Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Pena de muerte para Saddam

Ahora que Saddam Hussein ha sido condenado a muerte, anda toda la progresía clamando contra la sentencia. "Es un horrible dictador, pero nadie merece la pena de muerte", dicen. No recuerdo tanto consenso contra la pena de muerte cuando Castro ejecutó a los últimos desgraciados que intentaban huir de la isla-cárcel. Como siempre sucede con la izquierda, aplican la moral de situaciones. Los actos no son buenos o malos en sí mismos, sino en función de quién los ejecute.

Pero vamos a ver, señores, ¿dónde están el multiculturalismo y el respeto al diferente? ¿Lapidar adúlteras es una tradición arraigada que no debemos criticar pero la pena de muerte debe ser eliminada según el criterio etnocentrista europeo? Curioso, pero me temo que perfectamente explicable. Y luego vendrán a darnos lecciones de ética y moral democrática.

Resulta que algunos creemos que hay criterios morales que están por encima de los valores culturales, aquí y en Kuala Lumpur. La ablación del clítoris es mala siempre. Sin excepción. La sumisión de la mujer, o la persecución del que profesa otra religión, son intolerables siempre. La persecución y muerte de homosexuales es repugnante en Cuba y en Irán.

Y la pena de muerte, en determinados casos, es la opción moral más aceptable en cualquier país del mundo. Hace tiempo escribí por aquí sobre las consideraciones prácticas y políticas de la pena de muerte, que la hacen preferible a la cadena perpetua. Quedó pendiente hablar de los criterios morales (que priman sobre los anteriores).

No creo que la pena de muerte sea legítima en todos los casos de asesinato. No todos los asesinatos deben ser castigados con la pena de muerte, porque para algunos asesinos sí cabe el arrepentimiento y la reinserción en la sociedad. En mi opinión, hay dos casos en los que la pena de muerte es la única opción legítima.

El primero es el de los sociópatas, los asesinos que disfrutan causando daño a sus víctimas. Son individuos que se colocan voluntariamente fuera de la sociedad, que no reconocen como semejantes al resto de seres humanos. Individuos que cometen crímenes especialmente horrendos, habitualmente contra víctimas mucho más débiles que ellos, como niños o mujeres.

Este tipo de criminal, al que no se puede considerar como miembro de nuestra sociedad, no merece otro trato que la eliminación, como hacemos con un perro rabioso o con una alimaña.

El segundo tipo de criminal que merece la muerte es el que actúa contra toda la sociedad, el criminal político. El proceso de Nuremberg fue innegablemente positivo para el establecimiento de la democracia en Alemania. Ejemplificó la absoluta intolerancia hacia los nazis, evitó que los condenados pudieran dedicar sus vidas a justificar sus crímenes y permitió dar por zanjado el pasado y reconstruir el país. EL milagro alemán hubiera sido sin duda mucho más difícil con decenas de jefes nazis vivos e impartiendo doctrina.

Con Saddam Hussein puede pasar algo similar, es decir, que su muerte sea positiva porque marque un antes y un después para sus nostálgicos y para los iraquíes que luchan por implantar una democracia.

De igual modo que para los tiranos, la pena de muerte sería aceptable para los asesinos que, fuera del poder, matan para imponer su modelo de sociedad. Cada vez más las amenazas a nuestra libertad van a provenir no de una declaración de guerra formal de otro país, sino de grupos que pretenden imponer sus ideas al resto utilizando el asesinato como método. Y en estos casos que ponen en jaque todo el sistema de derechos y libertades que disfrutamos, la pena de muerte está justificada si sirve, como en Nuremberg, para definir radicalmente qué es y qué no es tolerable.

Comentarios


En Barcepundit he visto otro motivo no desdeñable: ciertos elementos encarcelados puden motivar rebeliones por su liberación, incluyendo la toma de rehenes o asesinatos (a veces masivos). Baste recordar la tradición de Septiembre Negro. Si no se puede pedir la liberación, un motivo para el asesinato desaparece y, con el, la opcion del chantaje.

Dicho esto, me gustaría proponerte una reflexión que yo me hice a la vista de las elaboraciones intelectualo-moralo-culinarias de De Juana Chaos.

Y es que, en mi opinión, la única razón para no aplicar la pena de muerte a terroristas, violadores, pederastas y otros sociopatas (como dices) es nuestra capacidad de errar. Es decir, la posibilidad de matar a un inocente. El resto no es venganza, mal que le pese al PP, sino legitima defensa (lo digo por la cretinez que ha dicho Gustavo de Aristegui, tan ponderado en otras cosas).

Pero cuando nos encontramos ante monstruos como el propio De Juana que no solo son convictos y confesos sino que se regocijan en su propia miseria, no encuentro motivo para que las victimas de sus actos (no los muertos, sino los supervivientes) tengan que pagarle cama, comida y vestido corriendo el riesgo, ademas, de ser victimas si consigue:
- huir
- ser "liberado" mediante atentado
- ser "liberado" mediante chantaje (tipo Migual Angel Blanco)
- o ser "liberado" gracias a una traición.

En el caso de Saddam, yo solo veo una alternativa a la pena de muerte: trabajos comunitarios en los pueblos Kurdos que mando gasear con esas armas de destruccion masiva que jamas tuvo (dicen).


Creo que hay un tercer tipo de criminal que se te ha olvidado. Es el criminal interesado y cínico que alza al tirano al poder, le vende las armas para que tiranice a la población (y de paso a la de Irán) y cuando sucede la matanza de esos Kurdos con los que os llenáis la boca, es el mismo que se niega a sancionar a Irak ante la ONU y se queda sólo en una simple condena por escrito.
El mismo que se dió prisa por que se conociera la sentencia a falta de pocos días para las elecciones...
Ante todo, para mi Saddam era un tirano que merecía la muerte hace ya muchos años, antes de que se pusiese de moda estar contra él. Antes de que dejara de serle útil a los americanos.
¿Cuando dejaréis de hacerles el juego utilizando como excusa a los progras? Dais penaaaaaaaaaaa. O sois absolutamente idiotas (estoy seguro de que no es así) o sois tan cínicos como ellos.


Betterman, no cuela.

- Estados Unidos no alzó a Hussein al poder. Llegó al poder tras el golpe de estado en 1968, en pleno auge del panarabismo socialista de Nasser. Más prosoviético que otra cosa.

- No fue su principal proveedor de armas (sólo en una época concreta, en la guerra Irak-Irán, tuvo un apoyo significativo, y esto porque Irán en aquel momento era un enemigo más importante). Sus principales proveedores fueron, hasta su derrocamiento, Francia y Rusia. Los que se oponían a la guerra, ¿recuerdas?

- Con respecto al bloqueo de la condena a Irak en la ONU que comentas, me gustaría ver alguna fuente. Creo recordar más bien que, como ha pasado con Darfur, nadie hizo nada hasta que ha sido demasiado tarde.

Resumiendo: Sadam no era un títere de Estados Unidos, fue siempre un aliado de Rusia y Francia, y los EEUU sólo le apoyaron mientras les fue útil para contener a los iraníes.


Goyathlay, estoy de acuerdo contigo. Obligar a que la abuela de los niños Jiménez Becerril, además de sacarlos adelante, tenga que alimentar a un canalla como de Juana Chaos que se ha reído públicamente de ellos es moralmente repugnante.

Y la única salida justa es la pena de muerte, porque cualquier régimen de trabajos forzados genera más gastos que ingresos.


A juicio, la pena de muerte.
Que a Sadam Husein lo iban a condenar a muerte estaba más cantado que el "Maria de la O". Ahora sus abogados intentarán alargar el proceso lo máximo posible, ya que Sadam cumple 70 años el 28 de Abril, y entonces se librará de esta condena, que en Irak no se aplica a mayores de esa edad.

En fin, que Sadam muera en la horca, dependerá de lo que se alargue el proceso en los tribunales. Unos intentarán que esto avance como sea, y otros recurrirán todo lo recurrible. En medio, millones y millones de espectadores del mediático juicio y la vida de una persona (por muy tirano que sea) en juego. Así de triste.

Y como tema principal de debate, vuelve la pena de muerte. ¿Debe la justicia tener el poder de decidir si una persona debe morir? ¿Debe tener este poder alguien?. Todos podemos estar de acuerdo que hay personas que por sus actos merecen la muerte, pero quién esta capacitado para decidirlo, y para llevarla a cabo. Desde mi punto de vista, a nadie se le debe dar ese poder.

Castigar con la pena de muerte tiene como objetivo servir de ejemplo para que otro no cometa el mismo delito, y muchas veces (por nuestra condición de humanos) recurrimos a esa sed de venganza. Quién no ha escuchado alguna vez contra un violador: "A ese habría que le cortarle los güevos, ya veras como así no se le ocurre hacerlo a otro". Sólo hay que echar manos de las estadísticas estadounidenses para ver que la pena de muerte no evita más crímenes, más bien, lo que consigue es incrementar el odio. ¿Qué creéis que se conseguirá con ahorcar a Sadam ante los ojos del mundo?, ¿Más libertad?.

Que quede claro que no defiendo ni a Sadam, ni a tantos otros condenados a muerte, tan sólo digo que nadie (ni la justicia) puede ser dueño de decidir sobre la vida de otra persona, y me cuesta horrores entender como todavía hay lugares en el mundo, y personas que creen e intenten hacernos creer, que la mejor forma para llegar a esa cosa que llaman libertad y paz mundial (palabras con las que parecen llenarse la boca cada vez que pronuncian) sea matando.

P.D. Lo mismo digo para las ejecuciones de Castro o de quien sea.

http://erjosees.spaces.live.com/


Eutanasia. Si el criminal no se arrepiente de sus crímenes, la sociedad debe liberar de si mismo a un monstruo que no reúne más características humanas que su presencia física. Si el criminal es consciente de su delito y está arrepentido, dada la gravedad extrema de este y la imposibilidad de superar la inmensa tortura que supone el pleno conocimiento del mismo, debe ser liberado de una pena que resulta excesiva para cualquier ser humano.

No habiendo posibilidad de reinserción, las penas de cárcel en estos casos no tienen cabida. La eutanasia es la única solución.


Intolerable promoción de la extrema-derecha

Desde Minuto Digital, un medio que pretendidamente se sitúa en la órbita de la derecha moderada, se está haciendo una promoción cada día más abierta de grepusculos de extrema-derecha.

Dado que nos resultaba bastante extraño el apoyo desde minuto digital a una candidatura prácticamente desconocida como era la de Adelante Cataluña en las elecciones a la Generalitat, nos pusimos a rebuscar en la www y resulta que el tipo que lo dirige, Santiago Fontela, procede de la órbita de falangismo radical en el País Vasco. Y esto hasta hace relativamente poco.

La gota que ha colmado nuestra paciencia y ha generado este post masivo ha sido la reciente publicación de una delirante entrevista a uno de los lideres del movimiento ultra, Manuel Canduela, presidente de Democracia Nacional:

http://www.minutodigital.com/noticias2/3279.htm

Creemos que MD está sirviendo de plataforma para que la caduca extrema-derecha intente apropiarse del liderazgo de los movimientos cívicos

¡¡No a la infiltración ultra!!


A la caza de brujas se la puede considerar, también, intolerable. Lo que nos faltaba, decidir cual ha de ser la línea editorial de un periódico en nombre de la moderación.

Si no les gusta, no lo lean.


La pena de muerte es la forma más extrema de pena cruel, inhumana o degradante.
La pena de muerte constituye una violación del derecho a la vida.
No estaría de acuerdo ni aún si el ajusticiado fuera el mayor asesino y ladrón de nuestra historia: Pinochet


ADam: Cierto es que no llegó al poder gracias a los USA, pero incomprensiblemente permitieron que siguiera en el poder después de la primera guerra del Golfo. Respecto a las armas, en ningún momento digo que fueran los proveedores principales, pero la actitud de los diferentes gobiernos norteamericanos no deja de ser paradójica. Y en cuanto a lo de la ONU, te recomiendo que busques como busqué yo y leas la resolución que se vieron obligados a adoptar, gracias a las presiones de los EEUU. De todos modos, si no lo encuentras (pues no es un tema que esté muy a la vista como tantos que ponen en entredicho la política exterior norteamericana) con mucho gusto te daré la referencia.
salom: Entonces estarás de acuerdo con muchos de los actos (verbales) de los terroristas ¿no?. Los que no están de acuerdo que miren para otro lado o que hagan como que no han oido sus risas, insultantes para todos los demócratas. Cuando hay gente que fomenta el odio y la sedición, lo mejor es no darles publicidad. Y aquellos que se la den deberán atenerse a las consecuencias, pues la dinámica del enfrentamiento sólo persigue mermar los preceptos básicos de la democracia.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.