Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

No pasa nada

Hace algo más de diez años, yo trabajaba en una pequeña empresa, a la que las cosas empezaron a irle mal. Dejó de pagarnos, pero como había perspectivas de mejora (la empresa se iba a vender y seríamos recompensados) y la mayoría de los trabajadores eran jóvenes sin compromisos económicos (y un poco idiotas, todo hay que decirlo), seguimos trabajando durante meses sin cobrar más que de manera muy irregular.

El caso es que la situación, como era de esperar, acabó degenerando y un día al llegar a trabajar nos enteramos de que el dueño había denunciado a uno de los trabajadores por robo (apropiarse del código fuente de lo que estábamos desarrollando, vaya). Nuestro compañero había pasado la noche en un calabozo, y seguía detenido.

Os podéis imaginar la situación: todos en la entrada del chalet en el que estaba ubicada la empresa, el dueño dentro con la secretaria y sin querer ver a nadie... y en estas aparece el director general y nos dice "¿qué hacéis aquí? Tenemos ahora una reunión con una gente interesada en comprar la empresa, hay que seguir trabajando". El hombre, con un empleado encarcelado y el resto en pie de guerra, seguía empeñado en que tenía una empresa que dirigir. Después de ese día ya solo nos vimos en los tribunales.

No sé porque me he acordado de todo esto al leer esta noticia:

Zapatero "mantiene las expectativas" mientras Otegi le culpa de "romper las condiciones"

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.