Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Terror Gore y clima

Es innegable: el terror por el cambio climático ya está aquí. Y es más terrible aún de lo anunciado. O actuamos pronto y de manera contundente, o ya no tendrá remedio.

Es decir, lo que es innegable es que la campaña para denunciar el apocalipsis está lanzada a todo gas. En El Mundo, por ejemplo, tienen prácticamente una sección diaria dedicada a alarmarnos. Desde los intentos de censura en Weather.com hasta los actos de voluntarismo ingenuo de hoy, pasando por la ponderación y mesura habitual en nuestro Presidente, no hay día sin al menos una noticia dedicada a esta terrible amenaza.

Aunque por un lado creo que entrar en estos temas es como intentar razonar con un astrólogo, es cierto que puede haber personas sin formación científica que crean lo que leen en los periódicos y ven en la televisión. Así que, vamos a intentar poner un poco de perspectiva en todo esto.

Lo primero de todo es valorar el pretendido "consenso científico". Para muchos, es el argumento definitivo: si todos los científicos están de acuerdo, tiene que ser verdad.

Pues no es así. La ciencia, al menos desde Galileo, no funciona por consenso, sino mediante el método científico. Es decir: observar, analizar, proponer explicaciones falsables (esto es, tales que se pueden realizar pruebas que confirmen la explicación o que demuestren que es incorrecta), probar las explicaciones y confirmarlas, rechazarlas o completarlas según el resultado de la prueba.

El consenso científico, por definición, está siempre cuestionado. Se basa, en el mejor de los casos, en datos de los que se dispone en un momento dado, junto a las herramientas de las que se dispone para analizarlos. La teoría de la relatividad, por ejemplo, no pudo ser probada experimentalmente hasta muchos años después de ser propuesta por Einstein.

Hay innumerables ejemplos de consenso científico que con el tiempo se han demostrado equivocados. Por ejemplo, la teoría de la deriva continental de Wegener fue ridiculizada prácticamente por todos los científicos de la época, hasta que treinta años después, ya fallecido Wegener, se confirmó que era esencialmente correcta (es lo que se conoce ahora como Tectónica de Placas).

Es decir, el consenso de los expertos vale para los críticos de arte o los juristas, pero no puede satisfacer a ninguna persona con una mínima formación científica. El problema, desgraciadamente, es que en nuestra sociedad está prohibido ignorar quién fue Velázquez, pero se puede considerar culta a una persona que no sabe nada acerca de Francis Crick. Para evitar el esfuerzo de pensar por sí mismos, y ante la falta de conocimientos de base con respecto a los cuales situar una idea o hipótesis científica, muchos prefieren fiarse de los "expertos".

Únase a esto la desconfianza en las empresas y la hiperlegitimidad de las ONGs. Un estudio pagado por EXXON es automáticamente descartado por la inmensa mayoría de los ciudadanos, mientras que otro pagado por Greenpeace conseguirá titulares a toda página en los medios. Esto, sin necesidad de que nadie lea uno y otro informe, analice su contenido, sus métodos de trabajo y sus conclusiones.

Por último, muchas veces los supuestos expertos que apoyan el cambio climático no son tales. Como ejemplo, no sólo Al Gore, sino su profeta en España, a quien El Mundo dedicó una entrevista a página completa el 25de Enero. Juan Negrillo es "el único español que por ahora ha conseguido el aval para repetir las palabras de Gore con la misma presentación que se puede ver en Una verdad incómoda". "EXPERTO EN CALENTAMIENTO GLOBAL", proclama el antetítulo de la entrevista. Un científico comprometido e insobornable, de esos que sólo abandonan el laboratorio para alertarnos ante un peligro que ya está aquí, pensarán los lectores.

Pues no. Vean el perfil que publica el periódico al final de la entrevista:

Origen. Málaga, 1972. Ha vivido casi siempre en Valencia. Currículo. Ha organizado durante siete años la Campus Party y muchos otros eventos universitarios. Ha participado en proyectos sociales de inserción sociolaboral. Los próximos días 7 y 8 de febrero dirige la organización del primer Encuentro sobre Energía, Municipio y Calentamiento Global, que se celebrará en Ifema e inaugurará Al Gore. Más información en la página web www.emcg2007.com Aficiones. «Viajar, el cine, los idiomas...». Debilidades. «Me gusta el silencio. Un buen silencio». Virtudes y defectos. «Mi mayor virtud es también mi peor defecto, y es que me interesa todo».

Vaya. Se les ha olvidado poner la titulación, porque un experto en cambio climático seguro que tiene por lo menos un doctorado en física, pensarán los más inocentes. No. No hay doctorado en física. Ni en ninguna otra cosa. Busquen sus publicaciones sobre climatología, a ver si tienen más suerte que yo, porque no he encontrado ni un artículo en la gaceta local del barrio.

Pero, entonces, ¿cómo es que nada menos que Al Gore le ha elegido como única persona autorizada para repetir su presentación? Veamos qué cuenta el mismo Negrillo en la entrevista:

R.- Hace unos años le invitamos a dar una conferencia. Empezamos a relacionarnos, nos contó un día su presentación hace cuatro años con su portátil y al cabo de una hora estábamos temblando.

Temblar ante Al Gore podría ser todo lo que necesita una persona para tener autorización para divulgar su mensaje. Pero resulta que no es así. Y es que hay cosas que Negrillo no nos cuenta en la entrevista, así que lo haré yo.

Unas pistas: campus party, conferencia, "empezamos a relacionarnos". En realidad, aquí falta una tercera persona: Paco Ragageles, el creador de la Campus Party valenciana. Negrillo, como apunta en su breve nota biográfica, es un empleado de Futura Interactiva, la empresa que creó Ragageles para gestionar la Campus Party. Y es en la Campus Party de 2001, en la que invitaron a Al Gore, cuando le conocieron. Pero no es exacto lo que cuenta Negrillo.

Lo cierto es que, en 2001, Gore todavía no hablaba del cambio climático. Se dedicaba a lloriquear por las elecciones "robadas", y a presumir de haber inventado Internet. Durante un tiempo, su principal proyecto era crear una televisión participativa (dentro de poco dirá que inventó YouTube). Y en 2004 creó un fondo de inversión en empresas "sostenibles", junto a David Blood, un conocido inversor londinense).

Aviso: no se les ocurra llamar a David Blood "especulador" ni "tiburón de las finanzas". Y no se les ocurra relacionar los millones de dólares invertidos en negocios "ecológicos" con el interés de Gore por denunciar el cambio climático.

El caso es que Ragageles y Gore se cayeron bien, y un tiempo después Gore se asoció con Ragageles para crear una empresa de consultoría de alto nivel dedicada al desarrollo de la Sociedad de la Información. Durante un tiempo tuvieron como cliente a la Generalitat de Valencia, y estaban en negociaciones con algún ayuntamiento italiano. Ignoro si llegaron a hacer algo allí, y supongo que algún valenciano les podrá contar cómo les fue por aquí.

El caso es que, ahora, quien tiene la autorización de difundir el evangelio del cambio climático según Al Gore, no es Negrillo "el experto en cambio climático", sino Negrillo "el empleado de Futura Interactiva". No es un experto en cambio climático, sino un experto en montar macroeventos tecnológicos. Actividad muy respetable, pero que difícilmente le faculta para impartir doctrina sobre climatología.

Y es que lo de explicar las terribles verdades que revela Al Gore en su película es un negocio más. Gore no ha autorizado a una sola persona en España a utilizar sus medios porque sea la única persona cualificada desde el punto de vista de conocimiento, sino porque es empleado de su socio. Aquí el rigor científico importa entre poco y nada. Lo que importa es el dinero que Al Gore y Futura Networks ganen asustando a la gente.

Lo cual tampoco es ilícito en sí mismo. Bela Lugosi se hizo un nombre asustando a la gente con una capa negra y un par de colmillos. Se hizo enterrar disfrazado de Drácula, y hay quien afirma que llegó a creerse su papel. Lo cual es más de lo que podemos decir de Al Gore, Negrillo, y tantos otros "expertos en cambio climático".

Comentarios


Excelente post. Yendo al grano, investigando, analizando, pensando.
Y es como dijo Homero Simpson: "El propósito de tener gobernantes es que nosotros no tengamos que pensar".
Agregar "científicos" al lado de "gobernantes" y listo!

Saludos

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.