Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Diez libros

Acepto el envite de Emilio. Esta es mi lista de 10 libros fundamentales, por orden más o menos cronológico de primera lectura (algunos los he leído muchas, muchas veces...):

1. 20.000 leguas de viaje submarino. Julio Verne
Podría haber puesto Ivanhoe, El último mohicano, Miguel Strogoff o alguno de Salgari. Entre los 9 y los 13-14 años leí casi todos los clásicos de la llamada "literatura infantil y juvenil". No he conseguido que lo haga mi hijo que ahora tiene 12 años, y no sé si lo hará el que tiene 8. Claro que yo no tenía ordenador, ni consola, sólo un canal de televisión...

2. El candor del Padre Brown. G. K. Chesterton
Cuando tenía 12 años, mis padres compraron una colección de libros que eran una recopilación de novelas y relatos de los mejores autores de novelas policiacas: A. Conan Doyle, Patricia Highsmith, Dashiel Hammet, Ellery Queen, y otros varios. Hace poco he vuelto a leer el volumen de Chesterton, (incluye El hombre que fue Jueves, que también es fantástico) y cada vez entiendo más por qué Borges le admiraba.

3. I, robot. Isaac Asimov
Fue el primer libro que leí en inglés, a los 14 años. Todavía hoy me siguen gustando los juegos de lógica que plantea Asimov en cada cuento. Y en parte gracias a él me aficioné a la ciencia-ficción, en un momento en el que las novelas de aventuras y policiacas ya no me llenaban, y las novelas "serias" me resultaban aburridas.

4. El Aleph. Jorge Luis Borges
Borges es el maestro absoluto. Domina el lenguaje con precisión de neurocirujano, y es capaz de desarrollar en un cuento de tres páginas más ideas que muchos novelistas en plomos de dos kilos. Después de leer el libro (con 14 años), volví a empezar otra vez. Y desde entonces, siempre he tenido cerca uno de esos libritos de Alianza Editorial, que ya van desencolando el lomo por llevarlos en el bolsillo del abrigo y aprovechar cualquier momento para releer uno de sus textos.

5. Asterix y los Godos. Goscinny y Uderzo
No es el mejor de los cómics de Asterix, pero sí el primero que fue mío. Mi primo los tenía todos, y aprovechaba cada visita a su casa para pasar de él y leer cualquiera de las aventuras de los galos irreductibles. Lamentablemente, la muerte de Goscinny hizo bajar la calidad de las historias. La última es sencillamente mala.

6. El Origen de las Especies. Charles Darwin
Lo leí por primera vez en BUP, para un trabajo de clase. Y es en parte responsable de que me interesara en serio por el problema del origen de la vida y de la evolución en general, y al final de que estudiara Biología. Leerlo en tercero de carrera contribuyó a que consiguiera una Matrícula de Honor en Zoología. Así que tengo motivos personales, además de su importancia objetiva, para incluirlo.
Sin embargo, reconozco que, en su afán por documentar y argumentar lo que sabía que era una idea revolucionaria, Darwin llega a ponerse un poquito pesado. Para el común de los mortales, será más apetecible (y provechoso) un libro como El pulgar del Panda, de Stephen Jay Gould.

7. El Hobbit. J. R. R. Tolkien
Lo prefiero al Señor de los Anillos sólo porque lo leí primero. En cualquier caso, creo que la obra de Tolkien tiene también la virtud del Quijote o la Guía del Autoestopista... son libros que crecen y maduran contigo. Pueden leerse como simples aventuras entretenidas (digo simples, con lo difícil que es eso), pero contienen ese insight que les hace madurar y convertirse en libros distintos cada vez que los lees.

8. La Guía del Autoestopista Galáctico. Douglas Adams
Ya he hablado de ella por aquí, pero es inevitable volver a hacerlo. Adams muestra en la Guía un conocimiento de la naturaleza del ser humano que ya quisieran para sí muchos de los juntapalabras de este país. Y además lo expresa con imaginación, humor e inteligencia, tres cualidades que están ausentes de la mayoría de las novelas escritas por autores españoles de este siglo.
A partir de la Guía empecé a ignorar a los pesados autores patrios, y a disfrutar con la inteligencia y el humor de los anglosajones Sharpe, Lodge, Wolfe, Malcolm Bradbury...

9. Diarios de las Estrellas. Stanislaw Lem
¿Era inevitable, no? Se ha comparado a Lem con Jonathan Swift o con Cyrano de Bergerac. Me parece justo. Creo que tampoco es injusto comparar sus ideas y su forma de contar historias con las de Borges. Desconozco el polaco, así que no puedo juzgar su manejo del idioma.

10. El amor en los tiempos del cólera. Gabriel García Márquez
Incluyo precisamente este porque fue el primer libro de García Márquez que no terminé. A los veintipocos años había leído todo lo que había escrito este hombre hasta entonces. Leía a Vargas Llosa, a Cortázar, a Sábato...Y cuando apareció un libro nuevo de García Márquez me lancé a por él esperando encontrar algo como Crónica de una muerte anunciada, que devoré en una tarde del tirón.
Pero antes de llegar a la página 100 de El amor... me dí cuenta de que me estaba aburriendo. Y decidí dejarlo.
Después de El Aleph, esto es lo más importante que me ha sucedido en mi historia como lector, porque supuso alcanzar la madurez necesaria para ignorar lo que un alevín de intelectual como yo debía leer y apreciar. Y esto se trasladó a la música, al cine, al teatro... incluso a la política.

Como veis, otra lista, como la de la música, en la que la única coherencia es que estos autores me hacen cosquillas en algún rincón del cerebro. Y ahora que sé que soy mortal, cada vez tengo menos ganas de perder el tiempo con algo que no me haga disfrutar.

Ya por completar el cuadro, os cuento los últimos libros que he leído:

Slaughterhouse-Five, de Kurt Vonnegut.
The return of Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle.
So Long, and Thanks for all the Fish, de Douglas Adams.
La naranja mecánica, de Anthony Burgess (éste en español, en una edición de Minotauro-Edhasa que me costó 130 pesetas, hace ya muchos años).
Porterhouse Blue, de Tom Sharpe.
Gulliver Travels, de Jonathan Swift. Lo compré en mayo en Londres, y este fin de semana encontré en el trastero el volumen con las obras completas de Swift que leí hace más de veinte años y que creía perdido.

Excepto Porterhouse Blue, todos los demás ya los había leído antes.

Ah, y no paso el testigo a nadie, o lo hago a todos los lectores de este blog y los escribidores de Red Liberal. Que cada uno haga lo que quiera.

Comentarios


Adam, por si mi experiencia te sirve de algo: estoy leyéndole a mi hijo de 8 años "dos años de vacaciones", de Verne, a razón de un capítulo cada noche, antes de dormir (las noches que llego tarde las recupero ;o). Se lo estoy leyendo yo porque el libro le impuso un poco, ya que es grueso y no tiene ilustraciones. Desde el primer día se metió en la aventura, y el otro día ya me contaba cómo se imagina él a cada uno de los personajes. El siguiente espero que se lo lea él solo, y será "viaje al centro de la Tierra".

A Maty, de cachondeo, le decía yo que Asimov es un escritor lamentable. La verdad es que lo pienso, pero debo reconocer que yo, con 16 años, me bebí la mayor parte de su larguísima producción. "I Robot" fue la primera de sus novelas que leí, después de muchos recopilatorios de cuentos. La única obra de Asimov que ha resistido en el estante de libros que no me importa releer es "Bicentennial Man".

"La Guía del Autoestopista" no la conozco, es la primera vez que la veo mencionada. Me la compro ipso facto :o)


Asimov es un escritor lamentable en el estilo de los malos productores de best-sellers: personajes caricaturescos de puro simples, tramas lineales, absoluta carencia de recursos estilísticos...
Y sin embargo, tiene imaginación y es capaz de plantear situaciones interesantes y resolverlas sin hacer trampas (casi siempre).
Por eso es mejor en los relatos cortos que en las novelas.


Y mucho mejor en las novelas antiguas que en las modernas.


De Asimov me he leido casi todo, y lo bueno es el conjunto del libro, las situaciones que describe, la evolucion tecnologica... la trilogia original de Fundacion es muy buena, pero Bovedas de Acero tampoco se queda atras, en los relatos cortos, al final lo que mas me divierte es leer sus comentarios entre historias acerca de como se le ocurrio la ideo o que dijo el editor, en muchos de ellos admite que escribia novelas pulp, de ciencia ficcion cutre de la epoca.

De Heinlein os recomendaria, si no lo habeis leido, Puerta al verano, no es tan "politico" como otros pero es una gran historia, a mi es el que mas me gusta.

Los Diarios de las estrellas, es descomunal, se lo preste a un amigo, y el se lo ha pasado a otro y ya hay uno detras que me lo ha pedido.

Y para acabar os recomiendo Mundo Espejo, la ultima novela de William Gibson, hacia mucho que no leia nada tan bueno.


Yo siempre he sospechado que las últimas novelas se las escribía un equipo de negros.

Bóvedas de Acero es en mi opinión la mejor novela de Asimov. Sin tener en cuenta a las Fundaciones, que tienen más estructura de conjunto de relatos que de novela.


Yo me he leído practicamente toda la obra de verne, ¿es muy difícil encontrar el autoestopista galáctico?

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.