Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

No podria soportar otra decepcion

Me entero por Daniel de que se está preparando una versión cinematográfica de La Luna es una cruel amante. Como probablemente sabréis, es una de mis novelas favoritas, esas que lees de adolescente y que te siguen acompañando toda la vida.

Por Red Liberal (y más incluso por liberalismo.org) abundan los bloggers sesudos, influidos por sus lecturas de Hayek y Friedman (q.e.p.d.). Yo, qué le vamos a hacer, soy más de andar por casa, y he llegado al liberalismo a través de la ciencia en general y la ciencia ficción en particular. Y una de las lecturas que más me ha marcado, sin duda es esta obra de Heinlein. No en vano mi nick corresponde al protagonista de la novela (¿o no es el protagonista?).

Debería alegrarme la noticia, pero prefiero no hacerme ilusiones. Después de los desastres de El hombre bicentenario" y "La Guía del autoestopista galáctico", no podría soportar una tercera decepción. Ni siquiera ví "Yo, robot", porque desde que me enteré de que el protagonista era Will Smith me era inevitable pensar en un bodrio como Independence Day.

ESR contra Hollywood

Parece que no solo en España la gente se está cansando de ver cine hecho por y para progres bienpensantes. Después de arremeter contra "a depressing, pokey flick about gay sheepherders", ESR dice cosas como éstas:

No quiero pagar 9,00$ para ver una película porque alguien piensa que sería bueno para mí. A Hollywood le compro entretenimiento, no preceptos morales, y si Hollywood cree ahora que su trabajo es mejorar mi persona puede irse directamente a la mierda.

Sucede que en América en 2006, Hollywood está intentando embutir la estúpida corrección política de izquierdas por nuestras gargantas, pero mi queja sería idéntica si la industria del cine fuera controlada por cristianos evangélicos y persistiera en extraer cuentos edificantes de la Biblia. A la mierda con todo ese ruido; cuanto más intentes 'levantarme' en cualquier dirección, más gravitaré hacia los simples placeres talámicos del desnudo gratuito y las explosiones grandes.

[...]

Pero es difícil servir a clientes por los que sientes poco más que desprecio. Antes o después, tienden a notar el desprecio. Y se van a otro lado.


Tiene más razón que un santo. ¿O tal vez, en su caso, debería decir que tiene más razón que un fauno?

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.