Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Libertad para elegir

En Red Liberal se ha defendido el derecho al aborto sosteniendo que la madre tiene derecho a elegir. Jeff Jacoby plantea en este artículo una pregunta interesante: ¿qué pasa cuando el aborto se utiliza para seleccionar el sexo del bebé?

Por lo que cuenta, hay estudios que muestran que no solo en China o India se usa el aborto para eliminar a las niñas, sino que esta selección sexual se está dando ya en Estados Unidos. Es fácil y barato hacer una ecografía que muestra el sexo del hijo por nacer, y no hay problemas legales para abortar si se comprueba que es una niña y la familia quiere un niño.

¿Es liberal admitir el derecho a seleccionar el sexo de tu hijo por el expeditivo procedimiento de matar al feto con sexo inadecuado?

Se criticó a James Watson por decir que si una mujer debería tener derecho a abortar si puede saber si el hijo que lleva en el vientre es homosexual.

¿Es liberal admitir el derecho de la madre a decidir en libertad si quiere tener un hijo homosexual?

Si habéis respondido que no, pregunto ¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar un hijo porque su pareja le abandonaría si lo tuviera? ¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar porque tener un bebé perjudicaría su carrera profesional? ¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar porque el niño tiene un defecto genético?

El problema de admitir el aborto como un derecho de la madre, es que las madres pueden utilizarlo con sus propios criterios, que no tienen por qué ser políticamente correctos. Pueden usar ese derecho para eliminar homosexuales o niñas, por ejemplo.

El problema, por supuesto, es admitir que se puede eliminar a otro ser humano porque es molesto. Porque a partir de ahí, la definición de "molesto" puede ser muy diferente a la nuestra.

Comentarios


Me parece muy interesante esto que comentas. Yo no veo el aborto como un derecho, como tampoco lo es que te corten un brazo.


«¿Es liberal admitir el derecho a seleccionar el sexo de tu hijo por el expeditivo procedimiento de matar al feto con sexo inadecuado?».

Si es liberal, pregunta, señor Selene. Como si la medida de lo liberal fuera un patrón más del sistema métrico internacional.

Salvo que sea anarcocapitalista, estará de acuerdo conmigo en que, si el liberalismo consiste en defender el mayor margen de autonomía individual (o el menor intervencionismo de parte del estado) compatible con un orden social merecedor de tal nombre (o, incluso, con el «mejor» orden social, según la escuela), habrá que estudiar las circunstancias de cada momento y lugar.

Así que, respondiendo a su pregunta: Depende. Hoy, en España, yo diría que sí, que es liberal.

Sólo, si a la larga eso planteara serios problemas sociales (como, por ejemplo, el riesgo de extinción de la especie, o que hordas de hombres desesperados fueran violando a toda mujer que se cruzase en su camino) habría, quizá, que soportar que el estado prohibiese ese supuesto de aborto. O, más aún, que por una temporada incentivase la selección de hembras para reestablecer el equilibrio. No lo sé; me lo plantearé en serio cuando se dé el caso.

También pregunta usted: «¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar un hijo porque su pareja le abandonaría si lo tuviera? ¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar porque tener un bebé perjudicaría su carrera profesional? ¿es liberal defender el derecho de la madre a abortar porque el niño tiene un defecto genético?».

Rotundamente, sí. No hay ninguna razón de utilidad social para que, por esos motivos, el estado me impida destruir al «ser humano-no persona» que es el embrión/feto. Cuanto menos durante las primeras semanas del embarazo.

Y no olvidemos que, en puridad, la razón última no es ninguna de las que pone como ejemplo, sino simplemente que la mujer no desea al hijo que está gestando.

Más adelante añade: «El problema de admitir el aborto como un derecho de la madre, es que las madres pueden utilizarlo con sus propios criterios, que no tienen por qué ser políticamente correctos».

Exacto. Cada cual tiene su moral. Y, mientras regirse por ésta no perjudique a terceras personas o al orden social, al que no le guste, que se joda.

Y, mire, voy a significarme más, ya que hablamos de moral: Conforme a mis valores es, en principio, inmoral abortar por razón del sexo del embrión. Y lo es porque no obvio que el nasciturus es un ser humano para el cual la vida es un bien deseable, aunque aquél no sea persona. Es decir, que considero que, con todo, es un factor que tiene que valorarse a la hora de tomar la decisión. Y que no guste el sexo del embrión/feto no es, en mi opinión, motivo bastante. Al menos en la generalidad de los casos.

Pero -reitero- esto es según mi visión. Por eso, aun así, respetaría la decisión que en otro sentido tomara la persona interesada, que es la madre. Y ello porque su decisión no atentaría contra mi persona ni contra mis bienes (ni tampoco, por solidaridad, contra los de otra persona, porque el nasciturus no lo es). Y también dudo mucho que en la España de hoy hubiera una tendencia significativa a seleccionar el sexo que supusiera una amenaza para la continuidad de la sociedad.

Un saludo.


El artículo es aterrador. Addresses some important and unsettling issues.


Creo que sobre el aborto, la discusión debería ser sobre quién es sujeto de derechos. Si se considera que el no nacido tiene derechos, es un ser autónomo al que habrá que proteger y reconocerle su derecho a la vida, ya que no puede opinar por sí mismo.

Si se duda de si el feto, embrión o cigoto son personas y por tanto sujeto de derechos, ¿no habría que aplicar el "principio de precaución" que tanto gusta a ecologistas y progres de todo calibre? Deberíamos suponer que es una persona. Por tanto, el aborto por sí mismo no está justificado.

Si partimos del supuesto de que el feto, hasta un determinado momento de la gestación, no es persona, evidentemente sólo la persona afectada podrá decidir por sí misma en función de sus deseos.

En mi opinión, el no nacido es sujeto de derechos desde la concepción, pero si no lo fuera habría que aceptar la libertad de elección de la madre.


Argumenta con valor Sanzwich, sin darse cuenta (o haciendolo, que es peor) que así se puede justificar las medidas eugenésicas nazis. Allí, en Alemania, en aquella época era liberal.


Amigo Adam, no seré yo quien por principio me oponga al aborto, hecho dilemático... que cuando dilema es, siempre será doloroso para quien lo tenga que sufrir, y por tanto en esa situación es comprensible su permisividad.

El problema es, que el feminismo ha convertido al aborto en un derecho a capricho de la mujer (¡y sólo de la mujer!); lo que le convierte, primero en un hecho hembrista; y segundo, en un hecho homicida. Hecho que como decimos, si lo provoca la madre, será consentido, en tanto que si dicho aborto lo provoca el padre, será definido como asesinato (mismo hecho distinta interpretación y pena y funcion de quien la haga).

La cuestión por tanto, para el hembrista feminismo, no es por qué se aborta, sino quien tiene el derecho de propiedad sobre dicho feto. Esa es su ética, y en ella todo vale; incluida la potestad de obligar al padre a tener hijo de cualquier mujer contra su voluntad (derecho a la inversa que el feminismo le otorga a toda mujer de abortar todo hijo de varón no deseado por ella).

Por lo que a tu pregunta si es liberal el aborto, antes hay que preguntarse si es liberal la propiedad sobre el feto. Los liberales siempre han estado de acuerdo que la propiedad es sobre las cosas, no sobre las personas (en el liberalismo el respeto al individuo es sagrado, y que sepamos nosotros, el feto no es la madre).

Por otra parte, los liberales siempre han estado de acuerdo también, que quienes poseen la propiedad, no pueden otorgarse exclusivos derechos sobre la misma en paralelo a imponer sobre dicha propiedad obligaciones de mantenimiento a terceros.

Sin embargo la feminista de pro, entiende que tiene exclusivos derechos de propiedad sobre el feto que posee en su útero, al tiempo que con su jurisprudencia hembrista, se garantiza el poder otorgar todas las obligaciones para con dichos fetos, al padre del mismo o en su defecto al estado.

Y ante estos principios ideológicos de absoluta esencia hembrista... lo de menos es si la razón para abortar es el sexo, la raza, la edad u otras características del neonato. Lo esencial es el poder exclusivo de la mujer sobre dicha propiedad y su capacidad para imponer a la sociedad las obligaciones que ella considere de interés para con su embarazo.

No se te olvide que al respecto de dicho tema, el sagrado principio feminista afirma que los hijos son de ellas y del estado... y en su defecto de quien ellas afirmen ser el padre. Y es que el feminismo en este tema tiene una enorme capacidad de adaptación estatista y capitalista... por lo que es normal encontrar coincidencia absoluta en las feministas de las principales tendencias partidarias, sean éstas psoetianas o pptianas.

Ya sabes, cuando el feminismo habla al respecto de los derechos reproductivos de las mujeres, en esencia lo que persigue es la propiedad sobre los hijos. Lo demás es secundario. Cosas de la hembrista ética feminista.

Pablo el herrero


«Argumenta con valor Sanzwich, sin darse cuenta (o haciendolo, que es peor) que así se puede justificar las medidas eugenésicas nazis. Allí, en Alemania, en aquella época era liberal».

Creo que en mi anterior post hay suficiente detalle y precisión terminológica como para que una persona que no sea demasiado idiota ni demasiado ultra pueda refutar lo que usted plantea.

Aún así voy a intentar explicárselo con otras palabras:

Un feto es humano, pero no es persona. Y, por consiguiente, no tiene derechos. Es un mero bien jurídico. Digno de protección por su condición de ser viviente y humano, cierto. Por eso es admisible que se establezcan determinadas cautelas (condiciones y plazos).

Es algo parecido a lo que sucede con la vida de los animales. Se sanciona administrativamente el maltrato animal porque consideramos que la integridad de los animales es digna de protección, pero no porque sean personas y tengan derecho a la vida. Esa cautela no los convierte en sujetos de derecho. Y, como no son sujetos de derecho, sino bienes jurídicamente protegidos, es posible ponderar otros intereses frente a su vida (básicamente, nuestras ganas de comer).

Del mismo modo, intereses tales como la dignidad o integridad de la madre en caso de violación o embarazo de riesgo o -también- el simple rechazo a una criatura no deseada han de ser enfrentables, bajo unas condiciones y plazos, a la vida de un mero bien jurídico como es el feto. Y no por ello el aborto deja de ser un mal, pero en esos casos, el de carácter menor.

El nacido tarado, en cambio, ya es persona. Ya forma parte de la comunidad social. Y, amparado por el principio de igualdad ante la ley, goza, en consecuencia, de los mismos derechos fundamentales que cualquier otro sujeto de derecho. Entre ellos, el derecho a la vida que los nazis le hubieran negado.


Sanzwich, no todos los nacidos en la alemania nazi disponían de los criterios juridicos que usted asigna a los nacidos hoy día. Por ello la eugenesia era algo liberal en su momento, siguiendo sus tesis. Y es que lo que dice la ley puede resultar algo completamente antiliberal.


«Por ello la eugenesia era algo liberal en su momento».

Ya, claro. Y lo liberal en algunos países islámicos es que a la mujer le den un par de tortas, en vez de una paliza, por salir sola a la calle.

Me parece que está confundiendo diferentes acepciones del vocablo «liberal».

«[...] siguiendo sus tesis».

Siguiendo mis tesis, no. Las que usted entiende equivocadamente que son mis tesis.

En fin, espero que me disculpe si no se lo explico otra vez más.

«Y es que lo que dice la ley puede resultar algo completamente antiliberal».

¿Pero qué clase de perogrullada es ésta? ¿Quién ha dicho lo contrario?

PD - La verdad, podría haberse centrado en el tema en cuestión (hablábamos del aborto), en lugar de irse por las ramas.


No hay ninguna razón de utilidad social para que, por esos motivos, el estado me impida destruir al «ser humano-no persona» que es el embrión/feto.


Eso lo ha dicho usted señor Sanzwich, y para los nazis los autistas judíos no eran personas y queda justificada su tesis.


Insisto. No es lo mismo un ser humano que una persona. Personas somos los miembros de la comunidad social; los que somos (o debiéramos ser) sujetos de derecho. Y no necesariamente humanos, por cierto. Piense en una corporación.

Por otro lado, si no recuerdo mal, he hecho hincapié en que el principio de igualdad ante la ley es uno de los pilares de cualquier régimen liberal, lo que excluye la posibilidad de discriminar, en su condición de miembros de la comunidad social humana, a tarados o a judíos.

Precisamente, y entre otras cosas, el régimen del III Reich, por hacerlo, tenía más bien poco de liberal (como usted sostiene demagógicamente para desautorizar mi opinión sobre el aborto, eludiendo de nuevo centrarse en el meollo del asunto).

Por cierto, ¿qué dice usted de los que opinan que a los simios habría que concederles la categoría de persona por su idéntica a la humana condición de seres vivientes? (La interrogación es retórica; ya sé la respuesta).

En fin. Hágase un favor, y acepte que, respecto al aborto, las suyas nos son razones; son creencias.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.