Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Agua y libertad

Al parecer, en China andan escandalizados porque los vinos baratos tienen más de agua que de vino. El precio de estos "vinos" baratos ronda los 10-20 céntimos de euro, cuando un vino medio cuesta un euro.

A mí esto me recuerda a una historia que me contaba mi madre. Mi abuela, después de la guerra civil, vendía leche para poder ingresar algo de dinero (mi abuelo perdió su negocio y estuvo a punto de perder la vida por ser socialista). El caso es que, como buena capitalista, para maximizar el beneficio le añadía agua a la leche.

Ella nunca tuvo mala conciencia. Decía: "muchas clientas quieren leche, y no hay. Así les vendo a todas, y gano más. Todas ganamos".

Y lo cierto es que tenía razón. Por supuesto que sus clientas sabían que la leche que compraban no era como la del pueblo, pero también el café era achicoria, y el pan tenía otros ingredientes además de trigo. El caso es que, en ese momento de necesidad, la calidad pasaba a un segundo plano. Si alguien pretendiera vender hoy leche rebajada con agua, probablemente se quedaría sin clientes en muy poco tiempo.

Con los vinos chinos pasa algo parecido. Hay demanda de vinos baratos, y comerciantes que dan algo que se parece al vino, con un precio que sus clientes pueden pagar. Cuando esos clientes tengan más dinero y más educación, no aceptarán agua coloreada, del mismo modo que en España ya no queremos el vino peleón que tomaban nuestros padres.

Esos empresarios, los chinos y mi abuela, prestan un servicio a sus clientes, que pagan voluntariamente un precio que consideran justo por el producto que reciben a cambio. Cuando nadie quiere pagar barato por tener un producto de mala calidad, éste deja de fabricarse.
Entonces ¿para qué necesitamos a un Estado con una inspección de consumo que limite la libertad de los empresarios para vender productos de mala calidad y la de los cientes de comprarlos?

Comentarios


Hombre, no sé... Te pueden meter algo venenoso en el vino, por ejemplo.


¿Y para que van a querer envenenar a sus clientes?, otra intervención absurda en "beneficio" del consumidor es la tarificación por segundos de los móviles que nos va a salir por un ojo de la cara.


Hare, son cosas distintas. El que te venda aceite de colza venenoso debe ir a la cárcel, lógicamente. Pero una cosa es regular una actividad perjudicial para la salud y otra regular la "calidad".


Está claro que para que exista un mercado, no debe haber ni mentiras ni robos. Si los que venden vino barato ponen clara la composición de su vino, no problem.

Imagina que en lugar de vender el vino o la leche por dinero fuese por un trueque. ¿Crees que el que vende vino aguado no protestaría si lo cambia por leche aguada?


Entiendo lo que quieres decir, pero no creo que esté de más que alguien compruebe que la composición que figura en la etiqueta es la composición real del producto. Yo no puedo analizar el vino para asegurarme que no ha sido adulterado.


No creo que sea tan sencillo, Adam. Cuando vas al súper tienes miles de productos entre los que elegir, y el consumidor, como defiende hare, no tiene capacidad de evaluar si lo que le venden es lo que dice la etiqueta o no. ¿Cómo sé yo que la leche "desnatada" no es simplemente leche entera un poco aguada? ¿Cómo sé que un yogur lleva "bífidus" o no? ¿Cómo lo compruebo? ¿Me rasco el bolsillo para evaluar las treo o cuatro marcas conocidas más todas las marcas blancas? Te pondré un ejemplo más claro: antes muchos alimentos se preparaba con "aceite vegetal". Se pensaba en aceite de oliva o de girasol. Finalmente se descubrió que era aceite de palma, que es saturado y bastante peor para la salud que el de oliva o el de girasol.

Estoy a favor de la mínima intervención de "papá estado" en todo, pero en esto, donde nos pueden dar gato por liebre sin que nos enteremos jamás (a costa de nuestra salud), prefiero que haya alguien que vigile.


Hombre, precisamente, habría (y hay) empresas que se encargarían de certificar la calidad de los productos; solo habría que escoger entre los "certificados" por la empresa o empresas que fueran de nuestra confianza.

Esto ya existe, sólo que es un monopolio estatal; el estado obliga a los productores a pasar por su certificación de calidad, los consumidores no pueden encontrar productos no certificados por la empresa estatal que se encarga de ello; y aunque los productores contrataran otras empresas, por prestigio o por seguridad, aún seguírian teniendo que pagar y pasar los controles estatales (algo así como pasa cuando uno elige sanidad o educación privada). Así que sencillamente todos confiamos en papá estado y los empresarios no se gastan un duro más.
Sólo comentar que tenemos suerte de que en esto sea eficiente... lo cual no significa que sea más eficiente que la privada claro, pero hace su papel.
Aun así, sigue siendo un atropello a la libertad de consumidores y productores.


En mi vida he entrado en este blog,y en mi vida he utilizado este blog absolutamente para nada. No sé de donde has salido , como me has hayado o si tenemos un enlace en común, Lo que si sé es que cuando lo averigues pases por mi blog y me des una explicación.
Borraré encantado tus rastros si supiera como.


Ya esta arreglado el problema. Ahora averigua quien utiliza tu nombre y tu pagina, y cuando lo encuentres promocionale la cara. Y dame una explicación.


Evidentemente imagino despues de leer tu BLOG de donde viene la broma de mal gusto.
Lo primero me extrañaba que el primer comentario fuera de un desconocido. Despues de leer tu BLOG y comprobar que defiendes lo que a mi me repugna entiendo que ahí está "la broma"...
Que me encontrara con tu "Foro de Ermua", cualquiera al que comento y me conoce saben que me iirrita sobre manera, AHI está el QUIZ. Solo que ahora me falta averiguar de donde viene ...
¿o tal vez fuera a la inversa? En Fin solo te pido que si lo averiguas me lo digas por decoro y nobleza. Por lo demás hasta nunca.

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.