Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Africa

Me decía el otro día un amable lector:

Ya sé que este comentario esta fuera de lugar en relación el tema que has tratado. Pero, por favor, escribe algo sobre la emigración desde África a España y Europa, tan dramática, y sobre el despegue económico de los países africanos. Es "cabreante", ¿se dice así?, lo que vengo leyendo sobre el tema. Abre tu blog a quienes deseamos discutir y reflexionar sobre un asunto tan importante y decisivo para la sociedad actual y futura en un mundo globalizado.

Me parece muy interesante lo que plantea, así que no puedo negarme. Aquí va mi reflexión sobre África, la emigración y la situación económica.

Lo primero que es imprescindible comprender es que el estado natural del ser humano es la miseria. Lo natural es morirse a los veintitantos años, después de haber tenido diez hijos de los que apenas han sobrevivido uno o dos más allá de los cinco años. Lo natural es morirse por una herida infectada, o devorado por un depredador o simplemente de hambre. El buen salvaje roussoniano vivía en realidad en el infierno.

Y no sólo los salvajes: incluso en los imperios más refinados y poderosos, únicamente una pequeña élite vivía en unas condiciones significativamente mejores. Sólo un pequeñísimo porcentaje de la población se podía permitir lujos como dedicarse al estudio, o comer caliente varias veces al día, o no trabajar de sol a sol todos y cada uno de los días de su vida.

Todo esto empezó a cambiar hace quinientos años en Europa por dos causas relacionadas entre sí: se desarrollaron la ciencia y el comercio. No voy a entrar aquí a explicar esto, pero el hecho es que la revolución industrial, y todo lo que vino después, fue un producto inevitable de unas sociedades en las que por primera vez se recompensó al innovador.

Incluso la democracia acaba siendo una consecuencia inevitable de la necesidad de estimular el pensamiento libre para desarrollar nuevas vías para crear riqueza. Hasta ahora, sólo se han encontrado dos fórmulas para escapar de la miseria: sociedades jerárquicas y autoritarias, como los reinos medievales o la Unión Soviética, en los que una élite vive muy bien a costa de la miseria del resto, o sociedades libres en las que el bienestar alcanza a la inmensa mayoría de los ciudadanos.

En África, la situación de miseria se debe a que ni tienen comercio libre, ni tienen democracia, ni tienen libertad para pensar y discutir ideas nuevas. No al supuesto "empobrecimiento" por parte de los imperialistas occidentales.

¿Qué pueden hacer los países ricos de Occidente para acabar con la miseria en África?
Pues me temo que nada, o muy poco. Los países occidentales pueden facilitar el comercio con África, en lugar de imponer aranceles, y pueden fomentar el comercio, pero poco más. El que África salga de la miseria depende sólo de que los africanos cambien la sociedad en la que viven. Lo han hecho en Asia países como Corea del Sur, Singapur, Indonesia o incluso Vietnam. Cierto que todavía no son democracias perfectas, pero el cambio es imparable, sopena de retroceder en su espectacular progreso económico.

Ahora bien, otra cosa es la compasión que como individuos podamos tener hacia otros seres humanos que sufren. Ahí sí que podemos, a título individual, colaborar con quien puede ir paliando las situaciones más escandalosas, o con quien puede ir creando pequeños núcleos de educación y de prosperidad. Por lo que yo sé, es preferible que la ayuda vaya dirigida a misioneros que actúan sobre el terreno, o a ONGs de las que tengamos la certeza de lo que los americanos llaman accountability. Esto es, que puedan dar razón del manejo de dinero, del porcentaje que dedican al mantenimiento de la propia organización, a marketing y a las actividades asistenciales.

La ayuda estatal, hasta que no cambie la situación, beneficiará únicamente a la clase dominante, que tendrá además un incentivo para mantener en la miseria a su población.

---
Para evitar que el post quede muy largo, corto aquí. Próximamente, habrá una segunda parte dedicada específicamente a la inmigración.

Comentarios


Un post del que habría que repartir copias impresas por las sedes de todas las ONG's de este mundo.

Esperamos impacientes la continuación.


Muchas gracias por abrir este tema en tu blog.

Veo que, después de una reflexión sobre el camino que posibilitó a muchos europeos desarrollar su espíritu emprendedor y facilitó la democracia, te inclinas a pensar que la solución a los problemas del desarrollo de los países de África Negra es un asunto que depende únicamente de sus habitantes. Como dices, desde los países ricos sólo se debe acudir a resolver los dramáticos problemas de miseria y hambre con acciones humanitarias. Mejor por parte de los particulares como misioneros o ONGs “de reconocida honestidad”.

Al mismo tiempo, afirmas que: “En África, la situación de miseria se debe a que ni tienen comercio libre, ni tienen democracia, ni tienen libertad para pensar y discutir ideas nuevas. No al supuesto "empobrecimiento" por parte de los imperialistas occidentales.”

Pues, entonces, como dicen en mi tierra “lo tienen muy jodido”.

Primero, porque tener comercio libre supone tener productos y servicios con los que comerciar y la inmensa mayoría de los países africanos no los tienen. La pobreza absoluta es eso: no tener nada o unos bienes extremadamente escasos. Indudablemente que las subvenciones de los países ricos a sus agricultores y los aranceles estrechan aún más los márgenes para el comercio internacional de los países africanos. Pero, quien conoce un poco la situación en África sabe que “de donde no hay, nada se puede sacar”. Y, por ahora, los países pobres de África no tienen casi con qué comerciar. Por eso, los esfuerzos para mejorar el comercio se deben dirigir a conseguir una oferta real de bienes y servicios, no a promocionar acciones comerciales internacionales.

Acaba de salir estos días un estudio del Grupo Independiente de Valoración, grupo que forma parte del Banco Mundial, que afirma que los 38.000 millones de dólares que el Banco Mundial dedicó para abrir mercados internacionales a los países en desarrollo, en las últimas dos décadas, no ayudaron de forma sensible a las exportaciones, ni al combate de la pobreza. Y, desde luego en África, ni se notó. Lo extraño sería que esa lluvia de millones hubiera tenido éxito.

Segundo, con el estómago vacío de forma endémica y una formación deplorable es muy difícil que se puedan generar ideas de democracia y libertad. Las elites de estos países viven muy bien con ese barniz democrático que les permite recibir ayuda de los países ricos o luchan con las armas para subir al poder o, simplemente, son capaces de arruinar el país para seguir mandando (caso de Mugabe en Zimbabwe). Y, como no hay ahorro, no hay capital, ni siquiera un mercado suficiente para desarrollar ideas empresariales. El pequeño comercio interior está en manos de indios y pakistaníes, prácticamente sin excepción. Y la mayoría de los gobiernos nacionalistas y corruptos siguen con muchas barreras para el capital extranjero que, tímidamente y en contadas ocasiones, puede tener interés en crear alguna empresa. Sólo a las empresas petrolíferas se les abren las puertas sin problemas para búsqueda y explotación en aquellos países que se supone que tienen grandes bolsas de petróleo y gas.

Bueno, este comentario ya es suficientemente largo. Continuaré, sobre todo, si veo que hay interés en el tema por los comentarios que se generen. Un saludo.


Muy buenas Adam

He leido este primer post sobre áfrica y realmente he de reconocer que me he quedado con ganas de leer la segunda parte.
Si bien estoy de acuerdo con la mayor parte de las cosas que dices (antes de hacer cualquier donación recomiendo consultar el libro blanco de las ONGs para ver esos aspectos de "accountability" que comentas), he de reconocer que al igual que a El Tiet me ha llamado la atención la siguiente frase:

“En África, la situación de miseria se debe a que ni tienen comercio libre, ni tienen democracia, ni tienen libertad para pensar y discutir ideas nuevas. No al supuesto "empobrecimiento" por parte de los imperialistas occidentales.”

A lo comentado por El Tiet sólo añadiré que además hay que considerar el pasado que arrastra África y las heridas abiertas por el colonialismo (fronteras ficticias que no respetaban las realidades étnicas, abandono de productos autóctonos por los exportables, auspiciamiento de lideres locales corruptos, aparición de guerrillas financiadas por intereses oscuros [diamantes, oro, etc], enfermedades importadas, exclavismo encubierto, minorias favorecidas para controlar mayorías, etc). Por ejemplo el problema de Ruanda tiene una profundas raices coloniales. No pretendo hacer un análisis detallado, sino sólo listar algunos aspectos que añaden matices al análisis del "problema" de África.
El hambre es una lacra, pero ya se vió en los sesenta como no se resuelve llevando comida, así solo se posterga. El mercado libre tampoco es la solución si se aplica de forma desigual. Por ejemplo podemos mirar el caso del azucar, que en europa se subvenciona por debajo del precio de mercado perjudicando la producción africana, llegando a ser más barato importar la europea a África que al inrevés (vergonzoso). O con el café, que ha caido su precio en origen hasta niveles insostenibles para los cultivadores pero que es fijado por las grandes compañias del sector que no han bajado en absoluto el precio en destino, lucrándose sin ataduras gracias a la concentración de las mismas empresas y el consiguiente monopolio.
Las únicas empresas que parecen funcionar son las de origen extrangero, que junto con las inversiones necesarias para explotar los recursos naturales traen la organización, la formación y la mentalidad. Pero los beneficios se van al primer mundo, salvo el peaje exigido por los políticos corruptos locales, y una vez se acaba el negocio no queda nada allí.

Personalmente creo que grandes algaradas solidarias como los conciertos multitudinarios y de más chuminadas son solamente actos catárticos para tranquilizar conciencias. Iniciativas como las del comercio justo me parecen mucho más interesantes, aunque la escala necesaria para alcanzar un impacto suficiente tendría que ser descomunal. Pero creo que son pequeños pasos en una buena dirección. No se trata de dar, o regalar ni nada así, sino de ofrecer precios justos y eliminar intermediarios. Son proyectos de escala pequeña pero que consiguen cambiar la dinámica de comunidades enteras.

Respecto a la politica occidental respecto África es absurdo negar que la inmensa mayoría de las ayudas que se les destinan son capciosas y traicioneras. La deuda externa contraida a partir de la política del FIM y el BM han conducido a una espiral desquiciante. Sobretodo cuando encima se les da dinero para que compren productos occidentales que no necesitan. Es decir, occidente ha utilizado África para dinamizar sus economías en periodos de deflación vendiendo una imagen de solidario desinterés.

Liberia parecía ser un caso paradigmático, ahora está claro que lo que no se hace bien en su día acaba saliendo muy caro.

Para aligerar un poco el tema os dejo este enlace a una noticia la mar de solidaria y ejemplarizante. Barbara Bush haciendo donaciones, con condiciones:

http://wireservice.wired.com/wired/story.asp?section=Breaking&storyId=1178624

Un saludo


Yo creo que no es cierto que sean los propios africanos quienes tengan que solucionar sus problemas cuando han sido los países del primer mundo los que se encuentran en los orígenes y desarrollo de los mismos. Sólo me basta una pregunta: ¿Quién proporciona las armas a los africanos?

Entonces, ¿somos o no los privilegiados del primer mundo responsables en gran parte de la situación de este continente?

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.