Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Salgo del armario bitacoril

Cuando empecé a escribir en esta bitácora tenía un motivo concreto para hacerlo de forma anónima: dejar escritas opiniones que pueden ser polémicas podía afectar a mi vida profesional. Especialmente en el momento en el que empecé con Diarios de las Estrellas, porque en ese momento yo estaba en proceso de reincorporarme a la Administración, y la Administración en proceso de nombrar a personas afines al nuevo gobierno.

Además de esto, es cierto que el anonimato permite que el que lee esto lo haga independientemente de connotaciones personales, y por tanto pueda valorar mejor las ideas por sí mismas. Pero el anonimato también tiene sus problemas. El primero, que el que lee este blog lo hace independientemente de connotaciones personales. Y esto significa que es más difícil que el lector llegue a implicarse emocionalmente con el autor. No es lo mismo Instapundit que Glenn Reynolds, y no es lo mismo Barcepundit que Jose Guardia.

Confieso que otro de los motivos para utilizar una identidad virtual fue el miedo escénico: si el resultado del blog iba a ser una caquita, mejor que no lo supiera nadie. Pero como ya dije ayer, creo que puedo estar razonablemente satisfecho, así que tampoco por esto necesito seguir disfrazado.

En realidad, en muchos posts he dado datos que a quien me conozca le pueden bastar para identificarme, así que tampoco me he esforzado mucho en mantener oculta mi identidad.

Así que, aunque podría seguir bastante cómodo siendo Adam Selene, este es un buen momento para decir que soy Borja Prieto. No, no fui miembro de ningún grupo pop, ni soy un piragüista gallego. Pero casi todo lo que no hace referencia a estos dos (ni a ningún deportista) en google sí se refiere a mí. Ah, y por supuesto no soy pariente ni tengo nada que ver con ningún Prieto al que se haya hecho referencia en ninguna bitácora de Red Liberal, ni Indalecio ni el otro.

De todas maneras, siguiendo el ejemplo de Franco Alemán, seguiré posteando como Adam Selene. Aunque tal vez los comentarios a otras bitácoras sí los haga como Borja Prieto.

Comentarios


Placer en conocerte Borja Prieto.

Aunque te diré que me daría igual que fueses fernando garcía. Leo tus posts por el contenido (los cuales disfruto siempre que puedo) y no por tu filiación.

Un abrazo


Pues nada, los que te seguimos habitualmente nos alegramos de poder llamarte por tu nombre.

Un saludo, y sigue así. O mejor, sigue mejorando.



Me sumo al 100% a los dos comentarios.

Lo importante han sido tus post, no si eras Adam Selene o Borja Prieto, y en los próximos comentarios te podremos saludar como Borja.

Por cierto, es penoso que una persona para exponer sus ideas se tenga que camuflar tras un seudónimo, por temor a que la Administración (El Gobierno de todos los españoles), las pueda tener en cuenta para su renovación en el trabajo..... Eso es la esencia de la democrácia......


Mmmm... entonces, ¿debo deducir que eres el jefazo de Atlanta Open Source Technologies, traductor de Raymond y demás cosillas?


Ánimo, mi único criterio para visitar tu blog era la calidad de sus contenidos, de todas formas aprovecho para felicitarte.


El anonimato es algo maravilloso, mi más sincero pésame ;)


No sé por qué, no me extraña que te llames Borja. Te queda muy propio, de verdad. A principios de los años cuarenta determinado tipo de familia ponía José Antonio a uno de sus hijos. En los 70-80 era Borja. Y ahora, los mismos se inclinan por nombres españoles, como Alonso y tal. Vamos, que no me extraña.


Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Numantinus, en honor a la verdad no me vi "obligado" a camuflarme. Es muy posible que mis temores fueran infundados, y que no hubiera ocurrido nada.

Y en cualquier caso yo estaba buscando un puesto relativamente alto (nivel 26 o más) y probablemente en comisión de servicios, con lo cual puede ser hasta justificable una cierta selección por criterios políticos, incluso para puestos técnicos como son los propios de mi cuerpo.


José-Luis, no eres más tonto porque no te entrenas. Para empezar, te diré que nací en los 60, así que no se me aplica tu teoría. Si acaso, los de los 70-80 imitaban a gente como mis padres.

Y, por cierto, alguien que se llama a sí mismo José-Luis, con guión, no debería criticar los nombres ajenos. Vamos, ni aunque me llamara Indalecio.

Para terminar, si alguna vez quieres criticar algo de lo que escribo, me parecerá estupendo. Pero comentarios como éste no aportan nada.


es mu tonto


Es muy osado que según qué personas me llamen, precisamente ellas, tonto. Me descojono.


Se tilda de "tonto" o de "loco" a aquellas personas a las que no se comprende. Por eso los verdaderos tontos y locos necesitan una explicación fácil para poderlos entender y dicen: "es tonto" o "está loco".
No merecen ser la pena ser respondidos.

Quiero llamar la atención sobre un par de cosas:

Lo primero: La edición en la red de parte de la obra de mi admirado autor consevador Michael Oakeshott. En su propia salsa. En el inglés original.
La podéis encontrar aquí:
http://www.michael-oakeshott-association.org/

Lo segundo: la creación de un foro con propósito cultural para que podáis crear y responder libremente a lo que deseeis. No me extraña que la gente en Oriente u Occidente tema las consecuencias de salir del anonimato. Lo único universal me temo que es el poder del dinero y la envidia. Tocante a esta última, la mayoría parece sólo tener como única finalidad en esta vida no hacer nada salvo hacer tropezar a quienes sí desean hacer algo.

¡Ánimo y adelante!

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.