Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

ATENCIÓN: A partir de ahora, las nuevas entradas de este blog están en
diariosdelasestrellas.com

Ya salió el gracioso

Que la memez esta aparezca en un comentario de Barrapunto, es normal. Pero que un supuesto humorista profesional haga un chiste como éste no me lo parece tanto:


Vale, ya lo sabemos, Bush es un idiota, como lo era Reagan. Que su cociente intelectual sea de ciento veintitantos puntos (menos que el mío, pero más que el del 90% de la población, y ciertamente más que el de Kerry) es lo de menos. Bush es un idiota, y los yankis le votan sólo porque son más idiotas que él. Pero, al menos, el figura este, para demostrar su extraordinario cociente intelectual, podría dibujar a los homínidos erectos.
A lo mejor Ricardo no lo sabe, porque ha leído de la noticia lo justo como para hacer el chiste malo, pero el Homo florensis caminaba tan erguido como nosotros. De hecho, el rasgo más característico común a los homínidos es precisamente la de caminar erguidos, ya desde el australopitecus.
El problema es que el intelectual autor del chiste sabe de la evolución lo que ha visto en dibujos como este, donde los homínidos se van irguiendo progresivamente. Y se permite el lujo de hacer chistes sobre la inteligencia de otros...

Descubren una nueva especie de homínido

Si no lo hubiera visto en Nature, no lo hubiera creído: han descubierto en Indonesia una nueva especie de homínido, posiblemente descendiente del homo erectus, que convivió con los homo sapiens (nosotros) por lo menos hasta hace 18.000 años.
Entre otras características singulares, medían alrededor de un metro y tenían un cerebro de 350 cc., lo que no les impedía tener una inteligencia suficiente como para elaborar herramientas.
Espero escribir sobre esto cuando haya leído más y pensado un poco, porque hay muchas preguntas que plantear: ¿qué inteligencia se puede tener con un cerebro de ese tamaño? ¿convivió en el mismo lugar el homo sapiens con el homo florensis? ¿las leyendas sobre enanos tienen alguna base real, al menos en el sureste asiático? si el fenómeno de enanismo asociado a la insularidad, conocido desde hace años en muchas especies, también se ha producido en homínidos, ¿qué otras presiones evolutivas que no habíamos tenido en cuenta han actuado para que seamos como somos?, etc., etc.
Y la pregunta que ya teníamos planteada con los neandertales se hace todavía más acuciante: si otros animales también han sido seres racionales, ¿también han tenido alma? y el paraíso del que hablan muchas religiones, ¿también es para ellos? o si no es así ¿por qué no?

La Removida

Confieso que no he visto más de cinco minutos de la extinta serie de Telecinco "Los Ochenta". Sólo ver al supuesto grupillo nuevaolero ya te dabas cuenta de que ninguno de los que ha hecho la serie tenía ni idea de lo que era la música de los ochenta. Aunque cada grupo hacía la música que quería (o sabía), los estilos eran coherentes dentro de cada grupo: siniestros, punkis, neorománticos, poperos, rockeros... no se mezclaban en un mismo grupo (aunque los componentes individuales podían cambiar radicalmente de grupo y por tanto de estilo en cuestión de meses). Y por supuesto un grupo de versiones hubiera sido impensable: lo único que tenía valor era la originalidad.
Pero aparte de este y, por lo que me han contado, otros detalles inverosímiles (un punki con barba en los 80 era más improbable que un diputado comunista con abrigo Loden), me ha hecho gracia cierto revisionismo ideológico con respecto a los protagonistas de la movida.

Si eras joven a principios de los ochenta tenías tres posibilidades: ser mayoría silenciosa, ser "moderno" o ser "progre".

Los progres éramos de izquierdas, militábamos en partidos de izquierdas o en comunidades cristianas de base, oíamos a Silvio Rodríguez, a Aute y a Pablo Milanés (nuestros mayores a Raimon, Llach o Labordeta), llevábamos barba, vaqueros, ropa de colores discretos, y las chicas iban con vestidos largos y sin pintar y no íbamos a Rock-Ola, sino a manifestarnos contra las bases americanas.

Los modernos, los de la movida, se disfrazaban al menos los fines de semana, se pintaban la cara y el pelo, y eran fundamentalmente ácratas (como se decía entonces) o directamente fachas. Ejemplo, Fernando Márquez "El Zurdo".

Esto no es tan raro como parece visto desde ahora: aunque gente como los Clash eran a la vez punkis y rojos, casi todos los primeros grupos punkis o nuevaoleros británicos tenían cierta vena filonazi, más que nada porque era lo que más tocaba las narices al stablishment de aquél entonces. Insisto, cuando digo que los de la movida eran de derechas, no me refiero a que estuvieran próximos al conservadurismo católico de Alianza Popular, sino directamente a grupos como Fuerza Nueva.

Por supuesto, los de la mayoría silenciosa lo mismo votaban a UCD que al PSOE, y lo mismo iban a un concierto de Serrat que a uno de los Secretos, pero no puede decirse que estos fueran la movida.

Resumiendo, que la movida era básicamente un fenómeno de niños bien, que veinte años después quieren hacernos creer que ellos han sido socialistas de toda la vida. Lo siento, chatos: no cuela.

Michael Moore quiere ser el perejil de todas las salsas

No puede evitarlo. Eso de verse fuera del mayor escándalo de la campaña electoral americana es superior a sus fuerzas. Así que ha dicho que a él se los ofrecieron primero para que los utilizara en su última película, pero que se dio cuenta de que eran falsos.
Lo que son las cosas, resulta que en su blog, el día 7 de septiembre, posteaba esto:

Más tarde, hoy (Miércoles) el Boston Globe, AP y Dan Rather presentan una información nueva e irrefutable sobre cómo George W. Bush consiguió salir del frente para ir a la Guardia Nacional Aérea de Texas, y cómo después se ausentó sin permiso. Estoy poniendo cada gramo de confianza que tengo en mis compañeros americanos en que una mayoría de ellos se enteren, descubran la injusticia de todo esto, y sean conscientes de la triste, enferma y retorcida ironía de cómo se relaciona mucho, muchísimo con nuestra querida Elección 2004.
¿Información irrefutable? ¿Basada en unos documentos que él había visto ya y que sabía que eran más falsos que las tetas de Ana Obregón? Si hasta San Michael Moore comete errores al usar los medios de agitatividad enredada, ¿en quién van a poder confiar los progres?

Preguntas Candentes

Otra vez, un listillo consigue hacer pasar como arte lo que no es más que una operación de propaganda.
Si os interesa el tema, leed este post de ESR. Plantea un tema interesante, citando a su vez a Tom Wolfe en From Bauhaus to Our House: la desaparición del sistema de mecenazgo como causa de la autodestrucción del arte en el siglo XX.
Basta ver las declaraciones de la directora de la Bienal, Juana de Aizpuru, para ver cuánta razón tienen ESR y Wolfe:

el papel de los artistas actualmente no es hacer cosas bellas que satisfagan, sino preguntar sobre temas candentes.
Estamos de acuerdo en que estos artistas no hacen cosas bellas ni satisfactorias, pero digo yo, esas preguntas que a los artistas se les ocurren sobre los temas que ellos consideran candentes, ¿por qué no las hacen con SU dinero y no con el mío?
Si visitais el museo Thyssen, podréis ver el Retrato del Conde Fulvio Grati, de Giuseppe Maria Crespi. En él aparece, además del Conde rodeado de instrumentos de música que demuestran su amor a este arte, un criado que aparece a la mitad de tamaño que su amo. Si lo veis de cerca (en realidad, no en la imagen que aparece en la web) podreis observar que el pobre Giuseppe Maria tuvo que rehacer al criado y pintarlo más pequeño todavía, para satisfacer al conde, que era el que pagaba el cuadro.
Ahora el sistema permite que gente como Juana de Aizpuru determine quién y qué expone, lo que indirectamente determina quién produce qué arte. Pues bien, creo que los que pagamos todo esto tenemos derecho a pedir que no expongan mamarrachadas, u obras que considereremos ofensivas o a pedir que expongan más cuadros con caballos a la luz de la luna, si son los que nos gustan.
Y que no me digan que hay unos expertos que saben mejor que nosotros lo que es arte y lo que no. A ver si no cómo explican esto: según el comisario de la Bienal, Harald Szeemann esta escultura es un autorretrato del artista cuando era niño. Según Juana de Aizpuru, esta obra lo que pretende es denunciar que hay niños que mueren de sed, porque no tienen agua que beber.
Vamos a ver... o el autor pasó mucha sed cuando era niño, o uno de los dos expertos se ha columpiado.
O bien ninguno de los dos quiere reconocer que la única pregunta candente que plantea la escultura es ¿cuánta pasta me voy a llevar por esto? .

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.