Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Caricaturas

Cómo hemos cambiado. Hace poco más de 16 años los musulmanes de todo el mundo se ofendieron por la publicación de los Versos Satánicos. Hubo revueltas, protestas y asesinatos, y se dictó una fatwa contra Salman Rushdie. Por aquél entonces, en Occidente todo el mundo estaba de acuerdo: la libertad de expresión era sagrada, y los ayatolás unos fanáticos intolerantes que no tenían derecho a imponer su tiranía en el mundo libre.

Ahora son abundantísimos los mesurados a los que no les parece bien que se quemen embajadas por unas viñetas, pero que tampoco están de acuerdo con la provocación gratuita a los musulmanes. ¿Por qué dibujar a Mahoma si eso ofende a los musulmanes? Si eso les molesta, dejemos de hacerlo, y así, evitando provocaciones innecesarias, contribuiremos al buen entendimiento entre los pueblos.

En realidad, ya se viene cediendo a los musulmanes desde hace tiempo. ¿Que un belén es tradicionalmente católico? Pues hacemos "paisajes de invierno". ¿Que el cerdo es ofensivo? Pues quitamos las figuras del inocente Piglet. ¿Que un gráfico en la tapa del helado del Burger King recuerda al nombre de Alá en árabe? Pues damos de postre galletas.

Todo sea por llevarnos bien. Claro que con gente menos agresiva ya no hay que ser tan comprensivo. Por ejemplo, no es necesario que todos nos hagamos vegetarianos para no ofender a los hindúes, que consideran sacrílego matar y devorar una vaca. Y no pasa nada por ofender sistemáticamente a los cristianos o burlarse de los judíos.

Así, estamos reforzando la respuesta agresiva a la menor provocación: evitamos ofender al violento, pero somos implacables en el desprecio al pacífico. Conclusión: si quieres que respeten tus ideas religiosas, debes estar dispuesto a responder violentamente al primer indicio de blasfemia.

Por supuesto que los musulmanes tienen todo el derecho del mundo a quejarse de las caricaturas, a no comprar ningún periódico que las muestre, a no consumir en un establecimiento que sirva alimentos hechos con cerdo. Es lo que hacen los cristianos cuando se sienten ofendidos por algo. En una sociedad libre, la libertad de expresión ampara no sólo al que crea una obra, sino al que tiene cualquier motivo para protestar por ella.

Ahora bien ¿de verdad alguien cree que los musulmanes que se han manifestado indignados y que han protagonizado los actos de violencia actúan libremente? ¿En países que son en su totalidad dictaduras atroces, en las que nadie se atreve ni a toser ante un policía? Perdonen que no me lo termine de creer.

Y ya puestos, todos los que afirman que "los musulmanes están indignados", ¿se han molestado en mirar cuántos participan en las movilizaciones? Por ejemplo:

"Insulting the Prophet disgusts us and nuclear energy gives us dignity," the crowd of about 200 people shouted.

¿De verdad Zapatero, Cajal y compañía creen que debemos dejar de hacer caricaturas de Mahoma porque 200 iraníes han sido manipulados por su gobierno? Deberíamos empezar por reconocer a los verdaderos responsables de las revueltas, que no son en absoluto caricaturistas daneses:

- Por un lado, tenemos a los islamistas radicales, cuyo objetivo es que la Umma (la comunidad de los creyentes) se extienda por todo el mundo. Y para ello no dudan en mentir, en exigir respeto a la diferencia cuando son minoría y en aplastar al diferente cuando consiguen imponer su ley. Llevan empeñados en ello más de 1.000 años, y no van a parar.

- Por otro, tenemos dictadores que cada vez tienen más difícil explicar a su pueblo por qué vive en la miseria y por qué sus familiares que han emigrado a Europa tienen condiciones de vida infinitamente mejores. Para ellos la satanización de Occidente es una manera cómoda de ocultar sus propias vergüenzas, y además las algaradas sirven como válvula de escape para los más violentos.

Es decir, que los que han lanzado a las calles a los iracundos manifestantes no van a dejar de hacerlo porque no haya caricaturas de Mahoma. Ceder aunque sólo sea un poquito de nuestra libertad de expresión para contentar a los musulmanes sólo conseguirá reafirmarles en su conducta violenta, y provocar la siguiente vuelta de tuerca.


Comentarios


Y que me dices de los del 'Crucifijo en su punto' que salió en una cadena de TV española. Evidentemente, eso no es blasfemar, no, eso es simplemente poner una nota de humor. Pues por mí ¡QUE VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESION!

Además, estos radicales musulmanes la han tomado contra Europa porque ya están muy desgastados en acciones contra los USA, y lo de las viñetas es una nueva excusa para mostrar su 'amor' por todo aquello que representa a Occidente. Ni más ni menos.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.