Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

El camello copula con la camella

Leyendo en Libertad Digital sobre el pobrecito imán de Fuengirola injustamente encarcelado por los intolerantes que no son capaces de aceptar los valores de otras culturas más antiguas y más sabias que la nuestra, veo un link a esta noticia relacionada. Por favor, leedla.

Vamos a ver... así que 'daraba' es polisémica y puede querer decir:

- pegar (ya lo sabíamos).
- debatir de buenas maneras.
- separarse' de la esposa, 'distanciarse' de ella e 'irse' del domicilio conyugal.
- 'viajar', 'irse'.
- hacer el amor.

Lo único que puedo decir es que el árabe es un idioma absolutamente caótico. Si en un pasaje que trata de un tema doméstico y que debería estar claro, como qué hacer cuando hay problemas con la mujer, reputados expertos en el Corán no se ponen de acuerdo en lo que Mahoma (o Alá, que fue quien se lo dictó) quiso decir al escribir esto, y dan todas las interpretaciones anteriores como buenas, imaginad el resto del Libro.

Y por favor, que nadie me diga que hay exégetas de la Biblia que tampoco se ponen de acuerdo en cómo traducir determinados pasajes. Primero, la Biblia se escribió a partir de textos en griego y arameo, traducidos después al latín y de ahí a otros idiomas. Es lógico que algunos autores discutan si el camello debe pasar por el ojo de un aaguja o por una puerta de Jerusalén cuyo nombre sonaba muy parecido a "aguja". Pero el Corán está escrito en el mismo idioma que hablan estos imanes, así que no es problema de traducción.

Y segundo y más importante, no hay discusiones sobre si "dar de comer al hambriento" debe interpretarse como:

- pega al hambriento (sin dejar marca).
- explica de buenas maneras al hambriento lo perjudicial que es no comer.
- haz el amor con la que pase necesidad.
- sepárate de los hambrientos (algunos son caníbales).

Por último, un consejo para las lectoras: NUNCA os caséis con un musulmán.
Si sois tan memas como para casaros con un musulmán, NUNCA tengais hijos. Así al menos sólo os maltratará a vosotras.
Si sois tan idiotas como para casaros con un musulmán y tener hijos, NUNCA viajeis a su país de origen ni dejeis que se lleve a los niños allí.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.