Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Farruquito a la carcel por criminal

Una buena noticia: Farruquito irá a la cárcel. Parece que, al menos por esta vez, ha habido un juez sensato que ha valorado más la sucesión de delitos que cometió el angelito que su fama o su condición de gitano.

Yo ya he escrito por aquí por qué me interesa tanto el caso de Farruquito, así que poco más tengo que añadir. Sólo esto: toda mi solidaridad para con la viuda del inocente asesinado por este canalla.

Comentarios


Suelo estar de acuerdo con tus escritos, pero voy a discrepar contigo en este tema.

Por un lado, Farruquito no es formalmente un criminal (el que comete un crimen). Según la primera de las acepciones de la RAE crimen es un delito grave, que según el Cód Penal serían aquellos castigados con penas mayores de 5 años. Tampoco según la tercera de las acepciones, puesto que no es un asesino. La segunda es tan general que cualquier cosa sería un crimen.

Además, dejando de lado el homicidio, el resto de los delitos/faltas son irrelevantes en comparación con este último. Dejarse coger no es una obligación ética ni mucho menos (nadie está obligado a declarar en su contra y blablablab...), y los obstáculos que puso para su captura son legítimos en cuanto no dañaron a nadie (siempre y cuando su hermano estuviera de acuerdo). Conducir sin carnet es también una infracción éticamente irrelevante, en tanto en cuanto lo importante es saber si sabía conducir, no si un funcionario que no tiene legitimidad ninguna le da su arbitraria bendición en forma de cartilla rosada. Los delitos de omisión propios también casan muy mal con el liberalismo. Son, más o menos, una ristra de delitos/faltas sin víctima.

El hecho importante. Teniendo en cuenta que no se ha demostrado que Farruquito quisiera matar al fallecido, estamos ante un homicidio imprudente. Y la jurisprudencia y la ciencia del dcho penal caminan hacia el desarrollo del principio de excepcionalidad del castigo de los delitos imprudentes.

Las penas de cárcel, además, son especialmente crueles. Destrozan la vida de las personas y los encaminan a la comisión de nuevos delitos además de no suponer ninguna ventaja en los casos de delitos imprudentes y ser altamente costozas para el ciudadano que paga impuestos, por lo que deberían ser la últimísima opción, solo para casos realmente necesarios. Una buena indemnización, de las de muchos ceros (incluso con una transferencia de dinero de por vida), ayudaría, de alguna manera, a la familia del fallecido y evitaría romper otra vida y otra familia más.

Además, la primera sentencia no basó su tibieza en que fuera gitano, sino que es algo común en las penas por accidentes de vehículos.


Y el siguiente el Capullo de Jerez


Drow, ¿cómo que no hace daño a nadie por evitar su captura?
No podía tener otro objetivo que
1. Aprovecharse de la condición de menor su hermano para que la pena quedara en poca cosa
2. Contar con su insolvencia para no soltar un clavel a la víctima.
Es muy fácil decir barbaridades en estos casos sonoros en los que, efectivamente, la sociedad condena sin juicio previo a gente conocida - véase lo del Capullo de Jerez, del que han dicho de todo - pero lo de Farruquito no tenía perdón de Dios, sea o no ésta una acepción jurídica correcta


seria una verguenza que farruqito no fuese a la carcel, si eso le pasa a cualquiera de nosotro (la clase media baja no lo hacemos con 10 años y la ruina de la familia )
como esto va a quedar sin justicia una muerte con fuga omision de socorro etc .etc


al margen de gitano o payo si meten a una persona por una dosis para su consumo 2 años entonces una muerte ,fuga ,no auxiliar al herido,culpar a un menor,y muchas cosas mas eso que es

seria una verguenza que este señor no pase por prision y habria que mirar para quien hacen la ley muy en serio
por menos en otro sitios salen a la calle

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.