Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Por amor y por gratitud

Hay muchas razones para acudir a la manifestación convocada por el Foro de Ermua contra ETA. Yo estaré esta tarde marchando en las calles de Madrid, pero no será por ninguna razón.

El otro día El Mundo publicaba una imagen del homenaje a Jiménez Becerril que me estremeció. En ella se veía a la madre del concejal asesinado acariciando el rostro de bronce de su hijo.

Pensé en esa mujer que recién herida por el terrible dolor de la muerte de un hijo ciñó sus lomos de fortaleza, y esforzó sus brazos. Crió a los tres niños que se habían quedado huérfanos de padre y madre a la vez y que están a punto de ser hombres y mujeres. Y serán, sin duda, hombres y mujeres admirables como su abuela, verdadero ejemplo de la "mujer fuerte" de la que habla la Biblia.

Esa mujer fuerte, en esa imagen, volvía a ser la madre a la que le mataron un hijo y que desde entonces sólo puede acariciarlo en un frío busto de bronce. Y pensé en tantas otras madres, en tantas viudas condenadas a la cadena perpetua de acariciar piedras y no carne, lápidas y no piel. Tantas mujeres que se han tragado las lágrimas durante años porque tenían que conseguir que sus hijos fueran felices aún sin el padre.

Y pensé en esos niños que hemos visto llorar en tantos funerales, abrazados a su madre y sin entender aún la enorme brutalidad de lo que les había pasado. Unos niños condenados a la cadena perpetua de vivir sin un padre que les enseñe a afeitarse, que les diga que está orgulloso de ellos cuando traigan a casa su primer sueldo.

Por ellos es por los que saldré a la calle dentro de unas horas. No por ninguna razón, aunque haya muchas. Saldré a la calle por amor y por gratitud. Porque necesitan y merecen ambas cosas.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.