Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Acerca de la pena de muerte (I)

Antes que nada, debo agradecer los comentarios positivos acerca de mi post anterior. Yo pensaba que había hecho otros posts más merecedores de elogios, pero pasaron sin pena ni gloria. Una de las ventajas de la blogosfera, supongo, es que te permite conocer de primera mano y casi al instante lo que opinan tus lectores de cada uno de tus textos. Lo difícil es tener la humildad suficiente como para hacerles caso.

Vamos con el tema de hoy: la pena de muerte. En el post anterior no entraba en el asunto, sólo en la hagiografía que hacía El Mundo de quien fue en realidad un feroz asesino. Pero ya que Santiago, Daniel y Jahd han planteado el debate, vamos a ello. Dada la extensión, lo haré en tres entregas, distinguiendo los motivos morales, ideológicos y prácticos para estar a favor o en contra.

Y, por limitar el debate a lo que puede ser más interesante, dejaremos fuera la aplicación de la pena de muerte que es inaceptable para cualquier persona civilizada, como por ejemplo la destinada a castigar ideas o actividades políticas, conductas sexuales, o en general crímenes distintos del asesinato.

Empecemos por los prácticos:

¿Disuade la pena de muerte a los asesinos potenciales? Parece que no. Ahora bien, tampoco está claro que la cadena perpetua, o una pena inferior, sea disuasoria. Probablemente, y esto es opinión mía, cuando alguien decide que tiene motivos para matar a otro ser humano, las posibles consecuencias sobre su persona tienen menos importancia que estos motivos.

¿Evita otras muertes a manos de asesinos convictos? Es decir, ¿podemos salvar vidas matando a asesinos evitando así que vuelvan a actuar? Hay ciertos tipos de asesinos que, si tienen oportunidad de repetir el crimen, lo hacen. Principalmente los que matan por motivos ideológicos, los que obtienen satisfacción del propio acto de asesinar y los que actúan con violencia extrema en crímenes cuya motivación principal es económica.

Las medidas de reeducación con estos delincuentes no siempre funcionan, de manera que siguiendo un criterio estrictamente práctico, para garantizar que un sociópata no pueda volver a matar es preferible la pena de muerte.

Santiago defiende la cadena perpetua como solución para estos sociópatas. Pero tenemos el problema del coste. El
presupuesto de Instituciones Penitenciarias para el año 2006 será de 896 millones de euros, para atender a una población reclusa que a fines de 2004 era de poco más de 59.000 personas. Es decir, cada preso nos cuesta al año unos 15.000 euros.

Si un asesino es condenado con 30 años, y la esperanza de vida está en 80 años, mantener a ese individuo en cadena perpetua nos cuesta 750.000 euros.

Luego la alternativa para evitar nuevos crímenes de asesinos con riesgo de reincidencia es la pena de muerte o un gasto importante de todos los ciudadanos, incluidos los familiares de las víctimas del asesino. Podríamos entonces optar por la pena de muerte, atendiendo puramente a un criterio de orden práctico (para un mismo resultado -evitar nuevas víctimas- una de las opciones tiene un coste muy superior), si no fuera por la cuestión que plantea Jahd, esto es, la irreversibilidad de la pena de muerte.

Esto quiere decir que si hay un error, y se ejecuta a un inocente, no hay manera de devolverle a la vida si posteriormente se demuestra su inocencia. Por tanto, sería preferible una condena de cárcel, en la que siempre se puede liberar al condenado injustamente.

Ante esta cuestión, por un lado, basta con limitar el castigo capital para aquellos criminales que hayan sido condenados con pruebas incontrovertibles: los que han confesado, los que han sido capturados cometiendo el delito, los que han dejado una huella inequívoca en el cuerpo de la víctima (ADN, por ejemplo), los que han sido acusados por varios testigos fiables o aquéllos en los que concurren varias o todas estas circunstancias. Y se puede permitir además al condenado a muerte que utilice absolutamente todos los medios de revisión de su caso que no sean completamente disparatados.

Que es lo que hacen, por cierto, en la mayoría de los Estados norteamericanos en los que existe pena de muerte, y la razón de que Tookie se pasara 26 años en la cárcel antes de ser ejecutado.

Pero además, la preferencia por la cadena perpetua sin mirar el coste, se basa en un principio emocional más que racional. Supongamos que la tasa de inocentes condenados es del 1%. Esto quiere decir que si optamos por la cadena perpetua, estaríamos gastando 750.000 x 99 = 74.250.000 euros para salvar la vida de una persona inocente.

Ahora muchos estareis pensando "pues la vida de una persona vale más de 74 millones de euros...". Falso.

A todos nos gusta creer eso, pero nadie lo piensa de verdad. Si fuera así, habría helicópteros-UVI en cada pueblo situado a más de media hora en coche de un hospital. Es más, habría hospitales con los últimos adelantos y los equipos más caros en cada aldea. Pondríamos no un escolta, sino un batallón de GEOS para proteger a cada amenazado por ETA. Habría un policía (o un coche patrulla) en cada esquina de cada calle. Pagaríamos mucho más por nuestras casas, porque las medidas de seguridad para evitar cualquier accidente laboral incrementarían desproporcionadamente el coste. Habría autopistas o autovías a cada pueblo, que son más seguras que las carreteras de un único carril por sentido.

La realidad es que la vida humana no tiene un valor económico infinito. De hecho, cambia según las culturas e incluso cambia en el tiempo. Por ejemplo, ahora estamos mucho más dispuestos que hace 30 años a pagar más dinero por nuestras casas a cambio de que los obreros que las construyen tengan arneses, cascos y redes de seguridad.

Así que, desde un punto de vista racional, sería preferible dedicar el millón y medio de euros que nos cuesta cada año de vida del inocente condenado injustamente a inversiones en equipamiento sanitario que permitieran salvar un número mucho mayor de vidas, por ejemplo.

Otro cosa es el punto de vista ético de este asunto, pero eso lo trataremos en la tercera entrega.

Comentarios


Totalmente de acuerdo. Llevo un tiempo barruntando hacer un artículo acerca de este tema y por lo visto alguien se me ha adelantado xD. En todo caso te citaré gustoso.

Salud y libre comercio


Coincido contigo Adam en que el tema del gasto penitenciario es importante. Pero la solución al problema es tanto matarlo como soltarlo. Al cabo de treinta años (el límite del análisis coste-beneficio social) casi ningún preso tiene las ganas ni las fuerzas para reincidir. De hecho, es más favorable para la sociedad que alguien como Tookie (incluso descontando lo que la prensa socialdemócrata lo ha sobrevalorado) se reinserte en la sociedad que simplemente matarlo.

La cadena perpetua rara vez se aplicaría en su integridad, salvo en casos puntuales, tipo Charles Manson, etarras encantados de haberse conocido, Hannibal Lecter, etc. Y al ser casos puntuales el coste no sería tan alto.

La solución liberal al gasto penintenciario no pasa por matar a los presos, o mandarlos de trabajos forzados a Plutón (como en Atmósfera Cero) sino en privatizar el sistema de cárcels para que fuera más efectiva

Un saludo


Buen analisis, pero falta un dato; ¿a cúanto asciende el coste de una ejecución? Es algo que descozno, intentaré una aproximación.
Dado que deberiamos permitir al acusado agotar todas las vias de recurso disponibles esto supondría una media de unos 20 años entre el juicio y la detención (300.000 €), esto sin contar que en las prisiones estadounidenses el coste de un preso interno en el corredor de la muerte supera al coste de un recluso convencional, pero desconozco el valor aplicable.
El hecho de conceder más vias de recurso a un condenado a muerte encarece el sistema judicial, si aceptamos el coste medio de un recurso es de unos 42.000 €.
A esto habría que sumar el coste de ejecucción, en EE.UU. son unos 120.000 $, por lo que podriamos suponer un importe similar para las ejecuciones en Europa. Este gasto se reparte entre el mantenimiento de la sala de ejecuciones, el pago a los verdugos (bastante elevado), la seguridad aplicada y demás.
Luego el incremento economico de una cadena perpetua respecto a la ejecuccion no sería de los 750.000 € mencionados sino de aproximadamente 300.000 €. No estoy nada seguro de la fiabilidad de mis calculos pero me parece muy interesante resaltar que la ejecucción de un reo también comporta un coste elevado.


El argumento del precio está cogido por los pelos. Porque, para empezar, el tema no es que el valor de una vida sea mayor o menor de 74 millones de euros, sino que una vida no puede tasarse, no tiene precio. Ningún poder humano puede valorar si la pérdida de una vida es deseable si supone el ahorro o la ganancia de una cantidad X de dinero. Porque es inmoral. Porque si no fuera así, nada impediría legalizar el asesinato previo pago (les suelto una cantidad Y fijada por el Estado a los herederos, y me cargo al que quiero).

Y bueno, es cierto que con más dinero podrían evitarse más muertes. Pero estamos hablando de muertes accidentales, no de muertes provocadas por el Estado. Siguiendo un símil penal, la diferencia sería similar a la que hay entre un homicidio por negligencia (de uno a cuatro años) y un homicidio con precio o recompensa (asesinato, de 20 a 25 años). No son comparables.

Y tampoco el hecho de que no paguemos más por medidas de seguridad no quiere decir que el precio de una vida sea inferior. Simplemente, los recursos son limitados, y se intentan distribuir de una forma óptima en ese sentido. No elimina totalmente la posibilidad de que alguien muera por un accidente, pero tampoco creo que la vida humana sea algo que deba entrar en el juego del libre mercado.

Y ya que hablamos del porcentaje, te recuerdo que desde que el SCOTUS volvió a permitir la pena de muerte en 1976, 1001 personas han sido ejecutadas y más de 110 condenados han sido exculpados. Eso supera con mucho el porcentaje del 1% (y estamos hablando de un país con unas garantías judiciales excelentes, así que no quiero imaginar que pasará en China o Irán).


Como ya dije, el tema de la inmoralidad de este planteamiento lo dejo para la tercera entrega.

Acepto los 300.000 euros de inf->vago, pero en cualquier caso sigue siendo más caro mantener a un individuo con vida que liquidarlo, (salvo que se le ejecute muy poco tiempo antes de su muerte natural).

Y con respecto al planteamiento de Lasombra, el hecho es que al mantener con vida a los asesinos que hubieran sido ejecutados, y gastar en ellos el dinero de los impuestos de todos, estamos optando por minorar unos recursos sanitarios que pueden incidir en la vida de más personas.

Claro que los recursos son finitos, y por eso es importante saber por qué dedicamos esos recursos a guardar asesinos y no a mejorar la salud de los ciudadanos.

Con respecto a tu último párrafo, empecé diciendo que limitábamos el planteamiento a la pena de muerte en países civilizados y para casos de asesinato. No es el caso de China o Irán. Y que haya un 10% de condenados que son posteriormente exculpados sólo significa que hay un sistema de garantías que funciona. No que un 10% de los ejecutados sea inocente.


Esto es un disparate:

"con pruebas incontrovertibles: los que han confesado, los que han sido capturados cometiendo el delito, los que han dejado una huella inequívoca en el cuerpo de la víctima (ADN, por ejemplo), los que han sido acusados por varios testigos fiables o aquéllos en los que concurren varias o todas estas circunstancias."

NINGUNA, absolutamente NINGUNA de esas circunstancias son pruebas irrefutables.: siempre puede aparecer algo que las desmienta, incluso cuando coincidan todas las que has citado.

Por otro lado, también el argumento de que matar a un asesino es más barato que mantenerlo preso es indemostrable: las cantidades de dinero que han ahorrado a EEUU las batallas que han hecho algunos condenados a muerte desde sus celdas es inmenso, y totalmente inmensurable.

No empezamos bien, no... estás defendiendo matar a un hombre con argumentos totalmente rebatibles. Y eso en mi opinión es inmoral. Veremos tu post sobre el aspecto ético qué tal te queda...


Coincido con Yomismo, en cuanto a que el parrafo de "pruebas incontrovertible" es un disparate, sin embargo, mis razones no son las mismas.
Si limitas el castigo " a los que han sido condenados con pruebas incontrovertibles" admites implicitamente que habrá condenados a la pena capital con pruebas más que dudosas, es decir, nos encontraríamos con justicias del tipo de la de Filipinas que tanto dejan que desear. Sin ser jurista, ni querer serlo, no puedes plantear principios legales basados en meras suposiciones o en análisis subjetivos como la cualidad de "fiable" en un testigo etc...Lo verídico es lo probado, o así debería ser, y en caso de duda, debe prevalecer la presunción de inocencia, que es un derecho o debe serlo en los sistemas democráticos.
La pena de muerte es una aberración por definición, porque ningún ser humano está capacitado moralmente para quitarle la vida a otro igual, aunque leo, y espero impaciente, que eso lo tratarás en un artículo posterior.
En mi opinión, lo que es inmoral, es justificar con motivos económicos una ejecución.


No puedo creerlo. ¿Valoramos la vida humana únicamente desde el punto de vista monetario? ¿No importa si "de vez en cuando" nos cargamos a un inocente? Me ha producido una enorme tristeza leer este artículo. Espero que por lo menos, no se considere religioso el autor. Que Dios lo perdone.


Es que los condenados a cadena perpetua deberían trabajar en la cárcel para mantenerse. Y no hablo de trabajos forzados, sino de aplicarles la máxima evangélica de que quien no trabaje que no coma.

Yo rechazo la pena de muerte por las mismas razones que rechazo el aborto: porque no cabe mayor agresión contra un ser humano que quitarle la vida, y no creo que debamos autorizar al Estado a hacerlo. Además, un sólo error, un sólo inocente ajusticiado, ya me parece suficientemente horrible para no aceptar correr ese riesgo.

Por otra parte, tiendo a creer que la cadena perpetua -pero no en una cárcel hotel, con tele gratis y abanicándose sino, como te digo, trabajando para mantenerse- puede incluso ser más eficaz como elemento de disuasión del criminal que la propia pena de muerte, dentro de lo poco o mucho disuasorios que puedan ser ambos métodos. Yo por lo menos, si fuera una asesina, preferiría mil veces que me mataran antes que saber que jamás voy a poder salir de la prisión, y que tendré que deslomarme allí sin poder hacer más proyectos de futuro, hasta pudrirme de vieja.


Aunque estoy de acuerdo con que las carceles deberían dejar de ser hoteles. La propuesta de Mónica sobre obligar a trabajar a un condenado a cadena perpetua el resto de su vida a cambio de su manutención me parece mucho más cruel que la pena de muerte. Considero que sería deseable ofrecer unas condiciones minimas de subsistencia y permitir su mejora a cambio del trabajo del reo, pero permitirle decidir a él si las quiere o no mejorar. La propuesta de Monica se parece lo suficiente a un gulag como para que me produzca un rechazo inmediato.


Un apunte: aquí se da por hecho que el trabajo de los reos da réditos económicos y esto no es cierto. El Gulag, desmantelado por Jrushev, dejó de operar no por la magnanimidad de un "reformismo" humanitarista en el Kremlin sino simplemente porque los costes que generaban la vigilancia y control de los presos así como la dotación de recursos productivos para ellos eran muy superiores a lo que sacaban con su trabajo (por supuesto con la referencia de los precios occidentales, como no). Así, curiosamente, los soviéticos intentaron PRIVATIZAR la vigilancia en el Gulag (sorprendente verdad?) mediante la tutela, como hicieron los nazis, de los presos políticos por parte de los presos comunes. Así, los que habían matado a alguien "vigilaban" a quiénes, por ejemplo, habían cometido el "delito" de ser prisioneros de guerra de los alemanes o de haber sido arrestado en una redada del GPU mientras hacía la compra en la tienda de la esquina por no llevar los documentos encima...

Por supuesto tal "privatización", verdaderamente inhumana, no sirvió sino para retrasar el fin del Gulag, imposible de mantener.

Los esclavos son, a largo plazo, improductivos y un reo de por vida no es una excepción.

Salud y libre comercio


Un momento, lo que yo estoy diciendo nada tiene que ver con el Gulag. A lo mejor os ha confundido la expresión “deslomarse” que he utilizado y que quizá no fuera la más adecuada.

Técnicamente nadie iba a obligar a los presos a trabajar. Nadie iba a ponerles una pistola en el pecho ni, mucho menos, iba a tenerlos en las condiciones en que los tenían los soviéticos que, muchas veces –las más- los martirizaban por puro placer y por ese deseo de los totalitarios de enfrentar a unas personas con otras, rompiendo las redes sociales naturales.

En mi propuesta serían ellos –los propios presos- los que elegirían. Lo que pasa es que no se les iba a mantener por nada, así que sólo recibirían sustento aquellos que voluntariamente accedieran a realizarar algún trabajo.

Y sí, ya sé que probablemente ese trabajo no sería suficiente para cubrir los costes, pero al menos contribuiría a hacer estas cárceles menos onerosas para el contribuyente.

Y mejor que matarlos ...


Hombre, a mí también se me cae la baba pensando en quitar de enmedio a alguna "gente" (bueno, en realidad no son gente sino alimañas). Pero seamos sinceros: esto es institucionalizar nuestro natural deseo de venganza.

Creo que con un sistema de prisiones bastante privatizado y trabajos para el recluso (sea este curro picar piedra o cavar zanjas), se puede amortizar su manutención. Siempre la tecnología futura nos puede proveer de una evidencia futura que demuestre su inocencia. El conocimiento de la psique de los violadores y asesinos encarcelados puede servirnos para prevenir y detectar a tiempo sus conductas.

Además, yo siento ser un poco egoísta pero esto lo haría por mi salud. Ahorrarme el espectáculo dantesco de las velitas por fuera de la cárcel, las comparaciones de USA con el 3er Reich o los argumentos del chichinabo (Terminator = asesino, al pobretico lo nominaron al nobel (razón de mas para cargárselo), liberalismo culpable ...). En fin, que mi pobre estómago puede soportar ciertas manifas, ciertas tertulias de radio y tal pero no es de acero. A lo mejor vosotros estais mas curtidos pero a mí estas cosas y las huelgas violentas son cosas que me ponen enfermo.


No, no. El trabajo esclavo de los presos o el trabajo servil de los presos (aquel que carece de contrapartida salarial pero llamáis por aquí "voluntario") acaba por ser tan costoso que no sólo no compensa la manutención en parte sino que pasa a ser un coste fijo más, una carga más para el presupuesto de la cárcel. El trabajo si no es en libertad y, por tanto, con salarios de mercado acaba por ser improductivo por entero. Tal sistema de financiación acabaría resumido por la siguiente paradoja: "primero trabajaban para pagarles la estancia y luego les pagaban la estancia para trabajar"...

Sin libertad... malo, siempre. Yo por eso soy favorable a un sistema privado de cárceles que sea mero depósito de escoria en determinados casos, correctivo con otros (en ningún caso "reinsertador" dado que a nadie se le puede reinsertar en la sociedad en un entorno de reclusión, esto es, sin libertad) y, a la postre, para los casos más flagrantes y sangrientos estaría la pena de muerte. Mi argumento en la defensa de la misma es que sin ésta cuando un asesino sobrepasa determinado número de asesinatos hay un pico de crímenes que literalmente le salen gratis. A los grandes criminales los sistemas jurídicos sin pena capital les hacen un auténtico "rappel", esto es, un descuento por volumen de compra, en la práctica. ¿De qué sirve condenar a mil años de cárcel a alguien? (recordemos que hablamos de casos flagrantes). Hay que dejarse de monerías y aceptar que hay individuos que, por las razones que sean, que no son precisamente "sociales", se dedican a depredar al semejante. Tales sujetos, por la naturaleza atroz de sus crímenes y, muchas veces, su total indiferencia por el daño causado, han de ser ejecutados. Cuando me discuten esto yo siempre le pregunto a quien me interpela: ¿usted perdonaría a Hitler?

Salud y libre comercio


yo soy un niño de 16 años que esta lellendo todo lo que habeis puesto pero lo que no se dice es cuanto cuesta matar a los presos y el porcentage de inocentes que son condenados a mi me gustaria que me mandarais informacion a mi corre electronico sobre la pena de muerte pero con cosas a favor por que he de hacer un trabajo sobre elllo aunque yo este en contra xD un saludo.jandroibansa@..


quisiera enviarles un articulo del tema saludos


con la matanza ocurrida en la universidad de virginia,demuestra que algonos psicopatas desadaptados sociales,la pena de muerte no les interesa ,ellos acaban con su vida con mano propia luego de asesinar en serie a un numero indeterminado de personas,en el mundo hay miles de estos seres humanos dispuestos a realizar verdaderas masacres y luego autoeliminarse.lo peor que conviven con sus propias victimas,en adelante debemos usar la seguridad preventiva integralmente,no bastara es cierto pero al menos minimizara los riesgos

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.