Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Calentamiento global, o enfriamiento, o lo que sea

Con la excusa de la peliculilla de catástrofes que se ha estrenado hace poco, comento algo sobre el temido "cambio climático".

De entrada, me gustaría dejar clara mi postura ante este tema: ¿se está produciendo un calentamiento global del planeta? Pues no tengo ni idea. Pero además, sé que es imposible que nadie lo sepa. Intuitivamente, todos pensamos que si el hombre del tiempo no sabe si va a llover dentro de dos semanas, ¿cómo va nadie a saber la temperatura que hará dentro de 100 años? Pero claro, como los científicos los dicen tan serios, y tienen superordenadores y todo, y modelos matemáticos, y lo confirman los de Greenpeace, pues tiene que ser verdad que saben lo que pasará dentro de 100 años.

Resulta que hace unos añitos un tal Lorenz descubrió que el clima es un sistema no lineal, esto es, caótico. Esto quiere decir que, aun conociendo todos los parámetros de partida en un tiempo t, es IMPOSIBLE determinar el estado del sistema en un tiempo t+1.

En el siglo XVIII, en pleno apogeo de la Ilustración, Pascal pensaba que el universo era equivalente a un complejísimo mecanismo de relojería, y que conociéndolo, podríamos a partir de un estado determinado predecir el futuro. Esto, evidentemente, era un espejismo producido por la física que en aquel momento se comprendía (la newtoniana). ¿Os acordais de los problemas del colegio en los que se decía "despreciando el rozamiento, calcular..."? Bueno, pues lo que vale para calcular la posición de una esfera perfecta que rueda por un plano inclinado perfectamente liso, sin rozamiento y a nuestro nivel de escala, no vale para fenómenos como el clima.

Contrariamente a la creencia popular, que un sistema sea caótico no significa que no podamos predecir nada sobre su comportamiento. Por un lado, las ecuaciones no lineales sí nos sirven para tener un modelo, pero sólo son capaces de determinar rangos de valores posibles, que se hacen más grandes cuanto más nos alejamos en el tiempo del punto de partida.

Además de los modelos no lineales tenemos la estadística. Si en los últimos 10 años la temperatura media en tu ciudad el 27 de mayo ha sido de 25º, pues no es muy arriesgado apostar a que el año que viene estará entre 20 y 30 grados.

Así que armados con estas dos herramientas, los climatólogos meten sus datos en un superordenador y ¡tachán! ya son capaces de predecir el futuro. Pues no. Primero, por lo que hemos dicho. Predecir es imposible. Como mucho podemos estimar. Y para estimar correctamente, necesitamos dos cosas: datos en los que basar nuestro modelo y no hacer estimaciones fuera del intervalo observado. Lo primero ya es un problema, porque no hay datos climatológicos fiables de más de 100 años, y sabemos que ha habido variaciones importantes en el periodo histórico. Pero lo segundo es definitivo. Alguien podría decir: "hombre, yo he desarrollado un modelo que responde bastante bien a los datos conocidos, así que si cambio algún parámetro como el nivel de CO2 pues la temperatura que prediga el modelo seguirá siendo correcta..." Pues no y no.

En biología, muchos fenómenos de crecimiento siguen un patrón sigmoide. Es decir, a una fase de crecimiento relativamente lenta sigue una explosión exponencial, y cuando se saturan los recursos, cesa este crecimiento exponencial y la población queda próxima al máximo que pueden sustentar estos recursos. Si alguien tiene datos sólo de la fase exponencial, puede tener la tentación de extrapolar, y predecir que este crecimiento seguirá indefinidamente, lo cual sería muy pero que muy equivocado.

Ahora me diréis, "claro, pero si yo conozco el factor limitante de los recursos, y lo incluyo en mi modelo, puedo predecir el comportamiento sigmoide". Pues sí, pero el problema es que la dinámica del clima es infinitamente más compleja que la dinámica del crecimiento de unas bacterias en una placa Petri. Y esto quiere decir que por muchos megasuperordenadores que tengamos, es IMPOSIBLE conocer ni siquiera aproximadamente el estado del sistema a tan largo plazo.

Los más alarmistas dirán: "bueno, es que yo ya he visto que el cambio climático se está produciendo. Tengo estos datos de los últimos 50 años que muestran un aumento de...". Bobadas. ¿Que hay variaciones del clima? No voy a entrar a discutirlas. Lo que me tienen que demostrar, primero, es que estas variaciones responden a un patrón definido, y segundo y más importante, que se deben a la ación humana. Es que no hay que confundir causalidad y casualidad.

Lamentablemente, la prognosis no es ciencia, aunque a veces se disfrace de tal. Pero la validez científica de los climatólogos con sus superordenadores que predicen lo que pasará dentro de 100 años es aproximadamente la misma que la de los augures romanos con sus entrañas de oca para predecir el resultado de una batalla. Una pena, porque conocer el futuro es desde siempre uno de los anhelos del ser humano.

Por cierto, hace 20 años, de lo que se hablaba era del calentamiento global por el efecto invernadero. Ahora se ha pasado a hablar del "cambio climático". ¿Por qué? Queda como ejercicio para el lector.

Para quien esté interesado en el tema del caos, recomiendo el libro de J. Gleick Caos, que es muy asequible para alguien con una mínima cultura general.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.