Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Dia de la patria

Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa: vi que amancillada
de anciana habitación era despojos,
mi báculo más corvo y menos fuerte.

Vencida de la edad sentí mi espada,
y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte.

Patriotismo inverso, patriotismo por necesidad. La patria decadente, menguante, pero último refugio frente a los totalitarios. La bandera rojigualda, tantos años desprecida y vergonzante, como arma. Aciertan Blanco y De la Vega: quiero utilizar la bandera contra otros.

Quiero utilizar la bandera de mi patria contra los que usan otras banderas para arrebatarnos nuestra libertad. Quiero usar la bandera, y la patria, contra los que llevan cien años usando banderas rojas para vivir de aquellos a los que dicen defender. Usar una bandera roja y gualda contra los que usan la bandera de su tribu para expulsar al diferente. Usar la bandera que hace treinta años utilizamos para inventar un país de todos contra lo que esgrimen banderas tricolores para resucitar unos muertos y una guerra.

La patria es instrumento. Hoy y aquí es lo que garantiza la poca o mucha libertad que tengo. Pero no es eterna: se puede joder un país. Se jodió Perú, se jodió Argentina, se jodió Alemania, se jode Venezuela. La libertad no se gana para siempre. Para siempre solo es la lucha por la libertad, porque siempre habrá totalitarios.

No es la patria paella, flamenco, toros y olé. Es una patria de locos que fueron al fin del mundo y crearon un imperio en un continente que no existía. La patria de locos que se enfrentaron con palos, piedras y guadañas al ejército de Napoleón. La patria de locos que creyeron que derrotado el francés podían crear un país libre. La patria de miles de locos que prefirieron el martirio antes que la apostasía.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimiento de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?
Asturianos de braveza.
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la manera,
señores de la labranza.
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada. a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habréis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

Defendamos la bandera. Defendamos la patria. Defendamos la libertad.

Comentarios


¡Feliz día de la Hispanidad!


Y lo más indignante es que Aragonés, ese sicario de Polanko, saque a Raúl de la selección.


Me acabas de recordar a un venezolano expatriado en España, que hace ya dos años me decía: -"los españoles no os dais cuenta de lo fácil que es joderla y lo difícil que es enderezarla".

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.