Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Beatus ille

Ayer me tocó ejercer de padre y ayudar a mi hijo de 8 años (3º de Primaria) a estudiar Conocimiento del Medio. El tema trataba sobre las ciudades y los pueblos, y había una página dedicada a explicar las diferencias entre la vida de la ciudad y la vida en el pueblo.

¿Adivináis cuáles eran las características de la vida en la ciudad? Efectivamente: contaminación, prisas, atascos, largas distancias que obligan a desplazarse en coche o en transporte público, gente que sólo conoce a los vecinos... Por el contrario, en el campo se vive tranquilo, se respira aire puro, todos se conocen y puedes ir a cualquier sitio andando.

Así que no pude evitar hacerle pensar un poco, y le comenté: "me parece que se han olvidado algunas cosas, porque en las ciudades hay hospitales, muchos cines que ponen muchas películas, teatros, museos, hay más restaurantes y sitios donde divertirse, y hay más trabajos. Si vives en un pueblo tienes el hospital lejos, sólo hay un cine, hay pocos restaurantes y poco trabajo."

Mi hijo, que no es tonto, dijo: "creo que han puesto todo lo malo de las ciudades y todo lo bueno de los pueblos".

Pues sí. El autor, que obviamente vive en una ciudad, piensa que todos somos tontos del bote y que nos gusta sufrir, y por eso elegimos la ciudad. O que necesitamos que alguien nos explique lo bien que se vive en un pueblo. No dudo de que habrá gente que prefiera la paz y la tranquilidad del pueblo, pero ¿sería mucho pedir que nos dejaran elegir a los demás la contaminación y los atascos y la libertad y las exposiciones y los conciertos y los trabajos y la zona gay y los restaurantes japoneses?

En fin. Ecologismo barato para adoctrinar a los niños desde los ocho años.

Comentarios


Pues no te queda nada por ver.

Te pasas desmontando las chorradas progres de los libros casi más tiempo que ayudando al niño a estudiar.

Un padre con un niño en 6º de primaria.


Sobre todo en el campo no hay trabajo ni, dentro de poco, subsidios.


Y frustración a manta
La TV llega a todos los sitios y suministra dosis de fascinación cada día a personas que viven años y años entre dos o tres calles pavimentadas
La droga (y las barbaridades a ella asociada) ha sido siempre mayor en el campo que en la ciudad. Se impone por defecto, a personas que ven que su vida pasa y pasa sin que suceda nada. De ahí la correlación entre las adicciones y las conductas bárbaras
Había un estudio de finales de los 40 acerca de las inhumanidades cometidas en los campos de exterminio, siempre mayores entre los guardianes de origen rural que entre los urbanitas. Hoy sucede lo mismo, pero en el área rural se entiende la drogodependencia al alcohol, la cocaina, etc como parte del proceso de socialización

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.