Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Soy un extremista

Está bien. Lo confieso: soy un extremista. No sólo escribo por aquí panfletos impropios de una derecha europea y civilizada, sino que además actúo. Ayer estuve en la calle, con unos cuantos fachas de camisa azul y bandera de España, gritando desaforadamente contra el gobierno legítimo de este país.

Hay quien ya se ha dado cuenta del peligro que supone deslizarse por la pendiente del extremismo. Yo, que soy seguramente más primitivo e incivilizado, no puedo evitar responder visceralmente cuando el presidente del gobierno pacta con los asesinos y humilla a las víctimas.

Sí, ya sé que debería seguir el consejo de Bosé, ese que sufrió atrozmente durante la dictadura de Aznar, quien llegó a obligarle a presentar un programa en Televisión Española y a cobrar por ello con la intención de convertirle en un sucio capitalista. Pero ya ven, yo me niego a ser civilizado y moderado.

Yo no me sitúo a medio camino entre las víctimas y sus verdugos: estoy lo más cerca que puedo de las víctimas. No quiero entender las razones de los etarras: quiero que estén en la cárcel, cuanto más tiempo mejor. No quiero llegar a un pacto con Hitler para que los judíos vivan en guetos: quiero que se acabe el nacismo. No creo que la mejor opción entre la libertad y el socialismo sea el "estado del bienestar".

A mí no me importa estar cerca de unos fachas en una manifestación. Mejor dicho, sí me importa, pero me importa más estar con las víctimas y mostrarles mi apoyo. No me importa si mi actitud conviene o no al PP para ganar más o menos votos. No me importa lo que opinen de mí "las gentes de la cultura" o los progres biempensantes.

Yo amo la libertad, odio a los asesinos, estoy con las víctimas. Sin condiciones. No puedo evitarlo: soy un extremista radical.

Comentarios


Yo también soy como tú.
zETAp nazi-colaboracionista.


Totalmente de acuerdo, frase a frase. Y eso es raro que me pase.


El fenómeno no es nuevo, ya nos mostró el camino Pimentel y algunos están encantados siguiéndolo. El camino a la irrelevancia por la senda de la inmoralidad.

Yo también soy de la ultraderecha y por las mismas razones que tú.


Yo no lo diría mejor, pero si lo mismo.


Súmome.


"Yo amo la libertad, odio a los asesinos, estoy con las víctimas". Y yo, por eso no me manifiesto, junto a los fascistas, a favor del terrorismo. Tu sí. Espero que 250.000 personas, muchos de ellos energúmenos como los que describes, seais ignorados para que no siga habiendo terrorismo, para que la AVT no pueda tener más socios. Sé que para el PP será un problema, porque entonces ya no tendrá de que hablar, pero, como dijo el Rey, "lo que haga falta" para que el terrorismo acabe. Pese a vosotros. 11 millones somos más que 0'25.


"Y yo, por eso no me manifiesto, junto a los fascistas, a favor del terrorismo."

Así que tú no te manifestaste el 13-M enfrente de las sedes del PP. Me alegro.

"seais ignorados para que no siga habiendo terrorismo"

¿Para que necesitan los terroristas poner bombas si ya están en el poder? Pero eso no evita que sigan siendo terroristas.

"11 millones somos más que 0'25."

El 14-M y hoy hay más de 0,25 que se niegan a que nuestra libertad sea laminada por unos terroristas.


José-Luis, entre los manifestantes, si algo escaseaba, era energúmenos.

Yo tengo una amplia experiencia en manifestaciones, sobre todo en los años 80, cuando gritábamos aquello de "¡OTAN no, bases fuera!". Y una de las cosas que más me sorprende de estas manifestaciones de la derecha es la educación. Aun suponiendo que ayer estuviéramos sólo 250.000, como tú dices, ¿cuántos robajamones tendríamos de cuota? ¿cuántos escaparates rotos? ¿cuántos contenedores de basura volcados? Pues estos parecen todos boy scouts: dejan las calles más limpias de lo que las encontraron.

Pero entiendo que tú no estuvieras ayer en Colón. Ya sé que los que sois como tú, cuando la causa es una remota guerra que libran otros países en Asia, no tenéis problema en marchar junto a energúmenos de extrema izquierda, pero os la cogéis con papel de fumar cuando se trata de apoyar a las víctimas del terrorismo de izquierda.


Yo también soy un energúmeno de esos que tengo que ser ignorado. Es un placer ser ignorado por gente que va a terminar con el terrorismo tomándose unos cafés con él. Con tanta camaradería, uno no sabe muy bien quién es el terrorista y quién el inquieto pacificador; a no ser por el pequeño detalle de que la cuenta la recoge un encapuchado que trabaja para el gobierno.

De lo que estoy seguro es de que no había ningún fascista en la manifestación; estaban todos en sus casas, ignorándonos. Otros tomando café. Ya nos pasarán la cuenta. Esa la vamos a pagar todos.


Otro energúmeno que se manifestó.

"para que la AVT no pueda tener más socios"

Hombre, si a cada grupo terrorista que aparezca le vas a dar lo que quiere, te aseguro que el terrorismo no se va a acabar si no todo lo contrario.


Parece ser que el PSOE le pone una cabeza encima de los hombros a cada uno de sus votantes.


Comparto, aunque no vaya a las manis.


Yo siempre lo he dicho, soy un facha.

Estoy por la tonteria esa de que se cumpla la ley y que esta sea igual para todos.

Manias totalitarias que tiene uno.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.