Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Que aprendan creacionismo

Uno de los argumentos que se usan para defender la asignatura de Educación para la Ciudadanía es que los padres no tienen un derecho absoluto sobre la educación de sus hijos. Lo han sostenido, por ejemplo Savater o Marina.

Según ellos, permitir que los padres decidan sobre la educación de sus hijos puede llevarles a educar en "contravalores" como la violencia, el sexismo o el racismo. O puede haber, como en Estados Unidos, padres que quieran que sus hijos aprendan creacionismo en lugar de la teoría de la evolución de Darwin. El Estado, por el contrario, garantizaría una educación en la que solo se aprendieran valores auténticos y solo se enseñara ciencia verdadera.

Yo, modestamente, sostengo lo contrario: los padres (y no el Estado) tienen el deber de educar a sus hijos. Y tienen el derecho de elegir los valores que quieren transmitir a sus hijos. Incluso si eligen el creacionismo, el racismo y la homofobia. Argumentemos:

1. El Estado es ineficaz enseñando
Ejemplo: aunque en teoría en nuestros colegios se enseña la evolución darwinista, lo cierto es que la mayor parte de las personas son lamarquistas. Es decir, lo que los niños aprenden en el colegio es una explicación de la variabilidad de los seres vivos tan equivocada como el creacionismo. Así pues, ya que los niños van a aprender teorías erróneas, ¿por qué no van a poder los padres elegir qué teorías erróneas quieren que aprendan sus hijos?

2. El Estado enseña ideas acientíficas
Por ejemplo, el marxismo, que sigue (camuflado de buenismo) en muchos textos sobre economía. O un ecologismo animista. O una política que consiste en la aceptación (o la exaltación) acrítica de las estructuras de poder actuales.
Sinceramente, prefiero ser yo el que elija qué ideas indemostrables e irracionales deben aprender mis hijos.

3. El Estado quiere menos a mis hijos que yo
No es muy difícil, porque el Estado no tiene sentimientos. Pero también tiene menos interés en su futuro que yo. Yo quiero que tengan éxito en todos los órdenes de la vida, y dedico una buena parte de mis recursos a ello. El Estado se limita a procurar que sean buenos ciudadanos, que paguen sus impuestos y no cuestionen su poder.
Por tanto: ¿quién tiene más interés en que mis hijos tengan la mejor educación posible, el Estado o yo? ¿quién es más fiable, por tanto, como controlador de la calidad de la educación que mis hijos reciben: yo que tengo un interés extremo y directo en ella o un grupo de funcionarios que cobrarán sus sueldos independientemente de lo que hagan mis hijos en el colegio?

4. El Estado educa en contravalores
¿Hay padres que educan en el racismo, el sexismo o el odio? Sin duda. De no ser así no habría antropoides nacionalistas que agredieran a los políticos del PP, por ejemplo. ¿Educar a los niños en un colegio es un antídoto ante esto? Los hechos demuestran que no es así. Es más, incluso hay casos en los que los niños aprenden en el colegio a abusar de sus compañeros, y a hacerlo con impunidad.
Los casos de padres que voluntariamente educan a sus hijos en el odio son extremadamente raros. Los casos de colegios en los que la relajación de la autoridad y la ampliación de la enseñanza obligatoria producen un ambiente en el que se fomenta la violencia son demasiado frecuentes. ¿Debemos cerrar todos los colegios porque hay casos de acoso escolar? No, pero por la misma razón tampoco debemos limitar el derecho a la educación de los padres porque haya casos de educación en contravalores.

5. El Estado es irresponsable
Savater utiliza el ejemplo de los testigos de Jehová (que no aceptan la donación de sangre) para demostrar que los padres no tienen derecho absoluto a educar a sus hijos en sus creencias, porque pueden causarles un perjuicio objetivo. Sin embargo, si la educación en unos valores determinados determina la supervivencia de un niño, el padre que le ha educado es responsable de ello, y si es preciso responderá por ello ante la justicia. Por tanto, habrá muy pocos padres cuyas creencias sean tan fuertes como para asumir un perjuicio objetivo para el niños y la responsabilidad penal aparejada.
El Estado, por el contrario, puede educar en valores que también sean perjudiciales para el niño, pero jamás será responsable de las consecuencias que esta educación tenga en el niño. Puede, por ejemplo, educar en una moral sexual que relativice el riesgo de contraer enfermedades. Puede, cosa harto frecuente, educar al niño en la dependencia de un Estado-nodriza en lugar de estimular su responsabilidad, lo cual tendrá incidencia en sus posibilidades de éxito profesional y económico. Pero jamás tendrá que responder por una gonorrea, un embarazo adolescente o un oficinista mediocre que podría haber sido un empresario de éxito.

6. La educación en lugares ad-hoc es un constructo de nuestra sociedad
Los niños han aprendido de sus padres desde que el hombre es hombre, y aun antes. Llevarlos a un lugar concreto para que unas personas concretas les transmitan conocimientos es algo que solo a partir del siglo pasado ha sido generalizado, y no en todas las sociedades. Ese derecho del Estado a educar, por tanto, sería un derecho que no habría existido hasta hace apenas cien años. Es más sería un derecho que solo disfrutarían los estados soportados por una sociedad lo suficientemente rica como para prescindir del trabajo de los niños durante años y pagar además a una categoría de profesionales dedicada a la educación. La educación existía antes que los estados, y existirá después si en el futuro las sociedades se organizan sin estados. Difícilmente puede ser, por tanto, un derecho de éstos.

7. Ceder la educación al Estado la hace peor
Educar, en realidad, es algo tan natural como el comer. El niño es educado en casa, sean o no los padres conscientes de ello, lo quieran o no. Pero si creen que el Estado es el que educa a sus hijos, la calidad de la educación que se recibe en casa será sin duda peor.
Si creo que el Estado es el que transmite la cultura a mis hijos, jamás les llevaré a un museo. Si creo que el Estado es el que enseña valores, no me molestaré en explicarles lo que está bien o está mal. Si creo que el Estado es el responsable de transmitirles conocimientos, no me molestaré en comprobar que saben multiplicar, escribir o leer. Sin embargo, también en ese caso los niños aprenderán de nosotros, pero aprenderán contravalores como los que tanto temen Marina y Savater.
Saber que esos pequeñajos nos tienen como modelo nos obliga a comportarnos mejor y a ser mejores para que ellos también lo sean. Pero atribuir la responsabilidad al Estado nos permite relajarnos. Y nuestros hijos aprenderán a "descansar" viendo telebasura, a procurar el mínimo esfuerzo, a evitar responsabilidades...

En resumen, si un padre quiere educar a sus hijos en ideas absurdas como que la Tierra se queja por nuestro mal comportamiento, que en África son pobres porque nosotros somos ricos, o que las estrellas influyen en nuestro destino, tiene todo el derecho a hacerlo (y el deber de asumir las consecuencias). El que no tiene derecho a educar a mis hijos en esas ideas, ni en ninguna otra que yo no apruebe, es el Estado.

Comentarios


Cuando alguien esgrime argumentos "científicos" para apoyar sus opiniones políticas, o bien es un ignorante, o bien tiene 14 años, o bien es un caradura.


Cuando alguien esgrime argumentos "científicos" para apoyar sus opiniones políticas, o bien es un ignorante, o bien tiene 14 años, o bien es un caradura. De nuevo (acabo de dejar un comentario en tu entrada anterior), totalmente de acuerdo. Un saludo.


¿Nos puedes decir el por qué de tu afirmación?, como no has dado razonamiento, científico o no científico, ¿ya no te consideramos caradura?


Todo parte de cuando un niño nace, nace como un animal salvaje. La variación del comportamiento, no depende exclusivamente de los padres, sino del ámbito familiar: abuelos, tíos, primos, etc. no es ninguna imposición, sino la evolución genética de vivir la sociedad en grupos. De ellos les enseñan virtudes como la, cortesía, comportamiento, respeto. Pero también, obligaciones y las dificultades de la vida, nada es gratis.

Un gobierno nunca podrá acomodar doctrinas, sobre todo, cuando los propios socialistas quitaron autoridad al educador. Intentarlo, causara el efecto contrario.


El post es una pequeña joya por su elocuencia y capacidad de buen y estructurado resumen, pero si tuviera que elegir algún punto a señalar por su importancia y peso específico destacaría el núm.3


El post es una pequeña joya por su elocuencia y capacidad de buen y estructurado resumen, pero si tuviera que elegir algún punto a señalar por su importancia y peso específico destacaría el núm.3


Incluso si eligen el creacionismo, el racismo y la homofobia.

Claro, por qué no. Y luego se podría organizar un happening con rock nazi en donde se quemen públicamente tomos de la constitución española.

Pero que quede muy claro: esto no es liberalismo, sino anarquismo puro y duro.



Hombre, Adam, supongo que eres consciente de que no es que hay padres que prefieran el creacionismo, el darwinismo o el lamarquismo, sino que directamente no saben de que carajo les estarías hablando...

Respecto a esa libertad para educar no se suele ver tanta comprension por estos lares cuando se habla de ikastolas, tambien se trata de padres que montan cooperativas para dar a sus hijos la edicacion que quieren


Javi, no solo la mayoría no saben de qué estoy hablando, sino que creo que el 99,9% de los padres ni siquiera sabe en qué consiste la teoría de la evolución por la selección natural. Pero era solo un ejemplo, muy manido porque permite reírse de los paletos americanos que creen que Dios hizo el mundo en 6 días.

En cuanto a las ikastolas, yo estoy a favor. Varios de mis primos estudiaron en ikastolas, y a algunos no les ha ido mal. De lo que estoy en contra es de que el Estado (en este caso la comunidad autónoma) enseñe mitología en lugar de historia, o que enseñe una lengua minoritaria en detrimento de una lengua universal, y que eso sea obligatorio para todos los niños.

Pero si tú quieres que a tu hijo le enseñen en eusquera que desciende de Amaya y que pertenece a una raza superior invadida por brutos maketos genocidas, pues me parece perfecto. Es tu problema, yo no tengo nada que decir.


No seré yo, maketo para más señas, el que defienda las premisas que expones en el último párrafo. Era sólo un ejemplo de lo que creo que era una contradicción.

De todas formas sí que opino que enseñar una lengua pequeña y minoritaria y otra universal, en contra de lo que parece opinar mucha gente (me soprende que tú estes entre ellos, uno de los bloggers de red liberal verdaderamente liberales junto al de desde el exilio) no son cosas excluyentes.

Otra cosa más, de la historia que se estudia en el país vasco no me fio en absoluto, te fias tú de la que se estudia en el resto de españa?


"la mayor parte de las personas son lamarquistas"

¿De dónde sacas esta idea? ¿Tienes estudios o eres adivino? Y si fuera cierto, ¿usas esto precisamente como argumento para que sean los padres quienes formen a sus hijos? Lo que hay que leer...

"el 99,9% de los padres ni siquiera sabe en qué consiste la teoría de la evolución por la selección natural"

Precisamente por esto, para evitar que los niños sean educados con ideas incorrectas, ya que tienen derecho a una formación basada en el conocimiento verificable y el pensamiento racional, están las escuelas. Los padres no tienen derecho a imponer a sus hijos sus creencias y supersticiones particulares, sino que los hijos tienen derecho a una educación basada en esas premisas. El derecho de los padres acaba donde comienzan dichos derechos de los hijos.

En fin, de entre las múltiples falacias y chorradas de este post, destaca este "non sequitur":

"Si creo que el Estado es el que transmite la cultura a mis hijos, jamás les llevaré a un museo. Si creo que el Estado es el que enseña valores, no me molestaré en explicarles lo que está bien o está mal. Si creo que el Estado es el responsable de transmitirles conocimientos, no me molestaré en comprobar que saben multiplicar, escribir o leer."

Saludos,

Usi.

PS: ¿algún día escribirás las rectificaciones por tus mentiras sobre el 11-M?


Brillante argumentación, Adam. La enseñanza tiene que ser racional, integral y neutral. Hacer buenos ciudadanos, no buenas personas. Lo segundo requiere toda una vida y un sinfín de decisiones intransferibles.


Este es un debate bastante viejo. ¿El colegio debe enseñar o educar?. Distingamos primero los conceptos:

-Enseñar: (segun el diccionario de la RAE)
(Del lat. vulg. insignāre, señalar).

1. tr. Instruir, doctrinar, amaestrar con reglas o preceptos.

2. tr. Dar advertencia, ejemplo o escarmiento que sirva de experiencia y guía para obrar en lo sucesivo.

3. tr. Indicar, dar señas de algo.

4. tr. Mostrar o exponer algo, para que sea visto y apreciado.

5. tr. Dejar aparecer, dejar ver algo involuntariamente.

6. prnl. Acostumbrarse, habituarse a algo.

-Educar: (De la misma fuente)
(Del lat. educāre).

1. tr. Dirigir, encaminar, doctrinar.

2. tr. Desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc. Educar la inteligencia, la voluntad.

3. tr. Desarrollar las fuerzas físicas por medio del ejercicio, haciéndolas más aptas para su fin.

4. tr. Perfeccionar, afinar los sentidos. Educar el gusto.

5. tr. Enseñar los buenos usos de urbanidad y cortesía.

La diferencia fundamental entre ambas cosas, en el caso que nos ocupa, es simple. Desde mi punto vista, los colegios ENSEÑAN y los padres EDUCAN (o al menos deberian).
No podemos perder eso de vista. En los colegios se debe enseñar una serie de conocimientos mas o menos practicos necesarios para una vida y un futuro, ademas de unos valores de convivencia en sociedad. Es decir, lo que deberia ser "comun" a todo ciudadano. Y los padres deberian educar, es decir, transmitir valores morales y de comportamiento, que pueden estar de acuerdo o no, con los que se imparten en una escuala, con esos valores comunes que antes citaba. Luego debe ser el propio niño, con su evolucion personal y su propio raciocinio, despues de haber conocido "las dos versiones de la historia", quien debe decidir por que valores se decanta. Ojo a esto, las dos versiones de la historia. Para la propia educacion y vivencia personal, es imprescindible conocer estas versiones, la que debe darse en todas las personas para una convivencia en sociedad, y la particular, de las creencias personales y la experiencia de unos padres, y a partir de ahi decidir.
El problema viene, afrontemoslo, en que para la mayoria de los padres, los colegios son sitios en los que aparcar a los hijos, y con los que quitarse trabajo de encima, como es la educacion de los hijos. Es por esto, no nos equivoquemos, por lo que el gobierno se ve obligado a convertirse tambien en educador, ya que lo que no podemos permitir, es que los niños crezcan sin valores o referentes.


Buen post, me quedo sobre todo con el punto 3. y con la parte del 5. que dice que los padres responderán ante la justicia si educan mal.

Borja, al hilo del tema educación, qué te parece este vídeo:

http://blogs.periodistadigital.com/electroduende.php/2007/09/19/emiliocalatayud_menores8794


Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.