Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Víctimas del Terrorismo

Muchas víctimas del terrorismo etarra se manifestaron el sábado en Madrid.

Estaban las víctimas como Irene Villa, a la que ETA le arrebató las piernas, y otros a los que arrancó un brazo, o sólo un dedo.

Además estaban las víctimas como Mikel Buesa, a las que la bestia les ha quitado a un ser querido: un hijo, un padre, un hermano, un amigo.

Estaban las víctimas como Gregorio Ordóñez, a las que los pistoleros les han robado la vida, estaban en la memoria y en el corazón de muchos de los que allí andábamos.

Y también estaban las víctimas como Gotzone Mora, a las que ETA les roba la libertad. Y estos también son víctimas cada día, cada minuto de su vida.

Pero no estaban las otras víctimas.

No estaba Peces Barba, experto sexador de asociaciones, disquisidor entre buenos y malos, perfecto conocedor de su papel como miembro del Gobierno. No estaba Pilar Manjón, émula de Linneo en la clasificación de víctimas y dolores.

No estaban los que son capaces de ver en Felipe Alcaraz a una mariopneta "mediática" del PP, en lugar de ver al hombre bueno y sencillo que no sabe hablar en público, y que hubiera pasado el sábado haciendo una barbacoa con su hermano y sus sobrinas asesinadas, si no hubiera sido por los salvajes de ETA.

No estaban los columnistas del País ni los comentaristas de la SER, siempre prestos a la denuncia del peligro fascista y de la manipulación derechista, pero siempre dispuestos también a no condenar más que de manera genérica y sólo cuando se hace imprescindible cualquier barbaridad que hagan los batasunos.

No estaban los socialistas, siempre comprometidos y solidarios con los que están lejos, siempre dispuestos a analizar y comprender las razones de los terroristas, siempre dispuestos al diálogo con el comunista equivocado.

No estaban los nacionalistas, ni en su variante esquerrorrepublicana, los que distinguen entre causas y métodos, los que hablan del conflicto, los que negocian, y se congratulan de ello, la impunidad para su territorio mientras contemplan impasibles el crimen en la tierra del vecino.

Y todos estos también son víctimas de ETA, porque a ellos ETA les ha quitado algo que no ha conseguido quitar a ninguna de las otras víctimas: les ha robado la dignidad.

Y lo peor es que ni siquiera lo saben.

Comentarios


¡Bravo!

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.