Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

La Removida

Confieso que no he visto más de cinco minutos de la extinta serie de Telecinco "Los Ochenta". Sólo ver al supuesto grupillo nuevaolero ya te dabas cuenta de que ninguno de los que ha hecho la serie tenía ni idea de lo que era la música de los ochenta. Aunque cada grupo hacía la música que quería (o sabía), los estilos eran coherentes dentro de cada grupo: siniestros, punkis, neorománticos, poperos, rockeros... no se mezclaban en un mismo grupo (aunque los componentes individuales podían cambiar radicalmente de grupo y por tanto de estilo en cuestión de meses). Y por supuesto un grupo de versiones hubiera sido impensable: lo único que tenía valor era la originalidad.
Pero aparte de este y, por lo que me han contado, otros detalles inverosímiles (un punki con barba en los 80 era más improbable que un diputado comunista con abrigo Loden), me ha hecho gracia cierto revisionismo ideológico con respecto a los protagonistas de la movida.

Si eras joven a principios de los ochenta tenías tres posibilidades: ser mayoría silenciosa, ser "moderno" o ser "progre".

Los progres éramos de izquierdas, militábamos en partidos de izquierdas o en comunidades cristianas de base, oíamos a Silvio Rodríguez, a Aute y a Pablo Milanés (nuestros mayores a Raimon, Llach o Labordeta), llevábamos barba, vaqueros, ropa de colores discretos, y las chicas iban con vestidos largos y sin pintar y no íbamos a Rock-Ola, sino a manifestarnos contra las bases americanas.

Los modernos, los de la movida, se disfrazaban al menos los fines de semana, se pintaban la cara y el pelo, y eran fundamentalmente ácratas (como se decía entonces) o directamente fachas. Ejemplo, Fernando Márquez "El Zurdo".

Esto no es tan raro como parece visto desde ahora: aunque gente como los Clash eran a la vez punkis y rojos, casi todos los primeros grupos punkis o nuevaoleros británicos tenían cierta vena filonazi, más que nada porque era lo que más tocaba las narices al stablishment de aquél entonces. Insisto, cuando digo que los de la movida eran de derechas, no me refiero a que estuvieran próximos al conservadurismo católico de Alianza Popular, sino directamente a grupos como Fuerza Nueva.

Por supuesto, los de la mayoría silenciosa lo mismo votaban a UCD que al PSOE, y lo mismo iban a un concierto de Serrat que a uno de los Secretos, pero no puede decirse que estos fueran la movida.

Resumiendo, que la movida era básicamente un fenómeno de niños bien, que veinte años después quieren hacernos creer que ellos han sido socialistas de toda la vida. Lo siento, chatos: no cuela.

Comentarios


Muy cierto lo que escribes.
La movida la originan niños bien, pijos con cultura pop. A mí nunca me ha ido el pop, pero viví esa época muy activamente. Ahora tengo 36. Yo era de los del Hard Rock (luego nos llamaron heavies, algo a lo que siempre me negué), incluso grupos de moda como Saxon eran originariamente nazis (antes se llamaron Sons of a Bitch). Los punk más radicales, los de cresta y alfileres en la mejilla, eran como Sid Vicious en el "Gran timo del Rock and Roll", osea, con gamada inclusive.
Tuvo que llegar el manipulador del Viejo Profesor para politizar el tema hacia la izquierda en esos años.
Mi grupo español preferido eran los "Ilegales"(Nazis, simpáticos los nazis...", no eran de Madrid, pero...)
La serie de T5 es parte de la manipulación histórica que esa cadena viene realizando.
Me gusta mucho tu blog. Enhorabuena


Lou Reed también es uno de mis favoritos ;-)

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.