Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Asis Timermans sobre Oriana Fallaci

Hasta ahora, Diarios de las Estrellas ha sido un blog individual. No por nada especial, sólo por la libertad de poder escribir lo que quiero sin pensar en cómo afectaría a unos hipotéticos coautores. Pues bien, a partir de hoy, aunque mantengo la idea de blog individual, lo abro a colaboraciones. De momento es un experimento, y además no pretendo que sean muy frecuentes, porque de lo contrario el blog se convertiría en otra cosa. Pero espero que os resulte interesante.

Y empezamos con una colaboración extraordinaria de Asís Timermans. Asís, aparte de compañero de colegio en COU (¡qué tiempos!) es, entre otras cosas, colaborador de CityFM. Os dejo con él:

Ni un segundo de silencio por Oriana Fallaci

Oriana Fallaci declaró ser una “atea cristiana”. Lo entendimos quienes compartiendo los valores del occidente cristiano no encontramos la fe que conforma al creyente. Estará en el cielo, o no estará si no hay vida después de que el cerebro deje fatalmente de ser regado. Pero no es discutible que las ideas y las palabras sobreviven si hay quien las lea, recuerde, comente.

Las de Fallaci brotaron torrencialmente en los últimos años, azuzadas por la rabia que a la autora le producía el desprecio de Occidente por sus mejores valores. O aceleradas, quizá, por la cercanía de una muerte que, de tan anunciada, nos ha cogido por sorpresa. Si alguien ha sido libre para escribir, esa fue Oriana Fallaci, y por ello fue perseguida personal y judicialmente por los enemigos de la libertad.

No hablaba de oídas: conoció y entrevistó a los poderosos. Aguantó estoica los escupitajos de Arafat, asesino al que tantos líderes occidentales han venerado. Fue herida en México, y conducida por error hacia el mundo de los muertos. Contó centenares de cadáveres en Vietnam. Relató la vulgaridad de Chirac, Schröeder y otras excrecencias políticas. Reconoció a los pocos y auténticos líderes que, como Wojtila y Jomeini, condicionaron la historia para bien o para mal. Contempló en vivo a los miles de asesinados en las Torres Gemelas sabiendo que asistía a una guerra que la Europa en retirada no se atreve a librar. Proclamó que si caen los Estados Unidos caemos todos. Constató que Europa ha olvidado sus valores y principios, y va camino de ser un enorme cadáver que el empuje islamista arrojará al vacío para instaurar la Eurabia en la que millones de musulmanes ya viven.

Oriana Fallaci atacó con fuerza el machismo. No se lo perdonarán las feministas organizadas, esos pesebres subvencionados que callan o justifican la barbarie islamista. Una mujer libre es demasiada mujer para las serviles funcionarias del feminismo oficial, las que jamás movieron un dedo por el fin de la tortura femenina en Afganistán y otras cárceles musulmanas, las que criticaron que los talibanes dinamitaran las estatuas de Buda callando ante el masivo entierro en vida de sus mujeres. Callarán también hoy.

Las palabras de Oriana Fallaci fueron incómodas. Llamó asesinos a los que asesinan. Consideró pertinente defenderse de quien nos quiere matar. Rechazó el complejo de culpa de un Occidente empeñado en suicidarse. Mientras caminaba hacia la muerte, nos gritó su desesperación, y con ello infundió en algunos la esperanza.

No descanse en paz, y tampoco nosotros. El ataque a nuestra libertad solo ha empezado. Nuestros peores enemigos no llevan turbante ni alfanje: visten corbata y hablan de paz. Y de Alianza de Civilizaciones, y de coexistencia y respeto mutuo, y de multiculturalidad y equivalencia moral. Y sonríen, sonríen mucho, sonríen tontamente.

Difundamos la voz de alerta de quien nos quiso alertar. Creamos que hay esperanza. Y no guardemos en su nombre un solo segundo de silencio: gritemos nuestra rabia y nuestro orgullo en el día de la muerte de Oriana Fallaci.


Asís Tímermans


Oriana Fallaci, voz que clama en el desierto

Ha muerto Oriana Fallaci, profetisa. Después del 11-M, Oriana vio el futuro. Y el futuro es Eurabia: una Europa sin valores ni convicciones, rendida a las imposiciones de una religión intolerante, totalitaria y agresiva.

Oriana, como los profetas bíblicos, alzó su voz para despertar al pueblo y denunciar la injusticia. Y, como los profetas bíblicos, fue insultada, atacada y vilipendiada. Cuando apenas era una adolescente se jugó la vida en la resistenca contra los nazis y Mussolini, pero le han llamado fascista los que nunca han arriesgado ni un dedo por nuestra libertad. Ha entrevistado a los principales líderes musulmanes de nuestra época, desde el Ayatolah Jomeini a Arafat, pero se le ha acusado de xenófoba y racista y de ignorar la realidad de los musulmanes.

Y es que la voz de los profetas es muy desagradable. Es mucho más amable oír el mensaje de la Alianza de Civilizaciones, el respeto a la identidad cultural del otro. Pero lo cierto es que hay miles de personas dispuestas a asesinarnos, y millones que creen que su religión les hace superiores a los demás. Millones de personas, además, que están convencidas de que su obligación es extender el Dar al Islam, la tierra del Islam, a todo el mundo. Por las buenas, cuando se puede, y por la Yihad cuando no se puede. Millones de personas que sólo están esperando el momento adecuado para prohibirnos tomar una caña en el aperitivo, o prohibir que las mujeres puedan tener los mismos derechos que un hombre, o prohibir que cualquiera pueda decir libremente lo que piensa.

Oriana conoció de niña la tortura de su padre a manos de los nazis, y volvió a ver ya anciana el huevo de la serpiente incubándose en Europa. Esta vez, la serpiente se llama islamismo, pero no es menos totalitario ni menos cruel que el nazismo. Y vio también a los Chamberlain y a los Pétain de nuestra época explicar que hay que buscar la paz ante todo, y que podemos convivir con el monstruo.

La muerte de esta anciana pequeña, de esta mujer fuerte y valiente, nos deja un poco más débiles e indefensos. Sólo espero que, como sucedía con los profetas de Israel, pronto otro profeta recoja el testigo que ha dejado Oriana y salga a los caminos a denunciar la injusticia y el abandono de los valores que nos han permitido ser ciudadanos dignos y libres.

Carta a la Asociación de Estudiantes Musulmanes

Esta es la carta que un profesor de Ingeniería Mecánica de la Universidad Estatal de Michigan ha dirigido a la Asociación de Estudiantes Musulmanes, que protestaron en Febrero por las caricaturas de Mahoma:

Estimada Asociación Musulmana:

Como profesor de Ingeniería Mecánica aquí en la MSU quiero protestar por su protesta.

Yo no estoy ofendido por unas caricaturas, sino por cosas más mundanas como la decapitación de civiles, ataques cobardes a edificios públicos, asesinatos de sacerdotes católicos (el último en Turquía), quema de iglesias cristianas, la persecución continua a los cristianos coptos en Egipto, la impsición de la Sharia sobre los no-musulmanes, las violaciones de chicas y mujeres en Escandinavia (a las que llamáis "putas" en vuestra cultura), el asesinato de directores de cine en Holanda, y las revueltas y saqueos en París.

Esto es lo que me ofende a mí, una persona comedida y académica, y a muchos, muchos, muchos de mis colegas. Me gustaría que vosotros, musulmanes insatisfechos, agresivos, brutales, incivilizados y traficantes de esclavos fuerais muy conscientes de ellos mientras seguís con vuestras infantiles "protestas".

Si no os gustan los valores de Occidente (ved la Primera Enmienda) sois libres de marchar. Espero por Dios que la mayoría de vosotros elija esta opción. Por favor, volved a vuestras patrias ancestrales y construidlas vosotros mismos en lugar de molestar a los americanos.

Cordialmente, I. S. Wichman, Profesor de Ingeniería Mecánica

La copia Michelle Malkin, que además cuenta que los progres defensores de la libertad de expresión ya están pidiendo la cabeza de Wichman, alegando que la carta "crea un ambiente hostil para los estudiantes musulmanes".

Visto en Al-Jazeera

No os perdáis esta entrevista en Al-Jazeera a una sicóloga americana (de origen árabe), que dice entre otras cosas:


Wafa Sultan: El choque que estamos viendo en el mundo no es un choque de religiones, ni un choque de civilizaciones. Es un choque entre dos opuestos, entre dos eras. Es un choque entre una mentalidad que pertenece a la Edad Media y otra mentalidad que pertenece al siglo 21. Es un choque entre la civilización y el retraso, entre el civilizado y el primitivo, entre barbarie y racionalidad. Es un choque entre libertad y opresión, entre democracia y dictadura. Es un choque entre derechos humanos, en un lado, y la violación de esos derechos, enel otro. Es un choque entre esos que tratan a las mujeres como bestias, y los que las tratan como seres humanos. Lo que vemos hoy no es un choque de civilizaciones. Las civilizaciones no chocan, compiten.

[...]

Wafa Sultan: No soy cristiana, ni musulmana, ni judía. So y un ser humano laico. No creo en lo sobrenatural, pero respeto el derecho de otros a creer en ello.

Dr. Ibrahim Al-Khouli: ¿Es usted una hereje?

Wafa Sultan: Puede decir lo que quiera. Soy un ser humano laico que no cree en lo sobrenatural...

Dr. Ibrahim Al-Khouli: Si es una hereje, no tiene sentido rebatirla, porque ha blasfemado contra el Islam, el Profeta y el Corán...

[...]

Wafa Sultan: Los judíos han salido de la tragedia [del Holocausto], y obligado al mundo a respetarlos, con su conocimiento, no con su terror; con su trabajo, no con sus lloros y gritos. La Humanidad debe la mayoría de los descubrimientos y la ciencia de los siglos 19 y 20 a científicos judíos. Quince millones de personas, desperdigadas por el mundo, se unieron y conquistaron sus derechos mediante el trabajo y el conocimiento. No hemos visto a un sólo judío volarse en un restaurante alemán. No hemos visto a un sólo judío destrozar una iglesia. No hemos visto a un sólo judío protestar matando gente. Los musulmanes convirtieron tres estatuas de Buda en escombros. No hemos visto a un sólo budista quemar una mezquita, atar a un musulmán o quemar una embajada. Sólo los musulmanes defienden sus creencias quemando iglesias, matando gente y destrozando embajadas. Este camino no arrojará ningún resultado. Los musulmanes deben preguntarse a sí mismos qué pueden hacer por la humanidad, antes de exigir que la humanidad les respete.


A vueltas con Guantánamo

No me apetecía mucho volver a escribir sobre esto, pero ya que el contubernio juedo-fascista-yanki-empresarial que dirige RedLiberal no nos ha transmitido bien sus consignas y JGP y yo tenemos posturas diferentes, y él se empecina en la suya, aprovecharé para aclarar alguna cosilla.

1. Los presos de Guantánamo no tienen derecho a un juicio, porque no están acusados de un delito. Son prisioneros de guerra. Y a un soldado no se le juzga por asesinato, por sabotaje, ni por robo, ni por agresión. Todas esas cosas son sus obligaciones como soldado enemigo, y no se le puede condenar por ello.

2. Mientras dure la guerra, un ejército tiene derecho a mantener encerrados a cuantos prisioneros pueda capturar, o a liberarlos si le suponen una carga. Una vez finalizada la contienda, debe liberarlos y no les puede juzgar, salvo que hayan cometido crímenes de guerra.

3. La convención de Ginebra establece que los prisioneros merecen un trato con garantías siempre que cumplan ciertas normas establecidas en el artículo 4. Como bien observó Franco Alemán, sí cometí un error al decir que a los de Guantánamo no se les aplica la convención de Ginebra. Se les aplica, y por eso no tienen derecho a ser tratados con respeto.

4. La declaración de los derechos humanos, lógicamente, no se aplica a las situaciones de guerra. En una guerra se mata, se roba y se destruye sin juicio previo ni garantías legales. Es lo que tienen las guerras, que por lo general no son agradables.

Todo el error proviene de considerar a los terroristas de Al-Quaeda como delincuentes comunes. Si fuera el caso, Estados Unidos no podría capturarlos en el extranjero, ni juzgarlos por crímenes cometidos fuera de su territorio. Es decir, habría que pedir no un juicio para ellos, sino su liberación.

Pero como Estados Unidos ha decidido tomarles la palabra a los de la guerra santa, pues tienen que atenerse a las consecuencias de ir por ahí declarando la guerra a la primera potencia mundial y saltándose a la torera los acuerdos que podrían protegerles.

Lo cual me recuerda que si alguna vez dijéramos a ETA: "vale, tenéis razón, hay una guerra y vosotros sois combatientes", podríamos tenerles presos indefinidamente, fusilarles en cualquier momento que fuera conveniente, arrasar sus casas y propiedades... y todo sin saltarnos ninguna ley nacional ni internacional, ni siquiera la declaración de los derechos humanos.

Vindicación de Guantánamo

Hoy José García Palacios le da la razón a Kofi Annan acerca de que "hay que cerrar Guantánamo, más pronto que tarde". No puedo estar de acuerdo.

Primero, porque no es cierto que los presos de Guantánamo merezcan un procedimiento penal y un juicio. Los presos de Guantánamo son combatientes en el extranjero y no ciudadanos norteamericanos, por lo que no se les aplica la legislación estadounidense. No sé si es justo o injusto, pero no tienen derecho a un abogado, ni a que se les acuse de un delito, ni a esperar que se siga el procedimiento penal estadounidense.

Por otro lado, tampoco se les aplica la convención de Ginebra, como cacarean todos los que no se la han leído. Incumplen todas y cada una d elas condiciones que establece el artículo 4, así que la convención no les ampara. El ejército americano puede hacer lo que quiera con ellos, incluso fusilarlos, sin cometer ninguna ilegalidad. Es el inconveniente de ir por ahí oculto entre la población civil, decapitando rehenes y cometiendo atentados a traición.

Otra cosa es que como los norteamericanos son más civilizados que los salvajes jihadistas presos en Guantánamo, procuren tratarles lo mejor posible, en lugar de dedicarse a hacer snuff movies con su decapitación. Si os fijáis en la letra pequeña, los expertos acusan de "prácticas equiparables a la tortura". Es decir, que no hay tortura. En todo caso, y suponiendo que sea cierto lo último que se ha denunciado, maltrato.

Un maltrato, por cierto, que incluye interrogadoras femeninas que "frotaban su cuerpo contra los hombres, iban ligeras de ropa, hacían comentarios sexualmente explícitos y les tocaban procodativamente". Todo lo cual puede ser muy desagradable, pero no encaja en mi definición de tortura.

No os lo creeréis, pero ha habido guardias tan despiadados que silbaban fuerte durante la oración. Sí, a los torturados y maltratados detenidos en Guantánamo se les permite observar sus normas religiosas, tienen asignado incluso un capellán musulmán que dirige los rezos, se les entrega ejemplares del corán (que los guardias tocan con guantes para no ofender), mantas y todos los artículos necesarios para rezar. Incluso la llamada a la oración se retransmite por los altavoces de la prisión. Ojalá a los cristianos se les maltratara así en Arabia Saudí, donde puedes ser condenado a muerte por tener una biblia.

Sin duda es desagradable tener a unos cientos de islamistas prisioneros en Guantánamo. Es muy posible que se haya maltratado realmente a algunos de ellos. Pero sinceramente, prefiero que estos tipos estén en Guantánamo a que vuelvan a Afganistán, Irak o Paquistán a secuestrar y degollar infieles, atentar contra mercados o asesinar a quien no sigue estrictamente los que ellos consideran la sharia.

Caricaturas

Cómo hemos cambiado. Hace poco más de 16 años los musulmanes de todo el mundo se ofendieron por la publicación de los Versos Satánicos. Hubo revueltas, protestas y asesinatos, y se dictó una fatwa contra Salman Rushdie. Por aquél entonces, en Occidente todo el mundo estaba de acuerdo: la libertad de expresión era sagrada, y los ayatolás unos fanáticos intolerantes que no tenían derecho a imponer su tiranía en el mundo libre.

Ahora son abundantísimos los mesurados a los que no les parece bien que se quemen embajadas por unas viñetas, pero que tampoco están de acuerdo con la provocación gratuita a los musulmanes. ¿Por qué dibujar a Mahoma si eso ofende a los musulmanes? Si eso les molesta, dejemos de hacerlo, y así, evitando provocaciones innecesarias, contribuiremos al buen entendimiento entre los pueblos.

En realidad, ya se viene cediendo a los musulmanes desde hace tiempo. ¿Que un belén es tradicionalmente católico? Pues hacemos "paisajes de invierno". ¿Que el cerdo es ofensivo? Pues quitamos las figuras del inocente Piglet. ¿Que un gráfico en la tapa del helado del Burger King recuerda al nombre de Alá en árabe? Pues damos de postre galletas.

Todo sea por llevarnos bien. Claro que con gente menos agresiva ya no hay que ser tan comprensivo. Por ejemplo, no es necesario que todos nos hagamos vegetarianos para no ofender a los hindúes, que consideran sacrílego matar y devorar una vaca. Y no pasa nada por ofender sistemáticamente a los cristianos o burlarse de los judíos.

Así, estamos reforzando la respuesta agresiva a la menor provocación: evitamos ofender al violento, pero somos implacables en el desprecio al pacífico. Conclusión: si quieres que respeten tus ideas religiosas, debes estar dispuesto a responder violentamente al primer indicio de blasfemia.

Por supuesto que los musulmanes tienen todo el derecho del mundo a quejarse de las caricaturas, a no comprar ningún periódico que las muestre, a no consumir en un establecimiento que sirva alimentos hechos con cerdo. Es lo que hacen los cristianos cuando se sienten ofendidos por algo. En una sociedad libre, la libertad de expresión ampara no sólo al que crea una obra, sino al que tiene cualquier motivo para protestar por ella.

Ahora bien ¿de verdad alguien cree que los musulmanes que se han manifestado indignados y que han protagonizado los actos de violencia actúan libremente? ¿En países que son en su totalidad dictaduras atroces, en las que nadie se atreve ni a toser ante un policía? Perdonen que no me lo termine de creer.

Y ya puestos, todos los que afirman que "los musulmanes están indignados", ¿se han molestado en mirar cuántos participan en las movilizaciones? Por ejemplo:

"Insulting the Prophet disgusts us and nuclear energy gives us dignity," the crowd of about 200 people shouted.

¿De verdad Zapatero, Cajal y compañía creen que debemos dejar de hacer caricaturas de Mahoma porque 200 iraníes han sido manipulados por su gobierno? Deberíamos empezar por reconocer a los verdaderos responsables de las revueltas, que no son en absoluto caricaturistas daneses:

- Por un lado, tenemos a los islamistas radicales, cuyo objetivo es que la Umma (la comunidad de los creyentes) se extienda por todo el mundo. Y para ello no dudan en mentir, en exigir respeto a la diferencia cuando son minoría y en aplastar al diferente cuando consiguen imponer su ley. Llevan empeñados en ello más de 1.000 años, y no van a parar.

- Por otro, tenemos dictadores que cada vez tienen más difícil explicar a su pueblo por qué vive en la miseria y por qué sus familiares que han emigrado a Europa tienen condiciones de vida infinitamente mejores. Para ellos la satanización de Occidente es una manera cómoda de ocultar sus propias vergüenzas, y además las algaradas sirven como válvula de escape para los más violentos.

Es decir, que los que han lanzado a las calles a los iracundos manifestantes no van a dejar de hacerlo porque no haya caricaturas de Mahoma. Ceder aunque sólo sea un poquito de nuestra libertad de expresión para contentar a los musulmanes sólo conseguirá reafirmarles en su conducta violenta, y provocar la siguiente vuelta de tuerca.


Imágenes de Mahoma y libertad de expresión

Hay una incipiente campaña para difundir las caricaturas de Mahoma que publicó el periódico danés Jyllands Posten.

Yo, además de poner el enlace para que se puedan ver las famosas imágenes, voy a aportar mi granito de arena. He hecho este dibujillo:

mahoma voldemort.jpg

Más que nada, para que quede claro que ningún musulmán va a decirme lo que puedo y no puedo dibujar.

Si tenéis tiempo, podéis curiosear por esta entrada de barrapunto. Así podéis tener un compendio de razones para justificar a los musulmanes que responden a una caricatura con amenazas de muerte (entre muchos comentarios más sensatos, todo sea dicho). Tal vez los barrapunteros defensores de la censura han leído esto.

El mito del musulmán moderado

A pesar de la viñeta de Cox & Forkum, es posible que exista. Vía Instapundit, dos buenas noticias: en quinientas mil mezquitas de Bangla Desh se predica que los terroristas suicidas son enemigos del Islam, y en Indonesia voluntarios de la principal organización musulmana protegerán las iglesias cristianas en Navidad.

Puede que sólo sean dos gotas de agua en un océano de justificaciones, relativismo y doble lenguaje, pero tal vez signifiquen el comienzo de un cambio de mentalidad en el mundo musulmán que impida a los terroristas presentarse como creyentes fieles y cumplidores.

Saramago y el ecumenismo

Ayer por la tarde, mientras sufría un pequeño atasco, decidí sintonizar Onda Cero y escuchar un ratito a Gomaespuma. Inmersos en la deriva talantosa en la que llevan desde que pasaron por M80, estaban entrevistando a Saramago. (Por aquí teneis el audio del programa completo, por si os interesa). En un momento dado, hablan de Islam y terrorismo, y Saramago hace dos observaciones sobre las que me gustaría opinar:

1. Propone que todas las religiones se fijen en lo esencial, que es creer en el mismo Dios, lo llamen Dios o lo llamen Alá, y dejen de fijarse en lo que divide.

En realidad, el Dios de Mahoma no es el mismo que el Dios de Jesucristo. Los cristianos, al menos desde el Concilio Vaticano II, tienen un Dios que es Padre, que ama a sus criaturas, que pide amor y perdón. En el Evangelio se cuenta cómo Jesús se dejó prender para ir a una muerte segura, y aún recriminó a Pedro el que intentara usar la espada para defenderle. Sus primeros seguidores extendieron la fe predicando con la palabra, y dejándose torturar y matar por sus creencias.

El Dios de Mahoma es un Dios caprichoso, al que sus criaturas deben obediencia. Es un Dios al que no se puede entender ni amar, sólo obedecer. Mahoma fue tanto un líder religioso como un conquistador que extendió la fe mediante guerras.

Así que no es cierto que musulmanes y cristianos adoren al mismo Dios con distinto nombre. Por decirlo con un lenguaje cinematográfico, Alá es el reverso tenebroso del Dios de Jesús.

2. El Islam es violento, pero esa misma violencia la practicaba el cristianismo hace siglos.

Esto es frecuentísimo oírlo a cualquier progre cuando se ve obligado a reconocer que el Islam es violento. De entrada, habría que decir que el Islam ha sido violento siempre. El cristianismo se extendió por el Mediterráneo de manera pacífica, incluso sufriendo persecución. Hubo después una época de imposición, pero el hecho es que hoy no hay teocracias católicas, ni nadie que intente implantar una. El Islam fue violento desde su creación, se ha extendido siempre mediante la guerra y la violencia, y pretende seguir haciéndolo así.

Y en cualquier caso, ¿qué importa que nuestros bisabuelos, o los bisabuelos de nuestros bisabuelos usaran la espada para extender la cruz? El hecho es que ahora tenemos un problema con los islamistas, y hablar de lo malos que eran los templarios no nos va a ayudar a resolverlo.

Lo más sangrante es que Saramago y compañía, mientras nos hablan de tolerancia, entendimiento y diálogo, cuando en un país musulmán la gente puede votar por primera vez en su vida, se dedican a apoyar a los fascistas que pretenden la vuelta del dictador anterior o la imposición de una dictadura teocrática.

La indignación de los árabes

Mark Steyn habla sobre la reacción de la "calle árabe", como la llamaban en los medios estadounidenses, y la situación de Al-Zarqawi. Traduzco algunos párrafos, pero no perderíais el tiempo si lo leyerais entero.


El viernes, la supuestamente explosiva "calle árabe" finalmente explotó, en la mayor manifestación contra Al-Qaeda o sus afiliados que se haya visto en Oriente Medio. "¡Zarqawi", gritaron 200.000 jordanos, "desde Amman te decimos, eres un cobarde!". [...]

No sé como define Atentados Suicidas Islamistas para Torpes un "objetivo blando" pero una boda jordano-palestina en la zona pública de un hotel en un país musulmán sin tropas infieles debe ser algo bastante próximo al más blando de los objetivos de todos los tiempos. Lo que es ncluso es más revelador, miren a quién envió Zarqawi a reventar a sus hermanos musulmanes: ¿por qué envió a Ali Hussein Ali al-Shamari, uno de sus más fieles lugartenientes, a morir en una operación que no requería prácticamente ninguna habilidad?

Bueno, por definición es difícil encontrar terroristas suicidas con experiencia. Pero la presencia del señor Shamari sugiere al menos que la "insurgencia" está teniendo dificultades para cumplir con sus objetivos de reclutamiento. Aunque sea muy admirada en occidente, los insurgentes de salón como Michael Moore parecen no tener mucho deseo de pasar a la acción. El señor Moore comparó a la panda de Zarqawi con los "Minutemen" de la revolución americana, dispuestos a acudir al campo de batalla en un minuto. Pero, el concepto de Minutemen que se autodestruyen depende del a menudo exagerado optimismo de las paradas de autobús de Londres: habrá otro en un minuto.

Al hemano del señor Shamir, Thamir al-Rashawi, la mano derecha de Zarqawi y el "Emir de al-Anbar" (esto es, el Triángulo Suní) le mataron las tropas estadounidenses en Faluya el año pasado. Sus otros dos hermanos y su cuñado murieron en enfrentamientos con el enemigo este año. Enviar a un superviviente de tu velozmente menguante círculo de confianza a explotarse en una boda palestina no es una señal de fuerza.

La religión de la paz

Vía LGF, os traduzco una noticia espeluznante sobre un profesor de química condenado en Arabia Saudí a 3 años de cárcel y 750 latigazos (50 cada semana) por burlarse del Islam. Leedlo entero, es todavía peor de lo que podéis imaginar:

JEDDAH, 14 de Noviembre de 2005 - El controvertido caso de Muhammad Al-Harbi, un profesor de instituto saudí acusado de mofarse de la religión, llegó a un sorprendente final el Sábado. Al-Harbi fue sentenciado a tres años en prisión y 750 latigazos (50 latigazos por semana durante 15 semanas). Los latigazos se darán en el mercado público en la ciudad de Al-Bikeriya en Al-Qassim.

Varios alumnos del curso 12, junto a algunos profesores del mismo colegio, hicieron una denuncia hace año y medio contra Al-Harbi. Fue acusado de burlarse del Islam, favorecer a judíos y cristianos y evitar que los alumnos hicieran sus abluciones. También fue acusado de estudiar brujería. En ese momento era profesor de química en el instituto Al-Fowailiq enla ciudad de Ein Al-Juwa en Al-Qassim.

"Esta es una sentencia muy cruel", dijo Al-Harbi a Arab News. Explicó por teléfono que los estudiantes que presentaron la denuncia habían suspendido un examen mensual de química. "Me pidieron que les examinara de nuevo y cuando me negué fueron a quejarse al director, que apoyó mi decisión", explicó.

Según Al-Harbi, las acciones de los estudiantes fueron estimuladas por algunos profesores de estudios islámicos que usaron el enfado de los estudiantes con Al-Harbi para convencerles de presentar la denuncia.

La razón para la acción de los profesores de estudios islámicos tiene sus raíces hace cinco años [..] Profundamente afectado por las explosiones del Complejo Al-Hamra en Riad en 2003, Al-Harbi sintió que su deber como educador era ilustrar a sus estudiantes y advertirles del terrorismo y sus consecuencias. Se esforzó en hablar con los estudiantes, colgar carteles contra el terrorismo por el instituto y hablar en contra del terrorismo.

Aparentemente las acciones de Al-Harbi y sus comentarios contra el terrorismo molestaron a varios profesores de estudios islámicos conocidos por sus creencias fundamentalistas. Después de la explosión de Al-hamra en Riad, Al-Harbi copió un artícuo, "Cavernícolas, iros al infierno", escrito por el columnista saudí Hammad Al-Salmi en el periódico Al-Jazirah, atacando a los terroristas y extremistas. Al-harbi colocó el artículo en el tablón de anuncios del instituto, pero fue arrancado y hecho pedazos.


Ahora juntemos las manos, cerremos los ojos y repitamos a coro:

"Todas las civilizaciones y culturas son igualmente respetables."
"Debemos hacer un esfuerzo por comprender los valores y los motivos de los musulmanes."
"Estados Unidos no respeta los derechos humanos."
"Bush=Hitler."
"La culpa del terrorismo internacional la tiene Occidente."
"Una Alianza de Civilizaciones impedirá el terrorismo."

La batalla de París

Creo que las dos preguntas más interesantes que podemos hacernos con respecto a la guerra que mantienen los jóvenes magrebíes contra el Estado Francés son ¿por qué? y ¿cómo lo paramos?. En realidad, para responder a la segunda pregunta es necesario responder previamente a la primera.

Y en España nos interesa más, porque todavía estamos a tiempo de evitar que suceda algo parecido. Así que vamos a intentar averiguar por qué ocurre esto, y cómo podemos evitar que pase algo así.

De entrada, la multitud de explicaciones que leemos estos días se resume en dos:

- estamos ante un episodio más de la guerra del Islam contra Occidente, en el que jóvenes islamistas pretenden imponer la sharia en una parte del Estado francés (sus ghettos).

- se trata de una revuelta de carácter socio-económico, motivada por la pobreza y la marginación y en el que el factor raza/religión es accesorio.

Yo me atrevo a decir que ninguna de estas explicaciones es la correcta. Probablemente la primera tiene una base real, pero no explica por qué han decidido actuar con tanta violencia en un momento concreto.

En cuanto a la segunda, nunca la marginación y la pobreza bastan para iniciar una revuelta. Los humillados, si de verdad lo son, ni siquiera piensan en revolverse contra sus opresores. En realidad, sucede lo contrario: la ola de crímenes de finales de los 90 en Nueva York no se debió a que los jóvenes negros estaban más humillados que en los años 50, sino a que se había creado una subcultura racista en la que los negros se sentían superiores, y con derecho a atacar, robar y violar a los blancos.

La kale borroka nació y creció en los 90, en un País Vasco con policía propia. No cuando había presencia real en las calles de una Guardia Civil que disparaba a matar en las manifestaciones, sino cuando los jarraichus tenían enfrente a una policía que se dejaba quemar viva sin disparar un solo tiro. Los cachorros de Jarrai se sentían con derecho a quemar cajeros y autobuses, a insultar y pegar a los españoles, no porque estuvieran marginados y humillados, sino precisamente porque se sentían superiores a los que atacaban.

Una ocupación como la de Jun de estos días se produce ahora que a los gitanos se les garantiza el derecho a la educación de sus hijos, que se les atiende en los hospitales, que se les otorgan viviendas sociales. Nunca hubiera sucedido en la España de los años 60, donde se trataba a los gitanos como delincuentes por principio, no había programas sociales y a nadie se le ocurría ayudarles ni a que se hicieran la chabola.

Los jóvenes magrebíes en Francia no son humillados y despreciados, sino que humillan y desprecian a los franceses. Primero a los judíos, luego a las mujeres y después a todos en general. Han nacido y han vivido en un país que les otorga derechos sociales sólo por existir: un país en el que les han atendido médicos gratis, en el que viven en casas pagadas por el Estado, en el que han ido al colegio sin pagar. Pero además viven en un país en el que sus profesores no hacían nada cuando insultaban y atacaban a sus compañeros judíos, en el que la policía no hacía nada cuando violaban en grupo a una chica por ir vestida con un estilo demasiado "occidental". Un país en el que la policía no se atreve a entrar en su barrio, en el que ellos imponen su ley.

De modo que, a la primera pregunta, ¿por qué pasa esto? mi respuesta es: porque hay un grupo de personas a las que se les ha permitido creer que son distintos, que la ley no se les aplica, que tienen derecho a todo y obligación de nada.

Y ahora la pregunta del millón: ¿cómo se para esto? La única respuesta es ver lo que ha funcionado en otras circunstancias parecidas, y lo que nunca lo ha hecho.

Hay dos soluciones que no han funcionado nunca, y que tampoco lo harán en este caso: el diálogo y las "medidas sociales". Es más, insistir en esto sólo conseguirá reforzar las motivaciones y las actitudes de los violentos.

¿Qué se hizo en Nueva York para conseguir que la gente pudiera volver a viajar en el metro sin jugarse la vida? Aplicar una política de tolerancia cero. No sólo para los delitos, sino también para faltas como los graffitti o colarse sin billete. Cuando los delincuentes de poca monta, y los jovenzuelos que aspiraban a imitarlos, comprobaron que la policía iba en serio, y que se pasaban una noche en la cárcel sólo por colarse en el metro sin billete, ya ni se les podía pasar por la cabeza intentar nada más grave.

¿Qué se hizo en España para terminar con la kale borroka? Aplicar una política dura en la forma y en el fondo, que trataba a los borrokas como terroristas, les negaba toda legitimidad, les castigaba con penas graves de cárcel y responsabilizaba económicamente a los padres de los destrozos causados por sus hijos menores.

Desgraciadamente, ha bastado una sentencia escandalosamente benigna con un grupo de jarraichus y un gobierno que muestra voluntad de diálogo para que el terrorismo callejero se reavive.

Así que, si Francia quiere salir del desastre, en lugar de más diálogo y más subvenciones a los violentos, debería aplicar la ley escrupulosamente en cada uno de los barrios musulmanes que han crecido como setas. Aunque eso implique tener durante un tiempo un despliegue del ejército en su propio suelo como el que tenía Gran Bretaña en Irlanda del Norte.

Desgraciadamente, creo que aquí viviremos algo parecido, y dentro de no mucho tiempo. Un país donde los grafiteros son los que dan palizas a los vigilantes del metro, está abocado a sufrir el asalto de cualquier minoría violenta.

Una propuesta para impulsar la Alianza de Civilizaciones

Tengo una idea: ¿por qué no invitamos a estos civilizados musulmanes a la próxima gala de los Goya? Sería una excelente oportunidad para que los bardenes compartieran con ellos sus valores de solidaridad y fraternidad entre los pueblos.

Y los somalíes sin duda podrían debatir en amable tertulia acerca de los valores culturales de su civilización. O como alternativa, arrasar el local, darles de latigazos a los actores y violar en grupo a las actrices.

A lo mejor es más probable que opten por la segunda opción, aunque sólo sea por costumbre. Pero seguro que esto no sería ningún problema. Ya sabemos que todas las culturas son igualmente respetables, y que no debemos imponer unilateralmente nuestra visión eurocentrista.

Ya sabemos algo de la Alianza... y es peor de lo que pensábamos

Tengo serias dudas sobre la salud mental de Mayor Zaragoza. Alguien capaz de decir esto:

calificó de "gran disparate" el decir "que no se toque la Constitución", porque "hay muchas cosas que hay que modificar siempre al cabo de unos años", aunque añadió que hay "artículos fundamentales" que "no se pueden tocar".

Sólo puede ser un orate incapaz de ver sus propias contradicciones en una frase o un aspirante a dictador ("Yo digo lo que es un artículo fundamental que no se puede tocar, y cualquier otra opinión es un disparate").
Aparte de las sarta de majaderías sólo explicables por el agradecimiento al político que le ha conseguido otro cargo en la ONU, ahora con la excusa de la Alianza de Civilizaciones, la guinda llega al final, cuando empieza a concretar los primeros frutos de esta Alianza:
se declaró a favor de tomar medidas para eliminar los estereotipos entre culturas (el embajador en misión especial para la Alianza de Civilizaciones, Máximo Cajal, citó como ejemplo la revisión de manuales escolares), pero también de otras de impacto más rápido, como facilitar a los medios de comunicación occidentales una traducción rápida de las noticias de los medios árabes, y viceversa

Pueden revisar los libros escolares que quieran, pero hoy mismo hemos podido comprobar en qué consiste la igualdad entre sexos y los derechos humanos para nuestros alianzables musulmanes. Por muchos libros de texto que censuren, cada vez tenemos más información, y cada vez más personas tenemos más claro que un requisito para entrar en la alianza de civilizaciones debe ser estar civilizado, y hoy por hoy la mayoría de los musulmanes no lo están.

En cuanto al otro tema, el de la "traducción rápida de noticias de medios árabes", ¿es que este ignorante no conoce a MEMRI? Ya hacen eso, y lo hacen extraordinariamente bien. Claro que el resultado seguramente no es el que le gustaría a MZ, porque muestran una prensa árabe sesgada, aterradoramente militante, sumisa al poder y ferozmente antioccidental.

De modo que si MZ quiere gastarse nuestro dinero en un servicio de traducción que ya existe, o es para llevarse cacho, o es para darnos a conocer lo que a los golfos alianzadores les gustaría que fuera la prensa árabe, y no lo que en realidad es.

Por cierto, si de verdad le preocupa el asunto de la prensa árabe y quiere que podamos compartir con ellos nuestros valores de libertad, igualdad y respeto a los derechos humanos, podría pasarse de vez en cuando por la web de Arab Press Freedom Watch, donde sí se preocupan por los periodistas árabes que intentan ejercer como tales (y acaban sufriendo las consecuencias).

Mark Steyn entiende mejor a los terroristas que Zapatero

Y lo demuestra en este artículo en el periódico The Australian. Leedlo entero, pero por si acaso no sabeis inglés o sois muy perezosos, os traduzco algunos párrafos imprescindibles.

Estaba detrás de un coche en Vermont, en los USA, el otro día; tenía una pegatina con la palabra "COEXIST". Es uno de esos sentimientos queridos por los progres occidentales, uno diseñado principalmente para adular su sentimiento de superioridad moral. La C era la media luna islámica, la O el signo hippie de la paz, la X la estrella de David y la T la cruz cristiana. Muy bonito, difícil de discutir. Pero la realidad es que es el primero de esos símbolos el que tiene un problema con la coexistencia. Quita la media luna de la ecuación y no necesitarás esa pegatina en absoluto. Sin duda, es la coexistencia con lo que están en guerra los Islamistas; o, si prefieres, con el pluralismo, con la idea de que distintos grupos pueden rozarse junto en el mismo vecindario. Hay muchos puntos problemáticos en el mundo pero, como regla general, incluso si uno echa sólo un vistazo a las páginas de Internacional, es fácil adivinar al menos uno de los lados: musulmanes contra judíos en Palestina, musulmanes contra hindúes en Cachemira, musulmanes contra cristianos en Nigeria, musulmanes contra budistas en el sur de Tailandia, musulmanes contra (tu equipo aquí). Cualquiera que sean las opiniones sobre las culpas en cada caso, la ubicuidad de un equipo es un hecho.

La jihad se sostiene contra algunos enemigos duros: los israelíes en la Franja Occidental, los rusos en Chechenia; estos son conflictos primarios. ¿Pero qué pasa con Bali? Vale, de acuerdo, para los islamistas más radicales algunos de esos decadentes fornicadores hedonistas occidentales escandalizando por ahí pueden ser un poco ofensivos. Pero serían ofensivos fueran quienes fueran e hicieran lo que hicieran. Es la realidad de un enclave pluralista dentro de la mayor nación musulmana del Mundo lo que ofende. Es la coexistencia, estúpido.

Así que ni siquiera musulmanes contra (tu equipo aquí) lo cubre del todo. No tienes que estar en un equipo o ni siquiera ser consciente de que perteneces a un lado. Puedes ser un hippie-dippy-que-pasa-tío-amo-a-todos-no-importa-tu-bolsa-mola fumata mochilero holandés, y te volarán con el mismo entusiasmo que si fueras Dick Cheney. Un portavoz del Ejército Islámico de Arden lo dijo en 2002, explicando por qué explotaron un petrolero francés: "Hubiéramos preferido alcanzar una fragata estadounidense, pero no es problema porque todos son infieles."

[...]

Bali hace tres años y Bali hace tres días iluminan el cielo: hacen inevitable la verdad de que el Islamismo es una "doctrina armada" clásica; existe para destruir. La realidad de la contribución de Bali a la salud económica de Indonesia es irrelevante. Los jihadistas prefieren que el país sea más pobre y más puro que próspero y pluralista. De entrada, es un sustrato más fértil para ellos.

[...]

No es difícil de entender. Todos lo que tienes que hacer es seguir sus palabras. Como dijo Bassam Tibi, un profesor musulmán de la Universidad de Gottingen en Alemania, en un interesante discurso pocos meses después del 11 de Septiembre: "Ambas partes deben reconocer sinceramente que aunque parezcan usar términos idénticos, éstos significan cosas diferentes para cada uno. La palabra paz, por ejemplo, implica para un musulmán la extensión de Dar al-Islam (o Casa del Islam) a todo el mundo. Esto es completamente diferente del concepto ilustrado de paz eterna que domina el pensamiento occidental. Sólo cuando todo el mundo sea una Dar al-Islam será una Dar a-Salam, o Casa de Paz."

Franco Alemán se hacía eco ayer de una noticia sobre la corrección política en la galería Tate: han retirado una obra de arte en la que un corán, un talmud y una biblia habían sido cortados y montados en un cristal, para no ofender a los musulmanes. También en el Reino Unido han dado instrucciones a los funcionarios de asistencia social para que no haya representaciones de cerdos en sus oficinas (ni siquiera el inocente Piglet de Winnie the Pooh), por no ofender a los asistidos musulmanes.

¿Cuándo se darán cuenta de que lo único que pueden hacer para no ofender a los musulmanes es dejar de comer cerdo, de beber cerveza, poner un velo a sus mujeres y convertirse de una vez al Islam?

Buenas noticias desde Israel

Según Charles Johnson, de Little Green Footballs, Mohammed Khalil, el líder de la Jihad Islámica en Gaza al que los israelíes hicieron ayer el favor de reunirle con sus 72 vírgenes en el paraíso, fue el responsable de el asesinato de Tali Hatuel y sus cuatro hijas.

¿Cómo? ¿Qué no sabeis quién fue Tali Hatuel? Bueno, eso no es extraño, según el medio que utiliceis para informaros. La historia de Tali y sus hijas está contada en este artículo del Jerusalem Post.

Los terroristas palestinos tirotearon el coche en el que viajaban Tali y sus hijas, y después las remataron a quemarropa y a sangre fría. No fue un error. No pensaron que en el coche viajaban soldados israelíes, ni colonos armados. Se acercaron al coche, vieron a las niñas y a su madre heridas y les dispararon hasta asegurarse de que estaban todas muertas. Dispararon sin ninguna contemplación a una niña de dos años. Dispararon sin remordimiento a una niña de siete años. Dispararon con saña a una niña de nueve años. Dispararon sin pensarlo dos veces a una niña de once años. Dispararon sin piedad a una mujer embarazada.

Si leyerais el ABC, sabríais por su corresponsal Juan Cierco que Tali era una colona judía que "se oponía con fuerza y determinación al plan unilateral de desconexión de Ariel Sharon", y que la mataron unos milicianos, no unos terroristas.

Si leyerais el Diario de Navarra, tendríais que haber estado muy interesados en esta noticia sobre las votaciones acerca del plan de evacuación de Gaza, para fijaros que en dos líneas escondidas en mitad del texto se menciona a Tali y a sus hijas.

Si leyerais El País, sabríais que murieron en el ataque a un asentamiento de Gaza, pero estarías dudando acerca de si las mataron unos activistas, como dice en el primer párrafo de la noticia, o unos terroristas, como dice en el tercero. Y, tal como está redactada la noticia, creeríais que murieron en un tiroteo a un coche en el marco de un ataque a un asentamiento. Ignoraríais que los "activistas" remataron conscientemente a quemarropa a las niñas y a la mujer embarazada.

Si leyerais El Mundo, simplemente no sabríais nada acerca de Tali Hatuel y de sus hijas.

Por supuesto si unos soldados israelíes hubieran disparado conscientemente contra un coche en el que viajara una palestina embarazada con sus cuatro hijas, asesinándolas después fríamente, la noticia hubiera abierto todos los telediarios durante un mes, hubiera sido portada de todos los periódicos y próceres de la patria como Llamazares hubieran exigido la ruptura de relaciones diplomáticas con Israel.

En fin, el caso es que ahora el terrorista jefe de los asesinos de Tali y sus hijas está en parte desperdigado por una carretera de Gaza (supongo que sus amigos habrán recogido los trocitos más grandes para enterrarlos). Una lástima lo del Mercedes en el que viajaba.

Esta no es mi guerra

Eso es lo que dice alguno en los comentarios a mi post anterior, y en los de Madalenas de chocolate. Que es lo que se decía en el 11-M, eso de vuestra guerra, nuestros muertos.

Supongo que si estos hubieran sido franceses en 1942, habrían dicho que la guerra era una cosa entre ingleses y alemanes, y que Todo esto me recuerda al juego infantil de la “quema” en el que dos personas se lanzaban un balón con una multitud en el medio que esquivaba los balonazos. Los alemanes están en un lado, los ingleses en otro, y la ciudadanía (franceses, belgas, holandeses y luxemburgueses) trata de apartarse como puede…

Parece mentira que haya que repetir esto, pero me temo que no queda más remedio:

  • Nosotros no robamos petróleo a los árabes. Se lo compramos. Al precio que ellos marcan. Si en la mayor parte de los países árabes son pobres como ratas, no es porque les quitemos el petróleo, sino porque el dinero que pagamos se lo queda una minoría oligárquica.
  • Occidente se retiró de Oriente Medio y el norte de África después de la Segunda Guerra Mundial. Los árabes y norteafricanos crearon países con más o menos fundamento histórico, se dotaron a sí mismos de regímenes despóticos (sin excepción), y se dedicaron a amenazar y atacar a sus vecinos, preferentemente a los israelíes. Pero entre una derrota y otra con Israel han tenido tiempo de pelearse sirios y jordanos, palestinos y jordanos, sirios y libaneses, palestinos y libaneses, palestinos y sirios, iraquíes e iraníes, libios con todos los de alrededor... ya sabéis, la religión de la paz es así.
  • La falta de cultura y educación, la renuncia voluntaria al desarrollo tecnológico y científico, la corrupción sistemática, la implantación más o menos estricta de la sharia como cuerpo legal, la represión de cualquier pensamiento original o diferente, son los factores determinantes en la pobreza de los habitantes de estos países. Israel se creó en 1948 con muchos menos recursos que sus vecinos, en una tierra mucho más pobre y sin petróleo. Israel no ha dejado de progresar haciendo exactamente lo contrario que sus vecinos, que no han dejado de hundirse en la miseria.
  • Todos los que leeis este blog ya habeis hecho algo para merecer la muerte, a juicio de los islamistas. Por ejemplo, mirad este foro de musulmanes españoles en el que defienden los castigos físicos para la fornicación. Ojo, fornicación es también la relación entre dos solteros. Claro que ésa se castiga sólo con cien latigazos, y no con la lapidación, como sucede con los casados. Ya sabéis, si alguna vez has tenido relaciones con alguien que no fuera tu conyuge, mereces al menos cien latigazos.
    Como ejemplo de lo que es vivir en un país islámico, os copio un fragmento de una declaración de Libia ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU:
    el Sr. Hafyana recuerda al Comité las diferencias culturales, religiosas y de otro tipo por las que una práctica tolerada en una sociedad pueda estar prohibida en otra cuyos valores sean diferentes. Por ejemplo, en la Jamahiriya Árabe Libia se reprime el consumo de alcohol porque está prohibido en el Corán. La pena aplicable son los azotes, pero la medida tiene esencialmente un carácter disuasivo: su objetivo es prevenir la reincidencia del interesado, por una parte, y el alcoholismo en la sociedad en general, por la otra. En caso de consumo de alcohol en público se debe aplicar la ley, pero el Sr. Hafyana aclara que la flagelación no es una pena tan cruel como parece.

    Multiculturalismo a tope. Hay que respetar todas las culturas, ya sabeis, lo dice el libio. Incluso cuando defienden la flagelación como castigo por beber alcohol. ¿Algunos de vosotros nunca ha probado ni una cervecita? Y estos son los musulmanes moderados. Imaginad lo que piensan los islamistas radicales.
  • Los atentados de Madrid y Londres no tienen como causa la guerra de Iraq. El 11-S es anterior a la guerra de Irak. De hecho, según los datos del Ministerio del Interior, desde 1993 y hasta la guerra de Iraq (2003) Al-Quaeda ha cometido 14 atentados con 619 muertos en total. Desde 2003, hay 14 atentados con 942 muertos (sin contar los de Londres). ¿Sólo los de Madrid y Londres se deben a la guerra de Iraq? ¿Y los anteriores? ¿Y el resto? ¿Cuando matan en Turquía (50 muertos en noviembre de 2004) es porque tienen motivos para atacar a los occidentales que les roban el petróleo y les condenan a la pobreza?

    En fin, supongo que habrá gente que prefiera seguir pensando que Bush=Hitler, Aznar Asesino, hay que comprender a los musulmanes humillados por occidente y que no ven otra salida que el terrorismo, la guerra no va conmigo porque es cosas de políticos y terroristas...

    Son los mismos que vivían bien en la Francia ocupada por los nazis, los mismos que decían que con Franco "se vive bien si no te metes en política", los que se acomodaron a las nuevas reglas de la Unión Soviética, los que pensaban en Argentina que lo de los montoneros y los militares no iba con ellos.

    Son todos aquéllos que en su escala de valores colocan un estómago lleno por delante de su libertad. Todos aquéllos que prefieren el "díalogo" y "la alianza entre civilizaciones" a la "sangre, sudor y lágrimas".

  • Estamos en guerra

    Aunque algunos prefieran enterrar la cabeza en la arena, estamos en guerra. Ya pueden hablar de alianzas de civilizaciones, de religión de la paz, de terrorismo internacional y de lo que quieran.

    El hecho es que el islamismo radical ha declarado la guerra a Occidente. No soportan nuestro modo de vida. No soportan que nuestras mujeres trabajen, salga cuando quieran, con quien quieran y vestidas como quieran. No soportan que bebamos vino y comamos cerdo. No soportan que cada uno pueda pensar y hacer lo que quiera mientras no moleste al vecino.

    Pero sobre todo no soportan que el éxito de nuestra sociedad y el fracaso de la suya les demuestre cada día que están equivocados, que Alá no les premia por ser buenos musulmanes, que cuanto más insisten en cumplir estrictamente la literalidad del Corán más se hunden en la miseria.

    Por eso quieren que nuestra sociedad desaparezca. Por eso prefieren morir, y matar a hombres, mujeres y niños que trabajar para mejorar las condiciones de vida en sus países. Su única esperanza es un mundo en el que todos vivamos en el terror, el mundo sucio y feo de los talibanes, en el que estaba prohibido hasta cantar y bailar. En ese mundo todos seríamos igual de pobres, igual de tristes, igual de fanáticos.

    Sólo podemos hacer una cosa: derrotarles antes de que lo hagan ellos. Así es la guerra: cada uno usa sus armas, y el más fuerte gana. Nosotros tenemos los mejores ejércitos, pero ellos tienen bombas y otras armas más sutiles: nuestro complejo de culpa, los intelectuales que llaman insurgentes a los saudíes que asesinan a iraquíes en su país, los abogados de los derechos humanos que se escandalizan porque se dice que un guardia ha tratado con menos respeto del debido un ejemplar del Corán de un preso de Guantánamo, los partidarios de la paz a cualquier precio.

    Como ocurrió con los nazis, no puedes negociar con alguien que cree que tiene una misión histórica, y que esa misión implica la muerte de sus enemigos. No podías negociar con Hitler. No puedes negociar con los islamistas. Sólo cabe derrotarlos.

    Y derrotar a los islamistas supone no sólo impedir que pongan bombas, sino impedir que usen las otras armas: impedir que lo peor de nuestra sociedad colabore con ellos, justificando sus crímenes, distinguiendo entre insurgentes y terroristas, acosando a los que se juegan la vida por defendernos.

    Espero que Inglaterra sepa enfrentarse al problema mejor que nosotros, y que otros países europeos sean conscientes por fin de que no puedes integrar en tu sociedad a monstruos cuyo único objetivo en la vida es destruirte.

    Justicia

    Vía Little Green Footballs, me entero de la historia de Ulf Hjertström, un sueco que estuvo secuestrado 67 días en Irak, y que ha puesto precio a la cabeza de sus secuestradores.

    Esto es lo que cuentan en el blog sueco Stambord:

    Hjertström, un broker de petróleo cuya carrera le llevó a Irak hace 25 años, no disimula la decisión de vengarse de sus secuestradores. "He vivido [en Irak] mucho tiempo. Así es como se hacen las cosas allí. No es nada nuevo para mí," dice.

    Muchos en Suecia han expresado horror y consternación ante la solución ojo-por-ojo de Hjertström. Pero el valeroso pensionista sostiene que la venganza no es su motivo principal. "Simplemente quiero que la gente de Bagdad se sienta segura en la calle."

    No entiendo a los suecos. Es evidente que el respeto a todas las culturas que predican los progres nos obliga a reconocer que este hombre ha hecho lo correcto. Un occidental que vive en un país lejano con una cultura diferente a la suya, y que respeta sus valores tradicionales en lugar de imponer su visión cerrada del mundo sólo puede merecer elogios.

    Y si nos quitamos el gorro de progres y pensamos con sentido común, yo creo que también su venganza es inobjetable. Primero, porque es eficaz (ya han cazado a dos de los secuestradores). Y cuando de lo que se trata es de los derechos de unos secuestradores y potenciales asesinos o de la vida de ciudadanos honrados que intentan reconstruir un país y llevar una vida normal, yo no tengo dudas.

    Seguro que es más eficaz esto para evitar la tentación a futuros secuestradores que una temporada en una cárcel gestionada por americanos. Incluso aunque la cárcel sea Abu Ghraib. MIrad si no cómo dice Amnistía Internacional que trataban estos angelitos a sus prisioneros. Casi lo mismo.

    Y conviene recordar aquí también el caso de Luis Olarra, un empresario vasco que, cuando ETA le pidió el impuesto revolucionario, les hizo llegar la siguiente respuesta: "tengo el dinero que me habéis pedido en Marsella. Si me pasa algo, ese dineero pagará mi venganza." ETA no le tocó un pelo.

    Yo creo que es la respuesta correcta. Pagar es contribuir a que otros sufran lo mismo o algo peor. Huir es dejarles el campo libre. ¿En qué cosa puedes gastar tu dinero que sea mejor que en conseguir que unos indeseables que te han amenazado de muerte dejen de contaminar la Tierra?

    Ser mujer en Palestina

    Una joven palestina ha sido asesinada por la policía antivicio de Hamas por el delito de dar un paseo con su novio. El hecho de que pasearan también con la hermana pequeña de la víctima (como "carabina") no importó a los salvajes defensores de la virtud. De hecho, aprovecharon para dar una paliza también al novio y a la hermana.

    Se me ocurren varias cosas:

    - ¿Cómo podemos echarle la culpa de esto a los israelíes?... Algo se nos tiene que ocurrir, no puede ser que en Palestina muera alguien y no sea culpa de Sharon.

    - ¿Cómo podemos aliarnos a una civilización que defiende el asesinato de una chica por contemplar la puesta de sol con su novio? ¿Qué pasará cuando alguno de estos salvajes mate a una chica en España ante una situación semejante? No es tan descabellado, ya está pasando en Francia y Alemania, de momento con mujeres magrebíes y turcas, pero todo se andará.

    - ¿Cuánto tardará Cristina del Valle, Presidenta de la Asociación de Mujeres Artistas contra la Violencia de Género, en condenar este acto repugnante de violencia de género?

    Todas las civilizaciones son iguales

    Repetid conmigo: todas las civilizaciones son iguales. No hay ninguna superior a otra. Los valores morales son relativos, y dependen de la cultura. Si vas a la peluquería sin permiso de tu marido, éste se puede divorciar de tí, y no pasa nada, todas las civilizaciones son iguales. Puedes ir a la cárcel por vender rosas rojas el día de San Valentín, y eso no se debe criticar, porque los valores morales son relativos.

    El camello copula con la camella

    Leyendo en Libertad Digital sobre el pobrecito imán de Fuengirola injustamente encarcelado por los intolerantes que no son capaces de aceptar los valores de otras culturas más antiguas y más sabias que la nuestra, veo un link a esta noticia relacionada. Por favor, leedla.

    Vamos a ver... así que 'daraba' es polisémica y puede querer decir:

    - pegar (ya lo sabíamos).
    - debatir de buenas maneras.
    - separarse' de la esposa, 'distanciarse' de ella e 'irse' del domicilio conyugal.
    - 'viajar', 'irse'.
    - hacer el amor.

    Lo único que puedo decir es que el árabe es un idioma absolutamente caótico. Si en un pasaje que trata de un tema doméstico y que debería estar claro, como qué hacer cuando hay problemas con la mujer, reputados expertos en el Corán no se ponen de acuerdo en lo que Mahoma (o Alá, que fue quien se lo dictó) quiso decir al escribir esto, y dan todas las interpretaciones anteriores como buenas, imaginad el resto del Libro.

    Y por favor, que nadie me diga que hay exégetas de la Biblia que tampoco se ponen de acuerdo en cómo traducir determinados pasajes. Primero, la Biblia se escribió a partir de textos en griego y arameo, traducidos después al latín y de ahí a otros idiomas. Es lógico que algunos autores discutan si el camello debe pasar por el ojo de un aaguja o por una puerta de Jerusalén cuyo nombre sonaba muy parecido a "aguja". Pero el Corán está escrito en el mismo idioma que hablan estos imanes, así que no es problema de traducción.

    Y segundo y más importante, no hay discusiones sobre si "dar de comer al hambriento" debe interpretarse como:

    - pega al hambriento (sin dejar marca).
    - explica de buenas maneras al hambriento lo perjudicial que es no comer.
    - haz el amor con la que pase necesidad.
    - sepárate de los hambrientos (algunos son caníbales).

    Por último, un consejo para las lectoras: NUNCA os caséis con un musulmán.
    Si sois tan memas como para casaros con un musulmán, NUNCA tengais hijos. Así al menos sólo os maltratará a vosotras.
    Si sois tan idiotas como para casaros con un musulmán y tener hijos, NUNCA viajeis a su país de origen ni dejeis que se lleve a los niños allí.

    Importante autoridad religiosa

    EL PAÍS del viernes, entre las páginas dedicadas al no-muerto Arafat, incluye un artículo sobre la explanada de las mezquitas, donde éste quería ser enterrado. En ese artículo se dice que allí está enterrado "Faisal el Husseini, [familiar de] importantes autoridades religiosas como el mufti de Jerusalén, Amin el Husseini, el líder de la Gran Revuelta de 1936".
    Dejemos aparte el pequeño detalle de que la Gran Revuelta (con mayúsculas) de 1936 comenzó con el asesinato de 9 judíos en Jaffa (sí, antes de que Sharon y Bush tuvieran la culpa de todo, los palestinos ya mataban judíos), y continuó con otras muchas muertes. Aparte de ser el incitador de estos asesinatos, ¿quién era ese tal Husseini, importante autoridad religiosa?.
    Pues la wikipedia nos cuenta muchas cosas. Resulta que fue, entre otras cosas, Gruppenfuehrer de las SS, nombrado directamente por Himmler. Sí, queridos lectores, el que EL PAÍS menciona como líder religioso fue en realidad un nazi, que vivió en Alemania desde 1941 hasta el final de la guerra, que trató directamente con Hitler, y que colaboró con los nazis (que se sepa) en estas minucias:

    • Emitió progranda nazi por radio. Por ejemplo, después de la derrota nazi de El Alamein, dijo lo siguiente: "¡despertad, Oh hijos de Arabia! Luchad por vuestros derechos sagrados. Asesinad judíos dondequiera que los encontréis. Su sangre derramada agrada a Alá, nuestra historia y religión. Eso salvará nuestro honor."
    • Espió para los nazis en Europa y Oriente Medio.
    • Reclutó musulmanes (más de 20.000) para las SS y la Wehrmacht en Bosnia, Albania, Oriente Medio y zonas ocupadas de la Unión Soviética.
    • Creó escuelas para formar imanes y mulás que acompañaran a las tropas musulmanas de las SS y la Wehrmacht.
    • Lo más grave de todo: colaboró con los campos de exterminio. Cuando la Cruz Roja intentó un intercambio de prisioneros de guerra por la vida de 5.000 niños judíos que iban a ser enviados al campo de Theresienstadt, Husseini maniobró ante Himmler para evitar que fueran liberados (lo consiguió). Trabajó con Eichmann y Himmler desde el principio del plan de exterminio, aconsejando y colaborando en la ejecución del mismo.
    Si este es el perfil de un líder religioso para EL PAÍS, entonces está claro que Arafat es un pacifista, y el jeque Ahmed Yassin era un filántropo. Por cierto, recordad esto la próxima vez que alguien os compare a los israelíes con los nazis: Antes de que se creara el estado de Israel, cuando los nazis mataban a millones de judíos en los campos de exterminio, los palestinos ya estaban asesinando judíos, incluso colaborando con los propios nazis para evitar que alguno quedara vivo.

    Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.