Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

ZP, Humpty Dumpty

Ya comenté en otra ocasión la cita de Alicia en la que Humpty Dumpty habla sobre el significado de las palabras.

Ahora dice nuestro presidente:

Tenemos un Rey bastante republicano. Para mí un republicano es quien es defensor de las instituciones, de los valores democráticos, quien es defensor de la vida pública, quien respeta los principios de una ciudadanía libre, y en ese sentido estamos muy tranquilos y muy a gusto.


Casi todo el mundo se ha fijado en la tontería del "Rey republicano", pero pocos se han fijado en el esfuerzo humptydumptiano de Z por redefinir el término "republicano".

Si un republicano es el que defiende las instituciones, los valores democráticos, la vida pública (?), la ciudadanía libre, para él un monárquico debe ser un individuo que ataca las instituciones, antidemócrata, defensor de la vida privada y partidario de la esclavitud.

Esto, que parece una majadería, no lo es tanto si se piensa bien. Hace 40 años "republicano" era sinónimo de "rojo judeomasón enemigo de la patria". Así que nadie podía llamarse a sí mismo "republicano" sin acusarse a la vez de odio a España. Ahora Z pretende hacer exactamente lo contrario: si "republicano" significa "buen ciudadano, amante de la libertad", todos querremos ser republicanos. Mediante el lenguaje, conseguirá a la vez rehabilitar a los canallas que el siglo pasado metieron a nuestro abuelos en una guerra civil y hacer que cale la idea de la república entre unos ciudadanos que hasta ahora estaban satisfechos de su monarquía parlamentaria.

Afortunadamente, el PSOE no tiene un control de la sociedad ni siquiera parecido al del Partido en 1984. Ahora muchos se declararán "republicanos", como se declararon "pacifistas" hace un par de años. Es decir, mientras esperen algún beneficio de ello, aunque sólo sea el reconocimiento entre sus semejantes.

Yo, dentro de mis modestas posibilidades, procuraré luchar para evitar que los torpes intentos de newspeak de Z tengan éxito. Y eso que idealmente preferiría una república a esta monarquía de Borbones que ya vuelven a borbonear.

Comentarios


Creo que la credibilidad de Zapatero no llega a tanto, pero en fin, él lo intenta. Incluso en la izquierda sus continuas transformaciones del lenguaje no calan y ya se le llaman "gestos" sin sentido (editorial en del diario diagonal).

Muy bueno lo de 1984, jeje, ponte un 10


Si cualquiera puede ser reina.Cualquiera puede ser rey.Votemoslo.


¿República o monarquía? ¿Nacionalismo o dictadura?

Durante la transicion el PC y la derecha española jugaron sus cartas modélicamente. El cambio fue posible por las renuncias y la generosidad mutua. Se apostó por la reforma frente a la ruptura por la que clamaba un inexistente PSOE avalando la república.

Para los comunistas quedaba claro que la cuestión no se planteaba entre república o monarquía sino entre dictadura y democracia. La bandera monárquica tampoco fue problema para aquel PC (y por cierto, sus colores coinciden con los de la efimera primera república).

Convergentes, peneuvistas y adláteres marearon la perdiz con su planteamiento de nacionalismo o dictadura, cuando la cuestión era democracia o dictadura, y así les ha ido. Perdieron la transición y a este paso la perderemos todos.

El PSOE de los 70 aceptó a regañadientes la reforma liderada desde la izquierda por un PC, al que la democracia le sentó fatal y al que Carrillo antes de acabar en el PSOE disolvió como un azucarillo.

Hoy la actual izquierda demagógica, desnortada, insolidaria, retrógrada, liderada por aquel PSOE derrotado en la transición inicial se une al nacionalismo para resucitar el viejo problema.

¿República o monarquía? ¿Nacionalismo o dictadura? El oportunismo les impide ver que hoy, como ayer, la cuestión sigue siendo dictadura o democracia.

¡No les incomodan sus dictaduras y así nos va!

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.