Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Manual para Progres. Lección 2. Economía II

En esta segunda parte de la lección de economía, trataremos tres asuntos fundamentales: impuestos, pobreza y Tercer Mundo.


Impuestos

Los impuestos son el mecanismo por el que el Estado recupera parte de lo robado por los empresarios y lo redistribuye entre los trabajadores. Como el sistema capitalista es inherentemente defectuoso, es necesario recaudar también de los trabajadores (incluso de los trabajadores precarios), pero después se les devuelve más de lo que han aportado en forma de carreteras, sanidad, educación para sus hijos...

El reparto de este dinero recuperado de los ricos es una de las funciones básicas del Estado. Mediante este reparto el Estado siempre busca beneficar a los trabajadores, bien directamente o bien a través de los comprometidos. Efectivamente, el mejor destino para nuestros impuestos es fomentar la cultura, apoyar a una ONG o colaborar con un sindicato, y nunca jamás se debe cuestionar si el producto cultural o la acción solidaria justifican y merecen el dinero que se les entrega. El dinero siempre está mejor siendo utilizado por un comprometido que en las manos de un capitalista.

Desde la derecha hay quien critica a los comprometidos que, gracias a su mayor aportación a la cultura y al bien común, disfrutan de unos medios de vida superiores al común de los trabajadores. Dado que esta visión cala a veces entre los más ingenuos, cabe hacer aquí algunas observaciones:

  • Primero, la misión fundamental de un artista es denunciar los abusos de la sociedad en la que vive. Por tanto, es mucho más importante una canción de letra solidaria o una película con tema social que un mero reparto de un dinero que debe servir para realizar nuevas obras de denuncia.
  • Segundo, no se trata de reparar las grietas del sistema con medidas que en el mejor de los casos son voluntaristas. El capitalismo está agotado, y el artista comprometido debe trabajar activamente para buscar su fin, no para sostenerlo, como sucedería si entregasen su dinero a los trabajadores explotados, aliviando sus condiciones e impidiendo que se generase una conciencia revolucionaria.
  • Tercero, no hay que confundir la riqueza obtenida mediante la explotación de trabajadores, la sobreexplotación del medio ambiente y el abuso de países del Tercer Mundo con los medios de vida obtenidos legítimamente por artistas comprometidos que aprovechan las debilidades del sistema capitalista para luchar contra él.
Por tanto, no es reprobable que un comprometido busque la manera de pagar menos impuestos, siempre que dedique su dinero a realizar nuevas obras de denuncia del sistema.


Distribución de la riqueza

Para que alguien tenga más, otro tiene que tener menos. Aunque parezca increíble, todavía hay personas entre la derecha más insolidaria y recalcitrante que no entienden algo tan sencillo como esto. O más bien, que no lo quieren entender. Precisamente por esto son necesarios los impuestos. Y por esto el gran Brassens podía cantar algo así como:
Si en la calle corre un ladrón
y a la zaga va un ricachón,
zancadilla pongo al señor
y aplastado el perseguidor.

Brassens ya sabía que en realidad el ricachón lo era por haber robado, y el ladrón sólo estaba recuperando parte de ese botín. La visión cristiana (variante teología de la liberación) sostiene que los ricos son pecadores por el hecho de serlo, y por tanto un rico no puede salvarse. Por el contrario, un pobre es bueno por naturaleza y la pobreza le redime de cualquier pecado que pudiera tener. Incluso aunque un rico haya conseguido su fortuna trabajando, también es culpable, porque debería haber dedicado ese tiempo a ayudar a los demás, y no a comportarse como un egoísta, buscando sólo su propio beneficio.

Ahora bien, si aplicamos este principio a toda la población mundial, nos podemos encontrar con que incluso siendo trabajadores explotados tenemos más que la mayoría de la gente. ¿Qué hacemos entonces? ¿Debemos entregar toda la parte de nuestro sueldo que supere el salario mínimo a una ONG? Si se quiere una formulación más concreta: ¿Tener a una trabajadora doméstica inmigrante es compatible con ser solidario? ¿Debe una persona de izquierdas renunciar a ella?

Estas preguntas admiten dos tipos de respuesta. Veamos:
  • Si eres un trabajador precario, menor de 25 años, puedes considerar que tus padres son unos burgueses, que la sociedad está podrida, que es injusto que nadie gane más que otro y afirmar categóricamente que tú nunca entrarás en el sistema. Es conveniente combinar esta actitud con una ideología marxista, como se vio en la primera parte de esta lección. Por supuesto, la asistenta de tus padres puede seguir lavando tu ropa, porque tú ya has dejado clara tu firme posición al respecto.
  • Si ya estás en la situación de tener un sueldo superior a la media, y pagas a una señora inmigrante para que friegue tu cuarto de baño, puedes hacer lo siguiente:
    1. Sostener que tu trabajo es tan importante para la sociedad que merece la pena que otro haga las tareas cotidianas del hogar, para que tú puedas aportar más.
    2. Denunciar la injusticia del sistema, y reconocer que el hecho de que tú entregues parte de tu dinero no va a resolver nada. Lo importante es cambiar las estructuras.
    3. Si a pesar de todo tienes mala conciencia, siempre puedes hacer un donativo a alguna ONG. Por unos eurillos al mes, ya puedes decir: el mundo está fatal, pero al menos yo hago algo...

En cualquier caso, debes recordar que los ricos son de derechas. Los de izquierdas simplemente tienen dinero.


El Tercer Mundo

El Tercer Mundo es la consecuencia de la explotación de los pobres por el sistema capitalista. Antes de la colonización, los indígenas vivían en paz con la Madre Tierra y consigo mismos. Pero los imperialistas occidentales esquilmaron sus recursos, y ahora les han abandonado en la miseria.

Es justo que para compensar tanto robo y tanta explotación los países ricos devuelvan parte del dinero robado a los países pobres. Hay varios organismos de la ONU que han hecho cálculos de lo que cuesta conseguir cosas tan elementales como que todos los niños del Tercer Mundo sean vacunados, o dejen de pasar hambre, o que todos tengan acceso a agua potable. Si no derrocháramos el dinero en un consumismo alocado, o peor aún, en costosísimas armas que sólo producen muerte y destrucción, podríamos resolver fácilmente todos los problemas del Tercer Mundo.

Pero en lugar de hacer esto, los occidentales nos empeñamos en seguir comprando productos que fabrican en el Tercer Mundo multinacionales con el sudor de niños explotados en condiciones infrahumanas. Por ello, es necesario participar en campañas como la del 0,7%, para obligar a los Estados a que dediquen más presupuesto a la solidaridad con los más desfavorecidos.

Para ser coherente, basta con aprender de memoria e interiorizar los tres párrafos anteriores. No es necesario que entregues parte de tu dinero a una ONG, porque lo importante es que lo haga el Estado. Por supuesto, sólo un capitalista feroz y desalmado afirmaría que los ciudadanos o los gobernantes del Tercer Mundo tienen alguna responsabilidad en su situación.


Ejercicio para el alumno

Contrariamente a lo que pudiera parecer, no todos los trabajadores de la cultura son comprometidos. Algunos son verdaderos explotadores empeñados en ganar dinero a toda costa o, lo que es peor, lacayos de los capitalistas que justifican u ocultan sus maniobras. Para demostrar su conocimiento, el alumno debe clasificar (razonando) a las siguientes personas en Explotadores y Comprometidos:

Michael Moore, Jose Luis Moreno, Guillermo Toledo, Lina Morgan, Juan Luis Cebrián, Federico Jiménez Losantos.

Comentarios


A ver, el ejercicio:
Explotadores
- Jose Luis Moreno
- Lina Morgan
y sobre todo
- Federico Jiménez Losantos

Comprometidos
- Michael Moore
- Guillermo Toledo
- Juan Luis Cebrián

Me estoy aplicando. Merezco un diez.


Fernando, eso era fácil. La gracia está en explicar qué diferencia a Guillermo Toledo de Lina Morgan para que uno sea comprometido y la otra explotadora.


Es facilísimo: Guillermo Toledo gana dinero y habla de Fidel Castro; Lina Morgan sólo gana dinero. Conclusión: comprometido y explotadora.

Genial manual. Estoy empollándomelo a tope. Me queda poquísimo para conseguir un cargo en algún ayuntamiento del PSOE.


Es facilísimo: Guillermo Toledo gana dinero y habla de Fidel Castro; Lina Morgan sólo gana dinero. Conclusión: comprometido y explotadora.

Genial manual. Estoy empollándomelo a tope. Me queda poquísimo para conseguir un cargo en algún ayuntamiento del PSOE.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.