Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Bach, Bisbal, Hayek, Zapatero

Los estudiosos de la música afirman que al cerebro le resultan placenteras las melodías que le "sorprenden", al aparecer notas no esperadas. Evidentemente, hay un límite en este factor sorpresa, porque de lo contrario Stockhausen nos resultaría más agradable que Mozart, y esto no suele ser frecuente.

Por otro lado, no hay dos cerebros iguales, y así lo que a uno le resulta "agradablemente sorprendente", y por tanto de calidad, para otro puede ser incomprensible o burdamente simplón.

Así es lógico que a mí (que, modestia aparte, tengo un C.I. mayor que la media, y he oído mucha música en los últimos 30 años) me apasione la Pasión Según San Mateo de Bach, mientras que a una jovencita de 14 años Bisbal le parezca un artista de los pies a la cabeza.

¿A qué viene todo esto? Pues a cuento del artículo de Zapatero el otro día en el Financial Times. En realidad, no sólo el artículo, sino todos los discursos de Zapatero son un compendio de simpleza, frases huecas, lugares comunes y buenismo.

Yo le leo, o le oigo, y me digo: ¿pero cómo no le da vergüenza decir estas patochadas? Pues evidentemente, porque para una gran mayoría de su audiencia, sus discursos tienen el grado de profundidad exacto, con las dosis exactas de buenas intenciones e ideas agradables.

Y éste es uno de los problemas de Rajoy. Cuando utiliza su ironía en el Parlamento, puede halagar las mentes de la mayor parte de los periodistas, acostumbrados a oír y analizar discursos, o las de los ciudadanos con más formación y capacidad. Lamentablemente, con eso no basta.

Hace tiempo discutía con unos compañeros de trabajo sobre la utilización por parte de Esperanza Aguirre del victimismo. Ellos decían que enfrentarse al Gobierno y acusarle de maltratar a Madrid era demagogia, y que le generaba a Esperanza una imagen de cabreo permanente que no le beneficia.

Yo creo todo lo contrario. El victimismo con respecto al gobierno central es un discurso simple y eficaz (basta ver sus resultados en Cataluña o en el País Vasco). A lo mejor en otra sociedad más culta y más informada las cosas serían diferentes, pero aquí decir: "el gobierno no quiere que el tren pase por vuestro pueblo" es más eficaz que decir "la política presupuestaria es insostenible a largo plazo".

Lo mismo vale para el liberalismo, en realidad. Para los que conocemos un poquito la física de los últimos veinticinco años, resulta evidente que los sistemas complejos son impredecibles, y que, por tanto, un gobierno planificador es un gobierno que fracasará. Para el común de los mortales, los que mandan saben más, y tenemos que fiarnos de ellos.

Así que no es extraño que Hayek tenga menos seguidores que Keynes. Pero en fin, aunque sea contraintuitivo, tenemos que seguir insistiendo en que Manolo, el dueño del "Bar Manolo" de la esquina, sabe más de economía que Solbes. O mejor dicho, los dueños de bares, taxistas, fontaneros, profesores, médicos y trabajadores de la metalurgia, en conjunto, saben mucho mejor que Solbes qué es lo que le conviene al país.

Comentarios


¿Hayeck? ¿"ck"?


Es que Espe no hace sólo victimismo. Hace más ideología que nadie, repito, nadie ni a derecha ni a izquierda. Lo que hace es combinar el mensaje simple con la reflexión. Y no miente. Concedo que tiene algo de victimista, pero habla de palabras quebrantadas y pactos incumplidos, no de agravios históricos y eso ha merecido atención siempre incluso cuando lo planteaban los nacionalistas (aunque no sea frecuente).

El mensaje de Espe no acaba de ser tan liberal como nos gustaría (insiste en que los impuestos bajos son buenos porque ayudan a recaudar más cuando la bondad no se mide en la eficacia depredadora, etc.) pero no te quepa duda de que el que la escuche nos oirá con muchísima más atención. Y eso es lo que se debe exigir de un político, no que haga ideología como un teórico sino que no ahogue su voz (como hacen los sociatas casi en su totalidad y muchísimos peperos).


Tristemente partimos de una base social distinta, con la existente en aquellas sociedades avanzadas donde no calaría el mensaje simplón y hueco de ZP.
Estos días comprobábamos al compararnos con Gran Bretaña, que lo triste no es la diferencia en el comportamiento de la oposición frente al atentado de similares características, sino de su sociedad con la nuestra. La izquierda Zpteril existe como reflejo de una sociedad que admitiría muchos calificativos, no todos buenos.


Ya lo he corregido. Gracias, HB. Supongo que el lapsus se debe a que se inglés y no alemán (aunque estoy en ello).


Dodgson: No voy a ser yo el que te quite la razón sobre Esperanza... pero también es cierto que es lo menos intervencionista que hay en el PP... y me atrevo a decir que de las pocas del PP que han leído a Hayek... Piensa en Gallardón o en Edu Zaplana con el enórme éxito de Terra Mítica...

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.