Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Aborto, eutanasia y pena de muerte

Parece que dos de los proyectos estrella que Zapatero tiene previsto abordar son leyes para facilitar el aborto y la eutanasia. Para nuestro gobierno, y para muchos de nuestros conciudadanos, no hay ningún problema en matar a alguien solo porque resulta incómodo. Aunque sea un sre indefenso, inocente hasta de esa incomodidad.

Pero un pederasta puede ser condenado varias veces por cometer crímenes horribles con niñas pequeñas, incluida su propia hija, ser condenado a penas ridículas y no pisar la cárcel hasta que, no contento con los abusos sexuales, llega al asesinato de una niña inocente.

Pues bien, esos que defienden la libertad de la madre para deshacerse de un hijo que le molesta, o la de un médico para acabar con la vida de un paciente anciano, rechazan horrorizados la idea de acabar con la vida de un ser repugnante culpable de la mayor vileza.

Robert Heinlein, en Starship Troopers (el libro no tiene nada que ver con la película) justifica la pena de muerte para casos como el de este asesino pederasta. Si realmente consiguiéramos rehabilitar a alguien que ha cometido ese crimen, y fuera consciente de la enormidad de lo que ha hecho, se mataría a sí mismo abrumado por la culpa y el dolor. Así pues ¿por qué no evitarle el sufrimiento y procurarle una muerte rápida?

Si sois más sádicos que yo, tal vez prefiráis que permanezca entre rejas el resto de su vida, como le sucedería de vivir en Inglaterra, Francia o Alemania (eso que antes de Zapatero se llamaba los países de nuestro entorno).

Pero lo que no soy capaz de entender es que alguien defienda que un tipo así pase encerrado unos año y luego vuelva a salir libre para matar a otra niña. Porque un tipo así matará a otra niña en cuanto tenga oportunidad de hacerlo. Y menos puedo entender que esa misma persona justifique a la vez que se asesine a niños no nacidos, o a ancianos enfermos, que no han hecho mal a nadie.

Comentarios


Cada vez me parece más escandaloso lo que pasa con la eutanasia. Es una vergüenza que vean deseable lo que hay en Holanda.

Zapatero ha dicho que quiere que España sea la sociedad más avanzada socialmente de Europa. Eso significa aborto libre sin plazo y eutanasia.


100% de acuerdo, Borja.


Ay... me viene a la memoria el caso del tristemence celebre caso de las dos niñitas inglesas (Soham murders) y del bastardo "Ian Huntley"

Al animal este lo metieron en la carcel de por vida y tengo entendido que en la carcel en una ocasion lo intentaron achicharar y en otra los guardias lo encontraron casi muerto, tirado en el suelo con un labavo en la cabeza.

Es un caso muy similar donde el tipo era cercano a las victimas (en los casos de pederastia/asesinato de niños suele ser asi) y habia sido incriminado o procesado por supuestos abusos a menores.


Ole por ese "Labavo", obviamente quise escribir "lavabo"


Dos cosas que ya hé dicho en otros blogs:

En Holanda hay centenares de asesinstaos disfrazados de eutanasia: asesinatos porque van en contra de la voluntad del asesinado o, cuando no puede exporesarla, de su familia. Y tales aseisnatos son raramente investigados, casi nunca coindenados y en las poquisimias veces en que se llega a una condena esta es ridiculamente leve. Y es que no debemos olvidarnos que la combinacion medicina/pensiones de vejez socializados es una combinacion peligrosisima ya que el estado puede tener un interes financiero en que la gente se muera pronto. Poedmos llegar a que fomentar la
eutanasia sea visto como una forma legitima de
equilibrar las cuentas de la seguridad social.

Ya que estamos hablemos de Thomas Quasthoff: debido a que su madre habia tomado talidomida se quedó enano y con brazos de veinte centimetros. Hoy es uno de los mejors baritinos del mndo sino el mejor, está forrado de dinero y mas importante irradia felicidsad por los cuatro costados. Pués en Holanda y en la Espan˜a que quiere Zapatero lo hubiesen liquidado sin mas.


Cuánta demagogia. Que quiera vendernos la moto a los que no pensamos como usted es comprensible. Pero no se engañe a sí mismo. Las suyas no son razones, son creencias. Admítaselo, hombre. Le aseguro que va a sentirse mucho mejor después.

Respecto al aborto, más inmoral que matar al feto es, en mi opinión, que una mujer se empeñe en tener una criatura gravemente tarada física o psíquicamente, por ejemplo. Hay que ser hija de puta. Sin embargo, yo respetaría su decisión de gestar y parir al bebé. No la obligaría a abortar. No tengo ánimo de imponer mi moral particular. Le pido, pues, que se aplique el cuento, y empiece a separar «su» moral de «nuestro» derecho.

El derecho -en particular el penal, que es el que usted querría aplicar en estos casos- está para reprimir las conductas que atentan contra los derechos de terceras personas. Y el feto no es persona; es humano, pero no pertenece a la comunidad humana. Es un mero bien jurídico, digno de protección, cierto. Por eso es admisible que se establezcan determinadas cautelas (una ley de condiciones y plazos).

Es algo parecido a lo que sucede -y no estoy estableciendo otros paralelismos, ojo- con la vida de los animales. Se sanciona administrativamente el maltrato animal porque consideramos que la integridad de los animales es digna de protección, pero no porque sean personas y tengan derecho a la vida. Esa cautela no los convierte en sujetos de derecho. Y, como no son sujetos de derecho, sino bienes jurídicamente protegidos, es posible ponderar otros intereses frente a su vida (básicamente, nuestras ganas de comer).

Del mismo modo, intereses tales como la dignidad o integridad de la madre en caso de violación o embarazo de riesgo o -también- el simple rechazo a una criatura no deseada han de ser enfrentables, bajo unas condiciones y plazos, a la vida de un mero bien jurídico como es el feto. Y no por ello el aborto deja de ser un mal, pero en esos casos, el de carácter menor.

Respecto a la eutanasia, la cosa está más clara aún. Si hay consentimiento del que va a morir (no viciado por engaño o violencia), nadie debería poder obligarle a seguir viviendo contra su voluntad. Y, por favor, escuchen: una cosa es la ley de eutanasia y otra la aplicación fraudulenta de la ley de eutanasia (que yo también opino que debe ser perseguida).

Y, finalmente, sobre la pena de muerte, admito que, tanto desde una óptica esencialista (retribución) como desde una óptica utilitarista (disuasión y aseguramiento), es un castigo de fundamentación completamente coherente. Pero, no obstante, me opongo a ella, porque la posibilidad de cometer errores en su aplicación -no sólo irreversibles (también los años perdidos en una celda lo son), sino irreparables (toda compensación por error judicial perdería aquí su sentido)- la invalida como instrumento de justicia.

Un saludo.


Espan˜es un pais donde existe la pena de muerte: existe para Sndra Palo, existe para los dos mujeres policia de Hosiptalet hace un an˜o, existe para Mari Luz, los unicos que estan libres de ella son sus asesinos.

El gobierno y mas concretamente el PSOE por negarse a reformar el ridculo codigo penal del franquismo (en el que para intentar congraciarse a las opiniones publicas del mundo, la dictadura introdujo todos los topicos del sesenta y ochismo), los jueces por no asumir su responsabilidad la cual no es solo de castigar al criminal sino mucho mas importante el impedir que este cause mas victimas. Hay un juez que seguro estaba contentisimo de pudo lo guay y avanzado que era, y hay una niña muerta.

Y esto solo se solucionará el dia en que jueces y gobernantes paguen por las victimas causadas por reeincidentes, por lo menos cuadno como en este caso son reincidentes multiples.


En vista de que ha censurado mi primer comentario, le reenvío de nuevo mi respuesta. Esta vez elimino el primer párrafo de la anterior, que supongo que es lo que usted consideró «ofensivo» (yo pienso que usted me censuró apelando a la mordacidad de las palabras que dirigí contra usted, porque no tiene mejores argumentos).

En cualquier caso, eliminado ese primer párrafo, espero que en esta ocasión prevalezca su honradez intelectual y permita que una opinión discordante sea publicada en su blog.

Decía:

Respecto al aborto, más inmoral que matar al feto es, en mi opinión, que una mujer se empeñe en tener una criatura gravemente tarada física o psíquicamente, por ejemplo. Hay que ser hija de puta. Sin embargo, yo respetaría su decisión de gestar y parir al bebé. No la obligaría a abortar. No tengo ánimo de imponer mi moral particular. Le pido, pues, que se aplique el cuento, y empiece a separar «su» moral de «nuestro» derecho.

El derecho -en particular el penal, que es el que usted querría aplicar en estos casos- está para reprimir las conductas que atentan contra los derechos de terceras personas. Y el feto no es persona; es humano, pero no pertenece a la comunidad humana. Es un mero bien jurídico, digno de protección, cierto. Por eso es admisible que se establezcan determinadas cautelas (una ley de condiciones y plazos).

Es algo parecido a lo que sucede -y no estoy estableciendo otros paralelismos, ojo- con la vida de los animales. Se sanciona administrativamente el maltrato animal porque consideramos que la integridad de los animales es digna de protección, pero no porque sean personas y tengan derecho a la vida. Esa cautela no los convierte en sujetos de derecho. Y, como no son sujetos de derecho, sino bienes jurídicamente protegidos, es posible ponderar otros intereses frente a su vida (básicamente, nuestras ganas de comer).

Del mismo modo, intereses tales como la dignidad o integridad de la madre en caso de violación o embarazo de riesgo o -también- el simple rechazo a una criatura no deseada han de ser enfrentables, bajo unas condiciones y plazos, a la vida de un mero bien jurídico como es el feto. Y no por ello el aborto deja de ser un mal, pero en esos casos, el de carácter menor.

Respecto a la eutanasia, la cosa está más clara aún. Si hay consentimiento del que va a morir (no viciado por engaño o violencia), nadie debería poder obligarle a seguir viviendo contra su voluntad. Y, por favor, escuchen: una cosa es la ley de eutanasia y otra la aplicación fraudulenta de la ley de eutanasia (que yo también opino que debe ser perseguida).

Y, finalmente, sobre la pena de muerte, admito que, tanto desde una óptica esencialista (retribución) como desde una óptica utilitarista (disuasión y aseguramiento), es un castigo de fundamentación completamente coherente. Pero, no obstante, me opongo a ella, porque la posibilidad de cometer errores en su aplicación -no sólo irreversibles (también los años perdidos en una celda lo son), sino irreparables (toda compensación por error judicial perdería aquí su sentido)- la invalida como instrumento de justicia.

Un saludo.


Sanzwich, no había censurado su anterior comentario. Estaba clasificado en "pendientes", es decir, sospechosos de spam según el filtro que tiene instalado el blog.

Se lo he aprobado de todas maneras, porque por aquí no solo se admite la discrepancia, sino que se agradece (siempre que no se confunda con el insulto).


OK, señor Selene. Retiro entonces las acusaciones de censura. Como el comentario de JFM de las 2:09 PM fue publicado antes que el mío, que era muy anterior en el tiempo, pensé que era usted y no un filtro el que me había censurado. Dichosos filtros.

Un saludo.


En cuanto a lo del aborto, comentario en el que persiste en el insulto a las mujeres que optan por tener a un bebé con problemas físicos o psíquicos.
Yo conozco a madres de hijos con sindrome de Down que son felices. Ellas, los niños y el resto de la familia.

Usted se declara partidario de asesinar a esos niños e insulta a sus madres. ¿Es también partidario de asesinar a un bebé que nazca con síndrome de Down o esto solo se aplica a los que aún no han nacido? ¿Aplica usted su criterio jurídico y propone que si alguien clava un cuchillo a la criatura que está en el vientre de una mujer parturienta no comete asesinato, pero si se lo hace unos instantes después al hijo ya fuera del vientre sí?

Y en cuanto a la eutanasia, nadie ha defendido aquí la prolongación del sufrimiento gratuito. Pero le recuerdo que nuestro presidente del gobierno ha defendido al doctor Montes, que mataba a sus víctimas sin el consentimiento de estas, ni de sus familiares.


Vamos a ver. El tono insultante dirigido a esa hipotética madre era retórica barata, por parodiar las reacciones viscerales de quienes califican de esa y peores maneras a las mujeres que abortan por tal o cual motivo. Como, por ejemplo, acaba de hacer usted insinuando que soy un asesino. Dicho esto, paso a aclarar el fondo del asunto.

1) De lo que yo soy partidario es de que se respete que cada cual valore libremente sus propias circunstancias, habida cuenta de que la vida del feto no es un derecho sino un mero bien jurídico protegido, susceptible por lo tanto de ceder ante otros intereses, que son los que tiene que determinar la ley. En la actualidad hay tres, cada uno con su específico plazo (embarazo por causa de violación, riesgo para la salud de la madre y defectos graves en el feto). Yo creo que debería ampliarse a un cuarto «supuesto genérico» -y, por ello, quizá más limitado en el plazo- en el que la madre pudiera abortar sin dar explicaciones de ningún tipo.

En la suya parece que no; pero en mi opinión es terriblemente aberrante que se obligue a una mujer a gestar y alumbrar un hijo no deseado. Debiera éste ser, pues, motivo suficiente para abortar, cuando menos en la primera fase del embararzo.

Como contrapeso debería exigirse a las clínicas una aplicación más rigurosa del supuesto terapéutico, que es con el que se suple hoy esta falta de libertad. Usted sabrá que lo que sucede ahora es que las interesadas se acogen a ese supuesto terapéutico -que no tiene límite de tiempo, lo cual es lógico cuando se trata de la vida de la madre- alegando un simple riesgo para la salud mental.

2) No, no soy partidario de aplicar el mismo criterio en el caso del bebé con síndrome de Down ya nacido, porque para bien o para mal ya forma parte de nuestra comunidad social y jurídica. Es un igual, y sus derechos, tan o tan poco absolutos como los nuestros.

3) El caso del que clava el cuchillo en el vientre de una mujer parturienta tendría que estudiarlo con más detenimiento.

4) No conozco en profundidad el caso del doctor Montes, de modo que prefiero no pronunciarme sobre el mismo. Si el asunto es tal como lo describe, tendría que darle a usted la razón.

Un saludo.


La política de ZP sorprende por aberrante pero si se mira en su conjunto a través del prisma de la masonería, en lugar de aberrante se ve congruente


"en mi opinión es terriblemente aberrante que se obligue a una mujer a gestar y alumbrar un hijo no deseado."

Además de que es imposible hacerlo en la práctica, porque una mujer que decide abortar, abortará aún perdiendo la vida por el camino. Por eso lo que se hace es criminalizarlas.

En el fondo de la cuestión lo que subyace es la concepción de la mujer como un fin en sí misma o simplemente como un medio. Estos "liberales" aparentemente la consideran un medio. Por cierto, que esta concepción de la mujer es la causa primera de que siga habiendo violaciones, asesinatos machistas y pederastas e incluso embarazos no deseados y abortos.

Las demandas contra el doctor montes fueron desestimadas (o sobreseídas, perdón por la inconsistencia terminológica, no sé de derecho) incluso retirándose aquellas referencias a la mala praxis.


Yo decido como quiero morir, yo decido sobre mi vida y no cualquier gobierno.
Las leyes sobre la eutanasia defienden la libertad de cada uno a hacer con SU MUERTE lo que considere oportuno. ¿porqué tiene que decidir nadie sobre mi?. No os escondáis detrás de sentimentalismos e ideas preconcebidas sobre la eutanasia. NO ES UN ASESINATO. La persona que muere por eutanasia es por que lo quiere así. Nadie ha decidido por ella.
Lo que realmetne sucede es que no podéis tolerar los cambios reales en las sociedades modernas...

¡¡¡ dios mío que se acaba el mundo!!!
¡¡¡dios mío que un hombre se casa con otro hombre!!!
¡¡¡dios mío, como dejemos que la gente decida por si mismo puede causar muchos problemas!!!
¡¡¡Dios mío, me da miedo la libertad!!!


Yo decido como quiero morir, yo decido sobre mi vida y no cualquier gobierno.
Las leyes sobre la eutanasia defienden la libertad de cada uno a hacer con SU MUERTE lo que considere oportuno. ¿porqué tiene que decidir nadie sobre mi?. No os escondáis detrás de sentimentalismos e ideas preconcebidas sobre la eutanasia. NO ES UN ASESINATO. La persona que muere por eutanasia es por que lo quiere así. Nadie ha decidido por ella.
Lo que realmetne sucede es que no podéis tolerar los cambios reales en las sociedades modernas...

¡¡¡ dios mío que se acaba el mundo!!!
¡¡¡dios mío que un hombre se casa con otro hombre!!!
¡¡¡dios mío, como dejemos que la gente decida por si mismo puede causar muchos problemas!!!
¡¡¡Dios mío, me da miedo la libertad!!!


«Argumenta con valor Sanzwich, sin darse cuenta (o haciendolo, que es peor) que así se puede justificar las medidas eugenésicas nazis. Allí, en Alemania, en aquella época era liberal».

Creo que en mi anterior post hay suficiente detalle y precisión terminológica como para que una persona que no sea demasiado idiota ni demasiado ultra pueda refutar lo que usted plantea.

Aún así voy a intentar explicárselo con otras palabras:

Un feto es humano, pero no es persona. Y, por consiguiente, no tiene derechos. Es un mero bien jurídico. Digno de protección por su condición de ser viviente y humano, cierto. Por eso es admisible que se establezcan determinadas cautelas (condiciones y plazos).

Es algo parecido a lo que sucede con la vida de los animales. Se sanciona administrativamente el maltrato animal porque consideramos que la integridad de los animales es digna de protección, pero no porque sean personas y tengan derecho a la vida. Esa cautela no los convierte en sujetos de derecho. Y, como no son sujetos de derecho, sino bienes jurídicamente protegidos, es posible ponderar otros intereses frente a su vida (básicamente, nuestras ganas de comer).

Del mismo modo, intereses tales como la dignidad o integridad de la madre en caso de violación o embarazo de riesgo o -también- el simple rechazo a una criatura no deseada han de ser enfrentables, bajo unas condiciones y plazos, a la vida de un mero bien jurídico como es el feto. Y no por ello el aborto deja de ser un mal, pero en esos casos, el de carácter menor.

El nacido tarado, en cambio, ya es persona. Ya forma parte de la comunidad social. Y, amparado por el principio de igualdad ante la ley, goza, en consecuencia, de los mismos derechos fundamentales que cualquier otro sujeto de derecho. Entre ellos, el derecho a la vida que los nazis le hubieran negado.


''Si sois más sádicos que yo, tal vez prefiráis que permanezca entre rejas el resto de su vida''
Considerar más sádico que alguien permanezca en la cárcel, a matarlo, dice mucho de uno como persona. Ninguno de nosotros es nadie para decidir sobre la vida de otros, me parece una barbaridad tan grande que pueda haber gente a favor de la pena de muerte...y esa forma de venderla, haciendo ver que los sádicos somos los que apoyamos la cadena perpetua ( si se cumpliera ) me da verguenza ajena. Desde luego la justicia no funciona bien en este país, más bien es el mundo al revés, pero eso no justifica irse al extremo de jugar a ser dios y decidir quien vive y quien muere.

Sobre el tema de la eutanasia...tengo un amigo tetrapléjico, que ha pensado más de una vez en el tema. Como bien dije antes, nadie tiene el poder de decidir quien vive o quien muere. Pero lo que si tenemos (o deberiamos tener) es el poder de decidir sobre nuestra propia vida. Si a la eutanasia, y no a la pena de muerte. Alto y claro.

Respeto la opinión de cada uno, solo quería dejar por aqui mi granito de arena..Un saludo.


Por cierto, apoyo absolutamente todo lo que dice Arturo Bernal.


En resumen...a los de arriba les da miedo que el pueblo pueda tener poder de decisión en algo, les acojona pensar que no tienen el rebaño absolutamente controlado. Y lo grave es que, en el fondo, a muchos les gusta la comodidad de que escojan por nosotros para que tengamos la única tarea de quejarnos. Como dice en otro comentario Arturo Bernal
¡¡ Dios mio, me da miedo la libertad!!

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.