Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Pobre chica

... la que tiene que servir. Si la señora Alex May conociera la zarzuela, seguro que estaría de acuerdo. Porque la tal señora, que escribe en un medio australiano de estos que nos indican el "lifestyle" que debemos seguir, está en contra de contratar asistentas. Esto es lo que opina Alex:

La misma noción de servicio doméstico implica que el sirviente gana menos dinero que quien le contrata; o, al menos, que el tiempo de los sirvientes es de alguna manera menos valioso que el de quienes les contratan.

Como bien dice Addison, toda nuestra sociedad está basada en la división del trabajo. Y en la asignación de un precio a cada hora de trabajo. Y, mal que les pese a muchos progres, es perfectamente justo que un arquitecto de prestigio gane 500 euros por hora y la señora que limpia su casa gane 10. Entre otras cosas, porque si no fuera así no tendríamos arquitectos.

Hace muchos años, mi padre me contó que cuando se creó la cooperativa Mondragón establecieron un intervalo de sueldos entre los obreros y los directivos muy estrecho, como correspondía a la teoría solidaria. Al cabo de poco tiempo, se encontraron con un problema serio: nadie estaba dispuesto a ser directivo. A pesar de los mitos sobre los directivos que no trabajan, lo cierto es que en general es preferible tener un trabajo con ocho horas fijas y sin mayor responsabilidad que apretar las tuercas correctas. Así que, ante la perspectiva de quedarse sin directivos, tuvieron que subirles el sueldo, para compensarles la responsabilidad.

Pero para una mente simple, es mucho más sencillo proclamar la injusticia de los sueldos astronómicos de los directivos de las empresas, y denunciar la explotación de las criadas domésticas. Eso te hace sentirte muuuucho mejor contigo mismo, y reafirmar tu fe en los valores de justicia universal y solidaridad.

Y lo sé bien, porque yo pensaba así cuando tenía veintipocos años. Mientras estudiaba en la universidad (con mis gastos pagados por mi papá capitalista y directivo de un banco, y mi habitación limpiada por la asistenta que pagaba él) proclamaba mi compromiso radical con los más pobres y mi voluntad de vivir con austeridad. Por supuesto, tener servicio doméstico era impensable: sólo los capitalistas explotadores podían pagar para obligar a otro a limpiar tu mierda.

Hasta que un día, un jesuita de los que nos animaba a ser solidarios y comprometidos nos contó que en su comunidad (los jesuitas viven habitualmente en pisos compartidos por varios de ellos) tenían una señora que iba a hacerles las tareas domésticas. ¿La explicación? Que ellos tenían actividades importantes, y que su tiempo estaba mejor empleado en estas actividades importantes que en limpiar su casa.

Fue uno de esos momentos de revelación en los que descubres que a lo mejor todo el sistema de valores y creencias que te están predicando tiene alguna incoherencia.

Al final, el resultado de todo esto es que soy un cerdo capitalista que procuro ganar cuanto más dinero mejor para así explotar a una inmigrante, porque prefiero dedicar mi tiempo a escribir tontadas en Internet antes que a fregar los suelos de mi casa.

Comentarios


De ahi el significado de la palabra "jesuiton" en roman paladino.


Bienvenido al mundo real.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.