Diarios de las Estrellas

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.

Stanislaw Lem, Kyoto y la adivinación del futuro

Más que comentar el "cambio climático" (antes llamado calentamiento global), el protocolo de Kyoto y los invasores de Narbona, prefiero tratar el tema de la prognosis (o pronosticación del futuro).

Este siempre ha sido uno de los sueños de la humanidad. Desde que tenemos memoria histórica, los gobernantes han procurado conocer el futuro para poder tomar mejores decisiones. Y no sólo los gobernantes: todavía hay gente que consulta a un charlatán para averiguar si ese chico que le pretende será un buen partido.

Permitidme que copie unas líneas del libro de Stanislaw Lem Un valor imaginario:

LA EXTELOPEDIA VESTRAND

constituye un resultado garantizadodel trabajo EXTRAHUMANO, y por tanto INFALIBLE, de dieciocho mil COMFUTADORES (computadores futurológicos) de nuestra propiedad.
Las Definiciones de la ESTELOPEDIA VESTRAND se basan en el Cosmos de Ochocientos Gigatrillones de Cálculos Semo-Numéricos, efectuados en la Comurba de nuestra editorial por los Bapésculos (Baterías de los más Pesados Comfutadores Luménicos).

La parafernalia que rodea a los métodos de predicción de los 400 científicos que auguran las catástrofes de Narbona, o los que aseguran que la tierra se está calentando (pero que oportunamente han dejado de utilizar la expresión calentamiento global para utilizar cambio climático, que vale lo mismo para un roto que para un descosido), no se diferencian mucho de los que proclama la introducción a la extelopedia de Lem.

Básicamente, hay dos tipos de científicos que proclaman el calentamiento global: los que estudian la historia y los que pronostican el futuro.

Los que estudian la historia tienen sus problemas, en los que no voy a entrar ahora, pero los que pronostican el futuro lo hacen con dos herramientas: modelos matemáticos simulados en un ordenador y la estadística. La estadística se ha usado desde hace más de 100 años, y sabemos que para obtener resultados significativos, hay algunas reglas de oro: no utilizar muestras sesgadas, no confundir correlación con causalidad y no extrapolar más allá de la serie de datos disponibles.

Esta última regla hace que la estadística sea útil para predecir (dentro de un intervalo de confianza) la temperatura que hará en Pamplona el próximo 4 de Julio. Pero no sirve para analizar si hay factores nuevos que supongan un cambio de tendencia, porque entonces las estadísticas obtenidas ya no serían de aplicación al nuevo sistema.

Así que los científicos usan modelos matemáticos, que introducen en un ordenador y a los que alimentan con parámetros de entrada para observar qué resultado ofrece el modelo a lo largo del tiempo.

Aquí el principal problema es confundir el modelo con la realidad. Uno puede simular, por ejemplo, el comportamiento de un gen en una población introduciendo parámetros para la tasa de mutación, la frecuencia de recombinación, la tasa de migración y la ventaja adaptativa de cada variante de dicho gen. Y puede averiguar cosas muy interesantes sobre poblaciones aisladas, por ejemplo. Pero ninguna población de seres vivos reales se comporta exactamente como predice el modelo, porque hay multitud de otras variables que el modelo debe dejar fuera necesariamente, si queremos que sea útil para el propósito que nos ocupa.

Dicho esto, hay otro problema: la variación de la frecuencia de un gen en una población es lineal (con las restricciones que he comentado antes). Pero Lorenz descubrió que el clima es un sistema no lineal (esto es, caótico). Lo cual quiere decir que dos situaciones de partida imposibles de distinguir en la práctica pueden soponer dos estados futuros del sistema muy diferentes entre sí.

Por esto mismo, por mucho que se esfuercen los meteorólogos, nunca podrán pronosticar el tiempo con precisión más allá de unos días.

Lo cual no quiere decir que las simulaciones por ordenador basadas en modelos no lineales no tengan sentido. Podemos aprender mucho de ellas. Ahora, de ahí a pretender que un ordenador puede decir cuál será la temperatura media dentro de 100 años hay un abismo.

Me escandaliza en todas las noticias referidas al cambio climático el uso del argumento de autoridad: cuando yo estudié, hace ya muchos años, me contaron que el argumento de autoridad era típico de la ciencia medieval: si Aristóteles había afirmado algo sobre cualquier cosa, ya no se podía discutir: era así y punto.

Ahora, en lugar del método científico, volvemos al argumento de autoridad: "los científicos dicen que nos invadirán las garrapatas". Pues lo siento, pero esto es cualquier cosa menos ciencia: la ciencia moderna (la única que ha proporcionado resultados) se basa en la experimentación y en la publicación de los resultados y métodos, de manera que cualquiera pueda repetir el experimento y obtener los mismos resultados.

El documental de la BBC Futuro Salvaje presentaba unas criaturas hipotéticas creadas a partir de especies actuales interactuando en un medio ambiente igualmente hipotético. Es muy recomendable, porque muestra cómo opera la evolución, pero a nadie en su sano juicio se le ocurriría pensar que este ejercicio puede suponer una adivinación del futuro.

El folleto de la extelopedia sigue explicando los fabulosos métodos que utilizan para predecir el futuro, e incluso que la extelopedia se actualiza sola cuando hay predicciones más certeras, pero advierte:

Sin embargo, si SOLO empieza a temblequear (o bien a emborronarse) el PRECIO de la Extelopedia VESTRAND marcado más abajo, la lectura de Todo el Prospecto No Es Obligatoria, ya que el cambio se referirá exclusivamente a las

CONDICIONES DE LA SUSCRIPCIÓN

que, a causa del estado de la economía mundial, bien conocido de los Sres. (as) Clientes, no es pronosticable -y lo sentimos de veras- con una antelación superior a 24 minutos.

De modo que tenemos una enciclopedia que afirma que puede predecir todo el futuro excepto su propio precio, igual que tenemos científicos que pueden predecir la temperatura dentro de 100 años pero no el mes que viene.

Por si alguien no se ha enterado: dar como cierta una cifra de temperatura media global NO ES CIENCIA. Como mucho, se podría dar un rango y un intervalo de confianza. Esto es, podríamos decir, por ejemplo, que la temperatura media será entre -1 y 4 grados más elevada que la actual, con un intervalo de confianza del 95%. ¿Por qué no se hace? pues porque diciendo esto no se convence a nadie de que la catástrofe es inminente.

En resumen, que puestos a predecir, tienen la misma fiabilidad Rappel con sus túnicas multicolores que los científicos de batas blancas. Y utilizan también el mismo método para engañar a los incautos: una cháchara ininteligible para el no iniciado, y predicciones a medio plazo o de una vaguedad tal que cualquier cosa que suceda significará el cumplimiento de la profecía.

Referencias

Comentarios

Para SL él la CF es solo una excusa. En casi todos sus libros el futuro de la "humanidad" suele ser patético y desesperante, incluido el clima, la Tierra y los edificios (en realidad SL se suele mofar de los supuestos avances tecnológicos). Eso no quita para que quede claro el hilo conductor del hombre-Lem: "su infinita capacidad de supervivencia, proporcional a la incompresión sobre su propia condición". Para Lem, el hombre es un gran interrogante que investiga para descubrirse, siempre de manera insastisfactoria, a si mismo.

Por eso, tu cita de "Un valor imaginario" está no solo fuera del contexto sobre los supuestos efectos de profecías científicas sino que no recoge el sentido del propio autor, desarrollado en un puñado de obras imperecederas como "Fiasco", "Solaris", "La fiebre del Heno", "La investigación", las aventuras de Pirx, Ijon Tichy, "Ciberiada", "El invencible", ...

A propósito de Ciberiada. En una de las entregas de Trurl y Claupacio, visitan el país de la Fase Suprema del Desarrollo.

Sus habitantes, si se pueden llamar así, no hacen nada. Ni crean, ni investigan, ni desarrollan. Solo "están", como una oruga o una planta. El nerviosismo del visitante les acaba molestando y lo catapultan al hiperespacio.

O sea, mejor paremos este desarrollo que nos aleja de esa Fase Suprema y nos introduce en una Mierda Suprema.

Esperanto, casi todos los buenos escritores de CF utilizan ésta como excusa. Habitualmente la CF dice más sobre la sociedad en la que vive el autor que sobre la que imagina.

Por lo demás, no sé por qué mi cita está fuera de contexto. Lem especula en muchas ocasiones sobre la adivinación "científica" del futuro, y con métodos ciertamente originales (bacterias profetas, analizar la evolución del lenguaje para conocer la naturaleza de la sociedad que lo producirá).

El texto acerca de la extelopedia revela dos cosas:

1.Si quieres que la profecía tenga verosimilitud hay que adornarla con los fabulosos medios técnicos que la han producido (y aquí coincide el uso de ordenadores de los climatólogos con el de los editores de la extelopedia)

2.Los editores de la extelopedia afirman que pueden predecir el futuro con una fiabilidad superior al 99%, en aspectos que no dependen de ellos en absoluto, pero no pueden predecir el precio de su propio producto con una antelación superior a 24 minutos. Los climatólogos no pueden predecir el tiempo del mes que viene, pero sí el de dentro de 100 años. ¿De verdad no ves ningún paralelismo?

Política, ciencia, tecnología, la vida, el universo y todo lo demás.