Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

La sentencia del 11 M

Aprendí lo que es la verdad judicial en mis propias carnes, hace algo más de diez años. La empresa para la que trabajaba tuvo problemas y dejó de pagarnos el sueldo unos meses, hasta que iniciamos una demanda laboral. Alguien sugirió que contratáramos a una abogada amiga de no sé quien. Yo tanteé un poco, y la respuesta fue: "eso lo tenéis ganado, no te preocupes por el abogado".

La abogada cometió un error que nos costó unos cuantos miles de euros a cada uno. La empresa alegó que nuestros contratos se habían extinguido, y el juez le dio la razón, porque nuestra abogada solo había aportado pruebas de un trabajador. Para verificar que en ese tiempo seguíamos siendo trabajadores de la empresa bastaba con consultar a la Seguridad Social, pero el juez no lo hizo, porque analizó solo las pruebas contra la empresa que presentó nuestra abogada.

Consultado otro abogado sobre la posibilidad de recurrir, aportando los listados de la Seguridad Social, nos explicó lo que era la "verdad judicial": un juez había sentenciado que no estábamos contratados en ese tiempo, y por tanto eso era una verdad que ningún juez superior podía modificar. Daba igual que a la Seguridad Social le constaran nuestros contratos.

Bermúdez y sus compañeros han establecido la "verdad judicial": la mochila es una prueba válida, es igual que el resto de los explosivos, colocaron las bombas Zougham y los que murieron en Leganés, el explosivo procedía de Mina Conchita.

Yo tengo mis dudas acerca de si la verdad judicial coincide con lo que de verdad sucedió hace tres años. Por ejemplo, y sin ánimo de ser exhaustivos:

  • ¿Cómo sabe el juez que colocaron las bombas Zougham y los que murieron en Leganés? Eso son nueve personas ¿alguna llevaba dos mochilas? A Zougham hay testigos que le vieron en los trenes, pero al resto no. ¿En qué se basa el tribunal para afirmar que colocaron las bombas?

  • ¿Por qué Bouchar, que estaba en el piso pero se escapó unas horas antes del suicidio colectivo no es autor material y los otros sí?

  • La sentencia describe así la situación previa al asalto de los GEO: "Terroristas islamistas armados y con explosivos están atrincherados en una vivienda donde entonan lo que parecen cánticos religiosos que la experiencia asocia con la preparación para el suicidio -que estos individuos consideran ritual- y, además, se tiene conocimiento de que han hecho llamadas a sus familiares para despedirse de ellos".

    Lo cual contiene al menos un error: el suicidio no es ningún ritual de los islamistas. Es más, está tan condenado en su religión como en la católica, y el que se suicida no disfruta de las 72 vírgenes que sí consiguen los que mueren en la Yihad. Los que nosotros llamamos suicidas, y que se colocan un cinturón de explosivos para hacerse estallar en una pizzería israelí, son para ellos soldados que mueren en guerra santa.


  • Afirman que la Kangoo salió de Alcalá a las 14:15 y llegó a Canillas a las 15:30. Yo he hecho un trayecto muy parecido (de Alcalá a Canillas) varias veces, con tráfico, y nunca he tardado más de 25 minutos. Ese día había muy pocos vehículos circulando, porque se había pedido que los particulares no hiciéramos uso del coche para facilitar el traslado de heridos. ¿Tardó más de tres cuartos de hora en salir la furgoneta, tardó más de una hora la grúa en recorrer un trayecto que se hace habitualmente en 30 minutos, hubo un error material en el registro de entrada?

  • ¿Por qué nadie vio la mochila de Vallecas en ningún sitio que no fuera Vallecas? ¿Son los TEDAX que inspeccionaron la estación de El Pozo unos ineptos?

  • ¿Cómo se explica que el único vínculo de Zougham con el resto de la banda fuera suministrarles tarjetas? ¿Por qué no hay ninguna constancia de ningún tipo de trato, conversación o reunión con ellos?


En fin, solo algunas de las muchas dudas que plantea la sentencia. Pero es posible que yo sea un mal pensado, y que la verdad material coincida con la judicial punto por punto.Vamos a aceptarlo.

Entonces:

  • Aznar tenía razón cuando habló de las montañas y los desiertos. El atentado se preparó en España, por españoles e inmigrantes que vivían desde hacía años entre nosotros, y no tuvo nada que ver con Irak.

  • La instrucción fue un desastre, aun dando por buenas todas las pruebas que admite el tribunal. Acusó a quien no debía, y no investigó quién era responsable de los atentados. Ha permitido que queden libres personajes como los Toro, simplemente por falta de pruebas.

  • Debemos investigar quién fue el cerebro. Quién organizó al resto, quién decidió que el atentado fuera masivo y en trenes de cercanías. Quién sabía lo suficiente de electrónica y tenía los materiales y las herramientas para fabricar las bombas. Según la sentencia, no fueron los condenados, ni los muertos en Leganés.

Orgullo

Hace muchos, muchos años, cuando yo era un niño, era normal avergonzarse de ser español. Sabíamos que éramos más pobres que los europeos, que muchos tenían que emigrar para sobrevivir. Sabíamos que no teníamos libertad ni democracia como en Europa (muchos pensaban que éramos incapaces de vivir en democracia sin matarnos los unos a los otros). Sabíamos que pocos españoles eran ejemplo de nada a nivel mundial, y los que lo eran habían muerto hacía muchos años. Si un deportista destacaba, lo hacía como héroe solitario, contra todas las probabilidades. No era un modelo para nosotros, los niños de entonces, sino un ser extraño dotado de superpoderes, inimitable.

El españolismo era cutre, feo y ridículo. Pretendía que estuviéramos orgullosos del sol, la paella y los toros. Y se promovían eslóganes que sólo los más zafios podían asumir. Nadie se creía que los españolitos bajos, feos y sentimentales ligaran con las suecas en Benidorm. Así que nos limitábamos a envidiar a esos seres altos y rubios que venían a nuestras playas en verano. Los más pudientes o los más osados cruzaban la frontera para ver películas guarras (los más), comprar libros prohibidos (los menos) y comprobar de primera mano qué era eso de la libertad.

Pero, aunque entonces no lo supiéramos, esa España de los 60 y 70 era un país del que podíamos estar orgullosos. Una España que consiguió, en poco más de una década, pasar de África a Europa. Pasar de ser un país de campesinos analfabetos a ser un país industrializado y de servicios. A eso se dedicaron los españolitos bajitos y acomplejados de entonces: a mejorar nuestro nivel de vida de golpe y para mucho tiempo.

Después hubo otro motivo de orgullo, y nosotros apenas empezamos a ser conscientes de ello: conseguimos salir de una dictadura con muy poca sangre, y en ese proceso superamos un enfrentamiento de décadas.

Los gobiernos siguientes, los de González y los de Aznar, consiguieron el milagro de hacernos europeos no solo geográficamente, sino también políticamente. A trancas y barrancas, con luces y sombras, consiguieron que fuera normal para los que ya nos incorporábamos a la vida laboral participar en reuniones con franceses, alemanes o italianos. Las nórdicas ya no venían a España solo a tostarse: venían a hacer negocios con nosotros, y nosotros íbamos con ellas a Bruselas a aburrirnos en comités europeos de estandarización del etiquetado de las conservas de pescado.

Nos creímos que podíamos hacer las cosas tan bien como los extranjeros, y lo hicimos. La Moda de España, la cocina de España, hasta los deportistas de España: empezamos a ganar medallas olímpicas, y por fin un deportista español podía ser campeón del mundo a base de técnica y trabajo, y no de heroísmo.

González nos metió en la OTAN, y nuestro ejército dejó de dedicarse a vigilarnos y preparar golpes de estado. Puso a nuestros soldados a las órdenes de generales americanos, británicos o franceses y se fueron a pegar tiros, en maniobras o contra enemigos reales. Aznar dio un paso más, y colocó a España como aliado preferente de los Estados Unidos y como modelo de eficacia económica ante nuestros colegas europeos. Algo inimaginable cuando éramos niños.

Claro que había problemas. No fue agradable vivir en una dictadura. Hubo crímenes de estado, hubo muchos errores en la construcción de la democracia. Pero íbamos mejorando, y podíamos creer que los problemas se irían resolviendo, que seguiríamos construyendo un país cada día mejor.

Y toda esa historia de 40 años nos permitió por fin estar orgullosos de ser españoles. Por fin mirábamos por encima del hombro a franceses y alemanes, pobrecitos con sus problemas económicos y su anquilosamiento de países caducos.

Pero destruir un país es fácil. Lo hicieron los argentinos, que llevan décadas empeñados en hundir un país que en los años era próspero y moderno, la meca a la que emigraban los italianos y los españoles. Lo hicieron los alemanes en los años treinta.

Y lo estamos haciendo ahora con España. Zapatero, pero no solo Zapatero. Su gobierno de mediocres, incapaces y sectarios, pero no solo ellos. También los nacionalistas que juegan peligrosamente colocando un cuchillo en el cuello de su gallina de los huevos de oro. Los jueces que han aceptado someterse al poder político. Los políticos del PP cuyo primer criterio es la rentabilidad electoral. Los empresarios que aceptan que gana más el que más cerca está del poder. Los periodistas que juran obediencia ciega a las consignas de su grupo mediático y se olvidan de la verdad. Los militares que prefieren defender sus cargos a defender el honor de los que han muerto en acciones de guerra.

Y la estamos destruyendo todos nosotros que aceptamos que los políticos roben, que la justicia no sea igual para todos, que el dinero de nuestros impuestos se lo lleven los que más gritan o los más listos y no los que más lo necesitan. La estamos destruyendo los que aceptamos que haya regiones eternamente subvencionadas donde la gente trabaja "en el paro". Los que miramos para otro lado cuando sabemos que hay compatriotas que viven amenazados de muerte por sus ideas, y callamos cuando los gobiernos que deberían protegerles les acusan de crispar. Los que aceptamos que se intente censurar al que hace o dice algo que nos parece moral o políticamente improcedente.

La sentencia del 11-M es sólo una muestra más de esa mentalidad acomodaticia, cobarde e interesada. Dicen los jueces: aparentemos que todo está bien, aunque tengamos que decir una cosa y la contraria, demos una mano de cal para que todo reluzca aunque por dentro esté podrido. Dicen los políticos: veamos cómo podemos aprovechar esto para ganar votos o al menos no perderlos. Y no hay diferencia entre partidos: es indigno nuestro gobierno y es indigna nuestra oposición.

No es probable que yo vaya a vivir a Australia o a Estados Unidos. Soy ya demasiado viejo. Pero salvo que seamos, como nuestros padres, capaces de cambiar la tendencia y hacer algo de lo que nos podamos sentir orgullosos, temo que llegará el día en que tendré que ver como mis hijos emigran a un país en el que libertad o justicia no sean conceptos discutidos y discutibles, meros señuelos del poder para mantener domesticados a sus súbditos.

Alternativas

1. Australia. La inmigración es fácil para personas con cualificación, los australianos son mucho más libres que nosotros, las casas son baratas y el país crece y crece. Los problemas son la distancia y el acento, que es endiablado.

2. Estados Unidos. Algo más restrictivos en la inmigración, pero también factible. El respeto a la individualidad es ley, y existen oportunidades reales de prosperar.

3. Irlanda. Está cerquita, los irlandeses son más cercanos que los británicos, es uno de los países con más libertad económica (y por tanto más próspero).

¿Otras sugerencias?

Lo que rodea a los explosivos

Uno de los argumentos que repiten últimamente los que defienden la instrucción del 11-M es que la determinación en laboratorio del explosivo no es importante, porque hay elementos externos a la explosión que confirman que en el atentado se utilizó Goma 2 ECO sustraída de Mina Conchita y proporcionada por la banda de Trashorras.

Olvidémonos por hoy de nitroglicerinas, toluenos y análisis químicos y repasemos, pues, esos elementos "externos" a los trenes y que confirman la naturaleza de los explosivos.


1. La "mochila de Vallecas"

La mochila de Vallecas, como probablemente sepan, es en realidad una bolsa de deportes. Se le llama mochila para asemejarla a las mochilas que explosionaron los TEDAX, pero no coincide ni el continente ni el contenido con ellas. No fue encontrada en ningún tren, sino en una comisaría cuyo comisario, Rodolfo Ruiz, ha sido condenado por falsedad documental y detención ilegal de dos militantes del PP. En el juicio, los testigos han declarado que se revisaron los trenes y andenes hasta cuatro veces, sin que apareciera la bolsa de deportes. La bolsa presenta muchas otras peculiaridades:

  • No podía explotar, porque tenía un cable suelto, que no había sido unido ni con cinta aislante. Cuando el juez Del Olmo intenta averiguar por qué no explotó, se le dice que "no es posible establecer unas circunstancias concluyentes para determinar el fallo". Tres meses después de los atentados, aparecen unas radiografías que muestran claramente el cable suelto.

  • Tenía una cantidad importante de metralla, que no corresponde con las bombas de los trenes, y que desapareció cuando una señora de la limpieza la tiró por error.

  • Cuando el juez Del Olmo solicita la bolsa, Sánchez Manzano le entrega en su lugar "otra muy parecida". El juez tarda dos años en darse cuenta de que no tiene en su poder la bolsa original, sino otra cosa.

2. La furgoneta Kangoo

Un portero de una finca cercana a la estación de Alcalá observa a unos individuos sospechosos junto a una furgoneta. Cuando suceden los atentados, se avisa a la policía, que encuentra en la furgoneta elementos que permiten a la fiscal afirmar que se utilizó para transportar los explosivos y los terroristas hasta esta estación.

Problemas:

  • Dos perros adiestrados para detectar explosivos no detectan ni el resto de cartucho encontrado después ni el olor de decenas de kilos de explosivos transportados en la furgoneta.

  • En la exploración que se hace antes de llevarla a Canillas, ningún testigo observa ningún objeto que le llame la atención. En Canillas se encuentran 61 evidencias compuestas por unos 100 objetos, entre ellos un resto de cartucho de dinamita y seis detonadores dentro de una bolsa de basura.

  • La furgoneta llega al complejo una hora antes de lo escrito en el informe de entrada.

  • Se lleva la furgoneta al hangar de los TEDAX, a pesar de que según la observación realizada en Alcalá no contenía explosivos.

3. La bomba del AVE

A los pocos días de los atentados, se descubre una nueva bomba, cuyo explosivo es Goma 2 ECO, colocada para estallar en la vía del AVE. Según la instrucción, fue colocada por el mismo comando islamista. El problema es que esta vez no utilizaron la tecnología de activación por móviles, sino una mecha larga como en los dibujos animados. ¿La colocaron los mismos autores utilizando un método de activación distinto? ¿La colocaron otros?


4. Leganés

Otro de los lugares donde aparece la Goma 2 ECO es Leganés. Aquí, además de explosivos, se encontraron los envoltorios de los cartuchos. Lo cual, dado que las bombas se montaron en Morata de Tajuña, significa que los terroristas trasladaron a Leganés no solo el explosivo no utilizado, sino estos envoltorios.

Lo cual no tiene ningún sentido. Trasladar los envoltorios supone un acto voluntario, que por tanto debe tener una razón. Esos papeles asociaban a su poseedor con los atentados del 11-M, y por tanto eran peligrosos. Podían haberse desecho de ellos fácilmente en Morata, y sin embargo se arriesgan a trasladarlos y conservarlos consigo. Nadie ha explicado por qué.

Tampoco tiene sentido que muevan decenas de kilos de explosivos desde un lugar apartado, como Morata, a otro muy poblado como Leganés. ¿No temían ser descubiertos por algún vecino? ¿Para qué iban a hacer algo así, si tan bien les había ido montando las bombas en Morata?


5. Los asturianos

Trashorras y compañía ya han sido condenados por tráfico de explosivos en el caso "Pipol", así que deben ser culpables también ahora, nos dicen. Sustrajeron dinamita de Mina Conchita y se la vendieron a los terroristas (se la canjearon por droga en otras versiones).

Pero también hay aquí algunos problemas: por un lado, no se ha aportado en el juicio ninguna prueba de que la dinamita procediera de Mina Conchita. Por otro, Trashorras y compañía estaban controlados por la policía, que sabía desde hacía años de sus andanzas. ¿Alguien puede creer que Trashorras fue tan habilidoso como para engañar a su controlador y colaborar en el mayor atentado de la historia de España?


Resumiendo, por si no ha quedado claro:

1. No se ha determinado lo que explotó en los trenes, pero se han hallado componentes que no forman parte de la Goma 2 ECO.

2. El explosivo encontrado fuera de los trenes no coincide en sus componentes con lo que estalló en ellos.

3. No se ha probado el origen de los explosivos.

4. Los supuestos suministradores de los explosivos estaban controlados por la policía.

5. Tanto la furgoneta Kangoo como la mochila son pruebas más que dudosas, por muchos motivos.

6. El fiscal Zaragoza, incapaz de defender que en los trenes estallara Goma 2 ECO, se ve obligado a sostener que "da igual" el explosivo utilizado.

Incluso teniendo en cuenta los datos externos a los trenes no se puede, a estas alturas, seguir defendiendo que en los trenes estallara Goma 2 ECO procedente de Mina Conchita.

Hubo suficientes muestras

Hoy El Mundo responde a una de las preguntas que hacía en mi último post:

¿Había algún problema para recoger más material? Parece evidente que no. ¿Por qué no se hizo? ¿Por qué, en lugar de un único tornillo para analizar lo que explotó en uno de los vagones, no tenemos una decena de tornillos, trozos de tela de los asientos, fragmentos de los paneles que cubren las paredes y el suelo...?

Ahora sabemos que, como indica el sentido común, sí se recogieron numerosas muestras. Pero esas muestras fueron almacenadas sin etiquetar, sin garantizar su cadena de custodia, y no han sido aportadas a los ocho peritos para su análisis, tal como ordenó Gómez Bermúdez.

Y lo sabemos, precisamente, porque los TEDAX de la brigada de Madrid no han podido soportar que se les acusara de semejante neglicencia en el desarrollo de sus funciones. Ellos hicieron lo correcto, lo que acostumbran a hacer, muchas veces con riesgo de su vida. Fue otro el que desde el primer momento, desde esa misma mañana, se empeñó en ocultar lo que estalló el 11-M.

Ahora, los que sostienen que aquí "todo se hizo bien" pueden elegir entre acusar de mentirosos a los TEDAX de la Brigada Provincial de Madrid o admitir que Sánchez Manzano, al menos en un caso, actuó mal.

Para refrescar la memoria acerca de Sánchez Manzano, repasemos su actuación por lo que sabemos hasta ahora:

1. El día 11 se presenta en el lugar de los atentados y disputa a la Brigada Provincial de los TEDAX la recogida de muestras y la actuación con las mochilas que no detonaron. La Brigada Provincial era la responsable natural de estas tareas.

2. Ese mismo día 11 encarga a una de sus subordinadas que analice las muestras de los focos de explosión de los trenes., en lugar de enviarlas a la Policía Científica, como era preceptivo. Sí envió a analizar, por el contrario, los explosivos ajenos a los trenes. Se supone que en esos análisis, no válidos judicialmente, se lavaron las escasas muestras que se han podido analizar posteriormente.

3. A pesar de que en el juicio ha afirmado que él es un gestor, y que no tiene formación ni experiencia en desactivación de explosivos, dirigió los aspectos técnicos de la neutralización de la "mochila" de Vallecas.

4. Ocultó durante meses al juez Del Olmo la radiografía realizada a la "mochila" de Vallecas, en la que se apreciaban los cables sueltos que impedían que pudiera estallar.

5. Cuando el juez Del Olmo le solicita la "mochila", le entrega otra bolsa de deportes de similares características, ocultándole durante meses que la encontrada en Vallecas sigue en su poder.

No sé si me dejo alguna. ¿Hay alguien dispuesto a defenderle?

Los peores bodegueros del mundo

Supongamos que le regalan a usted unos litros de buen vino, criado en barricas de roble, que quiere conservar para una ocasión importante durante un par de años o tres. Consciente de que en su casa no se dan las condiciones ideales, le pide a un amigo que tiene una bodega que le guarde el vino allí ese tiempo.

Al cabo de tres años, usted va a por su vino, y se encuentra con un barreño de líquido que apesta a vinagre. Su amigo le explica que su vino se contaminó porque en lugar de guardarlo en botellas de cristal, con tapones de corcho, colocadas en un botellero, decidió que lo conservaría en un barreño abierto al aire.

¿Qué pensaría usted de las habilidades de su amigo bodeguero?

¿Qué piensa usted de la cualificación de los responsables del laboratorio de los TEDAX en el que según los peritos de la policía científica los restos de las explosiones se han conservado de tal manera que se han contaminado con sustancias extrañas?

Recapitulemos:

- Tenemos un escaso número de muestras (de algunos focos no hay ni siquiera una, y del resto como máximo 4), y todas ellas de tan escaso peso que los ocho peritos han manifestado la dificultad de trabajar con tan poco material. ¿Había algún problema para recoger más material? Parece evidente que no. ¿Por qué no se hizo? ¿Por qué, en lugar de un único tornillo para analizar lo que explotó en uno de los vagones, no tenemos una decena de tornillos, trozos de tela de los asientos, fragmentos de los paneles que cubren las paredes y el suelo...?

- La mayor parte de esas muestras ha sido tratada, en su totalidad, para realizar análisis anteriores. El tratamiento supone una alteración importante, que afecta a la posibilidad de realizar nuevos análisis. ¿Por qué no se guardaron muestras sin tratar, de manera que se pudieran realizar otras pruebas en el futuro?

- Los peritos de la Policía Científica afirman que las sustancias halladas en los explosivos y que no son componentes de la Goma 2 ECO han aparecido allí por una contaminación que se produjo en el laboratorio de los TEDAX. ¿Guardan los TEDAX los explosivos en su laboratorio en tales condiciones que permiten que sustancias como el DNT y la Nitroglicerina se evaporen y alcancen tal proporción en el aire del laboratorio que atraviesan una caja de cartón y una bolsa de polietileno? Si las bolsas de polietileno son porosas y permiten que el contenido se contamine por cualquier sustancia que se encuentre en el ambiente, ¿por qué los TEDAX guardan las muestras en dichas bolsas? ¿No disponen simplemente de recipientes de cristal?

- Se ha negado a los peritos la posibilidad de visitar el laboratorio de los TEDAX para comprobar las circunstnacias en las que se almacenan las muestras, y averiguar de qué fuentes de DNT y nitroglicerina pudo partir la contaminación. ¿Por qué, si no hay nada que ocultar?

- El agua y la acetona con las que se lavaron las muestras, que contenían restos de las sustancias componentes de los explosivos, fueron desechadas. ¿Por qué? Sabiendo que no habían dejado muestras sin lavar, y sabiendo lo dificultoso que sería hacer un análisis futuro a los restos lavados ¿por qué no conservar el agua y la acetona, para permitir nuevos análisis?

A estas alturas, y con lo que ya sabemos, sólo hay dos explicaciones para el comportamiento de los TEDAX:

1. Son extremadamente incompetentes: recogieron pocas muestras porque son unos vagos, dificultaron los análisis futuros por dejadez e imprevisión, no enviaron las muestras a la policía científica porque no incumplen los protocolos, y facilitaron la contaminación en su laboratorio porque no saben conservar las muestras en condiciones y permiten que en el ambiente haya concentraciones apreciables de sustancias explosivas y cancerígenas.

2. Han intentado ocultar que en los trenes explotó algo distinto a Goma 2 ECO. Han eliminado muestras, han dificultado análisis futuros, han intentado justificar con explicaciones peregrinas los resultados que no coinciden con el resultado que buscan....

Sinceramente, prefiero la opción dos. Que son deshonestos pero competentes. Al menos, eso quiere decir que en un caso en el que no se jueguen su nómina podrán actuar correctamente.

Ahora bien, si alguno de los que nos entretenía con explicaciones acerca de la "Goma 2 ECO de Trashorras" contaminada en fábrica o por yacer junto a Goma 2 EC tiene una explicación que dé respuesta a los interrogantes anteriores sin menoscabo de la integridad o competencia de los TEDAX, soy todo oídos...

Peritajes informaticos

¡La instrucción es intachable!, nos dicen. ¡No se puede dudar de la profesionalidad de nuestra policía!, aseguran.

Veamos lo que sucedió ayer en el juicio. Resulta que los islamistas tenían, en Leganés y en la casa del "Chino", ordenadores personales. En esos ordenadores personales, nos dijeron, encontraron pruebas abundantísimas de la frenética actividad internauta-jihadista de los terroristas: manuales de uso de armas, instrucciones para crear una célula terrorista, documentos de exhortación a la Jihad...

Faltaban las instrucciones sobre cómo fabricar bombas con móviles, pero supongo que pudieron haberse perdido. Ya es bastante suerte recuperar tanta información de un disco duro y unas memorias USB encontradas entre los escombros de Leganés, Claro que también tenían el portátil de Jamal Ahmidan, que encontraron en su domicilio en perfecto estado y que contenía la mayor parte de los documentos relevantes. Pero seguramente el Chino borró accidentalmente el fichero con las instrucciones y por eso ya en el siguiente atentado tuvieron que fabricar una bomba activada con una mecha larga y no con un teléfono móvil.

No importa, aunque falte eso, queda claro que los terroristas usaban Internet, y que de ahí tenían toda la información necesaria para organizar los atentados. ¿No?

Pues resulta que hay un "pequeño" problema. La fecha de algunos archivos del ordenador encontrado entre los escombros de Leganés es posterior a la fecha en que Jamal Ahmidan y sus compinches se suicidaron. Preguntada la perita por este detalle, responde que puede responder a la fecha de recuperación del archivo, y no a la de creación. Pero resulta que hay otros ficheros con otras fechas anteriores al 3 de Abril.

Según dijo la perito, ella trabajó con unos CD que contenían el volcado del disco duro. Pero si eso es cierto, en ese volcado debería aparecer la fecha de creación del fichero, no la de su inclusión en el CD. Un fichero, en Windows, tiene asociadas tres fechas: la de creación, la de la última modificación y la del último acceso. Si han recuperado un fichero del disco duro, han tenido la ocasión de averiguar esta información. Es más. Se guardan más datos, por ejemplo información acerca del "propietario" del fichero, es decir, del usuario que lo guardó por primera vez. Se guarda información de los permisos asociados a distintos grupos de usuarios. Por ejemplo, puede que sólo el "propietario" tenga permisos de acceso, o de modificación. Si los peritos fueran medianamente profesionales, en su informe aparecería una relación de ficheros encontrados, junto a los metadatos asociados.

En técnica forense informática, esto es lo menos que se puede hacer. En este artículo (en inglés) podeis ver una descripción de las pruebas que se suelen realizar y las herramientas que se usan para ello. Se puede tener información, por ejemplo, de quién ha usado el ordenador, cuando lo ha hecho, cuando se conectó a Internet, por donde ha navegado... Absolutamente nada que ver con lo que se presentó ayer como pruebas contra los supuestos autores del 11-M.

Un CD con ficheros supuestamente descargados de Internet es, sencillamente, inaceptable como prueba. Y presentar unos ficheros con la fecha modificada es equivalente a encontrar las huellas dactilares del policía en el arma del crimen. Si se ha hecho así, solo puede ser porque los peritos son unos incompetentes o porque están ocultando información.

El taller evanescente

En el museo Thyssen tienen un magnífico programa didáctico para familias, en el que a los niños les enseñan a mirar un cuadro. Una de las técnicas que utilizan es pedirles a los niños que vayan observando detalles que aparecen en el cuadro (personas, animales, objetos...) de manera que, poco a poco y entre todos, vayan reuniendo información suficiente como para interpretar la escena.

Algo así es lo que pretendo hacer con los posts sobre el 11-M. Solo que fijándome en lo que no está en el cuadro (y debería estar) o en lo que está y no debería estar. Quiero decir, si esto fuera una escena de una granja, me extrañaría ver un cebra, e igualmente me extrañaría no ver gallinas. Y en la escena que nos han pintado del 11-M sobran muchas cebras y faltan gallinas.

Entre las cosas que faltan está la logística para fabricar las bombas. Supongamos que los terroristas utilizaron "Goma 2 ECO de Trashorras", traída desde Mina Conchita por "el Chino". Vale. Supongamos que montaron las bombas en Morata de Tajuña. Eso nos han dicho. Supongamos que tenían las instrucciones para fabricar las bombas con móviles bajadas de Internet. De acuerdo.

Ahora bien, a mí se me ocurren algunas preguntas:

1 ¿Alguien puede decirme quién montó las bombas? Que yo sepa, el único que ha hablado ha sido el islamista del viernes, que acusó de ello al confidente Cartagena (que no está imputado). ¿Alguien puede apuntar dónde, en el extraordinario y meticuloso trabajo de la fiscal y el juez se dice quién montó las bombas?

2. ¿Dónde amasó la "Goma 2 ECO de Trashorras"? Sabemos que se almacenó en un agujero recubierto de corcho blanco, y sabemos que sacaron la dinamita de los cartuchos para amasarla, pero no sabemos dónde lo hicieron. Lo cual es una pena, porque debieron quedar restos de la operación. ¿No se buscó, no se encontró? No sabemos.

3. ¿Dónde está el soldador, el estaño y el resto de materiales que utilizaron para fabricar las bombas? ¿dónde están los móviles que utilizaron para probar antes de hacer el atentado? Cada vez que han detenido a un comando logístico de ETA, han encontrado un "laboratorio" donde preparan las bombas, en el que aparecen soldadores, estaño, circuitos electrónicos, destornilladores, temporizadores, explosivos, metralla...

Aquí no hay rastro del taller. Ni un triste soldador. Ni una quemadura, ni un pegote de estaño. Y cualquiera que haya usado alguna vez un soldador sabe que quedan restos, y más si no tienes cierta maña y es la primera vez que sueldas. El terrorista que montó las bombas o era muy hábil, o era muy limpio. Y no pensaba seguir actuando, a pesar del éxito, y por eso se deshizo de todas las herramientas.

Supongo que habrá quien diga que es normal que no sepamos estas cosas. Que la policía ha hecho un excelente trabajo, y que no pasa nada por no saber quién montó las bombas ni cómo lo hizo.

Pero a mí, qué quieren que les diga, todo esto del taller evanescente me resulta otro elemento extraño más a añadir a la lista de cosas que faltan o que no deberían estar en el cuadro.

De la Kangoo y otros vehiculos

Uno de los argumentos de los partidarios de no hacer demasiadas preguntas con respecto a lo expresado en el sumario del 11-M es que ninguna investigación resistiría un escrutinio como el que están haciendo El Mundo y Luis del Pino.

Lo cual a mí me parece aterrador. La cantidad de errores, chapuzas, dejaciones, incumplimiento de normas, etc. que estamos viendo en torno al 11-M a mí también me hace pensar que algo similar puede ocurrir con cierta frecuencia. Pero mi respuesta no puede ser "tapémonos la nariz y miremos hacia otro lado", sino "espero que se pueda arrojar luz también sobre otros casos".

Y es que no solo me interesa saber lo que ocurrió aquel 11 de marzo, sino también el proceso por el que unos ciudadanos deciden que tienen el derecho y el deber de controlar a los poderes públicos y se dotan de herramientas para hacerlo.

Así que, aunque incomode a nuestras fuerzas de seguridad y nuestra justicia, dejo aparcado de momento el asunto de los explosivos y planteo las siguientes preguntas sobre los vehículos utilizados en el atentado:

1. ¿Cuáles fueron? Ni siquiera sabemos eso. La fiscal habló en sus conclusiones de que utilizaron la Kangoo y el Skoda para desplazarse a Alcalá, pero si los terroristas eran 12 (o 13) no cabían en esos vehículos (la Kangoo solo tiene dos asientos). ¿Se utilizó un tercer vehículo? ¿Por qué no ha aparecido?

2. Se ha interpretado el contenido hallado en la Kangoo (restos de explosivo + detonadores + cinta coránica) como una especie de reivindicación. Eso supone que los terroristas querían que la furgoneta fuera encontrada. Si es así, ¿por qué dejaron ropa en ella?

3. Los terroristas dejaron también abandonado el Skoda con otras prendas de ropa. ¿Cual era el propósito de dejar ropa en los vehículos? No puede tratarse de un error o un despiste, ya que sucede en los dos vehículos.

4. Cualquier explicación a los dos puntos anteriores debe tener en cuenta que los terroristas fueron escrupulosos a la hora de no dejar huellas dactilares ni restos orgánicos (pelos, epiteliales) en ninguno de los dos vehículos.

5. ¿Por qué los perros no olieron el explosivo? Habitualmente, son capaces de detectar droga camuflada con el máximo cuidado, e incluso detectan los restos de olores que quedan en el espacio que ha contenido una sustancia determinada. La Kangoo transportó decenas de kilogramos de explosivo, de modo que solo eso ya debía haber sido detectado por los perros.

6. ¿Por qué desapareció la Kangoo durante una hora desde que salió de Alcalá hasta que se registra su entrada en Canillas? Si, como ha dicho algún testigo, se debe a que se registró la entrada una hora más tarde ¿por qué se hizo así? Si eso fue lo que ocurrió ¿cuando empezó a analizarse? ¿a la hora de entrada real o una hora más tarde?

7. Estoy dispuesto a admitir que los testigo que afirmaron que en Alcalá la furgoneta estaba "vacía" en realidad querían decir que no estaba "llena hasta los topes" y que no tenía nada fuera de lo normal, aunque la lista de objetos encontrados parezca la respuesta de una pareja espabilada en el "1, 2, 3..." a la pregunta "Cosas que pueden encontrarse en una furgoneta, por ejemplo...".

Ahora bien ¿alguien puede explicarme, si todos esos objetos estaban en la furgoneta, por qué no se hizo una inspección más profunda antes de moverla? Recordad que unas horas antes habían explotado varias bombas. En ese momento se sospechaba de ETA, y es habitual que ETA coloque coches-trampa en sus atentados. Sin embargo, a todos los presentes les bastó que el perro oliera el interior para descartar la presencia de explosivos. Nadie se molestó en entrar y revisar el contenido antes de mover la Kangoo y enviarla a Madrid. ¿Tan fiables son los perros detectando explosivos que nadie tuvo miedo de perder la vida por una bomba no detectada?

8. Si el Skoda era un vehículo robado y denunciado, y los terroristas no le cambiaron la matrícula ¿por qué ningún policía de los que peinaron la zona lo encontró el 11-M? ¿no comprobaron la matrícula? ¿por qué?

Como veis, preguntas bastante elementales que no están resueltas en el "impecable" sumario elaborado por Del Olmo. Tal vez solo me las planteo porque soy un conspiranoico pero aun así ¿podría alguien sensato dar respuestas sencillas y que no pongan en entredicho la honradez o la profesionalidad de nuestra policía?

Preservativos de ganchillo

Hace muchos, muchos años, en un país llamado España, se conoció el caso de una señora que había quedado embarazada, a pesar de que según ella su marido usaba preservativos. Cuando se indagó más resultó que los preservativos los hacía ella misma, a ganchillo "bien apretadito".

Pues resulta que al parecer los TEDAX usan para almacenar las muestras bolsas de ganchillo. O algo así. El caso es que la bolsa que debería servir para almacenar la muestra con fiabilidad es tan segura como el preservativo de ganchillo. O eso nos dice el responsable del laboratorio de la policía científica.

El caso es que hasta ahora, de todas las explicaciones posibles para la presencia de DNT y nitroglicerina en los explosivos del 11-M, los conspiranoicos inversos nos han dado tres:

1. La Goma 2 ECO salía contaminada de fábrica.
2. La Goma 2 ECO se contaminó con DNT por yacer junto a Goma 2 EC.
3. Al preparar las bombas los terroristas amasaron Goma 2 ECO con Goma 2 EC.

Tres teorías que, además, no son excluyentes entre sí.

Por supuesto, ninguna prueba de ellas. El DNT salía contaminado de fábrica porque lo dice el ABC. Ni una prueba a un cartucho que lo verifique. La Goma 2 ECO se contaminó con DNT porque las dos dinamitas son muy promiscuas y se intercambian fluidos cuando yacen juntas. Ni una prueba de ello. Los terroristas amasaron Goma 2 EC y Goma 2 ECO al tuntún. Ni una referencia a dónde, cuándo ni cómo amasaron los explosivos. Ni un análisis sobre qué cantidad de cartuchos de Goma 2 EC hacen falta para una distribución del DNT como la encontrada.

Curiosamente, nunca han aceptado la posibilidad de que la contaminación se produjera después de los atentados. ¿Porqué? Porque lo dicen ellos. Y ya vale.

Pero ahora resulta que el responsable del laboratorio de la policía científica afirma que las condiciones en las que se almacenan las pruebas son tales que permiten la contaminación. Eso explicaría, por ejemplo, que las muestras custodiadas en la Audiencia Nacional no estuvieran contaminadas con DNT.

¿Admitimos pues que la Goma 2 ECO se pudo contaminar en el laboratorio de los TEDAX? ¿Se equivoca Alfonso Vega cuando plantea esta posibilidad?

Pensad bien la respuesta.

No es trivial.

Analisis, hipotesis y teorias

Las objeciones a mi último post corresponden mayoritariamente a estos tipos:

1- No tiene sentido lo que usted plantea, porque los componentes de un explosivo se transforman en la explosión, y por tanto no son los mismo que encontramos en los trenes.

2- Usted aplica el método científico sólo a una pequeña parte de lo que sabemos de los explosivos. No tiene en cuenta los hechos A, B, C... G.

3- Su argumento es falaz.

No puedo hacer nada con la objeción 3 si el que la plantea no explica por qué es falaz. O qué entiende él por falaz, porque a lo mejor cree que falaz es "brillante, incontrovertible, genial". Lo dejaremos de momento.

La objeción 1 es, por decirlo de alguna manera, pobre. Primero, porque en una explosión quedan restos de explosivo que no han reaccionado, y que pueden ser detectados. Segundo, porque la explosión es una reacción química que transforma algunas sustancias, pero podemos conocer el producto de esa reacción y en función de él conocer algo sobre la sustancia reactiva.

Yo, hasta hace un año, lo desconocía casi todo sobre los explosivos, su composición y su comportamiento. Pero mi inteligencia alcanza para comprender que si en los laboratorios de las policías científicas se realizan análisis de determinación de explosivos, es porque es posible determinarlos. Por tanto, no puedo aceptar la objeción 1.

Queda la objeción 2. La lista de hechos de Usi en el post anterior, o las referencias de Areán a las estrellas y la teoría heliocéntrica. Me temo que voy a volver a hacer algo de didáctica antes de responder.

El mundo es complejo. Es muy complejo. Miren cualquier cosa que tengan alrededor y será compleja. Miren su mano derecha, por ejemplo. A simple vista, podrán ver una superficie que contiene irregularidades, estructuras capilares (vulgo pelos) o queratinosas (uñas), Dentro, hay huesos, músculos, venas, arterias, tendones, nervios.. Si la miramos con un microscopio, podremos ver que en la piel hay glándulas sudoríparas, o podemos ver que los venas y arterias están conectadas por una red de capilares. A mayor aumento, podemos distinguir que cada tejido está compuesto por células distintas: óseas, musculares, neuronas, epiteliales... Con un microscopio electrónico, distinguiríamos orgánulos dentro de estas células. Orgánulos que a su vez están compuesto por moléculas, que están compuestas por átomos, que están compuestos por partículas subatómicas, que tal vez sean cuerdas vibrando en 11 dimensiones.

Al físico que estudia la estructura de las partículas subatómicas, sólo le interesan las propiedades de éstas. No verá una mano, sino que verá cuerdas vibrando, protones, quarks, o muones. Un fisiólogo querrá conocer todo acerca de cómo los músculos mueven con tanta precisión los dedos. Y no le preocupará lo más mínimo la física cuántica.

¿Son reduccionistas? ¿Son poco rigurosos? Nada de eso. Lo que sucede es que, dada la complejidad del mundo que nos rodea, es imprescindible a la hora de abordar un problema algo llamado análisis. Esto es, reducir algo complejo a elementos más simples, de manera que puedan ser estudiados por separado.

Evidentemente, al hacer esto perdemos información. En los sistemas complejos suelen aparecer lo que se llama "propiedades emergentes". Es decir, propiedades que no aparecen cuando los componentes del sistema se encuentran disgregados. Nosotros somos, a cierto nivel, un montón de átomos de oxígeno, hidrógeno, carbono, nitrógeno y algunos otros elementos. Pero si ponemos en un matraz esos elementos, incluso en las proporciones exactas, no obtenemos un ser humano.

¿Es inútil entonces estudiar la biología a nivel molecular? Todo lo contrario. El estudio de la biología molecular es lo que ha permitido los grandes avances de la medicina en el último cuarto de siglo.

Cuanto menos sepamos de un problema y más complejo sea, más necesario es ir por partes, e ir comprendiendo aspectos muy puntuales del mismo, para luego ir combinándolos en una especie de puzzle. Cuando tenemos varias hipótesis verificadas experimentalmente y compatibles entre sí, podemos elaborar una teoría.

Por este motivo es por lo que yo proponía centrar el asunto en algo que puede determinarse en un laboratorio: si lo que explotó en los trenes es Goma 2 ECO. Esa es una prueba que se puede hacer, y que puede ser concluyente.

¿Y qué hacemos con la lista de hechos de Usi? Un problema de esa lista es que no es completa. Otros comentaristas aportaron otros hechos, y Usi aceptó alguno que encajaba en su idea de lo sucedido. Es decir, el primer problema es seleccionar qué elementos forman parte del fenómeno a analizar. Si nos quedamos cortos, perderemos información. Si nos pasamos, no llegaremos a obtener ninguna conclusión.

Pero hay un problema más de fondo. Yo puedo plantear un experimento que sirva para determinar qué explotó en los trenes, pero no puedo plantear un experimento que sirva para saber qué pasó en el 11-M. Lo único que puedo hacer es ir obteniendo pedacitos de verdad, y esperar que sean suficientes como para tener una visión completa.

De aquí venía el planteamiento de mi post anterior: sepamos simplemente si explotó Goma 2 ECO en los trenes. Y el resultado, innegable, es que no explotó Goma 2 ECO. Usi lo reconoce, por ejemplo, cuando dice: "explotó la Goma 2 ECO de Trashorras". Dicho de otra manera: "no explotó la Goma 2 ECO de UEE".

Ahora, una vez aclarado esto, podemos dar un paso más allá y averiguar qué explotó. Pudo haber explotado la "Goma 2 ECO de Trashorras", pero este explosivo tiene la extraña propiedad de ser cambiante en su composición. En un principio, la propia fiscal del caso afirmó, harta ya de sospechas conspiranoicas, "¡En los trenes estalló Goma 2 ECO, y ya vale!".

Durante un tiempo se dijo que la Goma 2 ECO, así en general, estaba contaminada con DNT porque salía así de fábrica. Se nos habló de tolvas mal lavadas, incluso. Lo cual es increíblemente absurdo, como podemos comprobar con unos sencillos cálculos.

Supongamos que en UEE se fabrican 100 kg de dinamita cada vez. Y supongamos que solo se fabrica una partida cada mes. Supongamos que el resto que quedaba en la tolva, después de sacar la última partida de Goma 2 EC, era diez kg. Y supongamos, para facilitar los cálculos, que todo ello era DNT.

Si esto es así, la primera partida de Goma 2 ECO tendría nada menos que un 10% de DNT. Bien. ¿Y la del segundo mes? Si quedan 10 Kg de la primera, la concentración de DNT pasa a ser de un 1%. El tercer mes, ya es de un 0,1%. ¿sabéis cual sería la concentración de DNT al cabo de un año? Una parte entre un billón, es decir, un 0,0000000001%. Es decir, incluso si los de la UEE incumplieran sus procedimientos de calidad (certificados por AENOR) en apenas diez o doce ciclos de producción no quedaría rastro de DNT en la Goma 2 ECO. No es posible la contaminación por DNT en la fábrica unos meses después de parar la producción de Goma 2 EC.

Una vez aceptada la imposibilidad de la contaminación en fábrica, ahora resulta que la "Goma 2 ECO de Trashorras" está compuesta en realidad por Goma 2 ECO y Goma 2 EC mezcladas. Los terroristas, nos dicen, eran descuidados, cogieron lo que encontraron tirado por Mina Conchita y para hacer las bombas amasaron los explosivos mezclando al azar las dos dinamitas. Por eso la contaminación se detecta en unas muestras sí y en otras no.

Aceptémoslo como hipótesis. Ahora bien, me gustaría que los partidarios de esta hipótesis me respondieran a un par de preguntas:

- ¿Por qué no aparecen cartuchos de Goma 2 EC en Leganés?
- ¿Por qué aparecen cartuchos de Goma 2 ECO nuevecitos (llegados a Mina Conchita a principios de 2004) en Leganés?

Por lo que hemos podido aprender de la dinamita, esta se degrada con el tiempo. EN la ficha de fabricación pone que su tiempo de uso óptimo es de un año. Y la degradación es evidente, con exudaciones y pérdida de material. Vamos, que hasta un terrorista lerdo puede distinguir un cartucho nuevecito de uno degradado.

Los cartuchos de Goma 2 EC tenían al menos cuatro años en 2004, así que debían estar hechos una pena. Y sin embargo, los terroristas eligen estos cartuchos degradados para fabricar sus bombas, y dejan en Morata los cartuchos nuevecitos (después los trasladan a Leganés).

No parece una estrategia muy inteligente. Si vas a cometer el mayor atentado de la historia de España, y además es tu primer atentado, y además tienes cartuchos de sobra, lo lógico es asegurarte de que va a salir bien y usar los mejores cartuchos. Parafraseando el chiste, una cosa es ser un fanático terrorista, y otra cosa es ser idiota.

En serio, estoy dispuesto a aceptar la hipótesis de la mezcla EC+ECO. Pero solo si alguien me da una explicación convincente para este comportamiento tan estúpido. Ah, y solo si no aparecen nuevos componentes que no están en ninguna de las dos dinamitas y se explican también como "contaminación" adicional.

Del metodo cientifico y su aplicacion a los explosivos

Estoy abrumado por la cantidad de comentarios de mi último post sobre el 11-M. Y orgulloso, a la vez, por el nivel del debate. Salvo algún exabrupto aislado, en general la tónica ha sido aportar argumentos o datos, y no insultos.

Ya me gustaría tener tiempo para contestar a todos y seguir el debate, pero me es imposible. Entre otras cosas, porque en los comentarios se mezclan muchos asuntos. Así que lo que voy a hacer es responder en forma de posts sobre asuntos concretos. Por intentar ordenar el debate y hacerlo más productivo (si es que tal cosa es posible), os agradecería que si alguien está interesado en comentar algo, se ciña al tema que propongo. Por supuesto, sois libres de hacer lo que queráis, porque sólo borro los comentarios que contienen insultos.

Areán me decía en un comentario:

Por vida mía que no puedo entender tu apego por los Peones Negros, viniendo de una persona con formación científica. ¿Tú lees lo que escribes?

Confesaré que leo poco lo que escribo (eso es parte de las ventajas de escribir en un blog y no en un periódico. Se supone que los bloggers escribimos rápido, y siempre podemos corregir en un post posterior). Pero me interesa eso del apego por los Peones Negros y la formación científica, así que vamos con ello:

Veamos cómo funciona el método científico, de manera sencilla:

1. Una persona hace una observación o se plantea una pregunta. Por ejemplo: puede ver que sale humo blanco de la cacerola cuando cuece unos macarrones, y se pregunta ¿De dónde sale este humo?

2. Se formula una hipótesis. Ejemplo: el humo lo produce el agua al aumentar de temperatura, y no los macarrones.

3. Diseña un experimento con un resultado que debe cumplirse si su hipótesis es cierta. Ejemplo: cuece agua sola, y comprueba si sale humo. Si es así, el humo es un producto del agua, y no de los macarrones.

4. Si el resultado valida la hipótesis, esta queda confirmada (de momento). A partir de esa hipótesis, el método se puede volver a aplicar: ¿Por qué sale humo blanco al calentar agua? ¿Forma parte del agua ese humo o es una sustancia disuelta en el agua que al calentarse se separa? Diseñaríamos experimentos para probar estas hipótesis, y junto a otras hipoótesis contrastadas llegaríamos a formular una teoría. En ciencia, contrariamente al lenguaje popular, una teoría no es algo que se le ocurre a cualquiera, sino una proposición respaldada por numerosas pruebas.

Como veis, es algo muy sencillo y muy potente a la vez. Pero requiere dos condiciones: repetibilidad y falsabilidad.

Repetibilidad quiere decir que los experimentos deben ser realizables por cualquier persona, en cualquier lugar, y si se hacen en las mismas condiciones deben dar los mismos resultados. Por esto la parapsicología, o la ufología, no son ciencia. Porque no es posible diseñar experimentos repetibles con los que analizar la naturaleza de un fantasma o un OVNI.

Falsabilidad quiere decir que es posible diseñar un experimento que demuestre que la hipótesis es falsa. Una hipótesis que explica todo en realidad no sirve para nada. Ejemplo: somos el experimento de una raza superior de extraterrestres, y todo lo que nos pasa es un elemento de su experimento.

Apliquemos, pues, el método científico al asunto de los explosivos:

1. Observación: han estallado unas bombas en unos vagones de tren y han matado y herido a centenares de personas. Pregunta: ¿cuál es el explosivo utilizado?

2. Hipótesis: es Goma 2 ECO. Tengo razones para pensarlo, ya que he encontrado una bolsa de deporte cargada con 10 Kg. de este explosivo. Y he encontrado a unos traficantes de droga que también vendían esta dinamita, y que conocían a algún marroquí que estaba siendo controlado por ser sospechoso de terrorismo islámico.

3. Experimento: dado que conozco los componentes de la Goma 2 ECO, puedo hacer pruebas que determinen qué componentes tienen los explosivos utilizados en los trenes. Si los componentes de los explosivos de los trenes coinciden con los de la Goma 2 ECO, se confirma que en los trenes estalló este explosivo.

4. Resultado del experimento: la composición de los explosivos no coincide con la de la Goma2 ECO. Conclusión: en los trenes no estalló Goma 2 ECO.

Ahora tenemos una observación más que se añade a las existentes, y hay que buscar una nueva hipótesis que explique todas las observaciones. Y estas son las alternativas:

A- Estalló Goma 2 ECO contaminada con otras sustancias.

B- Estalló otro explosivo, y hay que identificar qué explosivo coincide en su composición con todos los componentes especificados.

El problema de la hipótesis B es ¿qué hacemos con la bolsa de deportes y los traficantes asturianos? Mi respuesta, al menos, es: "ese es otro problema". Puede que la bolsa no sea igual que las bombas que explotaron. En cualquier caso, habría que determinar qué explosivo coincide con los componentes encontrados en las explosiones (llamémoslo T), y después elaborar una hipótesis que explique el explosivo T, la bolsa con Goma 2 ECO y los traficantes asturianos.

¿Complicado? Sí, pero posible. Y científicamente correcto.

El problema de la hipótesis A es que incumple una de las dos condiciones de las hipótesis científicas, y es la falsabilidad. "Explosivo X contaminado con otras sustancias" explica cualquier resultado del experimento de determinación de componentes, porque cualquier cosa que encontremos y que no coincida con la composición del Explosivo X se explica por esa "contaminación".

De modo que yo, precisamente por mi formación científica, sólo puedo aceptar la hipótesis B, esperar a tener los resultados de los análisis periciales, comprobar si los componentes encontrados coinciden con algún explosivo, y buscar después una explicación para el hecho de que apareciera una bolsa con Goma 2 ECO que llevó a la detención de unos marroquíes y unos asturianos que traficaban con droga y dinamita.


Los que quieren saber

Hace ya mucho tiempo escribí un post sobre el 11-M, en el que prometía tratar el comportamiento de los implicados en los atentados en tres entregas:

I.- Terroristas con sangre fría

II.- Torrente, Grissom y otros afamados investigadores

III.- Los que quieren saber

Escribí los dos primeros, y hoy por fin dedicaré un poco de atención a los que quieren saber. Que no son los mismos que querían saber. Porque los que tenían tanto afán de conocimiento que se lanzaron a las calles en plena jornada de reflexión, ya saben todo lo que querían. Capitaneados por Zapatero, que en la Comisión de Investigación declaró que sobre el 11-M ya estaba todo claro, ninguno de ellos quiere saber, por ejemplo, quién puso las bombas en los trenes.

Algo tan simple como eso: quién puso qué bomba en qué tren. En el juicio, ha habido tres testigos que han reconocido a Zougham... en tres trenes distintos. ¿Puso Zougham tres bombas? ¿Puso tres bombas cada uno de los terroristas? Eso implicaría cinco terroristas (hubo trece bombas, nos dicen) ¿pero no eran los siete muertos de Leganés los autores materiales junto a Zougham y algún otro? ¿Hubo tres que no pusieron bombas? ¿Zougham era más fuerte y cargaba con más bombas? ¿Por qué nadie ha reconocido a ningún otro terrorista en ningún otro vagón? Ni siquiera en los vagones cuyas bombas no explotaron, donde decenas de personas tuvieron que ver a alguien que dejó una mochila.

No hay respuestas para estas preguntas. No ya para las que plantean del Pino, Múgica o García Abadillo, que pueden ser más abstrusas. Por ejemplo, ¿qué relación tuvo el sirio ex-terrorista de la OLP, experto en explosivos y ex-policía Kalaji con la venta de tarjetas? ¿fue casualidad que estuviera por ahí? O, ¿porqué los terroristas dejaron huellas en todos los objetos movibles que nos dicen que se han encontrado en escenarios como Leganés, la Kangoo o el Skoda y ni una en las bombas?

Los que querían saber ya no quieren saber nada más. Fueron los islamistas como venganza por la guerra de Irak. Vuestra guerra, nuestros muertos. Aznar asesino. Sólo necesitan consignas, no hechos.

Pero hay más gente que no quiere saber. Por ejemplo, muchos periodistas. Gente que debería ser de natural curiosa, y que debería plantearse al menos alguna duda cuando lee, por ejemplo, que la furgoneta Kangoo estuvo perdida una hora desde que salió de Alcalá y hasta que se recepcionó oficialmente en Canillas. Pero no. Esos periodistas no se preguntan qué pasó conla furgoneta. En este caso, como sucedió cuando en El Mundo investigaban el GAL o los latrocinios del PSOE en pleno, lo que hacen es una o más de estas cosas:

- Insultar al que investiga. Ayer eran el "Sindicato del Crimen". Hoy son los "Conspiranoicos". La última es que Múgica colaboró al inicio de su carrera con el "ufólogo" Benítez. Por supuesto, es irrelevante lo que sean los investigadores. Podrían ser hasta caníbales asesinos de niños, y eso no alteraría en nada la verdad sobre los hechos investigados.

- Utilizar argumentos del tipo "cada vez que alguien acusa a un policía muere un hada". Apelar al honor y la profesionalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en un país que tiene a toda una cúpula del Ministerio del Interior condenada en sentencia firme por secuestro, tortura y asesinato y por organizar una banda armada que cometía actos terroristas, es un argumento cuando menos endeble.

- Afirmar que las tesis contrarias son inverosímiles. "Es imposible que decenas de policías estuvieran confabulados para manipular pruebas y colaborar en los atentados", dicen. Lo cual es falso, porque ni tuvieron que estar confabulados decenas de policías, ni es imposible que lo estuvieran. Ante esto, solo puedo decir lo mismo que Conan Doyle: "Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad". Y lo que sí es imposible, por ejemplo, es que la Goma 2 ECO contenga nitroglicerina y DNT.

El hecho, con unos argumentos o con otros, es que muchos periodistas tampoco quieren saber.

Tampoco han querido saber los que deberían haber averiguado todo. Ni el juez que se conformó con lo que le decía la policía, por inverosímil o contradictorio que fuera. Ni la fiscal que ni siquiera se molestó en ordenar que se determinara el explosivo empleado en cada una de las bombas. Ni los policías que han testificado en el juicio, y que una y otra vez responden "no me acuerdo" a preguntas simples sobre la principal investigación que han llevado a cabo en su vida profesional, o que dicen sin inmutarse "eso lo determinaron mis subordinados, yo me limitaba a firmar". Unos policías que se enfrentan al mayor reto profesional de sus vidas no tenían la más mínima curiosidad por nada, no querían saber.

Menos quieren saber los conspiranoicos inversos. Los Areán, Gozalbo, de Diego, Usi... que están empeñados en demostrar que el dedo que señala está sucio, y no en mirar a donde señala el dedo. Una vez asumida una versión de los hechos, cualquier nuevo dato es interpretado por estos "antiinvestigadores" de manera que encaje en esa versión. ¿Que aparece DNT en los trenes? Se confirma que es Goma 2 ECO, contaminada en la fábrica. ¿Que se demuestra que la contaminación en fábrica es imposible? No hay problema, los cartuchos de Goma 2, si se los deja a solas, son muy promiscuos y se pasan DNT entre ellos. ¿Que aparece nitroglicerina (que es soluble en acetona) en el único resto no lavado con acetona? Bueno, eso no prueba nada, es otra contaminación. Y todo así. Para ellos, lo importante es su cruzada contra los que quieren ganar dinero informando sobre el 11-M (y yo que pensaba que eso lo hacen todos los periodistas). O contra la conspiración de unos líderes mediáticos que en comandita con ciertos sectores del PP quieren utilizar el 11-M para sus fines perversos. Menos mal que están ellos para desmontar las conspiraciones de los conspiranoicos.

En fin, que son legión los que, por una cosa o por otra, no quieren saber. Pero sí hay quien quiere saber.

Entre los que quieren saber, por supuesto, están las víctimas. Muchos, lógicamente, han creído lo que les han contado acerca de los islamistas. Hay entre ellos quien tiene a los medios de PRISA por imparciales y objetivos, incluso. Y no se fían de lo que diga el facha Losantos o el amarillista Pedrojota. No seré yo quien les acuse de nada. Pero los que leen El Mundo o Libertad Digital y han accedido a otra información tienen derecho a que se les responda a sus dudas.

Quieren saber también los peones negros. Que no son un grupo de peligrosos ultraderechistas, sino gente de pelaje diverso que ha aprovechado Internet para compartir información, coordinarse y crear algo que hace apenas cinco años hubiera sido imposible. Entre los peones negros hay químicos, ingenieros, abogados, policías, informáticos, estudiantes, jubilados y gente de toda condición que aporta sus conocimientos en un ámbito específico para alcanzar una capacidad de análisis de los datos del 11-M sorprendente. ¿Que hay un cierto número de pirados entre ellos? Seguro ¿Que alguno demuestra manía persecutoria, trastornos obsesivos o algunas otras alteraciones mentales? Basta leer el blog para verlo. ¿Que hay quien tiene intereses que van más allá de la pura investigación de los atentados? No lo dudo. Pero el hecho es que hay decenas o centenares de personas que han dedicado y dedican muchas horas, de buena fe, a aportar su granito de arena para esclarecer lo que ocurrió hace tres años. Y que de ese trabajo han surgido datos que después han resultado relevantes.

Quieren saber, también, los lectores de El Mundo y Libertad Digital y los oyentes de la COPE. En mi caso, no porque tenga ninguna tesis que quiera ver confirmada, sino porque quiero creer en la profesionalidad de la policía y la justicia. Quiero creer que si un día soy víctima de un crimen, se hará todo lo posible por encontrar y procesar al culpable. Quiero creer también que la policía no acusará en falso a un inocente para colgarse una medalla o para ocultar un error. Quiero creer que si un terrorista mata para conseguir objetivos políticos, el Estado le va a perseguir hasta derrotarle, y que nadie va a ser capaz de bloquear ninguna investigación.

Hay quien comenta que, de someter al mismo escrutinio cualquier investigación policial, ninguna resistiría un marcaje como El Mundo, LD o los peones negros hacen al sumario del 11-M. Para mí eso no es un argumento para descalificar la actividad de los peones negros, o de los investigadores "periodistas". Más bien al contrario. Probablemente, a partir de ahora, cuando un asunto sea lo suficientemente importante para un número significativo de personas, aparecerán ciberactivistas que fiscalicen y controlen a los poderes públicos, y se coordinarán de manera cada vez más eficaz con los periodistas que tienen acceso a los medios de comunicación y pueden trasladar el mensaje de manera masiva.

Y cualquier cosa que limite el poder del Estado es buena.

El 11M y las esferas celestiales

Hace algún tiempo Luis F. Areán, el creador de Desiertos Lejanos, me preguntaba "¿cómo puedes tú, que tienes formación en ciencia, creer lo que se publica en El Mundo y Libertad Digital?".

Vamos a explicarlo. Lo primero que habría que decir es que yo no "creo" nada de lo que se publica. Cada vez que he tenido ocasión de conocer de primera mano una información que luego ha sido publicada en prensa, he comprobado la "fiabilidad" de los medios. Como ejemplo, podeis buscar en las noticias sobre la Madripedia en cuántas el Alfredo Romeo del que hablan al principio se convierte en "Rafael Romeo" al final. Un simple despiste del redactor de Europa Press que elaboró la nota en la que se han basado los demás medios. Pero que dice mucho de los "rigurosos procedimientos editoriales" de los medios de comunicación profesionales. Nadie se ha preocupado por esa contradicción en la propia noticia, ni se ha molestado en buscar cuál de los dos nombres es el correcto.

Así que no, no creo nada de lo que publique ningún medio, salvo que pueda contrastarlo con otras fuentes Pero ante un caso como el de la Goma 2 ECO y el DNT, sí que hay algunos hechos objetivos, que a cualquier persona no ya con formación científica, sino con sentido común deben llevarle a conclusiones incompatibles con la Versión Oficial (sí hay una VO, la que tiene sentados en el banquillo a unos asturianos). Veamos:

Antes de Febrero de 2007, sabíamos:


  • Que la Policía Científica no había analizado los restos de las explosiones porque los TEDAX no se los habían enviado. Según su responsable, porque no habían tenido tiempo al estar dedicados a detener a los culpables.

  • Que en los explosivos analizados por la Policía Científica (los correspondientes a la mochila de Vallecas y a la Kangoo) no aparecía DNT, y sí una serie de componentes compatibles con Goma 2 ECO.

  • Que habían sido detenidos unos asturianos dedicados al tráfico de drogas y explosivos, como responsables de sustraer Goma 2 ECO de una mina y vendérsela a los terroristas del 11-M.

La explicación más simple acorde con estos hechos es que en los trenes explotó GOma 2 ECO robada en Mina Conchita. Alguien podría pensar incluso de buena fe que hacer un análisis científico de los restos de la explosión era ser excesivamente puntilloso, ante unos datos tan claros.

Sin embargo, al realizar estos análisis científicos, los peritos encuentran DNT tanto en los restos de los trenes como en el resto de muestras, incluyendo la entregada por los TEDAX como muestra patrón de Goma 2 ECO.

Ahora caben dos posibilidades:

  • Admitir que nuestra primera hipótesis estaba equivocada, y que en los trenes explotó algo que no era Goma 2 ECO, y en cuya composición entra el DNT. O, al menos, que explotó Goma 2 ECO y otra cosa.
  • Partir como axioma del uso de Goma 2 ECO, y explicar por qué aparece DNT en el análisis.

Las dos alternativas son complicadas. La primera implica aceptar la negligencia, o incluso el comportamiento delictivo, de miembros de la policía. La segunda, aceptar que el primer análisis de la Policía Científica estaba equivocado (ya que no detectó el DNT) y desarrollar una explicación de cómo llegó el DNT a mezclarse con la Goma 2 ECO.

Cambiar de hipótesis es difícil, incluso para un científico cuya motivación principal es la búsqueda de la verdad y el conocimiento de la naturaleza. Durante siglos, la visión que los astrónomos tenían del Universo era la Ptolemaica, según la cual la Tierra estaba en el centro y el resto de cuerpos celestes giraban a su alrededor engarzados en esferas. Cuando las observaciones se hicieron más precisas, se comprobó que algunos planetas hacían movimientos "extraños", con retrocesos y vueltas sin motivo aparente. La explicación que tenemos ahora, como es bien conocido, es que es el Sol el que está en el centro, y que la Tierra es uno de varios planetas que orbitan a su alrededor.

Una explicación sencilla, pero difícil de aceptar, porque implicaba abandonar la idea de la Tierra como centro del Universo. Así que, durante un tiempo, se intentó mantener la cosmovisión ptolemaica mediante una compleja explicación de esferas moviéndose dentro de otras esferas, de manera que enajasen con el caprichoso comportamiento de los planetas. Pero al final la explicación más sencilla se impuso y entre Copérnico, Kepler y Newton tuvimos un modelo del Universo que fue útil hasta que a principios del siglo pasado Einstein volvió a desarrollar una hipótesis que explicaba mejor todas las observaciones conocidas hasta la fecha.

Me temo que con la Goma 2 ECO y el DNT sucede algo parecido. Los que defienden la teoría de la contaminación están imaginando esferas celestiales para no tener que cambiar de hipótesis. Así, han defendido que TODA la Goma 2 ECO está contaminada por DNT porque la empresa que la fabrica no es escrupulosa en la limpieza de los dispositivos utilizados, y los restos de la Goma 2 EC (la versión anterior, que sí incluía como componente el DNT) siguen contaminando toda la producción. Pero también tienen que explicar que en el primer análisis de la Policía Científica no apareciera ese DNT, así que sostienen que la concentración es muy leve, por lo que en algunos análisis puede no aparecer.

Con lo que tenemos que la Policía Científica hizo unos análisis a un explosivo sin estallar, del que tenían toda la cantidad que precisaban para sus análisis (hasta 10 kg de la bolsa de Vallecas) y no encontró ni trazas de DNT. Pero meses después unos peritos hacen una prueba a un tornillo impregnado con restos de explosivo que sí estalló, tornillo lavado además con agua y acetona, y estos peritos sí encuentran DNT. Es más, estos peritos encuentran DNT también en el mismo explosivo de la bolsa de Vallecas en el que la Policía Científica no lo halló hace unos años.

Con estos nuevos datos, tenemos que para justificar que lo empleado en el atentado del 11-M fue Goma 2 ECO hay que aceptar:


  • Que la empresa que fabrica la Goma 2 ECO es poco rigurosa en sus procedimientos.

  • Que los peritos de la Policía Científica que elaboraron los primeros análisis cometieron un error grave.

  • Que todos los análisis realizados con Goma 2 ECO están también equivocados, porque no han sido capaces de detectar el DNT.

  • Que la contaminación por DNT en la Goma 2 ECO es de tal proporción que ni siquiera una limpieza doble de los restos ha sido capaz de eliminar este componente.

  • Que la contaminación por DNT en la Goma 2 ECO es diferente según los casos, ya que los mismos peritos que la detectan en los restos custodiados por los TEDAX no son capaces de detectarla en los restos custodiados en la Audiencia Nacional.

La explicación alternativa es que en los trenes explotó algo que no era Goma 2 ECO, y que hay policías que, por la motivación que sea, han querido ocultarlo.

Ciertamente, es difícil de creer. Pero es una hipótesis más sencilla que la anterior y explica todos los hechos. Y después de ver fotografías del Director General de la Guardia Civil gastándose en putas y coca el dinero del Colegio de Huérfanos, y después de ver en la cárcel a un Ministro de Interior y a los altos cargos de ese Ministerio por secuestrar y asesinar inocentes y por robar el dinero destinado a la lucha antiterrorista, las apelaciones categóricas al "buen nombre y la profesionalidad" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de la Democracia son, cuando menos, discutibles.

Goma 2 ECO con DNT

Esbozo de guión para CSI - Las Vegas:

Despacho de Gil Grissom. Diálogo entre el Investigador Jefe Gil Grissom y la CSI Nivel 3 Catherine Willows.

Willows: "¿Qué tenemos?"
Grissom: "Han encontrado a una mujer blanca asesinada. Robins le está haciendo la autopsia. Jim ha detenido a un sospecho que portaba un rifle."
Willows: "Voy a ver a Robins."

Laboratorio Forense. Al Robins está practicando la autopsia a una mujer. Entra Catherine Willows.

Willows: "¿Sabemos algo?"
Al Robins: "Presenta una herida incisa que afectó a la aorta. Murió desangrada."
Willows: "¿Alguna pista sobre el tipo de arma?"
Robins: "Fue provocada por un arma con un solo filo, de unos veinte centímetros de longitud."
Willows: "¿Has encontrado la bala?"
Robins: "¿Bala? No, ya te he dicho que es una herida producida por un arma blanca, no una herida de bala."

Sala de interrogatorios. Jim Brass interroga a un sospechoso. Fuera, Grissom observa la escena. Entra Catherine Willows.

Grissom: "¿Que ha dicho la autopsia?".
Willows: "Le mataron con un arma blanca, no le dispararon."
Grissom: "Vaya. De modo que este asesino colocó una bayoneta a su rifle. Ya le tenemos."
Grissom: (Dirigiéndose a Brass) "Jim, la autopsia ha confirmado que el arma utilizada fue un rifle."

Torrente, Grissom y otros afamados investigadores

Hace ya casi un mes hablábamos por aquí de lo extraño que había sido el comportamiento de los acusados por el atentado del 11-M. Por supuesto, todos esos comportamientos pueden tener una explicación, y por sí mismos no justifican que se acuse a ninguna otra persona de haber cometido el crimen o participado en él. Pero el caso es que a mí me dan que pensar.

Y también me da que pensar la actuación de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, que se han movido entre las chapuzas que avergonzarían incluso a Torrente y la eficacia prodigiosa de un superdotado como el Grissom de CSI. Digan ustedes lo que opinan de esto:


Factores Torrente:

- De los 40 implicados en el 11-M, 34 estaban controlados por cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. CNI, Guardia Civil y Policía. Y, sin embargo, no fueron capaces de detectar ni un solo indicio de preparación del 11-M.

- Una explicación para que los controlados pudieran preparar el mayor atentado de la historia de Europa mientras estaban siendo seguidos por la policía y sus teléfonos estaban intervenidos, es que "no había presupuesto para traducciones". Es decir, se convence a un juez de que permita espiar a un ciudadano, para después no molestarse en traducir esas cintas.

- Los policías encargados de verificar que no había más bombas en los escenarios del atentado, no son capaces de detectar una bolsa que pesa más de 10 kg cargada de dinamita. Otros policías meten la bolsa-bomba en un bolsón con otros objetos personales y la llevan a Ifema, desde donde es reenviada a la comisaría de Vallecas.

- Los perros policía también se contagiaron esa mañana del espíritu Torrente y, con la nariz dentro de la furgoneta de Alcalá, no fueron capaces de detectar un explosivo.

- Los policías que "peinan" las proximidades de la estación de Alcalá se saltan un coche del que consta su denuncia por robo, que permanece allí durante meses y que por fin es identificado como uno de los usados por los terroristas para llegar a Alcalá.

- Los Tedax que recogen muestras del escenario de los crímenes las analizan en su laboratorio, no homologado, y no envían esas muestras a la policía científica, como es preceptivo. Los Tedax, dado su procedimiento de análisis, no son capaces de identificar el explosivo usado (solo pueden decir que es dinamita), pero no se molestan en intentar averiguarlo ni facilitar el que lo investiguen otros compañeros mejor preparados para esta tarea. Según el responsable de los Tedax, esto se hizo así porque la prioridad era "detener a los terroristas".

- Los policías que establecen un cordón de seguridad en torno a un piso ocupado por peligrosos terroristas dejan escapar a uno de ellos a la carrera.

- Los GEOs que asaltan Leganés entran en el piso sitiado con precipitación y saltándose los procedimientos habituales, que incluyen rendir por cansancio al delincuente. De este modo, los islamistas suicidas pueden matar a uno de los GEOs asaltantes. En esta ocasión, y en contra de lo que es procedimiento habitual, no se graba en vídeo la acción policial.

- El responsable de los Tedax mantiene en su poder la mochila que incrimina a los implicados en el atentado. Cuando el juez se la requiere, le envía otra bolsa parecida que habían comprado "para hacer análisis comparativos". Durante meses el juez cree que tiene en su poder la bolsa original, hasta que por fin Manzano le envía la auténtica.

- Hay diversas explicaciones de por qué no explota la bolsa de Vallecas: el teléfono estaba mal programado, falló la activación remota... Meses después se presenta una readiografía en la que queda claro el motivo: los cables no estaban soldados, por lo que se habían separado y era imposible que la mochila explotara. Algo fácil de comprobar a simple vista, pero que pasó inadvertido a los sagaces investigadores que analizaban el artefacto.


Factores Grissom:

- A partir del teléfono móvil de la mochila de Vallecas, los policías son capaces de llegar en horas a dos comercios de Madrid: el de Zougam y el bazar de unos hindúes. Una tarjeta prepago permite rastrear el rastro comercial de la misma y llegar a la conclusión de que los detenidos no se limitaron a vendérsela a los terroristas, sino que ellos mismos estaban involucrados.

Posteriormente se consideró que los hindúes, como era de esperar, en realidad no formaban parte del comando islamista. Sin embargo, otros musulmanes relacionados con la venta de tarjetas del mismo lote como el sirio Kalaji, ex-colaborador de la organización terrorista OLP y experto en explosivos, no han sido considerados sospechosos.

- Una vez identificados los principales sospechosos, se les sorprende cuando están reunidos en un piso de Leganés. Aquí el modelo no es Grissom, sino el Horatio de CSI Miami, más dado a estos alardes de oportunidad y espectacularidad. ¿Cuántas veces se reunieron todos juntos? ¿Cuál era la probabilidad de sorprenderlos justo en ese momento?

- A partir de un trozo de cartucho de dinamita, averiguan rápidamente quienes son los delincuentes que han suministrado el explosivo a los terroristas. Seguramente ayudó que estos delincuentes fueran viejos conocidos y colaboradores de la policía asturiana, pero aún así demuestra una eficacia digna de encomio.

- A partir de una oreja son capaces de identificar a uno de los terroristas. En el mejor estilo CSI, analizan restos de ADN y huellas en multitud de objetos, hasta llegar a identificar a todos los implicados.


Conclusiones

Tenemos cierta tendencia a perdonar las chapuzas. Todos cometemos errores en nuestra vida profesional, y con el tiempo nos acostumbramos a esperar lo mismo de otras personas. Así que los errores de los que hablamos podrían estar justificados, máxime cuando estos hombres trabajaban con la presión del macroatentado.

Lo cierto es que no es así. Conozco a varios profesionales sanitarios, y alguno de ellos estuvo en Atocha la mañana del 11-M. Y conozco también a otros profesionales que actuaron en la tragedia de Biescas. En todos los casos, actuaron con sangre fría, de manera profesional. Después tuvieron insomnio, pesadillas y pasaron una temporada muy afectados, pero en el momento respondieron de manera extraordinaria. Y no es gente entrenada para afrontar catastrofes como el 11-M.

¿Y debemos creer que unos policías se pusieron nerviosos en el atentado? ¿Que cometieron errores por la presión? ¿Debemos creer que los responsables de verificar que no había más bombas pasaron por alto una bolsa de 10 kg? ¿Que el responsable de los Tedax no cumplió el protocolo y no mandó a analizar los restos de explosivo "porque tenía que detener a los culpables"?. Es posible, por supuesto, pero si fuera así todos estos policías deberían ser expedientados y relavados de cualquier responsabilidad, por manifiesta incompetencia.

Los conspiranoicos inversos proclaman la inverosimilitud de que tantos policías y guardias civiles estuvieran implicados en la manipulación de pruebas del 11-M. Ciertamente, es increíble. Pero a mí me parece también increíble, pero incluso más desazonador, estar en manos de una policía incapaz de reaccionar con profesionalidad ante un atentado como el 11-M. Sinceramente, prefiero un policía malvado que uno tonto. Este último, al final, es más peligroso.


Terroristas con sangre fria

No es fácil matar. No, no me refiero al procedimiento, que dada nuestra fragilidad como seres vivos es casi trivial. Quiero decir que España, por ejemplo, tiene una tasa de asesinatos anual de 1 por 100.000 habitantes. Es decir, un año cualquiera sólo 400 personas mueren a manos de otras. Puede parecer mucho, pero pensad en cuánta gente se pelea, odia a alguien, es fanática... De esas decenas de miles de asesinos potenciales, muy pocos dan el paso y matan.

Muchos de ellos matan por impulso, en un momento de enajenación, sin planificar el crimen. Otros son delincuentes, normalmente traficantes de droga, que están acostumbrados a despreciar la vida humana y para los cuales un asesinato es parte de su modo de ganarse la vida. Pero decidir fríamente que vas a cometer un crimen, planificar todos los detalles y llegar a ejecutarlo es algo muy raro. Incluso entre los batasunos son excepción los etarras: de entre las decenas de miles de convencidos, ETA apenas ha sido capaz de reclutar unos cientos, y eso en sus mejores tiempos.

Por tanto, cuando alguien ha sido capaz de cometer una atrocidad como el 11-M ¿podemos analizar su conducta como la de cualquier otra persona? ¿o haber cometido el crimen implica un comportamiento tan retorcido que cualquier cosa anormal que haga puede ser creíble?

El ser humano es peculiar en cuanto que animal social por la extrema complejidad de las relaciones que se producen entre los individuos de un grupo. De hecho, hay paleoantropólogos como Arsuaga que creen que esta mayor complejidad fue lo que nos proporcionó ventaja sobre otros humanos como los neandertales. Pero vivir en sociedades complejas impone condicionantes tales como los tabús o las costumbres.

Todos los seres humanos tienen prohibiciones que no se pueden saltar sin sufrimiento interior. Hay algunas prácticamente universales, como la repugnancia ante los excrementos o el incesto, y otras son muy particulares, como las referentes a la mala suerte. Y todos tenemos costumbres, actos aprendidos que facilitan nuestro desenvolvimiento en un mundo complejo al evitarnos tomar decisiones a cada momento y de las cuales muchas veces no somos conscientes.

Uno puede ser un asesino feroz, pero eso no le libra de condicionantes en su comportamiento. Los asesinos siguen teniendo instinto de conservación, buscan satisfacer sus necesidades biológicas y procuran cumplir con las exigencias de su cultura y mantener sus costumbres.

Dicho esto, veamos cómo han actuado los acusados del 11-M antes, durante y después de los atentados, y tal vez podamos extraer alguna conclusión interesante.

Antes del 11M

Jamal Ahmidan, el principal ejecutor de la masacre, es un tipo curioso. Al parecer se convirtió al islam radical tras una estancia en la cárcel, después de la cual vino a España. ¿Y qué hizo en España?

Casarse con una española que lleva pantalones, se pinta, fuma y hace una vida equiparable a la de cualquier otra mujer de nuestra sociedad. No contento con ello se dedica al tráfico de droga y celebra el día del padre con la familia, a pesar de ser una fiesta puramente cristiana. Alguien pensará que era un gran actor, y que estaba camuflando su radicalismo. Pero lo curioso es que no hay un caso igual entre los jihadistas "durmientes" que han sido identificados. Todos viven como buenos musulmanes, y si están casados es con mujeres sumisas.

Y es que, igual que a un español le repugna comer insectos que para otras culturas son deliciosos, para un islamista radical es una humillación que su mujer no se comporte con "decencia". Uno no elige un disfraz que le degrade cada minuto del día, durante años.

En cuanto a sus compañeros, salvo contadas excepciones, su actividad jihadista se limitaba hasta el 11-M a conocer a alguien que estaba fichado por radical. No cabe duda de que conocer y tratar con islamistas radicales puede ser un indicio, pero esa vara de medir me hubiera convertido a mí en etarra, por conocer y tratar a miembros de Jarrai. Los inmigrantes, de cualquier origen, se apoyan en redes que comparten un mismo lugar de procedencia, y que les proporcionan información, ayuda y soporte en un país extraño. Sólo con que el porcentaje de radicales sea de un 10% entre los musulmanes españoles, como sucede en otros países europeos, prácticamente todos los inmigrantes conocen y han tenido tratos con algún radical.

Como decíamos antes, estos radicales fanáticos, dispuestos a matar infieles, deben sentarse a planificar y preparar un atentado. De la charla incendiaria a la salida de la mezquita a la preparación de un crimen hay una enorme distancia, pero supongamos que los acusados la cruzaron.

Sabemos que alguno de ellos conocía a unos asturianos que podían proporcionar explosivos, pero ninguno era experto en montar bombas. ¿Qué hacen los jihadistas en todo el mundo? preparan un paquete con explosivos y detonadores, se lo ponen alrededor de la cintura, se dirigen a su objetivo y lo hacen estallar cuando están seguros de que van a causar el mayor daño posible. No es muy sofisticado, pero funciona y te garantiza 72 vírgenes en el paraíso como premio por morir luchando por Alá.

Nuestros terroristas fueron más hábiles, y decidieron preparar un atentado sin riesgo para ellos. Eso suponía hacer estallar las bombas a distancia, de modo que tenían que pensar en un mecanismo. Según el escrito de la fiscalía, aprendieron a hacer las bombas con móviles en Afganistán. Obviemos el hecho de que no se conoce que ninguno de los implicados, ni los vivos ni los muertos, haya viajado a Afganistán a recibir entrenamiento antes del atentado, cosa que sí hicieron los autores del atentado de Londres, por ejemplo.

Ciertamente, el uso de móviles como elemento de control (remoto o programado) de las bombas está creciendo rápidamente, como puede verse aquí. Pero en 2004 todavía era raro, y requería conocimientos específicos. Entre los terroristas de Bali había un ingeniero mecánico, y entre los etarras los hay especialistas en montar bombas. ¿Quién fue el experto que montó las bombas? No lo sabemos, ni sabemos cómo viajaron los conocimientos técnicos para hacerlo desde Bali, Afganistán o Arabia Saudí hasta Madrid.

Por otro lado, la práctica en Bali y Londres fue detonar las bombas con teléfonos móviles, pero asegurarse del éxito mediante el uso de suicidas. Curiosamente, en Madrid ningún jihadista creyó conveniente asegurar a la vez el éxito de la misión y su cuota de 72 vírgenes en el paraíso. Pero lo que es más curioso aún es que los islamistas hispanos, tan misteriosamente como recibieron el conocimiento, lo perdieron. En el atentado contra el AVE usaron, según la fiscal, la misma Goma-2 ECO que habían obtenido de los asturianos, pero esta vez no pretendieron detonarla con móviles, sino con una mecha como la que usaba el coyote de los dibujos animados contra el correcaminos. Parece tan coherente como las teorías de von Daniken sobre antiguas civilizaciones con tecnologías recibidas de extraterrestres.

Y es que, puestos a perder, los islamistas perdieron hasta el soldador y el estaño con el que fabricaron las bombas. Cuando se detiene a un comando logístico de ETA, siempre aparece el "taller", con herramientas, materiales y bombas a medio montar. ¿Solo pensaba actuar el 11-M y por eso se deshicieron del material? ¿La idea del AVE vino después y por eso no tenían material sofisticado? Pero, entonces, ¿por qué no volvieron a conseguirlo en lugar de intentar una chapuza? ¿ya no tenían entre ellos al "manitas"? ¿quién era ese manitas, que la investigación judicial no ha identificado?


El atentado

También es rara su actividad el día del atentado. Obviemos el dato de los dos vehículos en los que no caben doce personas y supongamos que hubo un tercero, que la policía no ha encontrado. Según el relato, cogen cada uno una mochila, se dirigen a la estación y cada uno se sube a un vagón. Allí dejan la mochila, se bajan en una de las estaciones siguientes y se van, sin peligro, a su casa.

No aparece ADN ni huellas en ninguno de los coches. Ni en el volante, ni en las puertas, ni en los asientos. No se les cayó ni un cabello. Supongamos que llevaban guantes y gorros, también durante el viaje, porque tenían previsto abandonar los vehículos y no querían dejar huellas. Pero entonces ¿por qué dejan tantos objetos personales?

Póngase el lector en el papel de un terrorista que va a cometer una masacre. Son las seis de la madrugada, y llega al punto en el que le tiene que recoger el coche que le llevará junto a sus compañeros. Lleva el gorro y los guantes, como le han dicho... pero lleva también una mantita por si hace mucho frío. Resulta que no es así, y a mitad de camino tiene calor, y se quita *otros* guantes. O tal vez se quita los guantes que llevaba y a partir de ahí mantiene una pose de cirujano, con las manos levantadas y sin tocar nada. Otro de sus compañeros se quita una bufanda, y un tercero un jersey. En todas esas operaciones no se les cae ni un cabello en el vehículo, pero sí quedan rastros de ADN en la ropa. Lo mismo hacen sus compañeros en el otro vehículo (serán costumbres de los islamistas). Cuando salen de los vehículos, cogen las trece mochilas y dejan allí guantes, mantas, bufandas y demás.

Sí, he dicho cogen las trece mochilas, aunque ustedes son doce. Seguramente hay uno que es más fanático que los demás y quiere matar más, o tal vez alguien se ha rajado a última hora pero no quieren desperdiciar la bomba ya preparada. El caso es que se dirigen a los trenes, tal como está previsto. Los cuatro primeros terroristas se suben al primer tren, como estaba previsto. Pero hacen algo curioso: tres se suben en los vagones traseros, y uno en el primero. ¿Por qué uno de los terroristas esperaba lejos del resto? Posiblemente fuera el azar... pero no, porque el patrón se repite en el segundo tren: otros tres terroristas en los tres vagones traseros, y uno en el primero.

El tren del pozo es diferente. En principio, hay cuatro mochilas, contando la bolsa que fue detectada en Vallecas. Eso cuadraría con los trenes anteriores: cuatro terroristas, cuatro mochilas, y la de Vallecas es la que iría en el vagón 6 (en el que no explotó ninguna bomba). Pero... tenemos trece mochilas, y es que otra bomba explotó en el vagón 4 del tren siguiente (el de Santa Eugenia). Si los terroristas subían al tren con sus mochilas, y se bajaban en otras estaciones ¿quién colocó la última?

Tal vez en alguno de los trenes anteriores un terrorista subió con dos mochilas. Pero es raro: si usted tiene previsto actuar en grupo, y le sobra una mochila, no deja a un compañero para que se suba más tarde. Sube al tren con sus tres compañeros, y simplemente colocan cinco mochilas en su tren en lugar de cuatro.


Después del atentado

Cuando los terroristas acabaron de cometer los atentados, lo que hicieron fue irse a su casa tranquilamente. Al fin y al cabo, se habían preocupado de no dejar huellas en los coches, y ni siquiera dejaron huellas en las mochilas, por si acaso. Así que siguieron tranquilos cuando se supo que se había encontrado la furgoneta. Ya saben, era una forma de reivindicar el atentado: "detonadores+cinta coránica = atentado islamista".

Lo de la bolsa de Vallecas era diferente: Jamal Zougham, el de la tienda de móviles, tenía que saber que las tarjetas de los móviles podían conducir hasta él. Pero, sabiendo desde la tarde anterior que la policía tenía una bolsa-bomba sin explotar, ¿qué hace Zougham? Acostarse tranquilamente y dormir a pierna suelta hasta que al día siguiente le saca la policía de la cama.

A partir de ese momento ya está claro que la policía les sigue los pasos, y que Zougham puede "cantar" y delatarles. ¿Qué hace el comando jihadista? Pues preparar un atentado contra el AVE. No podían esperar a que las cosas se calmaran un poco, claro. Ir a Marruecos a ver a la familia, por ejemplo, y volver en unos meses. No. Ellos tenían que actuar de nuevo y lo antes posible. La Jihad lo exigía.

Pero los mismos expertos terroristas que fueron capaces de planificar y ejecutar con éxito un atentado coordinado con 13 bombas detonadas a distancia, cuando tienen que actuar de nuevo, se convierten en unos chapuzas. Como hemos dicho antes, olvidan la tecnología que les permitía activar bombas con móviles. Ahora necesitan un cable de 136 metros, como el coyote de la Warner, pero además se les olvida poner un iniciador. Y colocan la bomba a pleno día, cuando es más fácil que sean descubiertos, y no amparados en la noche.

Cuando se descubre la bomba del AVE, ellos siguen en sus domicilios habituales. Ni siquiera entonces piensan en desaparecer una temporada. Es más, por no pensar, ni siquiera piensan en la supervivencia del grupo, y se reúnen ocho de ellos en el mismo piso de Leganés. Curioso, porque no hay documentadas reuniones tan numerosas anteriores a los atentados. Pero se ve que el matar une, porque hasta Jamal Ahmidan, que tenía en su casa a su mujer y a su hijo, decide pasar la tarde con el resto de compañeros en Leganés. Tal vez tenían que decidir qué hacían con el explosivo sobrante. ¿Otro atentado en el AVE?

Lo que tampoco sabemos, por cierto, es a quién de ellos se le ocurrió llevar el explosivo a Leganés. Habíamos quedado en que las bombas las montaron en Morata. Allí prepararon las que podían llevar el 11-M, pero quedaban más explosivos. Ellos ya se habían desecho de soldadores, estaño y todas las herramientas que utilizaron para montar las bombas, pero el problema que tenían era ¿dónde tirar los explosivos? Eran hombres ahorrativos, y decidieron que lo mejor era darles uso en otro atentado. O en dos atentados, porque no utilizaron todo para el AVE.

Habían utilizado una casa en una finca apartada para almacenar el explosivo y montar las bombas, pero unos días después del atentado a uno de ellos se le ocurrió llevar la Goma-2 al piso de Leganés que acababan de alquilar. ¿Por qué? No lo sabemos. En Leganés no había herramientas para fabricar bombas, así que allí se limitaron a almacenarlo. Pero si ya estaba a buen recaudo en Morata, ¿por qué se arriesgaron a trasladarlo a Leganés?

También es desconcertante su actitud cuando se ven sorprendidos. A primera vista, parece que hicieron lo que hacen los radicales islámicos: suicidarse. Por lo que sabemos, después de disparar un rato y de esperar a que se desalojara el edificio, llamaron a sus familias para despedirse, se colocaron unos cinturones con explosivos y esperaron a que entraran los GEOs para matarse llevándose de paso a uno de los policías. Una inmolación en la que matan gente: típico de los islamistas.

Pues no. El suicidio está tan prohibido para los musulmanes como para los católicos. Los radicales que se suicidan sólo lo hacen porque mueren cumpliendo con su obligación de Jihad, de guerra santa. Para ellos, las cosas están claras: si te pones un cinturón y revientas en un autobús lleno de judíos, tienes de premio 72 vírgenes en el paraíso; si estás deprimido y te pegas un tiro, no has tenido confianza en Alá y te quedas sin vírgenes y sin paraíso.

Ahora, imaginad la situación: estáis con seis compañeros islamistas en el piso de Leganés y de repente el colega que bajó a tirar la basura os avisa de que está la policía rodeando el edificio y que él se va a seguir con la Jihad a Afganistán o Irak, lo que pille más lejos. Por supuesto, no se os ocurre entregaros como Zougham. Y no será porque a alguien que ha pasado por una cárcel marroquí puedan asustarle las españolas.

El caso es que decidís que, ya que os han pillado, vais a luchar. Así que disparáis un rato por la ventana, sin dar a nadie. Al cabo de un rato, alguien propone: "oye, ya que tenemos por aquí estos explosivos que nos trajimos de Morata, ¿por qué no nos los ponemos de cinturón y los explotamos?".

¿Ninguno de los seis pensó en recordar el versículo 29 de la sura 4 del Corán? Sí, ese que dice "no os matéis a vosotros mismos". Y el siguiente, ese de "al que cometa estas transgresiones, le condenaremos al infierno". ¿Nadie ni siquiera planteó que, aunque los otros se iban a matar, él prefería salir del piso, entregarse y pasar una temporadita en prisión? ¿Todos tomaron la decisión y la ejecutaron al vuelo, sin pensar nada más?

Si realmente hicieron eso porque creían que su muerte era un martirio y no un suicidio, debían haber buscado el máximo de víctimas infieles. Ya sabemos que habían perdido sus poderes de superterroristas, pero la chapuza de inmolación supera a la del AVE: siete islamistas muertos para conseguir una sola víctima infiel debe ser el peor resultado de la historia del terrorismo islámico.

Claro que para la causa islamista, dado el declive que mostraba el grupo, casi fue mejor. Comenzaron siendo capaces de planificar y ejecutar un atentado casi perfecto, con tecnología que a un grupo con experiencia como ETA le costó años dominar, en el que había que coordinar a doce personas, con un extraordinaria precisión en el manejo del tiempo y contra objetivos móviles, y lo hicieron sin una sola baja. Después pasaron a la chapuza del AVE, donde casi les pillan poniendo una bomba ridícula que no podía explotar. Por último deciden morir matando y sólo consiguen matar a un infiel entre todos. Lo siguiente, sólo lo hubiera podido imaginar Gila.


Conclusiones

Son curiosos estos terroristas. Organizaron el mayor atentado de la historia de España, uno de los mayores de Europa, y todo lo hicieron manteniendo su vida normal, sin que nadie de su entorno sospechara nada raro. Por no sospechar, ni siquiera sus numerosos controladores de la Policía y la Guardia Civil fueron capaces de imaginar lo que estaban planeando. Grandes actores, sin duda. Y, para ser aficionados que cometían su primer atentado, demostraron mucha más sangre fría que la mayoría de los etarras.

¿Quiere esto decir que los acusados no son los autores del atentado? ¿Que ha sido ETA, o los servicios secretos franceses, o los marroquíes, o es un complot de la CIA encargado por Bush para justificar la guerra de Irak, o es una maniobra del club Bilderberg?

Pues me temo que no puedo decir nada de esto con la información que tenemos. Sólo que, al menos, me gustaría que alguien explicara todas las excentricidades en el comportamiento de estos terroristas tan peculiares. Porque, uno a uno, seguro que todos los comportamientos extraños tienen explicación, pero todos juntos conforman una narración de los hechos cuando menos pintoresca. No es imposible que las cosas sucedieran como nos han contado, pero a mí, al menos, me falta mucha información para aceptarla como verosímil.

11-M, filósofos y conspiranoicos

A raíz de un post que escribí en junio con cinco preguntas sobre el 11-M, intercambié un par de correos con Luis F. Areán, el creador de desiertos lejanos. Lógicamente, no voy a publicarlos, salvo una cosa: le anuncié que dedicaría algo de atención a los comportamientos de los implicados en el atentado que a mí me resultan extraños.

Lo tenía aparcado porque mi actividad bloguera se está viendo limitada por mil y un factores externos, pero después de que tanto los Padres de la Patria Progresistas como el prestigioso Colegio de Periodistas de Cataluña hayan decidido que del 11-M no se habla, me han entrado unas ganas incontenibles de escribir sobre el asunto.

Así que, sin ningún compromiso por mi parte en cuanto a fechas de entrega, me propongo escribir tres posts con mis dudas con respecto a cómo se supone que han actuado los implicados. A saber:

  • I.- Terroristas con sangre fría

  • II.- Torrente, Grissom y otros afamados investigadores

  • III.- Los que quieren saber


  • Antes de empezar, quiero hacer una reflexión con respecto a los ataques que están sufriendo los que se cuestionan la versión oficial: Conspiranoicos es lo más suave que se les está diciendo. Desde acusarles de informar buscando un beneficio económico (ojo, esto lo ha dicho el Colegio de Periodistas Catalanes, cuyos integrantes es seguro que nunca han cobrado por informar) a investigar su vida privada en busca de algún elemento inconfesable (lo contaba esta mañana Federico Jiménez Losantos).

    En mi opinión, el calificativo que merecen gente como Luis del Pino, Fernando Múgica o la mayoría de los peones negros es el de filósofos. En el sentido primero de la palabra, esto es: amantes del conocimiento. De hecho, sus métodos son muchas veces idénticos a los de aquellos griegos que hace 2.500 años buscaban entender el mundo partiendo de unos pocos hechos observados y armados sólo con su razón.

    Dos mil quinientos años más tarde, y con todo el conocimiento y las herramientas y métodos científicos acumulados desde entonces, algunos planteamientos de los filósofos griegos nos hacen sonreír. Pero no debemos olvidar que aquellos hombres fueron capaces de deducir la naturaleza atómica de todos los seres, de adivinar una Tierra esférica e incluso calcular su diámetro con sorprendente exactitud o de proponer unas leyes físicas que todavía hoy son útiles.

    Cuando sepamos lo que ocurrió el 11-M (y lo sabremos alguna vez) revisaremos las ideas de los nuevos filósofos y sonreiremos ante lo equivocado de muchas de ellas, pero sin duda también nos admiraremos de lo que han sido capaces de construir con apenas unas migajas de información.

    Guerra en la Paz

    Ese tan ignorante,
    Por un cualquier camino
    Figurilla cualquiera a cualquier hora,
    , yo, todos los otros
    Sí saben, sí sabemos.
    Absoluto el horror.
    Cadáveres, cadáveres, cadáveres.

    Jorge Guillén

    No votaré a Gallardón

    En las últimas elecciones municipales, la campaña electoral sí me sirvió para cambiar el sentido de mi voto. Ya tenía decidido votar a Trini, cuando las gentes de la cultura, con Sabina de cabecilla, acusaron a Mendiluce de perjudicar al PSOE y favorecer a Aznar y me dije: "este es mi hombre". Así que le voté. Porque tenía claro que el que no perjudicaba al PSOE ni favorecía a Aznar era Gallardón.

    Hasta la fecha, no me he arrepentido. Gallardón es tan socialista como Trini. Tal vez sea más eficaz, pero eso lo hace todavía peor. Puestos a tener un gobernante socialista, yo prefiero alguien como la Trujillo, cuyas escasas dotes limitan el daño que puede hacer desde su ministerio.

    ¿Que lo que dijo Gallardón del 11-M es infame? Pues sí. Gallardón se ha definido con este asunto: para él es más importante qué estrategia va a dar al PP más votos que buscar la verdad sobre el mayor atentado de la histoira en la ciudad de la que él es alcalde.

    Pero esto no va a cambiar el sentido de mi voto. Yo ya tenía decidido no votarle. Ahora sólo me queda saber si votaré a los de la legalización de la marihuana, a los nacionalistas castellanos partidarios de la integración de Madrid en Castilla o a los panteras grises. O a Trini. Si tenemos que aguantar a un alcalde socialista, prefiero que sea mujer y atractiva. Y, con suerte, será menos eficaz que Galladón y podremos vivir un poco más tranquilos.

    Cinco preguntas

    Dijo Zapatero en la comisión de investigación parlamentaria del 11-M que todo estaba claro. Los defensores de la versión oficial acusan a los Múgica y a los del Pino de conspiranoicos. Bien. Si todo está tan claro, ¿alguien tiene respuesta para estas cinco preguntas?

    1. ¿Quién puso la bomba en cada vagón?
    Sabemos qué terroristas iban en cada uno de los vuelos del 11-S, y eso que quedó muy poco de ellos después de los atentados. Pero seguimos sin saber algo tan básico y elemental como quién puso las bombas en los trenes y cuándo. Ni siquieran sabemos cuántos actuaron colocando físicamente las bombas.

    2. ¿Qué tipo de bombas había en los vagones?
    Unas mochilas con Goma-2, dirán muchos. Pero resulta que la bolsa de Vallecas, que no explotó, no era una mochila sino una bolsa de deporte. La encontrada (y hecha explotar) en El Pozo sí era una mochila. Del resto, no sabemos nada. La bolsa de Vallecas contenía metralla, pero la de El Pozo no. ¿Y el resto? La bolsa de Vallecas y la de El Pozo contenían cantidades diferentes de explosivo ¿por qué? ¿Y el resto?

    3. ¿Cómo prepararon los atentados?
    Del 11-S sabemos quiénes actuaron, qué hicieron los meses anteriores, cómo se financiaron, cómo estudiaron los horarios y aprendieron a pilotar aviones. Del 11-M, a pesar de que muchos terroristas estaban controlados por la policía, no sabemos nada. Ni sus fuentes de financiación, ni cómo eligieron los trenes (no ha aparecido ni un horario de trenes en su poder), ni cómo aprendieron a fabricar bombas, ni cómo coordinaron los atentados. Nos dicen que montaron las bombas en la casa de Morata, pero ¿qué hacían entonces unos detonadores en la Kangoo y los envoltorios de la dinamita en el piso de Leganés? ¿por qué en la casa de Morata no han aparecido las herramientas necesarias para montar las bombas, ni esquemas o planos, ni material sobrante? cada vez que detienen a un comando "logístico" de ETA incautan multitud de soldadores, circuitos electrónicos, detonadores... ¿por qué aquí no? ¿eran mejores montando bombas que los etarras y no necesitaban material de reserva por si acaso? ¿tiraron las herramientas porque no pensaban volver a hacer más atentados?

    Es más, ni siquiera sabemos cómo llegaron a las estaciones y cómo se fueron de ellas. Se supone que llegaron en la Kangoo y en el Skoda, pero ¿cabían todos en estos dos vehículos? ¿llegó alguno en otro medio de transporte? ¿dónde se bajaron de los trenes y cómo se fueron a casa?

    4. ¿Quién era el jefe?
    Sabemos quién organizó los atentados del 11-S. Cuándo entraron sus componentes a formar parte de Al-Qaeda, cómo fueron captados, cómo vivieron durante años como "dormidos" hasta que alguien decidió que era la hora de actuar. Sabemos cómo se organizó incluso cada subgrupo de los que atacó cada uno de los aviones y cómo se comunicaban con Atta.

    Sin embargo, a estas alturas, todavía no sabemos quién organizó el atentado de Madrid. Han aparecido varios candidatos a "cerebro", pero de ninguno de ellos se ha podido demostrar que tuviera al menos una reunión con cada uno de los implicados. Ni siquiera sabemos quién decidió la fecha del atentado.

    Es más, no conocemos la estructura ni la organización del grupo. La mayor parte de las relaciones entre ellos son del tipo "llamó por teléfono a" o "tenía el teléfono de". No sabemos cuándo se conocieron, cuándo les captaron para constituir la célula terrorista, cuándo y dónde se reunían...

    5. ¿Cómo se activaron las bombas?
    En un principio, se dijo que las bombas se habían activado por llamadas a teléfonos móviles. Después, se ha dicho que los móviles se utilizaron en su función de alarma, programados a una hora determinada. Pero nadie ha explicado cómo se les ocurrió a unos terroristas novatos esta posibilidad, ni quién era el experto en electrónica que les dijo que un teléfono con alarma en modo vibrador es capaz de activar un detonador. ¿Por qué no utilizaron uno de los diagramas más simples, con relojes despertador, de los que pululan por Internet? ¿Probaron antes que el sistema funcionaba? ¿cuándo? ¿dónde?

    Otra vez Manjón

    Lista de los criticados por Manjón:

    Aznar
    El trío de las Azores
    El PP
    El Grupo Parlamentario de Izquierda Unida
    Los políticos en general, los medios de comunicación y los jueces
    Los que van en Audi a la Universidad
    Los católicos que demuestran su dolor en el aniversario del 11-M
    Las víctimas del terrorismo que se manifiestan contra el gobierno
    El fiscal Fungairiño
    Los hermanos de los asesinados por el terrorismo

    Los últimos (de momento):
    Los sanitarios y voluntarios que atendieron a las víctimas del 11-M


    Lista de los no criticados por Manjón:

    El PSOE
    Los terroristas que mataron a su hijo

    ¿Centro de belleza?

    Que le devuelvan el dinero.

    A favor de la negociación

    En vista de que a las víctimas de ETA no les apetece nada que el gobierno negocie con la banda para que deje de matar, y de que a Pilar Manjón lo del diálogo le parece de perlas, hago una humilde propuesta.

    Negocie el gobierno con los terroristas islámicos, para que dejen de matar. A cambio, beneficios penitenciarios para Dahdah, Zougam y los suyos, para que salgan lo antes posible. Dahdah, que no tiene delitos de sangre, debería salir de la cárcel ya, para evitar un sufrimiento innecesario a sus familiares, que también son víctimas. Zougam y los otros, que esperen unos añitos, los justos para que les den un título por la Universidad del País Vasco, que ya tiene los procedimientos implantados.

    Ya de paso, podríamos ver algunas medidas de reinserción, proporcionándoles trabajos para evitar que tengan que volver a trapichear con drogas o con móviles.

    Por supeusto, legalización de Al-Qaeda en España, para que se pueda presentar a las elecciones andaluzas, porque representa la voz de miles de ciudadanos musulmanes.

    ¿Quién puede no estar de acuerdo con mostrar un poco de generosidad a cambio de que no haya más muertes? ¿Acaso todas las medidas policiales, detenciones incluidas, que se han producido en España desde hace años han servido para algo?¿han acabado con el terrorismo islámico?

    Después, cuando se compruebe lo buena que es la negociación con los terroristas islámicos, será más fácil convencer a los tozudos de la AVT.

    ¿Mafia policial?

    Es muy importante aclarar si lo que hoy denuncia El Mundo sobre el envío a Lavandera de las fotos de la autopsia de su mujer es cierto. Es imprescindible saber si Lavandera todavía tiene esas fotos, o hay algún testigo de las mismas (aparte de sus familiares directos).

    No aparece en la noticia (al menos en la parte pública) si Lavandera lo ha denunciado, pero si no fuera así la fiscalía tendría que actuar. Una cosa son guardias civiles torpes o desmemoriados, confidentes policiales narcotraficantes que suministran explosivos a terroristas, socialistas propalestinos caritativos con los terroristas islámicos, terroristas islámicos afiliados al PSOE y demás fauna que ha aparecido en torno al 11-M, y otra cosa es que la policía actúe abiertamente con métodos mafiosos.

    Si es falso, o no se puede probar, El Mundo no debería haberlo publicado, porque la falta de credibilidad en una de las informaciones publicadas va a manchar al resto.

    11-M

    Hoy es un día para recordar. Recordar a los que murieron, a los que resultaron heridos y todavía sufren por esas heridas. Hace mucho leí una poesía de algún autor del 27 cuyo nombre no recuerdo, pero que decía algo así como que los muertos no lo están del todo mientras alguien los recuerde.

    Pero quiero sobre todo dejar espacio a la esperanza, y recordar a los miles de ciudadanos de los que podemos sentirnos orgullosos. Los profesionales de las urgencias que atendieron a las víctimas, los médicos y enfermeras que salían de guardia y volvieron a entrar en el hospital, los bomberos y policías que se presentaban en su puesto de trabajo cuando tenían el día libre. Los donantes de sangre que desbordaron la capacidad de todas las unidades de extracción. Los miles de ciudadanos que lo único que podíamos hacer era no utilizar el coche para no estorbar a los que movían a las víctimas, y que hicimos que el tráfico aquel día fuera inferior al de un domingo por la mañana.

    A un amigo, médico, le llamaron porque había hecho un curso de atención en catástrofes, y estuvo en Atocha. No me ha contado detalles, pero sí experiencias terribles: ver cómo alguien se muere y no poder ni siquiera darle una mano en sus últimos segundos de vida, porque la vida de otra persona depende de que actúes en esos segundos; tener que decirle a alguien que la persona que está buscando ha muerto; admirarse ante la entereza de los familiares que en medio de su dolor se preocupan de dar las gracias a los que estaban ayudando...

    Mi amigo no pudo dormir en todo el fin de semana, y después estuvo un tiempo haciéndolo con tranquilizantes. Incluso bomberos que están acostumbrados a ver accidentes de tráfico terribles se derrumbaban en algún momento porque no podían más. Recuerdo que me dijo: antes no creía en el infierno. Ahora sé que existe, porque lo he visto.

    A todos los que ese día demostraron que el humano es capaz de dar mucho más de lo que cada uno cree que puede, gracias.

    Perdidos en el espacio-tiempo

    Pilar Manjón tiene problemas con el espacio-tiempo. También los tenía Arthur Dent en La vida, el Universo y todo lo demás:

    El tiempo es el peor sitio, por así decir, para perderse, como Arthur Dent podría atestiguar, habiendo estado perdido tanto en el tiempo como en el espacio bastante. Al menos estar perdido en el espacio te tiene ocupado.

    Una sugerencia para Pilar Manjón: ¿cuando termine el grupo de terapia de Viajeros en el Espaciotiempo Anónimos podría pasar una temporadita en el de Mentirosos compulsivos anónimos?

    Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.