Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

La religión en la escuela

Escribe FMH acerca de la enseñanza de la religión en la escuela. Él está en contra, desde un punto de vista liberal. Yo, desde un punto de vista liberal, también estoy en contra de la enseñanza de la religión. Y de la música. Y de las matemáticas, y de la lengua, y más en contra si cabe de que el Estado enseñe "conocimiento del medio".

Creo que la educación de los hijos es una responsabilidad exclusiva de los padres. Cuando interviene el Estado, ya no se puede llamar educación, sino adoctrinamiento. Y creo que los padres tienen derecho a elegir si sus hijos deben ser educados en un colegio con otros niños, en su casa por un preceptor o una institutriz (o por los propios padres) o si deben dejar que los hijos sean unos analfabetos. Es un asunto privado de los padres y los hijos, y no del Estado.

Como es un poco difícil convencer al 99,9% de la sociedad que piensa diferente, por mi parte me limito a paliar los daños del adoctrinamiento en mis hijos en la medida de mis posibilidades, como ya he comentado alguna vez.

En este orden de cosas, tengo muchos amigos preocupados por la asignatura de "Educación para la Ciudadanía", y su posible influencia en la formación de nuestros hijos. A mí, sinceramente, lo que me importa es que quitará horas de otras asignaturas más útiles, pero muy poco su contenido. Es más, espero que sea furiosa, descaradamente progre. Cuanto más radical, mejor.

A mí ya no me tocó lo de la "Formación del Espíritu Nacional", pero por lo que ví a mis amigos mayores, no parece que resultara muy efectiva. De hecho, creo que enseñar una ideología a un adolescente es la mejor manera de que la aborrezca. Si un profesor te explica lo fantástico que es ser una lesbiana emporrada con conciencia ecológica, tú te conviertes por narices en una pija consumista monógama casada por la iglesia.

Un ejemplo de todo esto lo tenéis aquí. Os resumo la historia. En un instituto de Kentucky tenían la costumbre de incluir una oración en la ceremonia de graduación. Pero este año un estudiante dijo que se sentía ofendido por la oración, y pidió a la ACLU, la principal asociación progre de "defensa de los derechos civiles", que interviniera. Un juez dio la razón al estudiante, y prohibió la oración en la ceremonia.

Pero el día D, cuando el director del instituto empezaba su discurso, doscientos estudiantes se levantaron y empezaron a recitar la oración. El auditorio aplaudió en masa a los estudiantes. Y para rematar la faena, Megan Chapman, que es esta chica que podéis ver un poco más abajo tan sonriente, encargada del discurso de apertura, habló de cómo Dios la había guiado desde su infancia, y animó a todos los estudiantes a confiar en Dios en todos los momentos de su vida.

Una vez terminado el acto, el comentario de Megan fue que el desafío había hecho que la clase se uniera más.

En resumen: que si quieres jóvenes católicos, castos, consumistas y de derechas, lo mejor es que en el colegio intenten convertirles en ateos (o musulmanes) folladores, ecologistas y progres.

Comentarios


No estoy de acuerdo. En España se enseña a los niños a ser perezosos, despreocupados e ignorantes y los niños aprenden la lección al pie de la letra. Con la educación en ciudadanía obtendremos millones de Pepes Blanquitos y que trabaje el tato. Casi como ahora.


bravo por megan¡

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.