preclaro intelectual de verdad defiende la tesis de que atrocidades como la de Beslan pueden estar éticamente justificadas.

    Os dejo. Voy a matricularme en alguna facultad de Filosofía, a ver si en unos añitos puedo publicar una tesis titulada: "En defensa del tigre de Bengala: ¿Cuándo es permisible alimentar a un animal en peligro de extinción con carne de filósofo?".

    La superioridad moral de la izquierda

    Vía instapundit, llego a este post de Michelle Malkin, una columnista americana. En él adjunta algunos de los correos que le envían los progres, ya sabéis, esos que son muy superiores moralmente a nosotros, los lamentables fascistas agitadores enredados.
    En general, coinciden en llamarle puta filipina (a pesar de haber nacido en Estados Unidos), asociando de paso la prostitución con todas las mujeres filipinas (alguno recuerda con agrado el tratamiento que los soldados japoneses dieron a las filipinas en la II Guerra mundial). Incluso hay alguno que le desea una muerte por cáncer, lo que en mi estado me ha resultado especialmente gracioso y ocurrente.
    Pero ya sabéis, en USA los racistas son los republicanos, no los demócratas. Bueno, es verdad que el único senador del KKK ha sido demócrata, pero eso no quiere decir nada. Vale, en la guerra civil los demócratas gobernaban en todos los estados sureños partidarios de la esclavitud, y los republicanos eran abolicionistas, pero eso tampoco quiere decir nada.
    Al fin y al cabo, ya hemos decidido que el racista es Bush, y con eso basta.

    David Lodge

    Bueno, gracias a la hospitalidad de Daniel me he mudado a Red Liberal. Y para celebralo, os copio unas líneas de un libro de David Lodge que estaba releyendo:

    Letitia Glover y Ralph Messenger estaban discutiendo sobre cuestiones de medio ambiente. "La tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la Tierra", declaró ella, píamente. "Los pieles rojas lo sabían"."¿Los pieles rojas?", dijo Ralph Messenger. "¿Te refieres a los tíos que provocaban una estampida de una manada de búfalos sobre un acantilado para asegurarse los filetes de la cena?". "Estoy citando un discurso del jefe Seattle a mediados del siglo XIX, cuando el gobierno norteamericano quiso comprar las tierras de su tribu", dijo Laetitia, envaradamente. "Conozco ese discurso", dijo Ralph. "Lo escribió en 1971 el guionista de un docudrama para la televisión americana". Annabelle Riverdale, a la que esta polémica había sacado de su sopor, lanzó un pequeño borboteo de risa, y luego, en el silencio que siguió, intentó fingir que no se había reído. "No sé nada de ese programa de tele", dijo Laetitia, enrojeciendo. "Lo leí en un libro. Probablemente también lo leyó el guionista". "Se lo sacó de l amanga", dijo Ralph, "y entonces l agente empezó a citarlo en sus folletos ecologistas como si fuera algo histórico". Laetitia miró a su marido de soslayo, en busca de apoyo, pero él mantuvo la cabeza agachada, tal vez reacio a arriesgar su reputación académica en un terreno tan incierto. Jasper, galantemente, acudió en rescate de Laetitia. "Aunque no sea histórico, Ralph, el sentimiento podría ser auténtico". "Al contrario, es totalmente falso, dijo Ralph. "No pertenecemos a la Tierra. La Tierra nospertenece porque somos los animales más inteligentes que hay en ella." "Eso es tan arrogante, tan eurocéntrico", suspiró Laetitia, cerrando los ojos para disociarse lo más completamente posible de unaopinión tan odiosa. "¿Qué quieres decir con eso de eurocéntrico?", la conminó Ralph, impulsdando la cabeza hacia adelante, en actitud de reto. Uno tras otro, los demás nos callamos y dejamos de comer.

    - Eran unos colonialistas europeos los que consideraban la tierra algo que comprar y vender y explotar- dijo Laetitia-. Las poblaciones indígenas tienen un instinto natural para preservar su hábitat y utilñizar sus recursos con economía.

    - Al contrario, sólo las limitaciones de su tecnología han impedido a los pueblos primitivos destruir su medio ambiente a un aescala que nos horrorizaría- dijo Ralph.

    -No sé como puedes estar tan seguro de eso- dijo ella.

    - Los polinesios eexterminaron a la mitad de las especies de pájaros de las islas Hawai mucho antes de que llegase allí el capitán Cook-dijo él. En Nueva Zelanda, los maoríes masacraron a toda la población de avces moa gigantes y ni siquiera se comieron los cadáveres. Todavía hoy, los indios yuqui de la selva tropical de Bolivia talan árboles para coger su fruto. La conservación es un concepto de las civilizaciones avanzadas.

    El libro en cuestión se titula en castellano Pensamientos secretos, en inglés Thinks... David Lodge es uno de mis escritores favoritos, y Pensamientos secretos no es de sus peores novelas: si la leeis, además de reflexionar sobre la conciencia, podreis averiguar por qué hay que tener cuidado con lo que guardamos en el disco duro, disfrutareis de un humor sutil y conocereis algo de los entresijos de las universidades británicas (Lodge ha sido profesor de literatura inglesa en Birmingham hasta hace poco).

    Michael Moore quiere ser el perejil de todas las salsas

    No puede evitarlo. Eso de verse fuera del mayor escándalo de la campaña electoral americana es superior a sus fuerzas. Así que ha dicho que a él se los ofrecieron primero para que los utilizara en su última película, pero que se dio cuenta de que eran falsos.
    Lo que son las cosas, resulta que en su blog, el día 7 de septiembre, posteaba esto:

    Más tarde, hoy (Miércoles) el Boston Globe, AP y Dan Rather presentan una información nueva e irrefutable sobre cómo George W. Bush consiguió salir del frente para ir a la Guardia Nacional Aérea de Texas, y cómo después se ausentó sin permiso. Estoy poniendo cada gramo de confianza que tengo en mis compañeros americanos en que una mayoría de ellos se enteren, descubran la injusticia de todo esto, y sean conscientes de la triste, enferma y retorcida ironía de cómo se relaciona mucho, muchísimo con nuestra querida Elección 2004.
    ¿Información irrefutable? ¿Basada en unos documentos que él había visto ya y que sabía que eran más falsos que las tetas de Ana Obregón? Si hasta San Michael Moore comete errores al usar los medios de agitatividad enredada, ¿en quién van a poder confiar los progres?

    Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.