Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Norman Borlaug

No sé si muchos de mis lectores saben quién es Norman Borlaug. Premio Nobel de la Paz en 1970, es probablemente la persona que más vidas humanas ha salvado en toda la historia de la humanidad. Con toda probabilidad, es responsable de haber salvado la vida de más de mil millones de seres humanos.

Borlaug se crió en una granja de Iowa, y al final de la Segunda Guerra Mundial marchó a México, donde trabajó en la selección y mejora de variantes de trigo. Borlaug consiguió variantes de alto rendimiento y resistentes a las enfermedades. Como resultado, México se convirtió en exportador de trigo en 1963, y sus variantes se introdujeron en Pakistán e India, y después en otros países de Asia y África. Sus métodos fueron utilizados para mejorar otros cereales, creándose así lo que se ha llamado la "Revolución Verde", que ha evitado que centenares de millones de personas en todo el mundo hayan muerto de hambre.

Borlaug es profesor en la universidad A&M de Texas. Ahora está luchando contra un cáncer, y hay un movimiento para concederle la medalla de oro del Congreso, el mayor reconocimiento civil en Estados Unidos.

Cito una frase de Borlaug:

"algunos de los ecologistas de las naciones occidentales son la sal de la tierra, pero muchos son elitistas. Nunca han experimentado la sensación física del hambre. Actúan desde cómodas oficinas en Washington o Bruselas. Si vivieran sólo un mes entre la miseria de los países en desarrollo, como lo he hecho yo durante cincuenta años, gritarían pidiendo tractores y fertilizantes y canales de irrigación y se indignarían con los elitistas que desde sus casas intentaran negarles estas cosas."

En los años sesenta los ecologistas liderados por Paul Ehrlich profetizaban la muerte de millones de personas por inanición. Su respuesta era reducir la natalidad:

"Debemos tener control de natalidad en casa, esperemos que mediante un sistema de incentivos y castigos, pero también por obligación si los métodos voluntarios fallan".

Después jugueteó con la idea de poner esterilizantes en el suministro de agua y racionar el antídoto para producir la población óptima. Descartó la idea, observando que todavía no era técnicamente posible.

Hoy, muchos ecologistas son absolutamente ignorantes de todo lo concerniente a la Biología en general y a la Ecología en particular, pero defienden creencias en virtud de las cuales todos los demás tenemos que cambiar nuestro modo de vida o seremos culpables de catástrofes indescriptibles. Mientras, científicos desconocidos para el gran público como Borlaug investigan, descubren cómo funcionan las cosas y desarrollan tecnologías que salvan cada día la vida de millones de personas en todo el mundo.

Comentarios


Leyendo este artículo me ha entrado un escalofrío. Será porque la idea subyacente del ecologismo militoso consista en demostrar que lo único prescindible para un sistema equilibrado es el hombre.
Esa ligereza de conceptos ya ha desembocado, mutatis mutandi, en generosas duchas de Zyklon B.


Esa es muy buena, pero Paul Ehrlich las tiene mejores. Su sueño (¡confesado!) de que un virus terminara con el cáncer de los humanos y limpiara la prístina Madre Tierra (excepto él, claro) es impagable.
Lo que se puede llegar a soñar para ir al zoo gratis y sin gente...


Hace tiempo enalce un video que simplifica basicamente lo que comentais. Darle un vistazo a este antiguo post:http://elperipatetico.blogspot.com/2006/06/healthy-earth.html

Creo que os va encajar como anillo al dedo.


Buen hallazgo y buen contenido.
Pero me temo que a las generaciones de la 'educación para la ciudadanía' les va a resultar difícil escapar de los prejuicios de quienes dirigen la(s) política(s) educativa(s).
Saludos.


Bourlaug es lo mejor que le ha pasado a este mundo, yo estudio agronomia y me indigna que ni los catedraticos sepan algo de el.

solo una frase: "es muy facil estar en contra y protestar, cuando no se tiene hambre"


eres genial y lo mejor mi idolo


Perdón pero estoy con Paul Ehrlich, la muerte por inanición es hoy por hoy una realidad, a pesar de que se producen suficientes alimentos para todos, por eso siendo víctimas evitables, cada muerte por hambre es prácticamente un asesinato (algo similar dicen los representantes de la FAO).

El libro de Ehrlich, The population explosion, no es disparatado y apunta a reducir la tasa de natalidad (en ningún lugar menciona métodos de esterilización forzados ni nada por el estilo). De todas formas, a pesar de la llamada "revolución verde", el problema que consigna Ehrlich (además del cambio climático) es la falta de agua potable, pero no en pocos años, sino dentro de medio siglo. Los efectos desastrosos pronosticados por Ehrlich se estan gestando... Igual como el sistema tiende al equilibrio tal vez podamos pensar que la muerte de 1.000 millones de personas (muertes, como dijimos, evitables) no sea un problema moral.

Ehrlich no defiende medidas draconianas, pero sí enérgicas.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.