Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

El fascismo que viene

Lo peor del Estatuto aprobado ayer no es que vaya en contra de la Constitución. Es que va en contra del consenso.

Desde el inicio de la transición, todas las medidas políticas importantes, las que tienen efectos a largo plazo, se han tomado buscando el consenso de la oposición. Hasta que llegó Zapatero, y decidió que su misión era imponer las medidas que decida el PSOE sin siquiera hablar con Rajoy.

Los medios afines al gobierno afirman que toda la culpa es del montaraz Rajoy, que se deja aconsejar por los ultraderechistas Acebes y Zaplana. Supongamos que es cierto. ¿Y qué? Zapatero llegó a acuerdos con Ánsar el facha, que aventaja en fascismo y maldad en varios órdenes de magnitud a Rajoy. González pactó nada menos que con Fraga, el dinosaurio franquista responsable de la matanza de Montejurra. Y con Suárez, el tahúr del Mississippi. Es responsabilidad del Gobierno mantener el consenso con la oposición, por muy odiosa que ésta sea. ¿O nos van a decir ahora que Aznar y Fraga eran más dialogantes y talantudos que Rajoy?

El problema no es Rajoy, sino Zapatero. Es Zapatero el que ha decidido que la transición fue un error, y que en lugar de la reforma se debió optar por la ruptura. Y aquí está él para solucionarlo.

Igual que las Cortes franquistas se hicieron el 'harakiri' para dejar paso a la democracia sin solución de continuidad, ayer el Parlamento dio el primer paso para abandonar el régimen en el que hemos vivido los últimos 30 años: un estado de las autonomías en el que dos partidos moderados, uno de derecha y otro de izquierda se alternan en el poder.

¿Qué vendrá ahora? Si Zapatero tiene éxito, un Estado vagamente confederal en el que convivirán cuatro o cinco naciones con varias regiones autónomas, gobernado por un partido socialista (no socialdemócrata) que se perpetúa en el poder apoyado por los nacionalistas.

Pero lo más probable es que veamos el resurgir del fascismo. Aunque se empeñen en el PSOE en asociar al PP con la extrema derecha, saben que en el PP no hay bandas de jóvenes que recorran las calles por la noche armados con bates de béisbol y cadenas, y tampoco grupos armados que asalten despachos de abogados laboralistas. Pero los habrá, si un cierto número de gente se siente traicionada.

Muchas de las víctimas de ETA han sido o son miembros de organizaciones armadas. Por si no queda claro: muchos afectados por los crímenes de ETA tienen un arma en casa y saben usarla. El otro día se le echaron encima a Alcaraz por decir una obviedad: hay gente que puede tomarse la justicia por su mano. Si se establece el principio de que matar y después dejar de hacerlo faculta para una negociación con el Estado por encima de la ley ¿quién impedirá que haya extremistas de signo contrario a ETA que decidan equilibrar la balanza?

El Estatuto agrava este problema, porque si se desprecia el consenso, si se rompen las reglas del juego democrático, cada uno pondrá los límites donde le resulte más conveniente. Si vivimos en un régimen en el que es aceptable incendiar sedes de un partido político, manifestarse frente a sus sedes gritando ¡Asesinos! a sus dirigentes o encadenarse frente a un medio de comunicación para exigir su cierre, antes o después aparecerán grupos que consideren legítimo incendiar las sedes de otro partido, o agredir a los nacionalistas, o poner bombas a artistas comprometidos con la izquierda.

Unid a esto los problemas que van a causar unos inmigrantes musulmanes y africanos imposibles de integrar. Y llegaréis a la conclusión de que otra vez, como ocurrió el siglo pasado, la misma mayoría silenciosa que ahora permanece ajena a los debates entre nacionalistas, socialistas y populares sobre el modelo de nación recibirá con los brazos abiertos a un caudillo que traiga la paz y el orden.

Aunque sea a costa de su libertad.

Comentarios


Desgraciadamente estoy totalmente de acuerdo contigo. Volveremos a los fascismo y a los salvapatrias de turno.

Si además a este coctel añadimos la propensión española de pedir que el gobierno solucione todos los problemas, (nada que ver con los EEUU), en España lo que veremos, (y lo estamos viendo a traves de las CCAA), es el incremento exponencial de la intervención estatal. Volvemos a la España de los 40.


Lo de "resurgir el fascismo", no lo veo tan probable. Puntualmente, puede, pero no como un fenómeno procupante. En nuestra sociedad hedonista y acomodaticia sería necesaria una crisis de gran magnitud para propiciar el auge de esos movimientos.

En cambio, lo de: "Es Zapatero el que ha decidido que la transición fue un error, y que en lugar de la reforma se debió optar por la ruptura. Y aquí está él para solucionarlo."

Es totalmente certero. Y cada día se ve más claro.

Es coherente además con lo relatado en el tema anterior. Mucho.


Fascismo para mi no solo es Mussolini, Franco o Hitler, el repugnante trío calavera. Fascismo puede ser el régimen del PRI en México, o el Peronista en Argentina, o cualquier otro que impide a la larga alternancia política y que además el estado intervenga profundamente en casi todos los aspectos de la vida. Si una socialdemocracia se desvía y llegamos a algo parecido, cómo lo definirías.


En realidad, el fascismo es de izquierdas. Es decir, es una forma de socialismo, una herejía marxista. Lo que destaca en el fascismo, por encima de todo, es su anti-liberalismo. Pero aún hay quien se cree la propaganda que Stalin difundió a partir del komintern.

El "aburguesamiento" es compatible con el fascismo, así como con el socialismo. Lo que caracteriza a ambos es el engorde irresponsable del estado, y la proliferación de un sinnúmero de buscadores de rentas.

Saludos.


"la misma mayoría silenciosa que ahora permanece ajena a los debates entre nacionalistas, socialistas y populares [...]

Aunque sea a costa de su libertad."

¿Qué libertad?

Si eres ajeno a la participación política, ¿de qué te sirve esa libertad?

T libertad es poder ir por la calle tranquilamente, defender tu hacienda y tus propiedades, cultivarte a ti y a tus hijos, ...

...y las mismas herramientas que en una dictadura reprimen la iniciativa política, reprimen el crimen.


Personalmente no estoy de acuerdo. La gran diferencia entre la situacion que vivimos ahora mismo y los pactos entre aznar y zapatero, tienen una diferencia sustancial: En su dia, esos pactos no fueron un consenso "real", mas bien, fueron las coacciones del presidente aznar. Ademas de eso, en todo este asunto, hay un detalle que parece escaparse a la mayoria de los participantes, a saber: el estatuto de las autonomias, es una chapuza que en su dia se hizo, para no crear un estado federal y cada uno tirara por su lado, ni fuera un estado totalmente centralizado, como era durante el franquismo. Ese modelo no podia durar, y aqui tenemos las consecuencias directas de eso. Soy de izquierdas, vote al psoe, no estoy de acuerdo con el estatut, por que creo que se quedara solo en cataluña, cuando deberia ser extensivo a todos los españoles, pero tambien es cierto, que un estado de las autonomias donde siempre ha habido y habra autonomias de primera y de segunda, no podia durar. Eso es un hecho.
Espero no haber ofendido a nadie con mi comentario, solo digo lo que pienso.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.