Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Porque fui a Irak

Vía michellemalkin llego a este post en MySpace en el que Mark Daily, un alférez de 23 años, explica por qué se alistó para ir a Irak. Traduzco lo más importante:

Se ha dicho mucho sobre las intenciones de Estados Unidos al derrocar a Saddam Hussein y buscar el establecimiento de un nuevo estado basado en la representación política y los derechos individuales. Muchos han enmarcado el paradigma con el que interpretan el conflicto en explicaciones de una sola palabra como "petróleo" o "terrorismo", favoreciendo la que sirve mejor a sus convicciones políticas. Yo hice lo mismo, y cualquiera que me conociera antes de alistarme sabe que soy bastante consciente y a veces comparto los argumentos contra la guerra en Irak. Si crees que la única manera de que una persona se preste voluntario para esta guerra es por pura desesperación o por obediencia ciega, entonces considérame l aexcepción (aunque hay muchísimos como yo).

Me uní a la lucha porque pensé que muchos "humanistas" de hoy en día que pretenden tener una preocupación auténtica por los seres humanos de todo el mundo están en la práctica bastante satisfechos de permitir a sus compañeros "ciudadanos globales" sufrir bajo los aparatos de estado y condiciones más siniestros. Sus escusas solían ser mis escusas. Cuando me preguntaban por qué no debíamos enfrentarnos al partido Baath, a los talibanes o a otras tiranías en todo el mundo, mis respuestas aludían a vagas nociones de tolerancia cultural (obligar a las mujeres a llevar velo y permanecer en casa es una tradición cultural pintoresca), la santidad de la sobreanía nacional (¡qué dispuestos están los internacionalistas a levantar fornteras para defender dictaduras!) o incluso una sospecha sigilosa sobre las intenciones de Estados Unidos. Cuando todo lo demás fallaba, me retiraba al frágil ecosistema moral que años de vivir en paz y libertad me habían proporcionado. Rechazaba la guerra porque las víctimas civiles estaban garantizadas, o se establecerían alianzas temporales con fuerzas dudosas, o el combustible era tóxico para el medio ambiente. Mis compañeros "humanistas" y yo nos deleitábamos satisfechos con nuestra recta declaración de oposición a todas las campañas militares contra las dictaduras, felicitándonos mutuamente por rechazar el empañar el antes mencionado frágil ecosistema moral que muchos todavía acunan con toda la revolucionaria tenacidad de los miembros de Rage Against the Machine o Greenday.Otros señalaban al apoyo histórico de Estados Unidos a Saddam Hussein, viendo como hipócrita que ahora le vilipendiemos como a un matón y un tirano. Si nos explicaban que hicimos eso para guardarnos del fieramente islamista Irán, que fue correctamente identificado como la mayor amenaza de la época, girábamos los ojos y denunciábamos la hipocresía. Olvidando que Estados Unidos se alió con Stalin para derrotar a Hitler, aunque se le conforntó rápidamente, una vez que los nazis fueron destruidos. La alianza inicial con Saddam y otros actores regionales se identifica como el argumento definitivo contra la cruzada moral de Estados Unidos.

Y tal vez lo es. Tal vez la realidad de la política hace que toda la acción política sea inherentemente grosera e inmoral. O quizás son estas aventuras en la masturbación filosófica las que evitan que la gente incluso realice cualquier acción efectiva contra hombres como Saddam Hussein. Una cosa es segura, tan controvertida o confusa como mi decisión de alistarme pueda ser, pensad lo que las vigilias pacíficas contra el genocidio han conseguido últimamente. Pensad que hay soldados de 19 años del Medio Oeste que nunca han tocado el campus de una universidad o una manifestación que han hecho más por sostener la legitimidad universal del gobierno representativo y los derechos individuales colocándose ellos mismos entre las colas de votantes iraquíes y los fanáticos religiosos homicidas. Muchas veces no se trata tanto de cómo de limpias son tus acciones sino de cómo de puras son tus intenciones.

Así que por eso es por lo que me alisté. En el tiempo que te ha llevado leer esta explicación, gente inocente de tu edad ha sufrido bajo la aplastante desgracia de la tiranía. Todas las herramientas de avance filosófico y comunicación que usamos para desarrollar nuestras opiniones sobre esta guerra les son negadas a innumerables seres humanos en este planeta, muchos de los cuales viven bajo regímenes que han sido, en mi opinión, legítimamente identificados para su destrucción. Algunos han permitido que su resentimiento hacia el Presidente despertara aplausos para los contratiempos en Irak. Otros han desprestigiado irónicamente la guerra porque ha atado a nuestra fuerzas y les ha impedido confrontar los regímenes criminales de Sudán, Uganda y otros.

Yo simplemente decidí que le tiempo para las discusiones honestas sobre los oprimidos se había acabado, y me alisté.

Al digerir este post, por favor recuerda que el compromiso de Estados Unidos para derrocar a Saddam Hussein y sus hijos existía antes de la administración actual y existiría en las vidas de nuestros futuros hijos si no hubiéramos actuado. Por favor recuerda que los problemas que asolan Irak hoy comenzaron hace siglos y estaban hasta ahora retenidos por la más cruel de las cárceles. No olvides que los seres humanos tienen una responsabilidad hacia los otros y que los norteamericanos siempre tendrán una responsabilidad hacia los oprimidos. No desprecies las razones obvias para oponerse a la guerra pero no rebajes tampoco los aspectos morales. Ayudar a una población antes oprimida a convertir su destrozada sociedad en otra plural y democrática es peligroso y difícil, especialmente cuando estás siendo atacado y saboteado literalmente desde todas las direcciones. Así que si tienes algo que decirme después de leer esto, que al menos incluya "buena suerte".


Desgraciadamente, Mark no tuvo suerte, y murió en un ataque en Mosul junto a otros tres soldados. Muchos pensarán que es una muerte inútil más que añadir a la cuenta del imperialismo americano. Y sin embargo, los jóvenes como él o Jeffrey Starr, que están entregando la vida ahora en Irak para conseguir que otros seres humanos puedan vivir con libertad y dignidad, y que son plenamente conscientes del riesgo que corren (leed la carta que Jeffrey escribió a su novia), han tenido una vida más llena de sentido que la inmensa mayoría de sus contemporáneos. "Todo el mundo muere pero pocos consiguen hacerlo por algo tan importante como la libertad", decía Jeffrey en la carta a su novia.

Hubo un tiempo en el que los soldados de países libres morían por defender la democracia y la libertad, y eran considerados héroes. Cincuenta años después, no creo que hayamos ganado en sabiduría ni que hayamos mejorado nuestros criterios morales y éticos.

Comentarios


El grado de Teniente 2º del U.S. Army no equivale al empleo de subteniente en el ejército español. Podemos aproximarlo a alférez, el inmediato inferior a teniente. En España los subteniente son suboficiales.


Corregido. Gracias, Lobo.


Hola,

Primero, todo mi respeto por las tropas en Irak y ese montón de gente que tiene más valor del que yo tendré nunca.

Sin embargo, me parece que la oposición a la guerra es acertada. Hace 50 años se defendió la libertad. Sí, frente a los nazis. Pero, en cambio, no se hizo lo mismo por los países que quedaron bajo control soviético. No se inició otra guerra, a pesar de que ya habían sufrido bastante (Ucrania, por ejemplo).

Me parece estupendo eliminar a Sadam. Pero, ¿realmente se ha mejorado la vida de los iraquíes? ¿Qué precio han pagado, y para conseguir qué? Independientemente de los motivos que llevaron a la guerra, ¿no ha sido un auténtico desastre para todo el mundo?

En fin, con este post espero aprender más que ilustrar, en serio. Enhorabuena por el blog!


Es sencillamente hermoso. No creo que quepa duda alguna de que EEUU es y debe ser el Coloso de la libertad y los enemigos de ésta erradicados. ¡Brindo por el imperio! "Liberté, liberté cherie: combat avec te defensseurs!".

Salud y libre comercio


Me parece q derrocar a un dictador para poner a otro dificilmente se podria considerar una "campaña de libertad".
Los nuevos dictadores ahora son Shell Exxon y parecidos


Sí, porque los jeques árabes no tienen nada, nadita que ver...

Los de siempre, a lo suyo. Con sus simplezas. "No a la guerra, no a la guerra. No sé por qué, pero no a la guerra".

¿Sabes qué es lo que más gracia me hace de gente como tú? Que repetís una y otra vez que los actos de EEUU no responden más que a intereses materiales y económicos (supongo que España, Bangladesh, Ecuador, el Congo o el propio Irak sólo se mueven por altruísmo y no se preocupan para nada de cuidar sus relaciones mercantiles) pero al hacerlo lo único que demostráis es que sóis vosotros los que adolecéis de un materialismo postmarxista absolutamente simplón y romo que os impide valorar nada en términos que vayan más allá del "imperialismo económico" y la "explotación global". Y os atrevéis a criticar el capitalismo de las multinacionales. Vosotros, nada menos.

El problema en Irak no es el de la presencia o ausencia de las petroleras. El problema es que en un lugar donde siempre ha reinado el caos, la violencia y los enfrentamientos étnico-religiosos, EEUU no debería haber intervenido. El problema no es que los norteamericanos hayan empeorado la situación, sino que ésta no ha cambiado, porque no la van a poder cambiar. Al menos, ésa es mi impresión.

Por cierto, yo también me opuse a la guerra. Pero algo me dice que no por los mismos motivos que tú. Y si es así, me alegro.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.