Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Manual para Progres. Lección 2. Economia

Saber toda la economía que necesitas es muy fácil, y requiere menos de dos tardes. Ni siquiera es necesario que sepas nada de matemáticas. Basta con seguir esta lección, que dividiremos en dos bloques para no fatigar al alumno.

En realidad, lo único difícil es elegir entre estas dos alternativas: comunismo o economía mixta. Si eliges comunismo ligas más, puedes vestir con la ropa que otros usan para estar cómodos en casa, dejar de afeitarte y/o de depilarte y despreciar al resto del mundo por ser unos vendidos al sistema. Si eliges economía mixta puedes tocar cargo en el PSOE con veintipocos años. Pero tampoco es necesario precipitarse para elegir: puedes ser radical durante unos años y después sentar la cabeza.


Caso práctico

Pepe y Carmen están en una tienda de comercio justo. Llevan un rato mirando bisutería hecha con cuentas de madera, jerseys de alpaca con motivos incas y tabletas de chocolate envueltas en un papel de estraza que cumple la misma función que el hábito en las monjas: disuadirte de pensar que podrás obtener cualquier tipo de placer probando su contenido. Al cabo de un rato, Pepe comenta:

- Este café es un poco caro, ¿no?.

Carmen responde:

- ¿Tienes idea de lo que trabajan los campesinos para recolectarlo? Eres un egoísta insolidario. Seguro que preferirías comprarlo en Carrefour para ahorrarte un euro, sin pensar en que estás ayudando a que los intermediarios se hagan ricos explotando a los trabajadores colombianos.

Pepe agacha la cabeza, pensando en todo lo que tiene que aprender, mientras Carmen paga la lata de café.



Explicación


Pepe sólo se preocupa de comprar lo que quiere al mejor precio, sin analizar las implicaciones éticas que tienen en nuestra sociedad las relaciones económicas. Muchos caen en el mismo error, pero podrían evitarlo con unos conocimientos básicos que veremos en esta lección.


El trabajo

Los seres humanos se dividen en cuatro clases en cuanto a su situación laboral: trabajadores precarios, trabajadores explotados, empresarios y comprometidos.

Los trabajadores precarios son los que tienen un contrato laboral fijo, con indemnizaciones por despido.  Son víctimas de la explotación capitalista y el neoliberalismo, su número siempre crece y su situación siempre empeora.

Los trabajadores explotados son todos los que no son precarios. Por definición, un trabajador está explotado, porque siempre podría trabajar cinco horas menos a la semana y cobrar un 5% más al mes.

Los empresarios son seres egoístas y avariciosos, que buscan sólo su propio beneficio. Son empresarios también los directivos de empresas o incluso de la Administración, porque aunque no tengan participación en la propiedad de la empresa colaboran con ella en la explotación de los trabajadores.

Los trabajadores autónomos, como su propio nombre indica, son trabajadores, no empresarios. Un taxista o el dueño de un bar o un comercio es también explotado por el sistema, salvo que se comprueba que tiene trabajadores a su cargo, en cuyo caso sí se le considera empresario.

Los comprometidos forman un grupo variado, pero caracterizado porque su actividad laboral está dedicada a mejorar la vida de los demás. Así, son comprometidos los escritores, periodistas, cantantes o cineastas, pero también los trabajadores de ONGs o los sindicalistas.

Es evidente que la vocación de todo progresista que se precie es pertenecer a este último grupo. En su defecto, conviene iniciarse como trabajador explotado en el sector público o en una gran empresa, y desde allí comprometerse en un sindicato.


Las relaciones económicas

Desde que el mundo es mundo, el poderoso oprime al débil. En cualquier relación económica, siempre el rico obtiene más beneficio que el pobre. De hecho, el consumismo no es más que una sofisticación del feudalismo, un sistema por el cual los siervos deben entregar un porcentaje del fruto de su trabajo a los señores. Lo que ocurre es que ahora se obliga a los trabajadores a entregar su dinero a los empresarios mediante la publicidad, haciéndo creer a los ingenuos trabajadores que son libres de hacerlo y serán felices con el resultado de la transacción.

La única actividad económica que puede ser legítima es la producción. Siempre que cumpla con unos criterios éticos: no utilizar trabajadores precarios, ser escrupulosa en el respeto al medio ambiente y anunciar su compromiso con alguna causa solidaria. Las actividades de empaquetado, distribución y comercialización las realizan los intermediarios, que son un tipo especialmente perverso de empresario que obtiene dinero simplemente colocándose de estorbo entre el productor y el consumidor.

Dado que el empresario es por naturaleza codicioso y ruin, es necesario que el Estado intervenga para evitar sus abusos. ¿Cómo debe intervenir? Aquí es donde el alumno debe optar entre el marxismo ortodoxo y la economía mixta.

Todo lo que necesitas saber para ser marxista es que Marx se llamaba Carlos (o Karl) y no Groucho, que escribió "El Capital", que dijo que la religión es el opio del pueblo, que descubrió la lucha de clases (según la cual los empresarios explotarán a los trabajadores hasta que estos hagan la revolución) y que el marxismo es científico. No es necesario que leas "El Capital", salvo que seas al mismo tiempo profesor universitario y masoquista. Si tienes vocación intelectual, puedes leer de vez en cuando "Le Monde Diplomatique" (no, no hay que saber francés, hay una edición en español) y podrás opinar con autoridad incuestionable.

Si eres marxista, debes mantener la necesidad de que el Estado asuma la producción de bienes y servicios, eliminando a la clase empresarial. Si alguien tiene el mal gusto de mencionar el fracaso de la Unión Soviética, debes asegurar que la Unión Soviética no aplicó correctamente el marxismo, y que de hecho ningún régimen ha sido verdaderamente comunista. Conviene además mencionar los éxitos de la revolución cubana en sanidad y educación para evitar prolongar innecesariamente la discusión.

Si eres partidario de la economía mixta, puedes admitir sin problemas el fracaso del socialismo real (aunque no está de más hacer alguna observación acerca de la vigencia del análisis marxista como método científico). Ahora bien, debes explicar a renglón seguido que el capitalismo también ha fracasado, que el neoliberalismo conduce inexorablemente a la explotación laboral infantil y que la miseria y la pobreza están provocadas directamente por el sistema.

Por tanto, la única solución es que el Estado regule las relaciones económicas para evitar la explotación de los indefensos. Cierto que los empresarios son astutos, y buscan siempre la manera de burlar las reglas del juego. Así, el Estado debe elaborar continuamente nuevas normas que regulen cada detalle que no se haya tenido en cuenta anteriormente.

En la segunda parte de esta lección, hablaremos de los impuestos, la redistribución de la riqueza y el Tercer Mundo.

Comentarios


Genial, genial, queremos más.


Sin comentarios. ¡Qué bueno!


Es buenísimo. Cuando acabes el manual vas a tener que recopilar todos los capítulos en PDF.


Dios, te leo, y me parece como si estubiera viendo una foto de la gente que se junta en la fiesta del PCE.
Impagable


un poco flipao, haz algo de provecho!

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.